Óptica Calvo

lunes, 19 de septiembre de 2011

Una de pelos, alegrías, e instrumentos.

Gracias infinitas a Beatriz Salas, por poner su voz al post HUMO, hecho en colaboración con nuestra gran amiga Sensaciones. ¡Un beso Beatriz!. Podeis escuchar su gran voz pulsando AQUÍ.

El otro día, en el programa de radio del Carlos Herrera, hablaron del siguiente tema: el destape en el cine español. JAAAAAAAA, me meaba de la risa escuchándolo (a ratos, sólo cuando estaba conduciendo). No recuerdo si era uno de los colaboradores del Líder, o un oyente que llamó, el caso es que hablaron del "gato" de la actriz, que protagonizó el primer desnudo integral del cine español. Gracias a Google, ahora sé que ese honor lo tiene María José Cantudo. El video en el que enseña el parrus es éste:





JAAAAAA, claro, claro, como ahora la moda es el rasurado integral, ver montes de venus frondosos hasta escandalizan. ¡Ay!, ¡cuanta tontería nos han traído los videos, las series americanas, y demás! El pelo es alegría, y si "bebiendo del caño" te comes alguno por haber abundancia, con escupirlo es suficiente. ¡Cuanta tontería, por el amor de Dios!

Y todo esto viene, porque gracias a ello he recordado una historia real, que paso a contar (es muy larga, aviso).

Hará unos 20 años, estando de veraneo por Talavera, era normal ir un par de veces a bañarse en las cristalinas (y heladas) aguas de Madrigal de la Vera o Candeleda. Talavera de la Reina es ciudad de dos ríos: el Tajo y el Alberche, pero estando relativamente cerca la Sierra de Gredos, es preferible cogerse la merienda e irse a pasar el día a dónde he dicho; merece la pena.

Nosotros éramos de los que nos subíamos hasta lo más alto, hasta la charca más elevada, con el único fin de estar tranquilos y no rodeados de más gente. Teníamos fichados un par de sítios, a más de 1000 metros de altitud, y que para llegar casi necesitabas tirarte en paracaidas desde un helicóptero. Entoces como se era joven, se hacía lo que se hacía.


Viajábamos en  2 ó 3 coches. Por norma, el grupo lo formaban más chicas que chicos.  También era normal perderse en la siesta, en pareja, para hacer cosas de pareja. ¡Lo pasábamos en grande!, ¡qué tiempos!, comíamos dabuten, nos poníamos ciegos a buen vino, el agua estaba estupenda y el paisaje era de postal, y encima, algún besito caía, ¡genial!


Un día de los que fuimos, nuestro escondite había sido usurpado por una pareja. El chaval llamó rápido la atención, pues parecía Conan el Bárbaro en guapo, y la chica, pues más de lo mismo en cuanto atractivo y belleza. Sus sonrisas al vernos tuvieron por respuesta nuestro ceño fruncido y miradas inquisidoras. Montamos el campamento, y al rato, como ya estábamos un poco beodos, pues eso, que ya nos dió lo mismo. Uno de nosotros quiso ser amable, y se dirigió a ellos para ver si querían unirse a la fiesta. Sonrieron y respondieron algo en un idioma desconocido. Tuve que ser yo el que dijera que hablaban en inglés, ya que los de allí no salían del talaverano.

Vino la chica a saludarnos, y se entendió conmigo como pudo. Me dijo que eran australianos, y que estaban de año sabático por Europa. Recalaron allí porque lo habían leído en una guía australiana, y no podían estar más encantados, pues era mejor de lo que se esperaban. La pregunté si aceptaba una botella de vino español, para que se la bebiera ella con su boyfriend, ese que había revolucionado el gallinero femenino patrio. La acepto, y como agradecimiento, ellos también quisieron hacernos un regalo. El presente era un búmeran mediano; y para no ser descortés, lo aceptamos, aunque no sabíamos muy bien para que coño terminaríamos utilizándolo. Sin duda, la botella de vino era mucho mejor.

Ellos se dedicaron a vaciar la botella, diciendonos "salud" en la distancia, y nosotros asintiendo con la cabeza y con el vaso de plástico lleno de morapio.  Al mismo tiempo, comíamos  buenas viandas y latillas varias (mejillones, chirlas, navajas), uffff, ¡menudo banquete!

Los astrualianos se pusieron tontorrones y perdieron el sentido. Ella se quitó la camiseta y el pantalón, quedándose sólo vestida con un bikini, prenda que mostraba un buen par de perolas y..... ¡tachán!, ¡unos señores pelarros que salían por los lados de la braguita!, JAAAAA, se ve que en nuestras antípodas, y  en aquellos años, ¡el pelo abundante era alegría! Los chicos un pelín chasco nos llevamos, para que negarlo, y las chicas se lo tomaron a risa, a carcajadas  la dijeron "¡qué no estamos en invierno!", y mientras gritaban se relamían, esas caras concupiscentes eran resultado de una cosa: el gachó tenía un señor empalme, y, ¡joder!, dejaba al pabellón patrio el mierda que no pisa ni gato, ¡madre del amor hermoso!

Al rato de terminar la botella se esfumaron. Digo yo que les entraría ganas de echar un pis, y por eso de no perderse, irían los dos. Debieron de irse lejos, pues tardaron más de una hora, lo comprobé con el reloj. Debieron también aprovechar para cagar, pues su caras relajadas, eran constancia feaciente. Durante la hora,  como flores en primavera que esparcen su polen, salieron nuestros feromonas al ambiente y actuaron: pues nosotros nos pusimos bien malitos, y ellas cardiacas perdidas; pero, entre amigos, mejor nada.

Yo me dormí la siesta, había que sudar el cebollón. Dos horas y media, y me desperté como nuevo. Luego más risas, otros bañitos, y ya cayendo la tarde, me dió por buscar el búmeran de marras. Como no lo encontraba pregunté. Los chicos dijeron que no sabían, y las chicas no dijeron nada, sólo se reían y se miraban entre ellas. ¿Dónde narices estaría?, quería quedármelo, ese era mi empeño, porque aunque inútil, era original y colgado en alguna pared de mi habitación quedaría fetén.

Ya de vuelta, en el coche, volví a preguntar por él; nada, ni estaba, ni se le esparaba. Me cabreé y puse el morro arrugado. Yo en el coche llevaba sólo amigas, así que me tocó repartirlas. El orden de reparto lo decidí yo, pues quería dejar a Maripili para la última, una muchachota que me hacía tilín y quería que se despidiera con un beso, ¡qué menos!

La dejé en el portal y beso no me quiso dar, y como me enfadé, de su bolsa sacó el búmeran.

- Toma, ¡atontao!, ¡para qué luego digas que no te doy naaa!, ¿no estabas buscando esto?

- ¡Joder!, ¡qué cabronas!, bueno, algo es algo, anda, ¡dámelo ya!

Y mientras me lo pasaba a la mano, me vino un olor fuerte y familiar a las napias, y el foco era el búmeran; ese olor añejo, como a bacalao, ummmm, ¿sería que la bolsa tenía cúmulo de mierda, y hacía tiempo que no pasaba por la lavadora?, sí, seria eso; pero cuando lo acerqué a mi cara, comprobé que el instrumento estaba lleno de pelos, rubios y morenos, ¡joder, si son pelos rizados!, ¡ay madre!

- Oye, Maripili, ¡esto tiene pelos!, tú eres rubia de cabello y cejas, pero también los hay morenos, ¿acaso no lavas la bolsa desde hace milenios?

- Sí, sí, será eso, JAAAJAAAAA, ¿tú la ves sucia? - mientras me la enseñaba por dentro - con esto no te digo nada y te lo digo todo.

Ya vais atando cabos, ¡claro!, yo pensé también eso, y al cabo de 10 años, estando todas aquellas muchachas  ya casadas, y con niños, me enteré que con la coña del vino, el calentón del momento, el maromo que rompía el bañador, y nosotros, que nos quedamos dormidos y ellas, precisamente, tenían otras cosas "despiertas", pues eso, que el búmeran sirvió para sustituirnos, y que aunque no fueron todas, algunas pecaron, ¡pecadoras!

¡Quién me iba a mi a decir!, aunque me lo suponía, que tuve colgado por tiempo un vibrador australiano, que hizo un buen apaño, y que cuando las visitas venían, siempre decían: "anda, uno de esos trastos que si los lanzas, vuelven al punto de partida", JAAAAA, pues no sé yo si con los años, a más una de aquellas, le hubiera gustado que hubiera vuelto aquella "fiera" de madera.

JAAAAAAAAA.

Por cierto, estoy muy contento. Me aposté con Ana que alguno de vosotros, con el post anterior, sacaría a relucir los 2 rombos. ¡Gracias!, ¡¡estaban esquisitas las mollejas y los rillones al Jerez que gané en la apuesta!!

Buena semana.

Miguel Ángel





27 comentarios:

  1. jaja Pero mira que eres bestia contando las cosas de tu epoca de chaval...jaja Pero tienen su gracia......(sin comentarios lo del boomerang y sus multiples usos jaja)
    Un besote y buen lunes

    ResponderEliminar
  2. Al menos un boomerang tiene la ventaja de su diseño ergonómico para tales fines ya que al ser en ángulo, se lo pueden coger con comodidad de un extremo y jugar con el otro extremo sin hacer contorsionismos...Cuando me has hablado del australiano, pensé que me ibas a contar algo parecido a lo que yo cuento (aplicándome a mí el caso, en este caso serían tus amigas) en mi poesía "TETRABRICK" hablando de mi primer encuentro con un noruego, allá tendría yo 12 ó 13 años, en la playa de TORRENUEVA (un ínfimo pueblo de pescadores masificado de bloques horribles ley anti playas) de la costa de GRANADA:

    Verano de 1.987, de mis doce años,
    trece a lo sumo, si ubico mal la fecha,
    edad de interesarse por el sexo,
    los desnudos y el cuerpo opuesto,
    salvo que mi interés, según ya percibo,
    no es de contrarios, sino de semejanzas.
    No conozco, ni he visto, en un hombre
    otra desnudez que no sea la propia
    pero de la mano del turismo
    mis ojos satisfacieron su inanición
    aquel bendito verano.
    Recuerdo que llegaron, ella y él,
    pálidos, fornidos y rubitos de ojos azules,
    extendiendo sus esterillas
    cerca de donde yo me encontraba
    perdiendo el tiempo en la arena.
    Se desprenden de la ropa deportiva
    y estalla el escándalo entre los presentes,
    ella va en top-less, aún pronto para asumirlo
    la mentalidad de sombrilla y sandía
    de la playa en la que veraneo;
    pero él... ¡lleva un bañador transparente!...
    pronto los catetos se arremolinan junto a ella
    mientras las Marujas miran para otro lado
    mientras yo me quedo, ensimismado,
    sin moverme un palmo de mi sitio,
    contemplando el espectáculo
    de aquella nórdica masculinidad
    aplastada, abultada y sugerente,
    contenida en su prisión de plástico.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta venir a tu rincón a poder disfrutar de tus letras, pues siempre me sacan una sonrisa. Muchas gracias por alegrarme el dia.
    Besos y susurros muy cálidos

    ResponderEliminar
  4. MIGUELLLLL,MIRA QUE ERAIS INOCENTES,EN CUANTO MENCIONASTE EL BOOMERANG YA ME ESTABA IMAGINANDO LO QUE VENDRÍA DESPUÉS,JA,JA,JA
    ¡¡ERES LA CAÑAAA!!
    BESAZOS.

    ResponderEliminar
  5. De verdad que yo de joven no hacía esas cosas, vaya con las talaveranas!!
    Besos mil y feliz semana!

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu cariñoso comentario en mi blog el escondite
    Te he echado de menos
    Abrazos Victoria
    Te añado a mis blogs amig@s

    ResponderEliminar
  7. Que hariamos sin ti y sin las risas de los lunes para empezar bien la semanita, tus historias ya te digo; eres único, porque mira que leo y leo pero como tú nadie. Te abrazo con cariño y te deseo una feliz semanita.

    ResponderEliminar
  8. No comentare nada,nada y nada
    juer que trabajo me cuesta.....
    jajajaja

    Un besazo petardo!!

    En el proximo comentare aunque te escandalices

    ResponderEliminar
  9. alaa, que espabiladas las chicas!..xDD no se pierden una!..xD
    Buena historia, y sobre todo si es real..xDD

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  10. Es que hay cosas que cambian, como la estética, pero en lo que se trata de instintos básicos y humanos, propios de las hormonas adolescentes, eso no cambia nunca... ja,ja,ja,
    Esos veranos, ya no son los de ahora.
    Chao
    Ana

    ResponderEliminar
  11. He llegado por casualidad a tu blog y me quedo, me has resultado divertidísimo!.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Jajajajaja, joder con el bumerán!! me meo que calentorras.
    Por cierto que aquí, en Ohio, no es normal afeitarse y van en plan yeti, porque no se afeitan nada nada!! Un poco de yuyu ya da, aunque a mí me gustan los pelos bien puestos como a ti.
    Jjajajaj, a cagar se fueron sí, la hicieron cagar padentro.

    ResponderEliminar
  13. Bueno... a mi los pelos en las mujeres como que no, pero en caso de conflicto hay que someterse a lo que el ambiente propicia y no hay que hacer ascos a los bienes que son recibidos, pues no sabemos cuando volveremos "a pillar".

    ResponderEliminar
  14. Una entrada muy entretenida aunque no estoy para risas me gusto leerte, muchas gracias por tu visita, disculpa por no haber venido antes, pero como te abras dado cuenta no ando nada bien, gracias por estar por tu compañía.
    Besos con mucho cariño que tengas una buena semana.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Miguel:

    Recuerdos imborrables de aquellas locuras juveniles. ¡Ay! tiempos aquellos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Me he trasladado, me hubiese perdido en el bosque yo también si me hubiesen dejado claro.

    ResponderEliminar
  17. Hola chico de Móstoles, ya veo como se te dan las historias… se ve que son vividas y reídas a la vez, hay que ver las cosas que te pasan.
    Una entrada tremenda, me ha gustado y me ha hecho sonreír. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Es cierto qué chicas tan precoces. A mí no se me habría ocurrido emplear el bumerang en otro uso diferente al comunmente conocido, tal como lo hicieron aquellas chicas. Me alegra comprobar la libertad y la desinhibición que mostraban tus amigas, es digno de recordar y escribir.

    un abrazo cuentista profesional...
    :)

    ResponderEliminar
  19. Jajaja, usar un boomerang de madera teniendo a mano algun q otro maromo? Imperdonable, oye XD

    ResponderEliminar
  20. Jejeje, espera, que le vuelvo a dar al play…
    ¡Ostras con la Cantudo, mira que lo tiene frondoso!!!, jejeje, ¡una cosa es no depilarse y la otra… bueno, me callo que la imagen habla por sí sola!

    Aaaaaayyyyy Miguelín, ¡me parto de risa con tus aventuras!!!, ¿con un boomerang??, oye, ¿y por ambos lados o hay uno que va mejor? jejejeje, bueno claro, para contestarme tendrías que preguntarle a Maripili… o quizás ya lo sepas por un exhaustivo recuento de los pelillos de colores!!!
    ¡¡No voy a poder dejarte los 3 besos, porque me sigo riendo!!!

    ResponderEliminar
  21. Miguel Ángel de Móstoles20 de septiembre de 2011, 16:09

    WINNIE:

    ¡Hola Winnie!

    JAAAAA, pero mujer, ¡al pan se le llama pan, y al vino, vino!, ¿no?, ¿cómo entonces lo voy a contar? Además, que de esas cosas hay que reirse, y tomarlas a broma, porque son la sal de la vida.

    ¡Un besazo guapetona!

    OBSERVATORIO GAY GRANATENSE:

    JAAAAAAAA, ¡le damos demasiada importancia a algunas cosas! Tan respetable es uno u otra, siempre y cuando tengamos la educación que debemos tener. Por lo menos te "desvirgaste" en la vista con un mozo aparente.

    Y con respecto al búmeran, AQUÍ TODOS HAN CAÍDO EN LA TRAMPA. Que tuviera pelos no quiere decir que se utilizara para aquello, AUNQUE LUEGO LO DIJERAN (siempre les gustó hacer bromas). Estoy seguro que nos dormimos todos los tíos, y ellas maquinaron el plan. ERAN LANZADAS, PERO NO TANTO.

    Al igual que el post, que a muchas hace imaginar cosas, igual nos pasaba a nosotros, que la imaginación se desbordaba.

    Y por último, andaríamos muy sobrados de imaginación; pero éramos lo más cagado que había en toda la Tierra.

    ¡Un abrazo!

    YEMAYA:

    ¡Muchísimas gracias Yemaya!

    ¡Mi más caluroso afecto hacia ti!

    ResponderEliminar
  22. Miguel Ángel de Móstoles20 de septiembre de 2011, 16:13

    MORGANA:

    ¡La caña eres tú!, JAAAAAA, ¡qué las pillas al vuelo!

    Sí hija, sí, más simples y tontos que el asa de un cubo. Se nos iba la fuerza por la boca.

    Bueno, seguimos siendo igual, yo el primero.

    ¡Un beso!

    SOL:

    ¡Hola Sol!

    ¿Qué tal estás?, ¡espero que bien!

    No tuvo que ser así (mira lo que he dicho más arriba), ¡es la imaginación de nosotros! El post está escrito de esa manera, y así caemos en la trampa.

    Pasados los años ellas no dijeron un "sí" rotundo, así que mi imagino que nos tomaron el pelo entonces, como luego después.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  23. Miguel Ángel de Móstoles20 de septiembre de 2011, 16:17

    VICTORIA:

    ¡Un besazo Victoria!

    ¡Nos seguimos viendo!

    ROSANA MARTÍ:

    ¡Hola Rosana!

    ¡MUCHAS GRACIAS! Tus palabras me animan. Es lo que se persigue: provocar una sonrisa.

    ¡Un abrazo muy grande para ti!

    FELINA MALA:

    ¡Hola Felina!

    JAAAAAA, pues mándame el comentario por e-mail, JAAAAA

    ¡No cambies, guapetona!

    ResponderEliminar
  24. Miguel Ángel de Móstoles20 de septiembre de 2011, 16:20

    LINUXII:

    ¡Hola guapetona!

    JAAAAAA, ¡ni ellas eran tan "sueltas", ni nosotros tan listos! Era una época diferente, que ahora, en la distancia del tiempo, me es muy grato recordar.

    ¡Eramos muy panolis!, pero, ¡qué nos quiten lo bailao!

    ¡Un besazo!

    ANA AZUL:

    ¡Hola Ana!

    ¡Tú me entiendes!, JAAAAAAA, ahora no es igual. No sé si es mejor o peor, es otra cosa.

    Somos de la Generación X, y en muchas cosas damos mucha risa, JAAAAAA.

    ¡Un besazo guapetona! (y ánimo, ¿eh?)

    MIENTRASLEO:

    ¡Eres bienvenida!

    ResponderEliminar
  25. Miguel Ángel de Móstoles20 de septiembre de 2011, 16:23

    DIDAC VALMÓN:

    ¡Hola Didac!

    JAAAAA, ¡pues anda, qué nosotros no éramos menos!, JAAAAAAAJAAAA, y sí, la hicieron "cagar pa dentro", JAAA, ¡me meo!

    Con respecto a las mujeres de Ohio, ¡mecachis!, pues tampoco es menester de hacerse trenzas, vamos, ¡digo yo!

    ¡Un fortísimo abrazo!

    TEMUJIN:

    ¡Ahí, ahí, qué no sabemos!, JAAAAAAAAA.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    GLADYS:

    ¡Hola Gladys!

    No te respondo, sólo te mando un calurosísimo abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Miguel Ángel de Móstoles20 de septiembre de 2011, 16:25

    RAFAEL H. LIZARAZO:

    ¡Hola Rafael!

    JAAAAAA, ¡muy bien dicho!, ¡¡qué tiempos aquellos!!

    ¡Un fortísimo abrazo!

    J.G.

    JAAAAA, ¡pues claro!, ¡no como yo, que me quedé partiendo un leño! (durmiendo)

    ¡Un abrazo!

    LOLA:

    ¡Hola Lola!

    Pues... si me pongo a contar de Móstoles... JAAAAA.

    Eso es lo que se pretende: hacer sonreir.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  27. Miguel Ángel de Móstoles20 de septiembre de 2011, 16:28

    ESILLEVIANA:

    ¡Hola!, creadora de ambientes acogedores con palabras, e historias que te cogen con la mano y te hacen viajar.

    Con respecto al uso, o mal uso, JAAAAAAAA, ¡nos vacilaron!, ¿acaso no ves que éramos más tontos que hechos de encargo?

    ¡Un beso!

    EL Dr:

    ¡BIENVENIDO!

    ¡Ya!, pero comparados con el rubio sueco, ¡no veas como cantábamos!

    EMYTECUENTO:

    ¡Hola guapísima!

    RÍE, RÍE, ¡QUÉ ES MUY BUENO!, JAAAAAAAAA, ¡me encanta que te rías!

    Puestos a pensar, podían haberlo usado dos chicas al mismo tiempo, daba para ello, JAAAAAA, PERO NO, ¡NOS TOMARON EL PELO!

    ¡Un besazo, guapetona!

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.