Óptica Calvo

martes, 28 de junio de 2011

Locura transitoria perenne.

Tenía la intención de publicar ayer un post de  agradecimiento a todos vosotros. El corto camino recorrido en Blogger había llegado al número de 100, que unidos a los de iEspaña, hacen más de 600 posts personales, ¡casi nada!. Como todos sabeis, El Jordi se marchó; no me quedaron ganas de fiesta.

Pasado el luto, estaba decidido a publicar los agradecimientos hoy, pero..... como Homografía Gay Granatense  (http://homografiagay.blogspot.com/) hizo un post muy cachondo, JAAAAAAAAAAJAAA, en el que me incluía, JEEEEEEEE, ¡lo siento, me meo!, y pregonaba a los cuatro vientos que estoy mal del piso de arriba, pues eso, que merece un explicación del porqué estoy tan echado a perder (¿no os doy lastimita?).

Cuando mi madre se quedó en cinta,  fue la mejor de las sopresas  para mis queridos pachurris; los pobres habían perdido toda esperanza de tener descendencia. Al igual que Claudia (ella nació un 19 de marzo, yo un 22), echaron una mierda casquete en pleno calorazo del junio madrileño, y, al óvulo, que debía estar abatido por la flama nocturna, le pilló despitado cuando el más rápido de los espermatozoides entró a saco.

Claudia nació guapa (su pelo rojo es un faro allá donde vaya), de piel blanquita, y encima lista y espabilada; ha salido a su madre. Su padre nació feo, moreno, con la cabeza pepino, y con síntomas de ser más simple que el asa de un cubo.

Crecí feliz, no me puedo quejar, pero nunca llamé la atención por ser listo o espabilado, más bien por todo lo contrario, y sobre todo por torpe, pues recuerdan mis padres, que era el cachondeo de vecinos, paisanos y familiares por mis andares de pato, y mis aterrizajes a lo kamikace, pues antes chocaba en plano cabeza que espalda, barriga o manos.

Llegó la adolescencia y me pilló más resuelto, no en vano había visto que las mujeres eran diferentes por las revistas guarris, y pensé que aún siendo gordo, feo y con granos, me comería un rosco. Como para las mujeres no existía, me dió por jugar al fútbol. Jugador malo era un rato, pero como daba leña, me sacaban siempre un rato; si no mandaba al banquillo algún lesionado, por lo menos se echaban unas risas, porque alguna vez me di un buen cocorotazo con el poste de la portería, o un buen morrazo al intentar hacer la  zancadilla a algún Leo Messi, que haberlos ya los había. Seguía pues, mi carrera de leñazos en el piso de arriba, acumulando y acumulando.

Un verano, con 16 años,  me golpeó en la cabeza el tambor delantero izquierdo de un Renault 6. No calcé bien la barra de torsión y en su liberación el tambor salió disparado, golpeándome en todo la cocorota y haciéndome una gran brecha. Me dolió más el culo que la cabeza, porque del golpe me sentó en el suelo. Aquel golpe asustó mucho a mi madre, a mi padre también, lo deduje por el comentario que hizo:

"Con esa cabeza tan dura, podrías partir piedras de molino"

Si hubiera contabilizado hasta aquella fecha mis golpes en la cabeza, seguro que algún record mundial hubiera batido.

Como tengo problemas con el Reflejo Simétrico del Tónico del Cuello, nunca he sido muy diestro montando en bicicleta, ni en motocicleta o haciendo equilibrios en barra estrecha, así que mientras crecía seguía en mi carrera de estrellarme de cabeza y acumular sufrimiento para mi cerebro. A los 17 me estrellé con la bicicleta contra un muro (mis frenos de zapatilla no hicieron bien su trabajo (1)); de aquel accidente conservo dos cicatrices de guerra en los labios. También me estrellé ese año haciendo gimnasia en la barra, como no, ¡de cabeza!, y como bien saben algunos, queriendo ligar con mozas esbeltas, de los 18 a los 21 algunos leches fuertes me dí, ¡coño, qué en una caí a un canal de riego!, haciendo el bobo con la motocicleta.

Pasaban los años y mi ángel de la guarda hacía horas extras. Era un peligro andante, me golpeaba con todo, la culpa: otro reflejo primitivo que no tengo asumido, que se traduce en ser un despitado allá donde vaya, con tan mala suerte, que termino dándome con todo  magullando mi pobre cuerpo, porque la cabeza, al tenerla tan dura, ya ni me afectaba, eso sí, el cerebro sufriendo y sufriendo.

En el año 2001 tuve un accidente de moto, fue un accidente muy grave, pues choqué contra un tractor que no avisó el giro, saliendo despedido y haciéndome demasiado poco para lo que podía haber sido. Del choque con la cabeza rompí un magnífico casco integral; se puede decir que volví a la vida, ¡menuda cabeza más dura la mía!

Desde entonces, algunos  golpes más me he dado: por arriba, por los lados, por la frente, por todos los sitios. De esos golpes y su acumulación, digo yo que algo me habrá perjudicado, ¿no?

Así que sí, lo confieso, me faltan todos los tornillos, y no hay cerrajero bueno que sea capaz de atornillarlos, porque el casco ya está muy deformado, y ese es el motivo por el que esté tan mal de la azotea. Como le dijo el especialista a Ana:

"Su marido no está tonto, simplemente tiene locura transitoria perenne, y cuidado, que se hereda".

La pobre Claudia se cayó el otro día del sofá y aterrizó con la cabeza, ¡menudo susto! Desde entonces Ana no duerme, cree que ha heredado mis genes.

JAAAJAAAAAAAA.

Dicen que la risa es buena, y dicen que mejor reir por no llorar, yo no me río porque sí, me río para intentar ser más feliz. Siempre he sido un torpe, y los golpes relatados no son coñas marineras, ¡son todos verdaderos, y si miento, que caiga ahora mismo y aterrize con la cabeza!

Aquí sigo, sentadito y sin caerme.

¡Feliz día a todos!

Miguel Ángel de Móstoles

(1) La bicicleta no tenía frenos. Para frenar, retiraba el pié derecho del pedal y lo ponía sobre la cubierta delantera, actuando como una zapata. Cuando iba a toda mecha, con los nervios perdí la chancla y encima me atorullé. Frené gracias a una pared que se interpuso en mi loca carrera.





Etiquetas: , ,

22 comentarios:

  1. Jajajajajajajajajaja por favor Miguel Ángel, no me hagas esto que estoy en la oficina, me van a encerrar porque se creen que me río sola...

    Un triabrazo, luego entro desde casa y te dejo otro jajajajaja

    Marta.

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS SIEMPRE.
    TE LLEVO EN MI CORAZON.

    ResponderEliminar
  3. jajajajajaj, eres increíble...
    Besitosn el alma
    Scarlet2807


    <PD: yo cierro, porque también estoy en la oficina y me miran feo, de tanto reírme sola...jejejejejej

    ResponderEliminar
  4. Bueno pero ¿quien se entera ahora de que eres un cabeza dura y de chorlito? ¿Ana? no ¿Claudia? no, pobre herencia le dejas...y yo....yo mi querido amigo creo que estás como las maracas de machin y eso ayuda (segurito) a que cuando te golpeas la cabeza suene música en tus oidos...
    Dios mio! ya no sé ni lo que digo...total....que te quiero...jaja con cabeza dura o llenade golpes

    ResponderEliminar
  5. pues mira que yo no te siento nada, nada simple, bobo y mal del piso de arriba??
    todo lo contrario, tus relatos me parecen originales, simpáticos y sobre todo, muy divertidos y entretenidos, que los escribes con tanta facilidad y soltura que parece que has nacido con este don jajaja.

    siempre es un placer leer tus historias.

    un abrazo amigo.
    tu hija y esposa, estarán muy orgullosas de su hombre.
    :)

    ResponderEliminar
  6. Jajajajaja. Lleva toda la razon estas como un cencerro, pero sabes lo que me encanto y me hace babear es la foto que te puzo jajajajaja. Ya sabes yo siempre a mi terreno

    Un besazo Malo

    PD. Contesto mi niño y no se enfado :))

    ResponderEliminar
  7. No te ofendas, pero tengo un candidato a superar tu record, tiene dos años y pico, y a este paso, será capaz de dedicarse, en vez de a la construcción, a la destrucción, ya no hará falta la bola esa de la grúa, éste con su cabeza, se vale solo.

    ResponderEliminar
  8. Miguel pero que historia por favor, con lo que me divierten a mi las caídas, jajajajajaja. Recuerdo una…un día de lluvia pero de caer agua, en mitad de la calle por donde tenía que pasar se hizo un charco, me iba acercando e iba pensando; “a que me caigo en el charco, a que me caigo en el charco…” pues dicho y echo me caí de pleno y me moje toda, menos mal que era verano y algo me refresco jajajajajaja. Un señor muy trajeado se me acercó y me preguntó si estaba bien, yo no podía contestarle de la risa que me entró no podía parar, así que me cogió y aún riéndome me levantó. No pude ni darle las gracias y es que soy así de natural cuando me da la risa es que no hay forma de parar.

    Besitos Miguel!!^_^

    PD: Por cierto no te preocupes por tus mega comentarios, tú te enrollas lo que haga falta, no tienes que disculparte jamás de los jamases faltaría plus.

    ResponderEliminar
  9. Hola y buenas noches..

    Me he reído con tu entrada, me ha encantado y la verdad, somos muchos los locos que estamos sueltos, los cuerdos no están tan cuerdos... jjajaja

    Un abrazote y lindos sueños

    ResponderEliminar
  10. Un relato sin desperdicios!!! Jamás pude coordinar para hacer el freno zapatilla, siempre me tragaba el pie la rueda.

    Y no solo eso... tengo algunas propias... recuerdo un ventanal de vidrio demasiado bien lavado, e intentar pasar con la bici por donde no pasa una bici.

    Jeje, Me he reido como loco con tu entrada.Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  11. Miguel Ángel de Móstoles29 de junio de 2011, 7:58

    MORGANA:

    ¡LO MISMO TE DIGO!

    ResponderEliminar
  12. Miguel Ángel de Móstoles29 de junio de 2011, 7:59

    UNA SOÑADORA MÁS:

    ¡Hola guapetona!

    JAAAAAAAJAAAAAAA, no lo entiendo, ¡a mi me gustas más cuando te ríes! ;)

    ¡Un besazo muy, muy grande!

    SCARLET2807:

    ¡Hola Scarlet!

    JAAAAJAAAA, eso se pretende, JAAAJAAAJAAAA.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  13. Miguel Ángel de Móstoles29 de junio de 2011, 8:03

    WINNIE:

    ¡¿Pero Winnie?!, ¿tú también opinas que estoy zumbaooooooo?, ¡vaya de lo que me he enterado!, JAAAAAAAA.

    A veces, es mejor hacerse un poco el loco; otras, es bueno estar loco de amor, y algunas más te puedo decir.

    ¡Un besazo!

    ESILLEVIANA:

    ¡Hola guapetona!

    ¡Gracias por el cumplido!

    Nos hemos empezado a leer hacer bien poco. Yo antes no escribia así, tampoco era esta la temática, incluso era más variado y profundo.

    Cambié porque necesitaba reirme un poco, ya que la situación me quita la risa.

    Si te hace reir, con eso me doy por satisfecho; aunque no me considero un payaso, ni tampoco humorista, con vivir es más que suficiente.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Miguel Ángel de Móstoles29 de junio de 2011, 8:06

    FELINA MALA:

    ¡GRRROAAAAAAR! (es el gruñido de un león, JAAAAAAA).

    Ya hablaremos de la foto que dices, que no lo tengo yo muy claro.

    ¿Así que como Winnie, opinas que estoy como un cencerro?, JAAAAAAAAA. Si alguna vez me conoces en persona, creo que te llevarás el chasco padre (pregunta a Sensaciones).

    ¡Un besazo, mala!

    RUBÉN:

    ¡Hola Rubén!

    JAAAAAAAAA, ¿me hablas de un hijo tuyo, o familiar?, JAAAAAA, tranquilo, que yo era tal cual lo digo (NO ES NADA MENTIRA), siempre estaba golpeándome con la cabeza, y bueno, algo tonto estoy, pero no perdido del todo, JAAAA.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Miguel Ángel de Móstoles29 de junio de 2011, 8:10

    ROSANA MARTÍ:

    JAAAAAAJAAAAAAJAAAJOOOOOOOOJUUJAAAJAAAA, ¡madre del amor hermoso!, JAAAAAAA, ¡¡así me gusta, riéndose de uno mismo!!

    Todos tenemos un caída de esas, ¡no se olvidan nunca!

    Tampoco es cuestión de pasarse. Yo tengo que controlarme un poco, porque sin querer, a veces, escribo demasiado (para luego no decir nada coherente).

    ¡Un besazo guapetona!

    BALOVEGA:

    ¡Hola guapetona!

    Prefiero estar loco, a estar cuerdo y volver loco ;)

    ¡Un besazo guapetona, muchas gracias por los ánimos y por el comentario!

    MR. DUPIN:

    ¡Hola mocetón! (no veas el calorazo que hace por aquí, te cambiaba ahora mismo la temperatura).

    JAAAJAAAAAA, ¿qué me vas a contar?, yo era cabezón, por tener la cabeza grande, y, como tú, por querer pasar con la bicicleta por sítios que no, que había que estar tonto, y... bueno, pues al suelo o accidente.

    Yo también me he dado un par de veces de bruces con un cristal, por no verlo.

    ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Pero Miguelito de mi corazón....vayas historietas de cabeza dura nos has contado...Eras o mejor digo eres un rasto de mucho cuidado...pobre Claudia la que le espera de ser cierto lo de la herencia...En fin me ha encantado esta historieta tuya amigo de mostoles como la empanadilla...Un abrazo...

    ResponderEliminar
  17. Jjajajajajajajajajajja...
    Miguel!! que bueno que eres en transportarnos a tu mundo...
    Fue muy cómico, y sentado frente a la computadora, con la casa en silencio, mi pareja durmiendo a pocos metros... debo decirte que... no importo el sueño que yo tenga... me has hecho reir de una forma que ni te imaginas (soy de esos que tienen una carcajada de nunca acabar unida a unas cuantas cargas de aire en los pulmones) jajaja...

    Me gusta que te rias de ti, pues... como lo dices en la publicacion... te hace mas feliz.
    Y que mas recordando cosas tan hermosas como lo es la niñez.

    Lo de la bici... jajaja... ¡cuantos hemos andado asi! y bajar a toda velocidad en una cuadra de bajada, sin tomar precauciones! jajaja...

    Pues, perdona por alargar... pero me ha gustado mucho!

    Un abrazo grande y fuerte querido Miguel!

    ResponderEliminar
  18. Pero bueno, si mas que una persona, pareces un muro para hacer pruebas. Todos los golpes para tí, abusón.
    El caso es que te lo tomas con humor, que es lo importante, y como dice el refrán "Más vale un susto que un disgusto".
    Seguro que el padre ( o sea tú) no es tan feo, aunque la hija sea guapísima, que no lo pongo en duda. Besitos azules
    Ana

    ResponderEliminar
  19. Miguel Ángel de Móstoles29 de junio de 2011, 16:57

    ALIJODOS:

    ¡Hola mocetón!

    ¡Todas reales!, siiii, JAAAAAA, ¡de verdad, puedo presumir de cabeza dura!, JAAAAA.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    JUAN MANUEL RAMOS:

    ¡Hola Juan Manuel!

    ¡Estás en tu casa, y escribe lo que dé la real gana, y de la extensión no te preocupes!

    JAAAAAA, mejor no pensar en lo poco que hemos pensando en algunos momentos, ¿verdad?, JAAAA.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    ANA AZUL:

    ¡Hola Ana!

    JAAAAJAAAA, mi hija es bien guapa, no lo digo yo, lo dicen los demás.

    Yo antes estaba mejor, ahora, bueno, habría que decir que tuve tiempos mejores.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  20. Yo he de reconocer que en lo de los tropezones (salgo a tres diarios), las caídas (un par) y darme con todas las esquinas de cualquier calle, mueble, puerta... así tengo siempre las piernas, las costillas y los codos echados a perder... he salido en tí a todo... cuando la doctora me diagnosticó mi púrpura trombocitopénica idiopática (una rara enfermedad por la que mi bazo destruye todas las plaquetas que genero en la médula, y que hace que me pueda desangrar internamente en cualquier momento ante el más mínimo golpe, y que se supone que es ya para toda la vida) yo suspiré y le dije a la doctora: ¡Qué tenga cuidado con los golpes, a bonico se lo dice usted! De hecho, mi primer gran logro después de darme el alta en el hospital, fue comerme con la cabeza la encimera de marmol de la vitrocerámica, porque debajo estaba la perra con sus cachorros (habían nacido durante mi ingreso en el hospital)... mi suegra, que pasó por casa en ese momento, al verme tan callado, formal y sentado en una silla muy recto, me preguntó: "¿Y a tí que te pasa?" y yo le respondí (por la leche que me acababa de dar en la cabeza, primera advertencia del hematólogo al salir del hospital) "Nada, observándome a ver si tengo un derrame cerebral" O sea, que te comprendo en todo...

    ResponderEliminar
  21. Jejeejejejjejeee ¡tengo amigas que presumen de leer novelas de tíos con toda clase de premios, jejejeje, ¡no me hagas dar nombres de autores, que con la risa floja puesta, no puedo pensar!!!
    Virgen Santa del Amor Hermoso, ¡lo que se pierden por no estar aquí leyéndote a ti!!!
    Besotes bien gordos XDDD

    ResponderEliminar
  22. Miguel Ángel de Móstoles30 de junio de 2011, 7:38

    OBSERVATORIO GAY GRANATENSE:

    ¡Ostras!, lo cuentas con ese arte que Dios te ha dado y parece de chiste, pero es muy serio. ¡¡TE CUIDADO!!

    Claro, que como eres igual de patoso que yo, te pasará como a mi, que están cansados de advertirnos que tengamos cuidado ;)

    ¡Ten cuidado!, ¿eh?

    ¡Un fortísimo abrazo!

    EMYTECUENTO:

    ¡Hola guapísima!

    JAAAAAAAAAAAAA, ¡¡dilos, dilos, dilos!!, JAAAAAAAAAAAAAAA.

    No te pierdes nada, salvo, a veces, alguna sonrisa.

    ¡Un besazo muy grande!

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.