Óptica Calvo

miércoles, 20 de julio de 2011

La lavadora y sus consecuencias.

Me está viniendo bien esta semana, en la que pareciera que el mundo se ha parado de golpe. El estrés de las anteriores me ha dejado hecho polvo. Perdonad si no paso a visitaros con tanta frecuencia (así descansais de mi).

Claudia ha heredado la fascinación mía por uno de los mejores inventos de la humanidad: la lavadora. Le pasa como a su padre, se queda lela mirando el movimiento giratorio del tambor; es algo misterioso, un agujero negro que te atrapa, un placer para las neuronas, que te desconecta de la realidad y te lleva a otros mundos. Imagino que a vosotros os pasará igual, y al que no le pase, entonces que se lo haga mirar, porque es raro.

No sólo el movimiento del tambor me lleva a estados semejantes a fumarme yo sólo una pipa de agua, no, es también el ruido del electrodoméstico el que me eriza la piel, reflejo de las conexiones que se generan en mis neuronas. Desde el sonido, similar a una turbina, cuando está centrifugando, a los originados por las vibraciones, o  al sonido de cisterna cuando se descarga o carga de agua; ruidos, que terminan de golpe cuando se escucha el "clanck", de final de lavado.

Hay una cosa que no quiero morirme sin probar: echar un mantecado con la lavadora centrifugando a máximas revoluciones. Esa vibración, ese soniquete, con ella encima, como si fuera una mesa, y el hombre de pié, en la horizontal, si ambos consiguen equilibrar su movimiento al compás de la lavadora, debe de provocar un orgasmo simultáneo buenísimo, de esos que te deja vacío de fuerzas, y de los que llaman a la policía por los gritos que pegas. Se lo he pedido a Ana, pero me ha mandado a la mierda.

Y es que, como os digo, yo conozco a gente que ha practicado esa postura, y habla maravillas de ella. Ahora mismo estoy recordando lo que me contó el tío Zipuerto, paisano de mis padres, hace muchos años, y que yo, en mi torpe redacción, quiero transmitir a la  Blogsfera.

El tío Zipuerto tenía sus cosas buenas, y también sus cosas malas. Criado en una época, en la que el pensamiento machista era el dominante, no entraba en su dura mollera que los tiempos avanzan, y que el lavar a mano era del pasado. Salustiana, la mujer, tuvo que dejarle sin quitar las zurraspas de los gayumbos durante semanas para que al final se decidiera. Cuando por fin se decidió, se compraron la mejor lavadora, y ya de paso una cocina nueva, un frigorífico de 3 estrellas, dos muebles de sobremesa y cortinas para el baño, ¡joder, ni tanto ni tan calvo!

Instalaron la lavadora en el baño, cosa muy común en los pueblos. Pronto se convirtió en el segundo electrodoméstico preferido del hogar, después del televisor. Dos veces por semana, cargaban la lavadora y la ponían en marcha, dando lustre a las prendas, desde delicadas a los monos de faena. Como diría un castizo: "un señor invento"

Estando una mañana el Zipuerto afeitándose, se puso la mujer a cargar la lavadora. Salustiana estaba en bata, y al agacharse, el macho cabrío debió excitarse. Buenas posaderas en pompa, a primera hora de la mañana, ummmm, ¿estaría el Diablo por allí aburrido?, se ve que sí, pues ese día tocaba lavar la ropa blanca, y, Salustiana, allí mismo se quitó las bragas y las echó a lavar, haciendo montón con el resto de ropa que esperaba.

Las lavadoras de entonces no era como las de ahora, que casi no vibran. Aquella vibraba, ¡vaya si vibraba! Encima, el gañán del Zipuerto no le dió por calzarla como es menester, por lo que su abnegada esposa tuvo que inventarse una artimañana para evitar males mayores. Consistía en subirse encima cuando arrancaba, y de esa manera, estando unos minutos sentada sobre ella, la lavadora llena se "calzaba" y  las vibraciones disminuían. Ese día hizo lo mismo, y estando sentada encima, no pensó en cerrar las piernas, todo lo contrario, no cayendo en cuenta que estaba su marido en otros pensamientos.

Se puso calentorro el Zipuerto, más tontorrón que de costumbre, y estándo la lavadora arrancada con su señora esposa encima, se acercó y la cogío a las bravas.

- Zipuerto.- ¡Ay, Salustiana de mis carnes!, ¿para cuando la niña?

- Salustiana.- ¡Zipur, tú no vales!, no sabes más que darme cabestros, ¡qué cruz!

- Zipuerto.- No sé, tal vez  no lo hacemos bien, ¿por qué no me dejas que te dé un besó, ahí, en la nuca?

- Salustiana.- Para eso no pidas permiso, anda, dámelo, que ahora no pinchas y estás aseadito.

Y Zipuerto le dió el beso, y luego otro, y se pusieron cariñosos, y claro, una cosa llevó a la otra, y el miembro del Zipuerto se empeñó en ponerse duro, y estándo enfilando hacia el lado oscuro, pues no pasó ni un segundo que aquello entró súbito, y en un santiamén se pusieron a follar, con perdón, a hacer el amor.

Estando en el mete-saca, repito, él de pié, y ella sentada encima de la lavadora, que a su vez vibraba pues estaba lavando, hubo un momento que en el fragor del polvo se desequilibró el aparato, y la vibración empezó a aumentar, cosa que no importó a los amantes. No llevarían ni cinco minutos cuando la lavadora se puso a centrifugar, y la vibración inicial pasó a la que tiene un compresor rompiendo una acera, que unido al movimiento rectilíneo de lo ya sabemos, originó que entraran todas las vibraciones en resonancia aumentando la amplitud (imaginaros féminas en el clítores, ¡uaaaa!), que no tardó en llevar al éxtasis a los dos, culminando al mismo tiempo, entre grandes aspavientos y tembleques, con gritos de "¡ay, qué bueno!, ¡vamos, todo dentro!". Aquellos sonidos salieron por la ventana y  se propagaron por el patio, de ahí a la calle y al cielo, y al final por todo el pueblo, que tan alto fue el volumen que se enteraron hasta los del cementerio. Vamos, ¡un señor polvazo!, y encima de los buenos, esos que no durán más allá de un ratejo.

A los 9 meses nació una niña, que se unió a los 3 varones. De padre cetrino, unicejo, feo con cojones; de madre bajita, rechoncheta, pero con hermosa melena y gestos graciosos, nació una niña rubia, de piel muy blanquita, que más pareciera nórdica que manchega, pues sus ojos verde azulados parecían de otro planeta. La llamaron Vanessa, con doble "s"; sí, suena raro, pero debeis de saber, que ya por aquel entonces, se empezaba a poner de moda la gilitontuna de poner nombres extranjeros. 

Vanessa creció y se convirtió en una pedazo de mujer, bueno, bueno, una cacho de tiarrona, ¡¡un bellezón!!,  ¡y no sólo eso!, ¡qué encima se sacó dos carreras! En el pueblo la llamaban "la Vanessa", de mote "la centrifugadora", porque de sobra era conocido que había sido engendrada encima de una lavadora.

Vanessa fue la primera de las mujeronas, rubiacas, de ojazos, con cuerpos de escándalo, que empezaron a nacer por aquellos lares. Yo, que después de ver en los archivos del ayuntamiento, que en el año de 1971 el Gobierno les había dado un premio, por ser el único de España que tenía lavadora en todas las casas, ahora empiezo a atar cabos, y dos conclusiones saco:

1) Me doy cuenta del porqué, un poblacho de 2000 habitantes, tenía hace años ¡4 tiendas de electrodomésticos!

2) Visto el nivelazo del percal que hay en las mujeres de menos de 40 años, y sabiendo que por allí no ha pisado sueco, ni noruego, ni alemán, en siglos, la afición al echar el polvo encima de la lavadora se debió de poner de moda, JAAAAAAAAAJAAAAA.

Si me preguntais si la calidad de los chicos también mejoró, no sé que deciros, yo en esas cosas no me fijo, pero imagino que sí.

Bueno, pues ya estais tardando en poner una lavorada y practicar el mantecado explicado.






50 comentarios:

  1. Ver lavar la ropa a una lavadora en mi caso también me relaja, no sé como explicarlo porque hay que sentirlo así es. La historia me he reído mucho todavía tengo lágrimas jajajajajaja, y es que vaya tela, yo tampoco he práctica el mantecado ese, jajajajaja.

    Besitos de Amistad con todo mi cariño, tienes unos mimos en mi mundo de letras, por el día del amigo, espero que te lleves alguno o todos, estás siempre en tu casa.

    ResponderEliminar
  2. Está visto que yo por la mañana me como letras, tengo hambre de letras, pero me doy cuenta que me he quedado cortita en la palabra cuando he publicado. Discupad y disculpa querido Miguelín.

    Besitos.^_^

    ResponderEliminar
  3. jajaja Me he partido Miguel. jaja SObre todo con esa descrípción de todos los programas de la lavadora..jaja Muy bueno. Un besito y buen día

    ResponderEliminar
  4. Miguel Ángel de Móstoles20 de julio de 2011, 8:22

    ROSANA MARTÍ:

    ¡Hola Rosana!

    JAAAAAAAAAA, ¡yo también me las como (las letras)!, JAAAAAA.

    Pues nada, habrá que probarlo, JAAAAAAA; pero luego no hace falta contarlo.

    ¡Ahora mismo voy!

    ¡Un besazo muy grande!

    WINNIE:

    ¡Hola guapetona!

    JAAAAAAAA, ¡eso está bien!, ¡¡reirse!!, JEEEEEEE. Ya ves, lo que da de si y las consecuencias de una lavadora.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  5. qué buenoooo!!! jajajajajajajaja
    mi lavadora es de carga superior, es decir, no tiene la puerta para ver cómo se mueve la ropa en sus vueltas, peroooo, el sonido es...jajajajajaa
    me duermooooo cuando lo escucho...jajajaja
    ain Miguelín, cómo nos haces reír y qué bien te explicas!!! jajaja, yo creo que hoy más de un@ va a tener un orgasmo nada más imaginandose el momento "mantecao" jajajaja, ya verás nuestra malísima por dónde sale!!! jajajaja

    Un besazoooo triple!! feliz día!!

    ResponderEliminar
  6. Miguel Ángel de Móstoles20 de julio de 2011, 9:23

    ¡Hola Sensaciones!

    JAAAAAAAAAAAAA, ¡es un gran invento!

    JAAAAJAAA, no creo, bueno, no sé, JAAAAAAA!!!!! como el reir, también es bueno para el cuerpo!

    ¡Un besazo, guapetona!

    ResponderEliminar
  7. Hola, Miguel Angel, yo conozco una pareja, amigos míos, que de novios, como a ella no la dejaba salir su padre más allá de las diez de la noche por ser un chapado a la antigua, como pura venganza, iba a estar con ella en su casa, que eso sí le dejaban, y se las ingeniaban para darle al traca/traca con los padres en el salón viendo Informe Semanal, y ellos tras la puerta de la cocina pego que te dale al tema, amortiguados los jadeos por el propio traqueteo de la lavadora, y algo tristemente disfrutaban así como posesos muchos días. Lo malo fue que se les quedó grabada la fijación y no eran capaces de excitarse de otra forma. Les dije, joder, ¿habéis probado metiéndoos los dos en una lavadora industrial y hacer allí la enmienda? eso os "curará", pero no me creyeron.
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  8. A ver si te explicas bien joio,
    Se me ocurrio meter una caja de mantecados de las navidades pasadas y he puesto el centrifugado, y aqui sigo miradon como deseaparecen los mantecaos y na de na como cuanto tiempo falta para tener esa palabreja rara orgasmo multiple..
    la lavadora me la limpias tu //burla

    Jajajaja y que luego digan que la rara soy yo
    Sensaciones cambia de lavadora o nunca sabras lo que es un orgasmo jajajaja y si lo quieres tener multiple por 2 comprate secadora asi te subes encima de la torre a ver quien oño llega de pie a tu altura
    Un besazo!!! juas,juas, me parto

    ResponderEliminar
  9. Pues, se ve que lo de la lavadora se ha extendido porque hay rubias y morenas impresionantes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. A todo le encuentras el sabor de la sonrisa y la alegría. Eres genial!!!!! Un gran abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  11. Doy fe que encima de la lavadora se pueden hacer GRANDES cosas, si, si, si jajajajajajaja

    Un triabrazo grande a repartir Miguel Ángel

    Marta.

    ResponderEliminar
  12. Miguel Ángel de Móstoles20 de julio de 2011, 14:57

    JOSÉ ANTONIO DEL POZO:

    ¡Hola José Antonio!

    AAAJAAAAJAAAAAAAAA, bueno, no es menester contar aquí intimidades, JAAAAAAAAAA (eso sigue pasando).

    El peligro tiene su morbo, y excita más.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    FELINA MALA:

    JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA, ¡no puedo contigo!

    En Madrid no se utilizan secadoras, como en Valencia,JAAAAA, y a la altura de la lavadora yo llego sin problemas, JAAAAA.

    ¡Un besazo!

    DISANCOR:

    ¡Hola Disancor!

    JAAAAAA, siiiiii, pero se habrá extendido el echar quiquis encima, JAAAAAAA.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    SALVADOR PLIEGO:

    ¡Hola POETA!

    ¡Muchísimas gracias!

    UNA SOÑADORA MÁS:

    AJAAAAAAAAA, ¡pero Marta!, JAAAAAAAAA, no comment!!

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  13. Que bueno eres jodío...

    Saludos y buena tarde!

    ResponderEliminar
  14. Eres tremendo, jaja pero oye una pregunta ¿digo que el tío Zipuerto de las leyes de Mendel no tenía ni puñetera idea no?.

    Por cierto, yo me quemé el flequillo un día encendiendo un cigarrillo porque me quedé mirando como giraba la lavadora, así que entiendo tu fascinación, jaja.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. jejejjeeje, Miguelín, ¡¡¡es lo más parecido a dialogar con el pez en su pecerita!!!, jejejeje
    Me refiero a lo de quedarse lelo viendo el movimiento del tambor… sé que me entiendes, porque lo que sigue, jeje, ¡ni por asomo!
    Ay, que dolooooor!!!
    Un día vendrán a rescatarme los del 112 por tener la mandíbula desencajada, ¡y te echaré la culpa! jejejeje

    ¡3 besazos, el más fuerte para Claudia! :D

    ResponderEliminar
  16. Buenas noches

    Un amigo es tu espejo,
    siempre te dirá la verdad,
    a él nada se le oculta y su consejo
    se le compensa con la amistad.

    Ama a tu amigo y bendice,
    cada palabra que te dice.

    Feliz día del amigo

    ResponderEliminar
  17. por pura experiencia pruébalo o probadlo en un lavabo (donde uno se lava las manos) y que no sepáis que estaba a punto de romperse, el resultado genial, te cita a amiga a su casa en la cama para terminar lo que no se terminó, benditos años ochenta.

    ResponderEliminar
  18. La verdad MIGUEL, no sé si ponerme a llorar por el humo que veo sale de tu piso de abajo ( no me hagas caso cosas mías :-) y partirme de risas por la historia de la lavadora de este piso... sinceramente, has contado todo con tal lujo de detalles que yo lo que me pregunto es ... como no explotó la lavadora por los aires soportando a la vez, el centrifugado, el peso de la señora que dices estaba gordita, el de su marido y además la efervescencia del momento ... creo que tamaño aguante, merecería que la hubieran colocado como monumento municipal... ¡¡máxime!! si después gracias a ella mejoró la estirpe de ese pueblo, al modo en el que lo hizo.

    Y sí... meeencanta seguir con los ojos el centrifugado de mi lavadora jajaja todos los días la pongo justo en ese programa para relajarme jajaja


    Un beso MIGUEL... ya veo lo que rías decirme con tu toque humorístico en las entradas.


    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  19. Jaja, mi sobrino de pequeño se metió dentro de la lavadora...
    Y tú, para tener una niña pelirroja, ¿dónde lo hiciste?
    Tamis

    ResponderEliminar
  20. Eres la caña,joío.
    Gracias desde el alma.
    Te quiero.

    ResponderEliminar
  21. jajaja es que cuentas las cosas de una forma...
    Bueno, supongo que cuando consigas probarlo nos lo contarás ;-)

    ResponderEliminar
  22. medio lleno medio vacio..curioso, en unas de mis fotos está puesto...coincidimos en la lavadora y frases, espero que os gusten mis fotos y comentarios..un abrazo desde murcia.

    ResponderEliminar
  23. Miguel Ángel de Móstoles22 de julio de 2011, 8:31

    LA SONRISA DE HIPERIÓN.

    ¡Buenos días POETA!

    JAAAAA, si te echas unas risas leyendo estas tonterías, ¡me doy por contento!

    ¡Un abrazo!

    MARÍA:

    ¡Hola María!

    JAAAAAAAAAA, ¡es hipnótico el movimiento del tambor!

    JAAAA, no María, no, ¡ni idea!, pero él feliz, ¡eso sí!

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  24. Miguel Ángel de Móstoles22 de julio de 2011, 8:33

    EMYTECUENTO:

    ¡Hola guapísima!

    JAAAAAAAAA, ¡reirse es uno de los mejores ejercicios!, ¡¡ELIMINA HASTA LAS ARRUGAS!!

    Aunque, visto lo visto, tendré que pensar en contratar un seguro para que me cubra en esos casos, JAAAAAAAA.

    ¡Un besazo!

    BALOVEGA:

    ¡Hola Balovega!

    ¡PRECIOSO!

    ¡Feliz día también para ti!

    ResponderEliminar
  25. Miguel Ángel de Móstoles22 de julio de 2011, 8:36

    J.G.

    JAAAAAAAA, ¡no lo he probado!, JAAAAAAAA, ¡¡NUNCA ES TARDE!!

    ¡Benditos!

    ¡Un abrazo!

    MARÍA:

    ¡Hola María!

    ¡¡Somos compañeros (en eso de relajarse con la lavadora)!!

    No se rompe, el hombre no se echa encima. Encima está la mujer, a horcajadas, sentada o recostada. Como el protagonista tiene la altura media española, llega donde tiene que llegar de pié, JEEEEE, y si no se llega, se pone un taburete o algo parecido.

    ¡Un besazo muy grande!

    ResponderEliminar
  26. Miguel Ángel de Móstoles22 de julio de 2011, 8:38

    TAMIS:

    ¡Hola mocetona!

    JAAAAAAA, yo conozco también casos como el de tu sobrina.

    Bueno, el quiqui que dió pié a Claudia fue de los peores que habremos echado en toda la vida. Yo no quería. Con eso te digo todo, JAAAAAA.

    ¡Un besazo!

    MORGANA:

    ¡Hola Morgana!

    ¡ME DAS UN ALEGRÓN!

    Bueno, bueno, tú que me miras bien.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  27. Miguel Ángel de Móstoles22 de julio de 2011, 8:39

    MERCEDES:

    ¡Hola Mercedes!

    ¡Muchas gracias por la visita! Es un placer leerte, ¡EN SERIO!

    Si te hace sonreir, ¡GENIAL!

    ALP:

    ¡Bienvenido!

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  28. Joooooo... había escrito toda una respuesta y ¡Zas! se apagó todo!... Qué rabia me da.
    Bueno pues intento reproducirla:

    jajajajajaja... Miguel, que placer leerte y que alegría me ha dado entrar y encontrarme con esta entrada tan fresca, bien escrita y en la que con tan buena pluma me has llevado directa a ese cuarto de baño y a ... sus consecuencias! Y todo por una lavadora! jajajajajaj
    Yo que soy la que pongo la lavadora en casa me he reído de lo lindo.
    Eres un ser que me hace sentir bien, lo que yo llamo "Una buena persona, eso se siente al leerte. Es una pena que no pueda grabar este tipo de entradas porque no sabría pero te doy mi aplauso más apretado y muchos besossss

    ResponderEliminar
  29. Muy bueno Miguel!.

    Saludos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  30. Miguel Ángel de Móstoles22 de julio de 2011, 12:29

    BEATRIZ SALAS:

    ¡Hola Beatriz!

    JAAAAAAAA, ya ves tú, a parte de lavarnos la ropa, también vale para otras cosas, JAAAAA.

    ¡Un besazo!

    DAVID GERBOLÉS PÉRES:

    ¡Muchas gracias David!

    ¡Igualmente para ti y un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  31. Excelente Miguel! me he divertido a lo grande. Mi lavarropas es un trasto antigüo, si vieras que emocion cuando se tapa el filtro, siempre lo espero con snorkel (o como se llame el coso de los buzos) y salvavidas: mi tsunami casero.

    ResponderEliminar
  32. Debo decirte que no me relaja para nada ver el lavarropas, lo único que pienso es en toda la ropa que tengo que planchar...
    Con respecto al otro tema, soy bastante miedosa, no vaya a ser que me electrocute... jjjajajajaja.
    Muy bueno como siempre!
    Besos!

    ResponderEliminar
  33. jajajajajajaaj!!! No he parado de reir, pero hablando en serio ,salgo de prisa a comprarme una lavadora como la de tu tío. jajajaja ¡GENIAL!!

    ResponderEliminar
  34. Todo un clásico del sexo, cojonudo....Eso y echarte la colonia en las partes "nobles" en tu primera cita "sexual" son de lo mejor....

    ResponderEliminar
  35. Hum... a cuantas revoluciones?? jeje. voy a probar un día de estos, a ver el movimiento del tambor, jajaja. Muy buena la historia, caray! lo que da de sí ese movimiento de centrifugado, eh? jaja.

    besos!

    ResponderEliminar
  36. jajajaja... miguel... que te has pasao!!
    jajajajja magnifico relato... un grande el tio Zipuerto...
    me ha quedado la duda de la mezcla entre la libido y la lavadora!! ajajja...
    Felicitaciones como siempre por el escrito, que debo confesar, con esto que has bloqueado el uso del boton derecho del mouse, leo como dos veces cada renglon porque me pierdo jaja... pero vale la pena leerlo una y otra vez a cualquiera de tus escritos.
    Por otro lado gracias por tu comentario en mi publicacion anterior, muchas gracias!
    Un abrazo grandee capoo!!

    ResponderEliminar
  37. Miguel Ángel de Móstoles26 de julio de 2011, 7:55

    MR DUPIN:

    ¡Buenos días!

    JAAAAAAAAA, pues nada, ¡a ahorrar para cambiarla!

    ¡Un fortísimo abrazo!

    CARLA KOWALSKI:

    ¡Hola Carla!

    Imagino que sí habrá algún electrodoméstico que te relaje. En el tema de plancha, ¡coincidimos!, ¡¡la odio!! (yo soy el que plancha en casa).

    Nooooo, eso es imposible, porque en caso de una derivación, salta el interruptor diferencial. Yo, si al final puedo convencer, ¡ya diré que tal!, JAAAAAAAA.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  38. Miguel Ángel de Móstoles26 de julio de 2011, 7:57

    ALMA MATEOS TABORDA:

    ¡Hola Alma!

    JAAAAAAAA, todas vibrán (más o meno), cualquier sirve, y si no vibra, muévela un poco y verás, JAAAA.

    ¡Un besazo, me alegra que te haya hecho reir!

    TEMUJIN:

    ¡Hola mocetón!

    JAAAAJAAAJAAAAAAAAAAAAA, ¡reconozco que yo también me he echado colonia ahí!, JAAAAAAA.

    ¡Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
  39. Miguel Ángel de Móstoles26 de julio de 2011, 7:59

    OLIVIA:

    ¡Hola Olivia!

    JAAAAAA, al máximo que dé, que serán másde 700 r.p.m., JAAAAAA. ¡Ya contarás si es bueno, o no!

    ¡Un besazo guapetona!

    JUAN MANUEL RAMOS:

    ¡Hola Juan Manuel!

    ¡UN PLACER!

    Estoy descansando un poco, porque el estrés me ha dejado hecho polvo; es cuestión de días.

    JAAAAAAA, ¡me encanta que te haga reir, es lo que se persigue!, siento que sea tan compliado leerlo (cuesta a muchos españoles, porque está escrito en lenguaje del pueblo, bueno, más o menos)

    Por cierto, que sé lo que significa "capó", JAAAAA, ¡un fortísimo abrazo para ti!

    ResponderEliminar
  40. Tú siempre pensando en lo mismo. Que tendrá la cosa que tanto te gusta, ja,ja,ja,
    Besos azules
    Ana

    ResponderEliminar
  41. Miguel Ángel de Móstoles26 de julio de 2011, 12:33

    JAAAJAA, ¿yooooooo?, ¿en qué?, JAAAAAAA.

    ¡Besazos!

    ResponderEliminar
  42. Que tal amigo...llevo un verano de aquí para allá y en la parada para leerle me han dado ganas de comprarme una lavadora...
    Muy bueno el texto, el gañan de pueblo en plan el cartero siempre llama dos veces y dile a tu chica que así vais a por la segunda... que se anime...
    un abrazo vloj

    ResponderEliminar
  43. Miguel Ángel de Móstoles27 de julio de 2011, 7:39

    ¡Hola Vloj!

    JAAAAA, pues nada, ¡aprovecha que las hay baratas!

    ¡Ni por esas!, ¡MECACHIS!

    ¡Un fortísimo abazo!

    ResponderEliminar
  44. Hace poco, un amigo se compró una, y la primera vez que la puso, se le olvidó quitar no se qué tacos, y de tanto que vibraba, se fue separando de la pared hasta desenchufarse. Con esa, tiene que ser la leche, eso sí, poniendo un alargador, no sea que se vaya a desenchufar justo en lo mejor, y dejar a medio centrifugar.

    ResponderEliminar
  45. Bicho en mi blog tienes un regalito...Ya se no te lo mereces y es exagerado, pero anfo muy tonta esta semana asi que tengo perdon

    //burla un besazo!!!!

    ResponderEliminar
  46. jajajajajajajajaja eres genial, me he partido de la risa...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  47. Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja!!!! Miguel, eres incorregible, así que a vibración de lavadora, ja, ja ya te veo yo haciendo un mantecado en la centrífuga!

    ResponderEliminar
  48. Miguel Ángel de Móstoles3 de agosto de 2011, 14:16

    RUBÉN:

    ¡Hola Rubén!

    JAAAAA, eso le puede pasar a cualquiera, ¡menudo susto! (y bronca de la parienta)

    SEGURO, SEGURO, todo es probarlo.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    FELINA MALA:

    ¡Como me cuidas, guapetona!

    SCARLET 2807:

    ¡Hola mocetona!

    JAAAAAAAAA, ¡eso está bien!

    ¡Un besazo!

    BLANCA MIOSI:

    ¡Hola Blanca!

    JAAAAA, bueno, estoy de descanso, a lo mejor vuelvo y cambio el chip ;)

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  49. lo que me gustan tus entradas! y después de tanto tiempo siguen sacándome una sonrisa en todo momento!
    que sepas que le pase tu entrada a mi chico, haber si se anima a comprarme una lavadora..xDD

    un besazo!!!

    ResponderEliminar
  50. ¡Hola guapetona!

    ¿Te la ha comprado?, JAAAA.

    ¡Un besazo muy grande!

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.