Óptica Calvo

martes, 6 de septiembre de 2011

La Cataplasmosis.

Bueno, por aquí andamos compañer@s. El periodo de descanso vacacional pagado ya pasó hace un trecho, y ahora que hemos vuelto, no sé si estoy, o estoy viniendo, o es que me he quedado, o directamente no estoy. Las vacaciones ya terminaron, ¡a Dios gracias!

En ese periodo de tiempo, se me ha pasado por la cabeza un par veces cerrar el blog. Esto hecho un mustio.

Como Ana me venía viendo como acelga pasada, y como hará más de 20 años que no acudía a cita con el  galeno, me obligó bajo pena de dormir en el sofá si no pedía cita para hacerme un chequeo médico. El sofá es muy cómodo, así que le cogí la palabra y al sofá a roncar. Luego me amenazó con quitarme el pacharán. Tampoco me importó, porque estoy cambiando y he dejado el alcohol; ahora me gusta la cerveza SIN y el agua. Finalmente, de tanto darme la tabarra, dije sí y punto final a tanta matraca.

Como nunca había usado el médico privado de la empresa, y sabiendo por comentarios que la doctora estaba de tomar pan y mojar,  concerté cita para el 4 de agosto a las 18:00 horas.  Era la primera vez en mi vida que acudía a un médico que no fuera de la Seguridad Social. Estaba en un cuarto piso de una zona exclusiva de Madrid.

Como yo soy muy puntual, llegué con 30 minutos de adelanto al portal del inmueble de la cita. En otros tiempos me hubiera ido a tomar un par de cañas de cerveza. Ahora, como estoy en proceso de cambio, decidí comprarme un botellín de agua en un puesto de helados que había allí al lado. Para lo que me cobraron, mas me me hubiera valido entrar al bar. 

Llegué con mi botellín de agua en la mano, sudoroso y oliendo a pringe, pues hacía calor. Me atendió un caballero joven, muy amable, aunque su gesto, que él creyó que no me di cuenta, de mover la nariz hacia un lado, me molestó. Un currante a esas horas, no huele a flores ni perfumes caros. Peor hubiera sido que me hubiera tirado un pedo, ¿no?

La sala de espera estaba vacía, así que yo era el único adorno. 10 minutos esperando, 3 idas al servicio, una lavada de manos, y salió una señorita preguntando por mi.

- Señorita enfermera.- ¿Miguel Ángel?

- Yo.- Miguel Ángel Chico.

- Señorita enfermera.- Pase conmigo a la consulta. La doctora Bellido le está esperando.

- Yo.- Detrás de usted, señorita.

No quería verla el culo, ¡malpensados!, lo hice porque uno es educado (cuando quiere).

La doctora Bellido ni me miró al sentarme, sólo movió un poco sus narices. Estuvo unos segundos leyendo  unos garabatos, y cuando terminó me miró por encima del marco de las gafas.

- Doctora Bellido.- Miguel Ángel, ¿cuanto tiempo hace que no se ha hecho un chequeo médico?

- Yo.- Desde que me tallearon para el servicio militar. 

- Doctora Bellido.- JAAAA, ¡ya ha llovido!

- Yo.- ¡Incluso nevado!

- Doctora Bellido.- A simple vista, veo que está usted un poquito pasado de peso. Perder 6 kilos le vendrían muy bien. Hoy sólo rellenaré una pequeña encuesta, le tomaré la tensión, y le auscultaré. Mañana por la mañana, a primera hora y sin desayunar, le tomaremos unas muestras de sangre y le haremos una analítica. 

- Yo.- Muy bien.

- Doctora Bellido.- Me gustaría saber el tipo de vida que hace usted: su dieta alimenticia, sus hábitos higiénicos, si bebe, cuanto y como, incluso su vida sexual. 

- Yo.- Bueno, verá, vamos a ver si lo resumo. No fumo. Beber alcohol, poco. Me gusta el pacharán, pero el último me lo tomé cuando el Rayo Vallecano subió a primera. Sé que lo hago mal; a penas desayuno, casi nunca almuerzo, la comida es muy frugal, meriendo fruta o lo que pille, y en la cena me pongo como un cerdo, porque tengo un agujero en el cuerpo. Al revés de como se debiera hacer. No hago ejercicio físico. Mi vida sexual ha mejorado; este año llevo el doble de polvos que el pasado: el año pasado nada, y en el que estamos nada de nada, JAAAJA. 

- Doctora Bellido.- JEEEE. Tener buen humor ayudar a prevenir ciertas dolencias. Deduzco que anda usted un poco flojo moralmente. ¿me equivoco?

En esos momentos la enfermera empezó a prestar atención. Me estaba "calentando"   la doctora con sus comentarios y actitud, así que decidí contratacar con mi fino humor e ingenio.

- Yo.- Verá, le explico. Se ha tenido que cabrear muy seriamente mi mujer para que viniera. Vendré mañana a dejarme pinchar para la analítica, pero lo que yo tengo ya sé.

- Doctora Bellido.- ¡Vaya, entonces sorpréndanos!

- Yo.- Tengo ca-ta-plas-mo-sis.

- Boctora Bellido.- ¿Cataqué?, JAAAAAA


- Yo.- Cataplasmosis: unión de la palabra cataplasma y el sufijo  -ō-sis, que significa "proceso patológico por el cual uno se transforma en un cataplasma", definiendo cataplasma como una persona bastante pesada, de esas  que da ganas de darla una ostia. Creo que me he explicado bien, ¿no?

- Doctora Bellido.- JAAAAAA, ¡Marian! - que así se llamaba la enfermera - JAAAAA, ¡qué bueno!, JAAAAAA, Miguel Ángel, a usted lo que le pasa es que es hombre, y que ya ha cumplido los 40. Imagino que antes no tendría ese cuerpo rombo que tiene ahora, que hace que le salga la camisa por los lados; tampoco ahora podrá beberse esos pacharanes en tubo que se tomaba en los  domingos de farra, en los billares de Corona Verde; y en el tema sexual, si antes era galgo ahora es bulldog viejo, ¿me equivoco?

- Yo.- ¿Me conoce?, ¿cómo sabe el dato de los billares?

- Doctora Bellido.- ¡Joder!, si en una Nochebuena me entraste, y estuvimos hablando. La cara algo te ha cambiado, pero sigues siendo igual de tonto que entoces, JAAAAAA, ¡cataplasmosis!, JAAAAA, ¡qué bueno!, ¡ay!, ¡mira!, ¡entonces me reí mucho y ahora me  meo encima de la risa!

- Yo.- ¡Qué pequeño es el mundo!, me he quedao muel-to

- Doctora Bellido.- Ya, ya, hoy, igual que entonces, has venido vacilón y has salido escaldado. Miguelillo, mañana te esperamos, como ya te he dicho. Si el pensamiento de sacarte sangre te puede quitar el sueño, entonces te tomas una valeriana. ¡Hasta mañana!, ¡hemos terminado!

Y salí de allí  presto y a paso rápido, con sus miradas clavadas en mi nuca y las carcajadas hundiéndome en la miseria. Como burro con ojeras, no quería ver lo que hubiera alrededor, pues no estaba para mirar a nadie, y menos aún por si te encuentras un espejo, porque vería reflejado a un idiota de libro. Ese idiota soy yo. Cuando llegué a casa, le dí un beso a mi Ana querida y a mi hija, esos dos puntales que soportan la carga de mi idiotez.

Desde luego, no ha nacido hombre más pardillo que yo en el mundo entero. A mi me podían estudiar para identificar el gen de la pardillez. No recuerdo la noche en la que entré a aquella buena muchacha, convertida en doctora Bellido con los años, pero el ridículo supino que hice en esa cita médica, lo llevaré grabado a fuego hasta, por lo menos, el próximo mes. Luego vendrá otra cagada más gorda, que borrará esta, y así hasta que pierda la conciencia.

Antes de irme, deciros que no acudí a sacarme sangre. Me moría de la vergüenza.

¡Con Dios!

Miguel Ángel de Mostoles 



31 comentarios:

  1. Jajajajaja, como siemprew te digo, siempre consigues que me ria a carcajadas!
    Y eso de que pensastes cerrar el blog, sería una pena...¿ que haríamos sin tus historias?

    Un saludo muy grande!

    por cierto, yo no hubiera ido a sacarme sangre, pero por miedo a las agujas! jajajaja

    ResponderEliminar
  2. Bueno, si eso es verdad, y no una recreación literaria de las tuyas (recuerda que me tragué lo del diseño del consolador de madera del Siglo de Oro), entonces es verdad eso que dicen de que "el mundo es un pañuelo y nosotros los mocos" jejejeje ¡mira qué coincidir con la doctora de una antigua noche de buitreo! ¡Lo tuyo no es "cataplasmosis", ni crisis de los 40, lo tuyo ya es "demencia senil" de abuelito... mira que no acordarte! Genial... Si estás "follollo" -como llamaba mi abuela a sus estados carenciales de ánimo- pásate por mi blog a recargar las pilas de la risa, la ironía y la malafollá, todas las veces que hagan falta, y no cierres el blog, aunque escribas más espaciado, o cuando te lo pida el cuerpo, no nos dejes sin ti... sería una gran pérdida, para la humanidad, y para el humor...

    ResponderEliminar
  3. Cuando echaba de menos estás risas Miguelín, eres único y auténtico. Creo que casi todos hemos pensado en cerrar el blog, yo he pasado por esa étapa, debe haber sido un virus de los llamados colectivos jajajajaja. Bueno que de momento no nos vamos pues mucho mejor, seguiremos disfrutando de nuestras cosas y más.

    Un enorme abrazo amigo mío se te echaba en falta.

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja! Me encantan tus chascarrillos. Supongo que eso de cerrar el blog iba de coña ¿no? Llevo varios días mirando a ver si cuelgas algo, porque me parto con tus historias.

    Ahora, muy mal eso de no ir a hacerte el análisis. Un verdadero cataplasma visita al médico regularmente, a veces más que regularmente.

    Besitos y ánimo. Si te sirve de consuelo yo también tengo una crisis existencialista.

    ResponderEliminar
  5. Si lo que no te pase a ti...ja,ja,ja

    ResponderEliminar
  6. LINUXII:

    ¡Hola mocetona!

    ¡Me gusta que te rías!, ¡ES BUENA TERAPIA!

    Yo también soy un cagado para las agujas, AINS.

    Lo he pensado varias veces. La idea sigue rondando.

    ¡Un besazo!

    OBSERVATORIO GAY GRANATENSE:

    ¡Hola mocetón!

    JAAAAAA, te he leído, te he leído, JAAAA, ¡no cambies!

    ES INVENTADO, JAAAJA. Lo único verdadero es la primera parte.

    Y con respecto a la "demencia senil", jooo, ¡no me digas eso que me hundo en el fango!

    ¡Un fortísimo abrazo!

    ResponderEliminar
  7. ROSANA MARTÍ:

    ¡POETISA!

    No te digo más y te lo digo todo.

    ¡Un besazo!

    SARA NY:

    ¡Joder Sara!, ¡me emocinas con tus textos y tus comentarios!

    Sigo pensándolo. No sé, ¿será la crisis existencialista?

    ¡Un besazo!

    MORGANA:

    ¡Hola guapísima!

    JAAAAAAAA

    ¡Un besazooo!

    ResponderEliminar
  8. Aquí servidora capeando el temporal te pide, no, te suplica que no la dejes sin su ración de risas, si no puede ser diaria, pues semanal, o mensual...
    Y dicho sea de paso... mi güela, mu sabia ella siempre decía que comer los rabos de las pasas va genial para la memoria... jajajajaja
    Lo que no te pase a ti no le pasa a nadie.

    Triabrazos mil Miguel Ángel.

    Marta.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola mocetona!

    JAAAAAAAA, ¡y lo que nos reimos con esas cosas!

    Puessss, ahora, con la vendimia, me hincho a uvas, ¿vale como las pasas?

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  10. Anda, no juegues, ni se te ocurra dejar el blog.
    La últime vez que fui al médico, se cabreó al ver los años que hacía que era mi médico y ni me conocía.
    Es como lo de ¿cuánto hace que no te confiesas hijo mío?
    No me acuerdo, 28 años o así.
    Aunque una vez ¿cuánto hace que no te confiesas hijo mio?
    cinco minutos.
    ¿cómo?
    Es que nada más salir de hacer la penitencia, me dieron un balonazo a la puerta de la iglesia y me tuve que cagar en... todo.

    ResponderEliminar
  11. jaj pero estas cosas solo te pasan a tí, cari... por dios. Eres todo un poema. Y te está bien por ir por ahí haciendo chistes. Lo peor de todo es que ella se haya acordado de tí y tú no de ella, eso tiene delito, cari. Pq dices que además tenía fama de estar buena.. Ya tienes Alzheimer hasta para las tías, cari, jaaj

    Y tienes razón, salvo tu que sigues con la misma gracia, todo esto está amuermao...

    bezos

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola Miguel, has vuelto!
    ¿de verdad estás mustio?... pues si tienes un montón de motivos para estar muy contento!!
    entre ellos tu blog y los que te leemos y nos reimos :-)
    besos,
    me alegro mucho de que sigas por aquí

    ResponderEliminar
  13. Lo que no te pase a tí, jaja. Eres muy resalado, no lo cierres ¿vale?.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Hola, Michelángelo, alegría de leerte again: que digo que menos mal que cuando le entraste a tu doctora de debió ella escojonarse, pues de lo contrario allí mismo en consulta te hubiera mandado al celador que te hiciera él mismo... un tracto rectal, digo.
    abrazos blogueros

    ResponderEliminar
  15. Anda cobardica, que no te hiciste el análisis por no volverla a ver no porque te diera miedo la sangre. Y en cuánto a lo que dijo la doctora (ficticia o real, que mas da) tiene toda la razón. Los 40 revolucionan a uno por dentro mas que las hormanas de los 15 años.
    No te avergüences y a lo hecho pecho. Ja,ja,
    Besos zules
    Ana

    ResponderEliminar
  16. Es maravilloso tú sentido del humor, y es maravillosa la forma de escribir las entradas. La visita al médico da para mucho. Yo nunca voy a sus consultas, pero, eso si, les digo adiós por la calle.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Eres un encanto, me he partido de la risa, realmente eres genial
    Que bueno que hayas vuelto, se te extrañó y eso de "cerrar el blog" ni se te ocurraaaaaaaaaaaaaa!!!!
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  18. Por Dios, Miguelín, ¡¡ya estás volviendo a que te pinchen, ostras!!
    ¿Con 40 añitos de nada vas a seguir con tu cataplasmosis? ¡Ni lo sueñes!
    Venga, sacúdete y saca pecho, que al dicho hecho, y da un poco de sangre, hombretón, ¡te juro por mis muelas sanas que se regenera al acto!
    Porque sí, que me has hecho reír como siempre con tu forma de contar las cosas… pero analizando el contenido, no me haces ni pizca de gracia.

    P.S.: perdona este impulso… a veces me pongo en plan mami, lo sé, ya me lo han dicho, pero no pienso cambiar!!
    Venga, esos mofletes: ¡MUAK! y ¡MUAK!

    ResponderEliminar
  19. Jaja, Miguel se te echaba de menos, ni se te ocurra cerrar el blog. Besos, Tanis

    ResponderEliminar
  20. También me alegro de leerte y sobre todo me he identificado con el protagonista del relato porque quien no se ha encontrado con un antiguo amigo/conocido en una farmacia o en una tienda o en una cafetería y ha tenido que hablar con él/ella después de ponerse algo graciosillo/a... pero tú no eres así, verdad?? es pura ficción jaja.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Ja, ja, ja, Miguel Angel me has hecho reír a carcajadas como la Dra. Bellido y tu cataplasmosis, ja, ja, hacías falta hijo, ¿dónde te habías metido?
    Con ese sentido del humor no creo que necesites ir al médico!

    Besos1
    Blanca

    ResponderEliminar
  22. RUBÉN:

    ¡Hola Rubén!

    Lo estoy meditando. No es seguro que siga. Ya veremos.

    JAAAAJKAAAAAAAAA, JOOOO,JAAAAA, ¡¡Rubén!!, ¡¡pero bueno!!, ¡y luego dicen que yo tengo humor!

    ¡Un fortísimo abrazo!

    THIAGO:

    ¡Hola mocetón!

    ESTOY HECHO UN CACHARRO, ¡¡en serio!!, no sé, ¿será que llega el otoño?

    Pero tú, aún estando soso, lo mejoras todo.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  23. MERCEDES:

    ¡Hola Mercedes!

    ¡Muchas gracias!

    Sí, lo estoy. Son etapas Mercedes.

    ¡Muchas gracias de nuevo, y un besazo!

    MARÍA:

    ¡Hola María!

    JAAAAAAAA, ya sabes, que aunque esté escrito en primera persona, no quiere decir que me ocurria tal cual está contado.

    ¡Un besazo y muchas gracias!

    ResponderEliminar
  24. JOSÉ ANTONIO DEL POZO:

    JAAAAAA, ¡José Antonio, qué cosas tienes!

    Una persona como yo, que no piensan las cosas, no le pasan esas cosas porque da mucha pena. AUNQUE LO MEREZCA.

    ¡Un abrazo!

    ANA AZUL:

    ¡Hola guapetona!

    JAAAAAA, ¡pero ya quisiera yo tener la energía de cuando tenía 30!, en fin.

    ¡Un besazo, y muchas gracias por los ánimos!

    ResponderEliminar
  25. DISANCOR:

    ¡Buenos días!

    ¡MUCHAS GRACIAS, DE TODO CORAZÓN!

    SCARLET2807:

    ¡Hola guapetona!

    ¡¡Y muchas gracias a ti por leerme!! Si te ha provocado risa, ¡FENOMENAL!

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  26. EMYTECUENTO:

    ¡Hola guapetona!

    JAAAAAAAA, ya lo sé, ¡tienes toda la razón!, es para enfadarse.

    De más joven era donante de sangre. Ahora no me apetece, ando un poco flojo, en general.

    ¡Un besazo!

    TANIS:

    ¡Hola Tanis!

    JAAAAAA, ¡y yo a ti!, ¿como estás?

    ¡Un besazo!

    ESILLEVIANA:

    ¡Hola guapetona!

    No soy así, aunque algo del protagonista sí tengo de "ropa". Ya sabes, está todo exagerado con el fin de sacar la risa. Ironia no tengo, así que tengo que recurrir a lo fácil.

    En la realidad, soy un hombre muy soso, que no se sabe ningún chistes, que se enfada muy rápidamente, pero que rápidamente se le pasa también.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  27. BLANCA MIOSI:

    ¡Hola Blanca!

    JAAAAAA, he estado de vacaciones 20 días, y luego he estado con pocas ganas. Espero irme animando.

    ¡Un besazo1

    ResponderEliminar
  28. Fijo que la Dra. Bellido te estaba esperando ansiosa deseando que te hicieses un análisis de orina jajajaa
    Me encanta cuando me hago un chequeo ver a la gente que trae los botes de orina! van como si llevasen uranio enriquecido

    Abrazotes bien gordos y me alegro de volver a leerte

    ResponderEliminar
  29. Miguel Ángel de Móstoles10 de septiembre de 2011, 17:11

    ¡HOla mocetón!

    JAAAAAAAAA, ¡¡para darme un repaso y poner a dieta de monje!, JAAAA..

    ¡Un fortísimo abrazo Ramón!

    ResponderEliminar
  30. Pues me alegro que estés de nuevo por aquí. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Miguel Ángel de Móstoles12 de septiembre de 2011, 9:42

    ¡¡UN FORTÍSIMO ABRAZO!!

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.