Óptica Calvo

viernes, 1 de julio de 2011

Las clases de recuperación del verano - II.

Capítulo I - Publicado el miércoles, 29 de junio del 2011.

Aprobado el primer examen, estaba expectante por practicar con Amapola la segunda clase: arrimarse sin dar calor. La cita: sábado. Lugar:  garitos de  Argüelles. Hora: desde antes de ponerse el sol hasta que el cuerpo aguante.

Escoger esa zona de ocio madrileña no era nada nuevo, siempre que salíamos terminábamos por allí. Para la ocasión estrené camisa nueva, blanca con pintas negras, y un slip blanco. La camisa me subió el pavo hasta la estratosfera, pero el slip me hizo cagarme en todos los muertos de algunos, porque yo, acostumbrado a mis gayumbos de toda la vida, no soportaba que un maldito cordel se metiera por la raja del culo, por no hablar de lo apretado que llevaba las partes pudendas. Desde aquel día, no he vuelto a ponerme un slip, antes voy con los colgajos al aire.

Amapola llegó tarde, 20 minutos de retraso, ¡tenía el maldito defecto de la impuntualidad! Le calló una buena bronca, porque yo soy de los que llegan 10 minutos antes y no me gusta que me hagan esperar sin motivo, ¡20 minutos es una desconsideración muy grande!

En el trayecto en metro de Aluche a Moncloa, Amapola hizo lo imposible por hacerme desaparecer el enfado. Me animaba diciendome lo guapo que estaba con  la camisa nueva, lo bien que conjuntaba con el vaquero, y el toque gracioso que daban los tirantes. Los enfados me duran 10 minutos, así que cuando llegamos a destino ya se me había pasado, aunque fingía que seguía enojado. Estoy seguro que ella se daba cuenta que hacía un papel, porque a mi, fingir, se me da también muy  mal.

Unas "Leches de Pantera" en el Chapandaz, unas sidriñas con unas bravas, y listos para ir a mover el esqueleto a cualquiera de los garitos de los "bajos". La zona estaba a tope, para no variar, niños y niñas, piernas esbeltas que adornaban minifaldas, escotazos, grupos de tios buscando juerga, vicio y ganas de pasarlo bien. En aquel hormiguero de la diversión Amapola y Miguel eran dos hormigas más, una la profesora y la otra el  alumno, que  se disponían a iniciar la segunda clase del curso pactado. Amapola no andaba, se deslizaban las baldosas a sus pies, yo tampoco andaba, pareciera que montaba un caballo imaginario mientras me estiraba el pantalón por la raja del culo. La princesa y el gañán, JAAAJAAAAAA, ¡vaya pareja!

El nombre del garito no lo recuerdo, eso es lo de menos. Ambiente cargado por el humo, música española del momento, la barra a tope, borrachos ya a punto de empezar a babear a las féminas,  empujones en la barra, malas caras, y gritando al camarero para llamer su atención, ¡por fin, tras 15 minutos!, me hice con dos tercios de cerveza bien fresquita.

- Amapola.- ¿Qué te pasa?, ¿tienes zurraspas?, JAAAAAAAAJAAAAAAA.

- Yo.- ¡No!, ¡¡es el punto tanga!!, me voy a wáter y me lo quito, ¡no aguanto más!

- Amapola.- Andaaaa tontorrón, ummmmmm ¡qué buena está la cervecita!, ¡entra de maravilla!, ¡joder!, ¡me estoy empezando a poner peoooo!, JAAAAAAA - tenía risa de hiena, pero había momentos que hasta me gustaba.

- Yo.- ¡Ya está!, me voy al wáter y me lo quito.

Y me lo quité, y me guardé en el bolsillo. ¡Menudo alivio!

Regresé a la vera de Amapola y sonaba "La chica de ayer"


Esta canción tiene algo especial, es sonar y cambiar los semblantes, los gestos, las "actuaciones" del personal, hasta la camarera, que con tanto trabajo no paraba, se quedó pensando, en sus cosas imagino, ¡el mundo se para al oir esta canción!

Cogí a Amapola por la cintura, desde atrás, y ella apoyó su cabeza en mi esternón, seguimos el compas de la canción agarrados. La canción terminó y pusieron a Obús, ¡vaya cambio!, sin ella soltarme, la dije:

- Yo.- Bueno, ¿cuando empezamos?

- Amapola.- ¿Con esta música?, a ver si ponen algo más propicio.

De la melancolía al Heavy Metal patrio y luego a pasteladas varias, ¡se estaba luciendo el pinchadiscos! Yo, que me las prometía muy felices,  me estaba dando el bajón padre. Estaba a punto de ir a pedir la tercera tanda de botellines de Mahou, y mi musa de sueños, Jennifer Rush, vino a sacarme del sopor, cabreo y depresión.


¡Qué voz!, ¡qué canción!, dejé la barra y me fui hacia Amapola, me arrimé y empezé a cantarle, mal, porque yo no canto, destrozo música y ritmo, y, me arrimé, pero sin pegarme, y ella correspondió, y empezamos a bailar, bueno, a intentarlo, ¡qué más daba!, como si estuviéramos en un lugar sólos los dos. No sé, algo pasó, se nos iluminó los ojos, y la clase empezó.

Aquello fue un cortejo, no un arrimao, era eso que hacen dos personas, que son amantes de pensamiento, y cada uno sabe que el otro lo sabe, pero que  todavía no se han dicho "te quiero"... ufff, ¿os suena? Ella me abrazaba desde abajo, porque yo le sacaba la cabeza, pegaba su testa en mi corazon, y yo la cogía con fuerza, aquello era arrimarse dando calor, y tanto, que empezé a notar que lo de abajo crecía y crecía, y temiendo se separara y se asustara, sucedió todo lo contrario, permanecío quieta, mientras me sonreía, y bajó las manos a mi culo, apretándolo, y yo contra sus tetas, y en ese momento no sabía si besarla, si irme a la barra, si quedarme allí, sólo pensaba y pensaba; al final me quedé, necesitaba que alguien me abrazara así, no lo había sentido nunca.

Vino más música, más canciones, y Amapola se separó, pero poco, cogiéndome de una mano, me trajo hacia ella, casi hasta sus labios, y me dijo:

- Amapola.- Menos mal, pensé que atravesabas el pantalón, me ha  gustado como abrazas, pero habrá que continuar practicando, ¿qué me dices?

- Yo.- ¡Qué te invito a un cubata!, ¡lo necesitamos!

- Amapola.- ¡Pero si ya empiezo a estar borracha!, tú lo que quieres es aprovecharte, JAAAAA.

- Yo.- De ron con coca, ¿no?

- Amapola.- De amor, ¡atontolinao! (¿qué habría querido decir con eso?).

Y ahí empezó el declive de lo se presumía sería divino. Superado el tope de cerveza, Amapola empezó a ponerse calentorra, y pasó de lo tierno a lo directo, cogiéndome del cuello, tirándome hacia ella, yo intentado darla un pico (1), y ella esquivándolo, y de nuevo, el amigo de abajo empezó a crecer, y ella tapó el bulto con otro abrazo. 

Bebía y bebía, pero todo tiene un límite y  mi cuerpo dijo "basta". Me puse malo, todo empezó a darme vueltas.

- Yo.- No me encuentro bien.

- Amapola.- Nos hemos pasado, salgamos fuera, tomamos el aire, nos comemos unos bocatas en "Los cachorros", y luego nos damos una vuelta por el Templo de Debod, a la luz de las estrellas, que hace muy buen tiempo y apetece pasear... de la mano.

A pesar del calor, porque Madrid es un infierno cuando llega el calor, mi cuerpo no reaccionó bien al cambiar el aire del local por el de Madrid capital; me entraron arcadas, aunque no eché  la papa (3). No queriendo estar así, me empeñé en regresar a casa. Amapola insitía, "quédate un poco, por favor", me decia, pero yo no escuchaba, sólo me quería ir y dejarla.

Sé que no sueba bien lo que hice, pero este alumno no desea continuar con la clase de esa noche. Ni estaba bien, ni tampoco quería un final estando así. Paré un taxi, y le pedí a mi profesora me prestara 2000 pts., porque andaba escaso para pagar la carrera. Me dió lo que tenía, unas 1.500, que sumado con lo mio era suficiente. Ella se quedaba allí, dijo que regresaría en "buho" (2), y yo ya no  la dije nada, tampoco  eché la vista atrás, cómo buscándola, ni la miré por la ventanilla, no sé si quedo de pié, mirando, hasta que perdió de vista al coche, o se dió la vuelta nada más yo montar; lo que quiera que hiciera, a mi, en ese momento, me daba igual.

Me tocó un taxista majo, tal vez se vió reflejado al recordar alguna salida nocturna. Tardó poco en llegar a Móstoles. Me ayudó a contar las monedas, porque tan mal estaba, que ni las  veía. Por lo menos se me pasó algo el mareo en el rápido trayecto.

Entré en casa, intentado no hacer ruido (seguro que hice tanto que despertaría hasta los vecinos, porque cuando vamos borrachos, no medimos). Saludé a mis padres, respondieron con pocas ganas y  se quedaron tranquilos, y a la cama, ni el pijama me puse. Todo me daba vueltas, ¡pase la noche fatal!, ¡hay días que ni es mejor levantarse de la cama!

A la mañana siguiente el desayuno me devolvió a la vida. El tazón de leche con tostadas me recuperaron físicamente; pero la noche anterior me había dejado un gusto amargo, me había dejado tocado.

Empezé a darle vueltas y vueltas, y como supese que Amapola llamaría, avisé a mi madre que dijera que no estaba si llamaban preguntado por mi.

- Yo.- Mamá, esta tarde me voy a ir a la biblioteca, estoy cansado y quiero relajarme.

- Mamá.- ¿A la biblioteca?, ¿en domingo?, ¿está abierta?

- Yo.- Siii, cierra sólo en días muy concretos - mentí, lo que en realidad haría es ponerme a pasear, que es lo que hago cuando necesito pensar - Si llamara cualquiera de los gañanes o alguna de las chicas de Aluche (que es lo mismo que decir Amapola), dile que estaré en la biblioteca.

- Mamá.- Muy bien, así lo haré.

Amapola llamó a las 16:00, y recibió el recado de mi madre. En aquella epoca tener un teléfomo móvil era de potentados, así que no me podía localizar. Conociéndola, tampoco vendría de Madrid a Aluche para buscarme.

Me recorrí esa tarde cerca de 6 Km. LLegué con los piés reventados, la cabeza revolucionada, y el alma confundida.

Continuará.

¡Qué paseis un excelente fin de semana!

Miguel Ángel de Móstoles

(1) "Dar un pico",  para los amigos americanos, significa dar un beso en los labios sin lengua.

(2) También para los amigos americanos. Los autobuses que hacen el servicio nocturno en Madrid se les llama así popularmente.

(3) Devolver.



Etiquetas: , ,



20 comentarios:

  1. Jooooooooooo

    Siempre pone "... Continuara... " en lo mas interesante..

    Jajajajajaaj

    Bueno, nada que hacer toca esperar

    Llevate un triabrazo y unos tribesos de finde enormes Miguel Ángel.

    Marta.

    ResponderEliminar
  2. Miguel Ángel de Móstoles1 de julio de 2011, 15:45

    ¡Hola guapetona!

    JAAAAAA, a ver, que no es plan de ponerse a redactar un post como una sábana.

    ¡Otro grandísimo para ti!

    ¡Y nunca dejes de sonreir!

    ResponderEliminar
  3. Ay Miguel!!jajajajaja que manera de ligar jomío, es que me pierdes pol dió, por cierto las canciones que acompañan este relato van de lo más acorde.
    Espero esa continuación estoy de acuerdo con Marta siempre le metes el corte en lo más interesante.

    Besitos y feliz finde amigo.^_^

    http://poemasrosana.blogspot.com

    http://rosanapaishadas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Miguel Ángel de Móstoles1 de julio de 2011, 16:01

    ¡Hola Rosana!

    No he entiendo esto: "es que me pierdes pol dió".

    ¡Ya ves!, ¡¡lo complicado que podemos ser!!, en fin, cosas que pasaban antes, porque ahora son más listos, JAAAAAAAAA.

    ¡Otro grandísimo para ti!

    ResponderEliminar
  5. 1. "Estrené camisa blanca con pintitas negras y slip blanco" y ¿nada más? ¿no te detuvieron al salir a la calle? jaja

    2. ah "que conjuntaba con el vaquero" entonces sí ibas vestido

    3.Pedazo de 2 canciones chaval!!!

    En fin.....que Amapola te ponía contenton y esto seguirá....y ¡ a ti un día te censuran el blog...insisto!! jajajajajaj Un beso y buen finde (beso a Claudia y Ana que al Jordi se lo mando yo)

    ResponderEliminar
  6. Eso te pasa por fiarte de las cervezas y los cubatas.... que perdiste los papeles, y quedaste fatal delante de tu chica, bueno, para mi "ABC" estabas a punto de caramelo.... jejejeje, y encima sin el tanga.... pero tenías que haber tomado pacharán ¿lo has probado alguna vez echando dentro unos granos de café? y entonces habrías sido todo un caballero, hecho y derecho, con su porte, solo te faltaba la playa y el caballo, como ese anuncio de cuando pequeño (para que veas que soy viejuno....jejejeje) de la muchacha en la playa del PONCHE CABALLERO

    ResponderEliminar
  7. Miguel lo mismo no me he explicado bien, expresión "me pierde pol dió" para mi gerga significa que lio te lias con esas artes de ligar. Yo tengo otra duda. ¿A qué te refieres con que no me gusta la prosa....? Porque la prosa me encanta pero no se me da tan bien como la poesía. Bueno si no es eso, me lo aclaras.

    Un enorme abrazo!!^_^

    ResponderEliminar
  8. Vengo a darte un triabrazo de domingo, y a decirte que en mi casa tienes un regalito para ti :-)

    Tribesooooooos!

    Marta.

    ResponderEliminar
  9. CONCUERDO un dia sensura total del blog jajajajaja pero que me imagino todooo de pe a pa las canciones fabulosas, besitos

    ResponderEliminar
  10. Jajajajajajaja, me parto

    No es por mal meter pero tu no apruebas en la vida

    Un besazo Malo!!!

    ResponderEliminar
  11. Hola Miguel Ángel, regreso ligero de equipaje a tu bella casa, hermosa historia... gracias por tus letras, aquí me quedo cual okupa, pasa buen día, besos frescos...

    ResponderEliminar
  12. Miguel Ángel de Móstoles4 de julio de 2011, 14:24

    WINNIE:

    ¡Hola Winnie!

    Estoy pensando en colgar un par de post de bricolaje, para así compensar, JAAAAAAAAA.

    ¿Como que me ponía calentón?, ¿sólo te quedas ahí?

    ¡Un besazo!

    TEMUJIN:

    JAAAAAA, siiiiii, con unos zapatos de color beige, JAAAAAA.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Miguel Ángel de Móstoles4 de julio de 2011, 14:26

    OBSERVATORIO GAY GRANATENSE:

    ¡Ey, me acuerdo de ese anuncio!, JAAAAAA (luego lo busco en el Youtube).

    Por sí, estaba a punto de caramelo, perooooooooo, quien debía "comerme" estaba por calentar sólo, SNIF.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    LA SONRISA DE HIPERIÓN.

    ¡Igualmente para ti, POETA!

    ResponderEliminar
  14. Miguel Ángel de Móstoles4 de julio de 2011, 14:28

    ROSANA MARTÍ:

    ¡Hola Rosana!

    La verdad, que mirando hacia el pasado después de haber pasado muchos años, me doy cuenta que nos complicábamos demasiado la existencia. Aún estando claro, lo poníamos todo oscuro. Creo que es por la adolescencia, que nos hace ser así, JAAAAAAAAAA.

    Lo único que hecho de menos de entonces es el poder de fantasear, poder que he perdido.

    ¡Un besazo!

    UNA SOÑADORA MÁS:

    ¡Eres un amor!

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  15. Miguel Ángel de Móstoles4 de julio de 2011, 14:29

    ARIADNA:

    ¡Hola guapetona!

    JOPÉ, ¡no llames al diablo!, JAAAAAA.

    ¡Un besazo muy grande, EXCELENTE TU ÚLTIMO POST!

    FELINA MALA:

    ¿Ein?, ¿qué no apruebe el qué?, ¡como te atreves!

    JAAAAAAAAAAAAAAA

    ¡Un besazo! (aún así, te quiero)

    ResponderEliminar
  16. Miguel Ángel de Móstoles4 de julio de 2011, 14:29

    DON VITO:

    ¡Muchísimas gracias! ¡ Es un placer tu visita!

    ResponderEliminar
  17. A saber cuanta gente se identifica contigo. A ver si puedo seguir toda la historia, que estos días voy a estar en Babia, literalmente, pero trabajando ¡eh!. (Babia, Laciana, etc)

    ResponderEliminar
  18. MIguel Ángel de Móstoles5 de julio de 2011, 7:37

    ¡Hola Rubén!

    ¡BUENA ZONA!

    No tomes la historia como personal, no es así. Sí estaba basada en algunas cosas en hechos reales. Está escrita en primera persona porque me resulta más cómoda, y porque creo que "arranca" mejor la sonrisa.

    Somos de la misma época, y hemos vivido lo mismo. No sé si ahora será distinto, pero entonces nos complicábamos la vida muchísimo, JAAAAAAA.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.