Óptica Calvo

miércoles, 6 de julio de 2011

Las clases de recuperación de verano - IV.

Parte I - Publicado el 29/06/2011
Parte II - Publicado el 01/07/2011
Parte III - Publicado el 05/07/2011

Esperando una declaración de amor, mi bella amica se salió por la tangente y empezó a contarme una historia de romanos.

Amapola me estuvo calentado la cabeza, los sentidos y la entrepierna. Durante 30 minutos me contó una historia de un amigo, el cual era más que un amigo, y con el cual se pasó de amigo y lo perdió como amigo (el amigo era del instituto). Intenté mantener la atención durante la media hora, pero había un par de cuestiones gordas que me distraían en todo momento: ¡joder qué  tetorras!

Mi obsesión de entonces por las mamellas lecheras debía ser algo psicológico, alguna fase que no había superado en la infancia, aunque  con el tiempo cambió, no es que ahora las prefiera pequeñas, es que ahora prefiero la cabeza de quien las tenga, sean grandes, pequeñas, medianas, de cabra, caídas o levantadas. Venir al cine con un escote hasta el ombligo es provocar, ¡digan lo que digan!

De la historia que me contó, no diré que por un oído me entró y por otro me salió, no, como amiga apreciada fue convenientemente escuchada; pero aquellas  pajas mentales con el amigo de 1º de B.U.P., contadas ahora, y encima a mi, y con lo que había ocurrido, o era que quería decirme algo, o era que quería justificarse por algo. Uno que es prudente, eligió la segunda opción.

- Yo.- Vamos a ver, voy a intentar no pasarme, y si me paso me paras. ¿A qué cojones me has contado todo esto?

- Amapola.- ¡Eres un bestia, no entiendes nada!

- Yo.- Bueno, lo que me faltaba, mira, ¡me las piro, vampiro!, cuando te encuentres me llamas, que yo paso de historias chorras y de ser amigo pañuelo. Si estás enamorada me lo dices - dejando pasar unos instanes, tiré la bomba - ¿qué pasa, es eso?

- Amapola.- Sí, ¡joder!, ¡¡eres un cabrón!!

Soy cumplidor a rajatable de la norma: "no te fies ni de tu padre". Su respuesta fue la que fue, en ningún momento dijo: "¡sí, joder, di tí hasta las entrañas!", no, ¡no lo dijo!, así que mejor que ir con tiento que darlo por supuesto.

- Yo.- Venga, voy a pagar y nos damos una vuelta. Me han chivado por aquí cerca un sítio de parejas, ponemos musiquita guapa en el coche y te relajas, ¿te hace?

No dijo nada, asintió con la cabeza y se secó las lágrimas. Pagué rápido y dejé hasta propina, porque empezaban a mirarnos raro.

El sítio era un descampado en la Avenida de la Aviación, al lado de un campo de fútbol de barrio que hay próximo a Fanjul, a unos 300 metros del  desvío de la carretera a La Fortuna, el cual no estaba iluminado. Las parejas de enamorados aparcaban pegados a la cerca de ladrillo enfoscado, y ahí, hacían sus cositas. Yo no había estado nunca antes, lo sabía por un coleguilla.

La música que llevaba en el coche no era especialmente romántica, o que invitara a animarse sin pegar botes; al final escogí del montón a  "La negra flor" de Radio Futura. Elegí esa canción para decirla: "si quieres un amigo aquí lo tienes, si quieres un amante, me lo dices y ya veremos, si quieres calentarme, ¡ya estás corriendo a tu casa, o a hacia quién te quiera aguantar!"


La noche era serena, y el "picadero" ya estaba ocupado con clientes. Menos mal que la iluminación próxima, y la luna llena, iluminaban lo suficiente para elegir acomodo al coche con las luces apagadas. Elegí una esquina, de esa manera sólo tendríamos compañía por un lado. Los coches vecinos tenían sus parasoles correspondientes, fundas, prendas, todo aquello que pueda las ventanillas tapar. Algunos autos botaban, otros se bamboleaban, ¡joder con la gente, no se cortaba nada!.  Yo pasé de tapar ventanas, total, para hablar, ¡qué mas daba!

- Amapola.- ¿Nos vamos al asiento de atrás?

- Yo.- ¡Vale!

El forito (nombre simpático que se le daba al Ford Orion paterno, que luego heredé yo) no era especialmente amplio en el asiento trasero. Los diseñadores tuvieron un fallo en su día, ya que quisieron hacer un maletero inmenso en detrimento de la habitabilidad trasera, pues las ruedas quitaban bastante espacio. Eso sí, el asiento era bien cómodo, con el respaldo alto para apoyar la cabeza, además de estar bien limpio y pulcro, que de eso mi madre se encargaba con esmero.

Amapola había mejorado de humor. Había vuelto a ser la chica dicharachera de antes. Sentada en el asiento de atrás, se asomaban sus piernas, que aunque no eran esbeltas, invitaban a morderlas; como el escote, ¡me la comería cruda ahí mismo!, ¿se dejaría?

Mis manos permanecían en mis rodillas, ella pasó un brazo por mi hombro, y mis ojos se volvieron a clavar en sus pechos, me estaba poniendo malo.

- Yo.- Creo que no ha sido buena idea venir aquí, ¿te llevo a casa?

- Amapola.- Tal vez prefieras andar.

- Yo.- Estamos al lado de el parque de Las Tres Cruces, pero me da un poco de yuyu, mejor nos quedamos en el coche.

- Amapola.- Miguel, ¿tú me deseas?

- Yo.- Matiza la frase "¿tú me deseas?"

- Amapola.- ¿Qué si te gusto?

- Yo.- Depende, ¿te gusto yo a ti?

- Amapola.- Mucho.

Cuando las mujeres decís en ese contexto "mucho", ¿qué quereis decir?, porque yo esa respuesta la encuentra vaga. Yo diría: "me gustas lo suficiente para querer salir contigo", o "estoy enamorado hasta las trancas de ti", o, "a mi eso de follamigos no me mola naaaaada".

- Yo.- ¡Joder tronca!, estás atravesando una pértiga entre dos rascacielos. Yo ya te he dicho en alguna ocasión, a mi manera, es verdad, pero lo entiende hasta un niño, que me gustas. Me he dejado enrollar con el tema de las clases, ¡aún sabiendo que eso era un invento!, me calientas, me enfrías, ¿y ahora me sales con esto?, ¡¿qué me aspen si te entiendo?! No me gustan las personas que me hablan con rodeos.

- Amapola.- ¡Joder!, ¡no es así!, ¡nadie va así!, ¿qué clase de hombre eres?, ¡te estoy pidiendo calor y me lanzas un témpano!

No dije nada. Hacía unos minutos que se había terminado la casette de Radio Futura. Había que relajar tensiones y puse a Miguel Ríos. Los altavoces empezaron a emitir la melodía del cantante granadino.


Me acerqué a Amapola con los ojos cerrados, buscando sus labios. Encontré lo que antes era fruta prohibida: su boca. Empezamos a besarnos suave, sin prisas, labios con labios rozándose, y mientras nos besábamos yo la abracé, y ella correspondió cogiéndome por el cuello. De los besos en el labio al encuentro de lenguas, encuentros de zonas erógenas que suben la temperatura y el deseo. Mis manos habían bajado a su cintura y la había echado a lo largo del asiento, ahora empezaban los morreos.

Me quité la parte de arriba y dejé mi torso al aire, exhibiéndolo, y ella suspiró, y jadeando pidió otro beso. Echándome encima, ofrecí lo que ella pedía, y con una mano subía su falda, hasta alcanzar una liga.

- Yo.- Esto, ¿qué coño es?, ¡una liga!

- Amapola.- ¿Qué haces?, ¡no te despistes!

Ella seguía vestida y yo ya estaba en ropa interior, así que quise que estuviéramos empate. Intenté bajarle los tirantes, no se dejaba, sólo me besaba con pasión; intenté subir la falda bien arriba, pues ya me llegaba el aroma de su sexo y mis receptores de feromonas me habían provocado un hinchamiento, de la parte de abajo, se entiende, y quería ver aquello. Tampoco me dejó, se revolvía, aunque no dejaba de besarme.

Antes prohibiciones, medidas extremas, afuera los gayumbos y que corra el aire, y ella, que vió aquelló, pegó un bote, y se asustó, ¡joder, qué aquello no era nada malo!

- Amapola.- ¡Por el amor de Dios!, ¡guárdate eso!, ¡me apunta como una pistola y me intimida!

- Yo.- Sí, sí, como sigamos así ya verás tú lo que es disparar.

En eso que no me había dado cuenta y nos estaban mirando, era la policía municipal. Uno por un lado, y el otro por delante apuntando la matrícula. Lo que antes era un primor, se quedó en mierdecilla fina. Amapola pasó menos vergüenza, pues no estaba desvestida, yo, pues os podeis imaginar.

Después de vestidos, salí del coche y el cabrón del policía me leyó la receta. A todos los que allí estábamos nos encularon con 30.000 pts. ¡Por algo llevo escribo en la frente: "nasio pa ser pardillo".

Amapola me estuvo animando durante una hora, incluso me dijo que ayudaría con la multa. Yo quería irme a casa, dormir, contar a mi padre lo de la multa, aguantar el chaparrón y dar por zanjado aquello, ¡lo qué no puede ser, no puede ser!

- Yo.- Amapola, por respeto y por aprecio que te tengo, ¿por qué has buscado liarte conmigo?, ¿porque no me negarás que tenías ganas de juerga?

- Amapola.- Porque eres un amigo especial, y quería que tú fueras el primer hombre en tener sexo completo. Llámame tradicional, pero yo tengo que sentir algo más para tomar esa decisión.

¡Tómate esa!, ¡¡tanta ostia para tan poca boca!!

Continuará.

Si en el próximo capítulo aparece el aviso de contenido, no os extrañe.

Muchas gracias a todos por leer esta pastelada. Por cierto, insisto, que esté contada en primera persona no quiere decir que sean mis experiencias personales. Mi vida ha sido muy normal, ¡gracias a Dios!,  y aunque está inspirado en hechos reales, no son los míos. Eso sí, esas calendas estaban a la orden del día en mi adolescencia subida, que es aquella que va de los 20 a los 30. Las generaciones de ahora no se calientan la cabeza con estas cosas, creo.

¡Esto está terminandooooo!

Miguel Ángel de Móstoles








23 comentarios:

  1. Definitivamente: ¡te van a censurar el blog! jajajajaja y ni Amapola ni leches.
    ¿es más subida de tono la siguiente entrega? ¡Cómo nos lo vamos a pasar! jaja Un beso

    ResponderEliminar
  2. Miguel Ángel de Móstoles6 de julio de 2011, 8:01

    ¡Buenos días!

    A ver si van a ser como todas esas personas, que han denunciado al "Defensor del espectador" al Bob Esponja (¡nada menos que el segundo programa más denunciado!), por considerarlo violento. ¡Para mear y no echar gota!, y luego se tragan sin pestañear, EN HORARIO INFANTIL, programas como el "Sálvame".

    Si esto denunciable, por hablar de besos y calores sexuales, entonces el mundo está al revés, y habría que cerrar todo. Pero en fin, que le vamos a hacer si confundimos el culo con la espalda.

    El próximo será muchísimo más, así que estás avisada (que en este me he cortado muchísimo).

    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
  3. Haciendo referencia a tu historia, yo estoy teniendo como un... como lo llamaría yo... ¿coitus interruptus? jajajajaja
    Abre
    Cierra
    Abre
    Cierra
    En la ofi no para de entrar gente leches así no se puedeeeeeee jajajajaja (no me hagas caso, hoy estoy peor "de lo mio")

    Pero bueno al final te he podido leer entero... y ahora no me acuerdo de lo que te quería decir

    ¡Que lastimica de mujer estoy echa!

    En fin

    ¡Que mil tribesos y muchos mas triabrazos!

    ResponderEliminar
  4. Miguel Ángel de Móstoles6 de julio de 2011, 8:59

    JAAAJAAAAAAA, ¡¡pero Marta!, JAAAAAAAJAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    JAAAAAAAA, ¿y ahora, qué te digo?

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  5. Jajajajajajajajajajaja

    Nada, Miguel Ángel, nada

    Jajajajajajajajajaja

    Es que hoy tengo la necesidad de hacer "el idiota" (= día chungo) y te ha tocado aguantarme

    ResponderEliminar
  6. Esto se pone que arde Troya, Madrid y hasta la mismísima Romana. Entre los calores del veranillo y los que no, vamos listos. Las mujeres a veces somos complicadas. Y encima no llevamos libro de instruciones para serlo aún más jajajajajaja. Los videos muy apropiados a la movida entre ese Yo y Amapola (por cierto hice hace años un verso a esta flor), si doy con él lo publico para hacerte los coros.

    Besitos Miguelín eres único jomío.

    ResponderEliminar
  7. Miguel Ángel de Móstoles6 de julio de 2011, 9:20

    UNA SOÑADORA MÁS:

    JAAAJAAAAAAA, ¡¡eso es sanísimo!!, ¡me uno a hacer el tonto contigo!

    JAAAAAA.

    ¡Un besazo!

    ROSANA MARTÍ:

    ¡Hola Rosana!

    JAAAAAAAA, ¡no sois complicadas, sois más listas que el hambre! (y los hombres muy tontitos, el primero yo).

    ¡Pues sí, si lo encuentras lo pones, por favor!

    Los videos son canciones que yo escuchaba en esa época, y que es verdad que llevaba en el coche.

    ¡Un besazo muy grande!

    ResponderEliminar
  8. Este incauto me recuerda a uno que conozco muy bien...

    ResponderEliminar
  9. Miguel,
    estás desatao.
    ¡Ay, la Amapola, lindisima Amapola...!

    ResponderEliminar
  10. jajaja, mira, no sé yo si esa primera persona eras tú o no, perooooo, jajajjjaja, me parto
    a eso en mi pueblo se les llama calienta po...
    jajajajaj, no lo digo que estamos en horario infantil...jajajajjajaajjajajaja
    ains, Miguelín!! qué bueno eres explicando historias...jajaja
    Un besazoooo y mil gracias por la risas, como siempre!!!

    ResponderEliminar
  11. la edad es un eximente?
    en esta circunstancia puede que si...
    ambos eran jóvenes; para ella era su primera vez, por tanto, estaba probando de ahí ser tan poco práctica y llevar un liguero... pobrecilla, qué ilusa!
    intento entender por qué ella actuó de ese modo; que tal vez, no tenga motivos para dejar a su amigo a medias o no pagar parte de la multa (por lo menos algo).

    un abrazo
    :)

    ResponderEliminar
  12. Tienes razón, estas vivencias no son las tuyas, son las de todos nosotros en un momento dado. Somos una generación que tenía que romper con todos los tabús heredados del puritanismo anterior.

    ResponderEliminar
  13. Joder pues sea a quien le paso aquello que cuentas mas arriba la verdad es que te deja cuanto menos insatisfecho algo que sin duda no has hecho tu contandonos esta historia..Me voy mu satisfecho si señor...y eso es mucho...un abrazo...

    ResponderEliminar
  14. Hay un chiste en el que dos amigas dicen: "Yo no soporto que me cuenten un chiste y se queden amedias. Y la otra le responde: -¡Pues yo lo que no soporto es que se queden a medias y encima petendan contarme un chiste!".... jejejeje, en tu caso fue... "Yo no soporto quedarme a medias y que encima me multen"... genial como siempre, y no seas tan explícito, hombre, que ya te imaginaba yo paquetón dentro del slip blanco y esa es una de las imágenes que más me ponen de un tío.... jejejeje

    ResponderEliminar
  15. Miguel Ángel de Móstoles7 de julio de 2011, 9:44

    TEMUJIN:

    ¡Hola mocetón!

    JAAAAA, ¡y a mi , a mi!

    LOLA MARINÉ:

    ¡Hola Lola!

    JAAAAA, ¡el calorrrrrr!

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  16. Miguel Ángel de Móstoles7 de julio de 2011, 9:49

    SENSACIONES:

    ¡Hola guapetona!

    JAAAAAAA, eso se persigue, hacer reir JAAAAA, ¡es de chiste!

    Nos ha pasado a un generación Laura, ya ves que muchos asienten con la cabeza (hombres).

    Por cierto, en mi pueblo se las llama igual, JAAAAA.

    ¡Un besazo!

    ESILLEVIANA:

    ¡Hola mocetona!

    No te pongas a ello, no hay explicación razonable. Son todo tabues (de ello hablaremos la próxima semana).

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  17. Miguel Ángel de Móstoles7 de julio de 2011, 9:52

    RUBÉN:

    ¡Hola Rubén!

    ¡Ay!, ¡¡somos de la mísma época!!

    JAAAAAAA, anda que no nos hemos comido el coco con paridas, y convertido paridas lo importante.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    ALIJODOS:

    ¡Hola mocetón!

    JAAAAJAAAAAAA, ¡no nos quedemos en lo simple!, ¡tú sabes mirar más allá!

    Si te ha entretenido, ¡me haces muy feliz!

    ¡Un fortísimo abrazo!

    OBSERVATORIO GAY GRANANTENSE:

    JAAAAAAAAA, ¡ay mocetón!, JAAAAAAAAAAAAAAJAAAAAAAAAAAAAAAA, ¡pero no tengo el calibre de algunas de las fotos que ilustran tu blog!

    El chiste no lo sabía, JAAAAJAAJAAJAAAAAAAA, ¡¡buenísimo!!

    ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  18. Hola Miguiel Ángel un escrito muy entretenido como me reído jajaja hacia mucho que no la pasaba tan bien en un blog muy bueno fue un gran placer leerte, vengo del blog de mi querida amiga Rosana, me alegro mucho de haber pasado genial escribes muy bien te felicito, me quedare para volver.
    Un gran abrazo que tengas un feliz día.

    ResponderEliminar
  19. Recuperaciones varios de verano-...

    Saludos y buena tarde.

    ResponderEliminar
  20. jajajajajajajajaja
    Me encanta venir a tu blog a leerte, eres muy gracioso, de verdad lo disfruto mucho
    Si te quieren censurar el blog, nos oponemos todos, y ya está! jajajajajaja
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  21. jejejejeje, me parto, Miguelin, con las veces que lo hago cuando vengo aquí, ¡¡ya no me recomponen ni con Súper glue!!
    Muy directo con las paridas, y que “sutil” a la vez con las canciones elegidas, jejeje
    Cuentas verdades como puños, no serás tú el prota de tu historia, ¡¡pero podían ser tantos!!,jajaja
    ¡Ay señor dios mío!, a fin de cuentas me he casado con uno, (toi doblada en 2)
    ¿Qué hora es?
    ¡Voy corriendo a leer la siguiente!!! :D

    ResponderEliminar
  22. Miguel Ángel de Móstoles8 de julio de 2011, 12:21

    GLADYS:

    ¡Hola Gladys!, ¡bienvenida!

    ¡Muchas gracias! ¡Aquí tienes tu casa!

    ¡Feliz fin de semana!

    LA SONRISA DE HIPERIÓN:

    ¡Hola poeta!

    JAAAAAAA, ¡esta, es una de ellas!

    ¡Feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  23. Miguel Ángel de Móstoles8 de julio de 2011, 12:23

    SCARLET2807:

    ¡Hola guapetona!

    JAAAAAAA, ¡de eso se trata!

    Espero que no, ¡jo!, no llames al Diablo...

    ¡Feliz fin de semana!

    EMYTECUENTO:

    ¡Hola guapetona!, ¿qué hace la alegría de la huerta?

    JAAAAAAAAAA, ¡hablaremos del Gobierno!, no, pero sí hay algo real, JAAAAAAAA, ¿así que te has casado con uno igual?, JAAAAA, ¡we are the champions! (la de vueltas que dábamos a las cosas)

    ¡Un besazo y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.