Óptica Calvo

miércoles, 29 de junio de 2011

Las clases de recuperación del verano.

El verano es la estación del año por antonomasia  para dar clases de recuperación, principalmente  para aquellos alumnos que tengan que presentarse a  los extraordinarios de septiembre; o clases de apoyo, para aquellos que aprobaron.... a base de enviar jamones de pata negra, JAAAAAA, ¡es broma!

Habiendo aprobado el curso, y considerándome que estaba muy desconectado con el género femenino, me propuse tomar unas clases de verano en el arte de ligar con lo más bonito del mundo, que son las mujeres, para así, llegado el otoño, estar más preparado y poder, ¡de una vez por todas!, hacer algo más de provecho que hasta lo entonces hecho.

Tenía elegida la profesora, su nombre era Amapola. El porqué de la elección lo vais a entender bien pronto. Ella era amiga mía, yo era para ella un amigo comparsa. Como todos los amigos comparsas, ella salía conmigo  a solas, nos divertíamos juntos pasándolo muy bien, me contaba sus secretos, me ponía bien caliente, y, cuando estaba a punto de empezar a  arder, sentenciaba: "contigo no, tu eres mi amigo". Estudiante de Filología Hispánica, culta, vasta lo justa, guapa, hay que reconocerlo, se me antojaba que me ayudaría bien y me dejaría suficientemente preparado.

Se lo dije un 30 de junio, de hace muchos años, es como si lo estuviera viendo ahora por pantalla, ella vestía una falda corta y  una camiseta entallada, de pelo moreno, largo, rizado, que adornaba tez muy blanca, no sé si vendría bien o mal peinada, porque no hacía más que clavar mi mirada en su tetorras, ¡madre mía que tetorras!

- Amapola.- ¿Qué miras?, ¡no seas descarado!

- Yo.- ¡Por el amor de Dios!, ¡con ese escotazo vas a provocar accidentes!, ¡vámonos al parque, allí, al lado de la fuente, que me refresco un poco, me calmo y te cuento!

- Amapola.- Vaaaleee, luego vamos a tomar algo, que te invito.

Después de refrescarme en la fuente, elegimos una sombra del Parque de las Tres Cruces, cerca de un lago que allí hay, sentados bajo un frondoso árbol, inicié mi exposición.

- Yo.- Amapola, querida, me tienes que ayudar.

- Amapola.- Tú diras.

- Yo.- Verás, a ver como te lo explico, es peliagudo el asunto, y no sé si decírtelo ahora mismo o dar un rodeo,  estoy hecho un flan de nervios.

- Amapola.- Cuentamelo tranquilo, y tómate el tiempo que necesites. Soy toda oídos.

- Yo.- Pues verás, te explico. Nos conocemos de hace tiempo, y hablamos de todo, y bien sabes que con las mujeres no come un rosco, así que he pensado que tú me ayudes, que me orientes, que me guies en la búsqueda, porque en verdad no hay quien os entienda, no sé si cuando estais diciendo blanco pensais negro, ¡joder, qué cada vez que lo intento me doy la ostia padre!

- Amapola.- Eres muy burro, ya te lo he dicho muchas veces, aunque buena persona. A ver, ¿no dices que en Talavera se te rifan?, ¡no hay quién te entienda!

- Yo.- Si, bueno, ¡pero así no quiero!, no me gusta que me entren a saco, ¡me asuntan!

- Amapola.- Pues querido, tú haces exactamente lo mismo. 

- Yo.- A lo mejor es por el tipo, ¿qué opinas?

- Amapola.- Ummmm, vamos a ver, vamos a ver, que me lías en cuanto me descuido. No vengas con esas porque tú sabes que no estás mal, ¡vale!, estás bien, bueno estás bien bueno.

Menos mal, porque me estaba empezando a mosquear, y en tris se pierde la amistad por un malentendido.

- Amapola.- ¡Eres un presumido!, pero lo peor de todo es que eres un borrico, ¡sí, un borrico! Entras a saco, no tienes tacto, te enfadas como si fueras un niño, ¡ese no es el camino! Si una chica te gusta, lo mejor es ser tu mismo. El tiempo dirá si hay feeling o no, si lo hay, ¿para qué correr y tropezar?, mejor ir poco a poco. A nosotras nos enamoran los hombres que nos entiendan; aunque también es verdad que el físico importa, para que lo vamos a negar. 

- Yo.- No sé ni besar Amapola, no sé que decirlas, me quedo en blanco y soy un  sosazo, y si quiero hacer algo, me tengo que tomar varios lingotazos, y luego, cuando lo recuerdo, no me gusta lo que veo, aunque también es verdad que así es como he triunfado, estoy harto, ¡por favor, ayúdame!

- Amapola.- Lo primero que te recomiendo es leer poesía, y mientras lo lees, imagina que lo estás recitando a alguien. De de esa manera, trabajarás y pulirás el trato a corta distancia. Por hoy ya basta, vamos a tomar esas Fantas, y luego te dejo algo de Alberti y de Cernuda.

Esa noche llegué a casa con un libro y unas hojas. El libro era "Los placeres prohibidos", y las hojas unas copias de unos versos de Alberti, que correspondían a "Canciones para Altair". No recuerdo ni palabra de lo que leí, pero si recuerdo, que del libro me quedó claro que el poeta estaba enamorado, y de las hojas, sólo recuerdo que me gustó, y también recuerdo que esos versos me provocaron fantasías "verdes". Comprendí que la palabra enamora, que el gesto adorna, y que la intención, siendo honesta, puede amansar hasta las fieras.

La profesora me aprobó la primera parte, ¡y sin hacerme examen! Me lo dijo mientras ella se tomaba una Fanta y yo un pacharán. Escuchar a Amapola, cuando hablaba de Literatura, me trasportaba a un destino vibrante, que no sabría describir, de esos que se desean con vehemencia volver siempre que se visitan. Hubo un momento que ella me cogió las manos, y yo, azorado y sin saber que hacer, esperé.

- Amapola.- No eres un diamante en bruto, eres como esos guijarros del río, pulidos y brillantes, que no pasan inadvertidos - mirándome a los ojos - recitó a su Alberti querido:

Subes del mar, entras del mar ahora.
Mis labios sueñan ya con tus sabores.
Me beberé tus algas, los licores
de tu más escondida, ardiente flora.

Conmigo no podrá la lenta aurora,
pues me hallará prendido a tus alcores,
resbalando por dulces corredores
a ese abismo sin fin que me devora.

Ya estás del mar aquí, flor sacudida,
estrella revolcada, descendida
espuma seminal de mis desvelos.

Vuélcate, estírate, tiéndete, levanta,
éntrate toda entera en mi garganta,
y para siempre vuélame a tus cielos.

Me mantuvo la mirada, esperaba algo, sin duda, con mis manos retenidas en las suyas, mis ojos esquivaban sus pupilas. El tiempo contabilizó segundos, 1, 2, 3 y solté con furia su presa para refugiar mis manos en la bebida, el vaso de  licor de endrinas, dulce y  helado, alivió mi calentura y me devolvió al momento, sacándome de mi angustia.

- Yo.- ¡Joder!, ¡vas y me dices eso!, luego dirás que soy burro, pediría un ventilador o un cubo de hielo, ¡me ha subido la temperatura!

- Amapola.- Te has puesto rojo, sudas,  estás violento pero te gusta, no me mientas ni lo niegues, Miguelín, que es mejor esto que decir: "Ey, tía, te comía hasta meados".

- Yo.- JAAAAAJAAAAAA - paré porque me atranganté, el maldito asma - vale, vale, lo pillo, ¡eres mala!, ¿lo sabías?, ¡sí, lo sabes!, ¡eres una bruja!, JAAAAAAAA, como dice el reflán: "ni tanto, ni tan poco", yo no digo eso que tú acabas de decir, JAAAAA, ¡tampoco me veo recitando a Alberti!, no sé, creo que incluso es pedante.

- Amapola.- ¡Hombres!, no veis más allá de vuestro "paquete", te quiero decir que para todo hay un momento, y que lo importante es buscar el momento apropiado.

- Yo.- ¡Vale!, bueno, como voy prograsando adecuadamente, ¿qué es lo próximo?

- Amapola.- Lo próximo es el arte de arrimarse sin dar calor, ¿me entiendes?, bueno, tú de eso, sin tenerlo aprobado, no creo que seas alumno tarugo.

- Yo.- ¿Habrá clases prácticas?

- Amapola.- ¡Por supuesto!, pero tendrás que tener un detalle.

- Yo.- Amapola, ¡qué soy de Móstoles!, lo que haga falta mujer, JAAAJAA, siempre y cuando entre dentro de mi presupuesto.

- Amapola.- Pues esta tarde descansamos y nos vamos para el centro. Mañana, que es sábado, en Moncloa lo hablamos y practicamos.

- Yo.- ¡Camarero!, por favor, la cuenta. ¡Coño, 900 pesetas!, ¡anda, paga tú que tienes más pelas!

- Amapola.- ¡¡Trae, ya pagarás tú mañana los cubatas!!

Continuará.....

Prometo mañana daros la castaña con mis visitas, JAAAAAA, y también prometo que esta historia no será tan larga como la anterior.

Hasta mañana a todos, ¡qué paseis una buena noche!

Miguel Ángel de Móstoles



Etiquetas: , ,




19 comentarios:

  1. Esto promete... jajajajaja me encanta leer "por entregas"

    ¡Un tribeso Miguel Ángel!

    Marta.

    ResponderEliminar
  2. Que te van a censurar el blog!!! jaja
    Que te lo van a censurar....jajaja
    No puedo decir nada más...pero ¡esto promete coño, ésto promete! jaja

    ResponderEliminar
  3. Jajaa... excelente Miguel. Ojalá este nerd tuviera tales profesoras.

    ResponderEliminar
  4. Yo flipo contigo... el blog se llama anapedraza.blogspot, si no tengo mal entendido tú señora esposa, jejejeje, y ella no escribe casi nunca, a decir verdad, tú la mencionas bastante, que debe ser una santa mujer (como Rut, Noemí, Isabel, Judit, Sara y las santas mujeres de Israel), a veces me gustaría saber "su punto de vista" de tus batallitas, jejejejeje.... soy un cabrón, lo sé, per sabes igualmente que te aprecio....

    ResponderEliminar
  5. Vaya tela Miguel que cosas jajajajajaja, me ha gustado mucho la poesía…¿es tuya?, porque si es así, se te da muy bien que lo sepas. La historia que viene después me gustaría conocerla, espero sea pronto.

    Besitos.^_^

    http://poemasrosana.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Ay ay ay ay ay ay aaaaaaaaayyyyyyyyyyyyyyyy… ¡en ascuas estoy! :D
    Estoooo… voy a ver si encuentro algo más de Alberti por la red, jejeje
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  7. Miguel Ángel de Móstoles30 de junio de 2011, 7:38

    Vamos a ver, dos cosas:

    a) Que la historia esté escrita en primera persona, no quiere decir que sea una historia que me haya pasado a mi. Es válido para todo lo que escribo en el blog. Cuando es real, lo digo, y lo insisto, ¡como sois!, JAAA

    La poesía es de Rafael Alberti, lo digo en el texto.

    ResponderEliminar
  8. ESTO SE PONE INTERESANTE. A VER QUE PASÓ CON AMAPOLA.
    bESOS AZULES
    ANA

    ResponderEliminar
  9. (el sábado es el día de Mósteles? ayer lo escuché en algún lado...).

    Arrimarte sin dar calor?? guau.
    necesito leer la segunda parte para también aprender de amapola, nos tiene que enseñar a todas y todos...

    esta lectura está muy entretenida y divertida.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Si que promete....
    jajajajajajaj, no nos dejes mucho tiempo en ascuas...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  11. Hola Miguelin, te cuento que una querida amiga me ha otorgado el premio “The Versatile Blogger”. No, si ya se nota que estos premios nos los dan los amigos, porque ya verás tú qué tiene mi espacio para que me den ese premio.
    El caso es que en vez de nombrar a 2 otros bloggers, me complace dároslo a todos, y además ¡¡lo traigo a domicilio con gastos pagados!! jejeje
    No tenía forma física, así que me he inventado una, toma, te lo dejo aquí ;)
    http://img23.dreamies.de/img/780/b/85p8t2ql7ps.jpg
    ¡Besazos para ti y para tus chicas!

    ResponderEliminar
  12. Miguel Ángel de Móstoles1 de julio de 2011, 15:18

    TEMUJIN:

    ¡Quieto león!, ¡qué las prisas no son buenas!

    UNA SOÑADORA MÁS:

    JAAAAAAAA, ¡¡pero no tonterías como estas!!

    ¡Eres la leche! (y yo te quiero así).

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Miguel Ángel de Móstoles1 de julio de 2011, 15:20

    WINNIE:

    ¡Hola mocetona!

    YAYAAA, ¡no llames al diablo!

    Los versos son de Rafael Alberti, si lo censuran por eso.... ¡es para mear y no echar gota!

    Pues ya sabes como soy yo, que empieza pareciendo algo y termina siendo unaaaa... JAAAA

    ¡Un besazo!

    LA SONRISA DE HIPERIÓN.

    ¡Hola POETA!

    Bueno, si te llega a entretener, ¡me doy por satisfecho!

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Miguel Ángel de Móstoles1 de julio de 2011, 15:23

    MR DUPIN:

    JAAAAAAAAAAAA, ¡no me digas eso!, ¡¡siempre hay almas caritativas que se prestan a estos menesteres!!

    ¡Feliz fin de semana!

    OBSERVATORIO GAY GRANATENSE:

    JAAAAAAAA, ¡eres un cabrocente, pero también te quiero!

    No te creas lo que cuento, ya lo he dicho muchas veces.

    Mi mujer me conoce bien, y pasa olimpicamente de las "mierdas" (que es como lo denomina)que escribo aquí (aunque hubo un tiempo que me leía a diario).

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Miguel Ángel de Móstoles1 de julio de 2011, 15:26

    ROSANA MARTÍ:

    ¡Hola Rosana!

    Noooooo, es de Alberti.

    Pues nada, que hoy ya ha salido la segunda parte ;)

    ¡Un besazo, POETISA!

    EMYTECUENTO:

    ¡Hola guapiiiiisima!

    Seguro que tienes toda su obra, es un gran poeta.

    ¡¡MUCHÍSIMAS GRACIAS POR EL PREMIO!!

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  16. Miguel Ángel de Móstoles1 de julio de 2011, 15:28

    ANA AZUL:

    ¡Hola guapetona!

    JAAAAA, puede pasar cualquier cosa.

    ¡Un besazo!

    ESILLEVIANA:

    ¡Hola guapetona!

    En Móstoles ahora no hay nada, y sus días son:

    El 2 de Mayo
    Y en septiembre el Día de Todos los Ángeles.

    JAAAAAAAA, veremos, dijo un ciego.

    Si te entretiene, me doy por contento.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  17. Miguel Ángel de Móstoles1 de julio de 2011, 15:29

    SCARLET2807:

    ¡Hola Scarlet!

    JAAAAA, acaba de salir la segunda parte.

    ¡Un besazo y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.