Óptica Calvo

martes, 14 de junio de 2011

El Preparador - Parte V

Parte I - Día 8 de junio.
Parte II - Día 9 de junio.
Parte III - Día 10 de junio.
Parte IV - Día 13 de junio.

Cerca de Almendrugal existía un bosque frondoso, atravesado por un arroyo caudaloso. Era el sítio en el que acostumbraba a perderse la Sra. Marquesa con su caballo árabe. Tenía sobornados a los vigilantes de su marido, los cuales la dejaban en paz en sus pensamientos, en sus desvanes, en sus "locuras", en sus cosas. Si eligió la muy noble marquesa aquel bosque para hablar con Arrás, fue para abrir su corazón, no para abrirse de piernas.

- Sra. Marquesa.- Dígame Arrás, parece usted persona ilustrada, y también me parece que de dineros anda escasa, ¡no le pega este trabajo!, dígame, ¿dónde ha estudiado y  de dónde viene?

- Arrás.- Vengo de familia humilde pero hidalga. Dios me dió en el seno de mi madre las ganas de saber, de aprender, y de no juzgar nunca a los hombres por las apariencias. Estudié varios años en el seminario de Toledo, de ahí viene parte de mi cultura. No quise dedicarme a trabajar en el clero, pues no me veo de cura, ni de misionero, ni confesor, si yo soy pecador, ¿por qué acaso tendría yo la potestad de perdonar en nombre de Dios a quienes hayan pecado? Cuando me despedí del seminario empezé a servir como secretario personal, ¡nada menos que del Sr. Conde de Trovalso! Fueron 3 años maravillosos. Aumenté mi sapiencia y disminuyó mi soberbia. También aprendí que en la vida hay hombres y mujeres, que ambos son seres de Dios, y que en nada se distinguen.

- Sra. Marquesa.- ¿Acaso ha visto usted un hombre con el periodo?, JAAAAAAAA, ¡Qué cosas tiene mi buen Arrás!

- Arrás.- Tiene una sonrisa franca, en verdad la digo, y con toda  franqueza, ¡ríase  Sra. Marquesa!

- Sra. Marquesa.- Escucharle me relaja. Si después de esto busca trabajo, yo se lo daría encantada.

- Arrás.- ¿De qué Señora Marquesa?

- Sra. Marquesa.- De persona de confianza. Con usted podría aprender todo aquello que no sé, porque, querido Arrás, saber sé más bien poco, aunque más que mi marido, que él sólo sabe meter en adobo y ganar dinero, y si lo gana es porque quien se lo administra es decente y se conforma con poco. Como verá, mi esposo es una joyita, ¡por algo digo que prefiero siempre a mi caballo!

- Arrás.- Veo que su propuesta es sincera, pero no le veo futuro. No terminaría bien.

- Sra. Marquesa.- ¡Ya! - con cara de fastidio, cambia de tema - dígame, pre-pa-ra-dor, ¿a usted le gusta el conejo pelado, o con muchos pelos a los lados?

- Arrás.- ¿Señora?

- Sra. Marquesa.- No te hagas el tonto, que tengo ya muy calado. Por si no lo sabes, la mujer de Anselmo es mi ama de llaves y  te ha espiado. Esta mañana, mientras te lavabas, ¡por orden mía te ha estado vigilando!, y me ha contado... ¡qué tienes 3 patas!

- Arrás.- Espiar no es buena cosa señora, pero si ver lo que vió la produjo alegría, ¡bienvenida sea!

- Sra. Marquesa.- ¡Dejémonos de tonterías!, ¡enseñáme ya el "material"!, ¿no pongas esa cara?, ¡ah, ya veo!, bueno, cubramos esos remilgos profesionales con dinero, ¿cuanto?

- Arrás.- Cero.

- Sra. Marquesa.- Una palabra mía y mi marido te corta el pescuezo.

- Arrás.- ¡Y detrás a usted por puta!

La clienta golpea al aire con su fusta, buscando la cara y hacer mucho daño; calculó mal y Arrás tuvo reflejos, agarrándola por la mano, ella suelta el arreo, él la mira sonriendo, ella tiene la vena hinchada, su palidez cambió al rojo por cabreo, se masca un desenlace trágico.

- Arrás.- Señora, me gusta el conejo pelado, pero si hay que comer, tampoco me disgusta uno peludo. Relájese y démeje hacer, que a partir de ahora, olvidará sus problemas con esto que le voy a enseñar, observe con atención Sra. Marquesa.

Y Arrás, entre sus calzones, sacó lo siguiente:

Para verlo mejor, guardar la imagen y luego imprimirla.


Siiiii, es un vibrador al uso, JAAAAAA, ¿qué esperábais? Lo que acabais de ver es el mayor descubrimiento del mundo, el vibrador en Europa fue invento español, y, ¿¡qué menos que venir del pensamiento lúcido de un Preparador!?


Os explico un poquito la mecánica del mismo:

El vibrador está construido de madera bien pulida y barnizada. En el interior hay un hueco, en el cual se desliza un peso por una guía. A ambos lados del peso hay muelles, que evita que  el peso coche de forma violenta con  ambos extremos de madera. La guía es sinuosa, para que el peso en su recorrido vaya haciendo movimiento de vaivén. El ángulo del hueco es importante. Está hacia arriba para descomponer la fuerza del peso en componente vertical y componente horizontal. La componente horizontal es aquella que hace que el peso vaya de arriba hacia abajo y viceversa; la componente vertical lo que produce es un movimiento de arrastre hacia arriba de todo el vibrador, para que golpee en el clítoris y lo excite más. En su bajada, el vibrador presiona la base la vajina, pues la componente vertical cambia de sentido.

El mecanismo es muy sencillo. Estando excitada la usuaria, bate el vibrador de forma violenta y se lo introduce por la vagina. La vibración hace que el peso se desplace por su guía, arriba, abajo, y viceversa. La componente vertical original lo antes descrito. En su trayectoria por la guía, como es sinusoidal, hace que el vibrador vibre también lateralmente, produciendo mayor goce. Con una fuerte batida, el peso golpea varias veces en los extremos, transformándolo en embestidas, como si fuera un amante con ganas. 

Una vez introducido en la vagina, el movimiento de dentro hacia afuera crea todo lo antes descrito. En menos de un minuto, estando bien excitada, el orgasmo es menesteroso para dejar a la fémina abatida y sin ganas por un buen rato.

Arrás.- Señora, he aquí su salvación, con esto se correrá viva las veces que quiera. Déjeme ver su conejo, que yo le explicaré personalmente lo que habrá de hacer con semejante invento.

La señora marquesa estaba alucinada. Como si una droga hubiera tomado, no se dió cuenta que Arrás le había levantado todos los refajos, dejando a la vista un monte de venus bien rasurado, y una rajita sin pelos a los lados. Arrás lo empezó a acariciar con su lengua viperina; arriba, abajo, y unos toques con la puntita en el botón del goce, la marquesa se dejó llevar, no quiso poner reparos a la lección magistral.

Arrás hizo que se tumbara en la hierba, con las patas bien abiertas, y con su lengua mágica empezó a hacerle un cuníngulis. Los suspiros primero, los jadeos después, los "¡ay madre qué bueno!", y los gritos por doquier, hicieron que se espantaran las bestias del bosque por aquel estruendo, que no era más que la antesala, porque Arrás batió bien fuerte el invento, y cuando menos lo esperaba, lo introdujo todo adentro, menenando con maestría, a la vez que aquello lamía, y provocando una corrida, que la señora marquesa no supo ni por dónde le venía, ¡tan grande fue el orgasmo, que pensó que se había meado encima!

- Sra. Marquesa.- ¡Ay cabronazo, cuanto quieres por ese invento del gozo eterno!, por cierto, romperás el pantalón si no sacas a pasear la tercera pata.

- Arrás.- Señora, yo soy un profesional, aquí no es momento de sacarla. Por mi invento le pido 100 monedas de plata, y, ¡eso sí!, que esta noche deje que el marques la posea a placer.

- Sra. Marquesa.- Te los doy, ¡vaya si te los doy!, y dile al cerdo de mi marido, que esta noche, cuando el reloj dé las 12, que venga a mi despacho, que allí le estaré esperando, ¡pero que venga bañado y perfumado!, ¡ay!, estaré toda la tarde dale que te pego con esto, ¡madre del amor hermoso!, ¡¡lo que me estaba perdiendo!!

Y con las piernas temblando, se montó la Sra. a lomos de su caballo, y ambos regresaron al pueblo. Arrás a hablar con Anselmo,  y su clienta a seguir probando el invento.

La continuación, en breve, que el cuento va terminando.

¡Feliz día a todos!

Miguel Ángel de Móstoles






30 comentarios:

  1. Miguellllllllllllllllll,tienes una imaginación prodigiosa,ja,ja,ja con que el vibrador lo fabrico un español,ja,ja,ja
    Contigo no puedo Miguel,me matas.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  2. Pero... ¿Ese dibujo es tuyo o lo has sacado de por ahí? Porque me has dejado "ojiplático" y "perpléjico" con semejante esquema... me he meado, cual marquesa, de la risa... ¡yo que pensaba que la marquesa se lo iba a montar con el pobre de ARRÁS! Qué sorpresa me has dado...

    ResponderEliminar
  3. Bueno bueno...de buena mañana a TOPE mIguelon jaja Muy ilustrativo este capitulo....desde luego la marquesa feliz sí que quedó...jaja Ansio leer el final...que promete subir el tonito..... Besos

    ResponderEliminar
  4. Miguel Ángel de Móstoles14 de junio de 2011, 7:45

    VAMOS A VER, ¡QUÉ PARECEIS NUEVOS!

    ¡¡EL DIBUJO ES MÍO (¿no veis que está firmado?), ASÍ COMO EL ESQUEMA Y EL INVENTO!!, ¿QUEDA CLARO!

    MORGANA:

    JAAAJAAAA, ¡¡anda!!, ¡ahora te enteras? ;)

    ¡Un besazo!

    OBSERVATORIO GAY GRANATENSE:

    ¡POS CLARO!

    JAAAAAJAAAA, ¡¡es un Preparador!!, JAAAAAA

    Bueno, todavía no es tarde.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Miguel Ángel de Móstoles14 de junio de 2011, 7:46

    WINNIE:

    ¡Hola Winnie!

    JAAAJAAAA, ¡uy!, a lo mejor te llevas un chascoooooo....

    ¿Has visto que inteligencia la de Arrás?, JAAAAAAA, ¡qué es un profesional!

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  6. De momento el invento es un portento, para la Sra. Marquesa jajajajaja, y un tentempie para hacer boca, no sé yo si se comerá algo, a mí me da que no.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  7. Miguel Ángel de Móstoles14 de junio de 2011, 8:06

    ¡Hola Rosana!

    Ya lo ha dicho Arrás: "soy un profesional", JAAAA

    Por cierto, ¡qué no veo felicitaciones por mi "invento"!, JAAAAA.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  8. Bueno, con la señora marquesa. No sabía de tal invento, y vaya si disfrutó.
    En cuanto al plano de tal aparato, muy bien hecho si señor. Y Arras, a su modo también se lo pasó bien. Veremos el final, je,je,je,
    Besos azules
    Ana

    ResponderEliminar
  9. madredelamorehermosooooooooooo todo lo que me he perdido!!!!

    alucinante el vibrador jjajjaja eres la repera.

    Voy a ver si me puedo poner al día,porque sino,no me entero demasiado.

    besicos.

    ResponderEliminar
  10. MIGUEL...ERES CANSINO¿ DONDE HAY QUE VOTARTE?.
    TE VOY A ATIZAR

    ResponderEliminar
  11. jajajajaja
    menudo ingeniero estas hecho!!
    jajaja

    el texto: divertido, original y también muy técnico... jaja.
    al menos, el señor marqués también podrá beneficiarse de los mecanismos creados por hombres para el disfrute de la mujer.

    un abrazo
    chico escritor.
    :)

    ResponderEliminar
  12. jeje, dibujas y escribes super parecido a mi padre (D.E.P) qué recuerdos :)
    Besos mil!

    ResponderEliminar
  13. Jajajaja Ya solo falta que digas que la Sra. Marquesa fue la primera que hizo una reunion de la maleta roja jajajaja

    Espero con asiedad la continuacion

    Un besazo malo!!!

    ResponderEliminar
  14. Jejejejeje, ¡que cuento tan romántico!
    Que quieres que te diga, me hace ilu que se enamoren… ¡si ej que están hechos el uno para el otro!! jejejejeje
    Menudo ingenio tienes para “elaborar inventos” XD
    ¡Besotes bien gordos y sonoros!

    ResponderEliminar
  15. Oye, oye, eso de componente vertical y componente horizontal para darle un aire sinusoidal, no lo entendí para nada. Lo que entendí es que el contrato del ex seminarista terminó porque la marquesa preferirá ese componente vertical o lo que sea para usarlo con su marido!!!
    A ver si la compone. o él se descompone, pero lo que más me gustó fueron las 100 monedas de plata que vale el bicho ese, y que la marquesa pagó con mucho gusto, ojalá le vaya bien a Arrás, ja, ja,

    ResponderEliminar
  16. Miguel Ángel de Móstoles15 de junio de 2011, 7:46

    MORGANA:

    ¡Hola Morgana, GUAPETONA!

    Es en el banner de "Bitacoras" que hay a la derecha del blog.

    ¡NO TE ENFADES!

    ¡Un beso!

    ANA AZUL:

    ¡Hola Ana!

    JAAAAAAA, de algo tendrán que servir los estudios de ingeniería, ¿no?

    ¡Ya te digo!, en aquellos tiempos no se había inventado NADA, AAAGGGGJAAAAAAAA.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  17. Miguel Ángel de Móstoles15 de junio de 2011, 7:48

    CONXA:

    ¡Hola guapetoooonaaaa!

    ¡¡BIENVENIDA!!

    ¡Cachislamar, cuanto tiempo!

    ¡Un besazo!

    ESILLEVIANA:

    ¡Hola Esilleviana!

    Empieza por el final: "nunca se sabe", JAAAAAA

    Soy inteniero técnico industrial, JAAAAAAAA, ¡y no es coña!

    Si te ha hecho sonreir, ¡ME DOY POR CONTENTO!

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Miguel Ángel de Móstoles15 de junio de 2011, 7:50

    SOL:

    ¡Hola Sol!

    Algo hemos hablado, así que me tomo como algo MUY BONITO QUE ME HAS DICHO.

    Sólo espero, no haberte puesto triste.

    ¡Un beso!

    FELINA MALA:

    ¡Hola wuapetona!

    JAAAAAAAAAAAA, ¡¡espera, espera y verás!!

    JAAAAAAAAAAA

    ¡Un besazo!

    RUBÉN:

    ¡Hola Rubén!

    Pareces enfadado, ¿es así?

    ¡Un abrazo muy grande!

    ResponderEliminar
  19. Miguel Ángel de Móstoles15 de junio de 2011, 7:57

    EMYTECUENTO:

    ¡Hola guapetona!

    ¡Ya sabes que el fondo soy un romanticón!, ¡ay!

    JAAAAA, ya he dicho lo que soy más arriba, JAAAAA, ¿sorprendida?

    ¡Un besazo muy gordo!

    BLANCA MIOSI:

    ¡Hola Blanca!

    JAAAJAAA, claro, claro, y encima sacará un sobresueldo, pero eso se verá en el capítulo siguiente; aunque vete a saber como termina, JAAAAAAAAA.

    Arrás es un soñador. Se dedica a Preparador porque le han "liado".

    ¡Un besazo muy grande!

    P.D. Por cierto, el sistema que describo funcionaría sin problemas.

    ResponderEliminar
  20. Menudo invento, jajaja!
    Eres la repera, Miguel.
    Y completito: escritor y dibujante.
    BEsos

    ResponderEliminar
  21. Miguel Ángel de Móstoles15 de junio de 2011, 14:42

    ¡Hola Lola!

    JAAAAAAAAA, ¡si te produce sonrisa!, ¡ya me hace feliz!

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  22. jajajaja! Mira vos! Asi que por esa epoca apareció el famoso invento!
    Increible el dibujo!

    ResponderEliminar
  23. Miguel Ángel de Móstoles16 de junio de 2011, 8:37

    ¡ME ALEGRA QUE TE HAYA HECHO REIR! Eso es lo que se pretende.

    ¡MUCHAS GRACIAS TAMBIÉN POR IR LEYENDO CADA UNO DE LOS CAPÍTULOS!


    ¡Un fortísimo abrazo!

    ResponderEliminar
  24. Cómo voy a estar enfadado, ¡tu estás loco! si me encanta, pero oye, que me quedé sin palabras. Si es de lo mejor que me he encontrado.
    Solo me enfado cuando me critica un anónimo.

    ResponderEliminar
  25. Miguel Ángel de Móstoles16 de junio de 2011, 15:20

    Bueno Rubén, JEEEEE, ¡muchas gracias! Si te ha hecho sonreir, ¡eso es lo que me gusta!

    Yo no he tenido anónimos desconocidos, ¡cruzo los dedos!

    ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  26. Nada, que he tenido que ir a la Wikipedia: "A finales del siglo XIX, los "tratamientos" con vibradores eran uno de los servicios más populares ofrecidos en los balnearios de lujo en Europa y Estados Unidos."

    Jo ... lines, de lo que se entera uno.

    Bueno, dejo los dos últimos capítulos para mañana.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  27. Miguel Ángel de Móstoles21 de junio de 2011, 8:03

    JAAAJAAAAAAA, ¡¡te has quedado a cuadros!!

    El vibrador del dibujo es invento mío. Son recordatorios de la clases de física, y el efecto que indico es real. YO NO LO HE CONSTRUIDO. Tampoco sé como son por dentro.

    Lo que has leído en la Wikipedia ya lo sabía, me lo contó una amiga hace casi 20 años, y no me lo creí. Entonces no había internet, así que me trajo un par de libros en dónde hablaban de la histeria, incluso venían fotos de recortes de periódicos del primer cuarto del siglo XX, en donde se anunciaban vibradores al lado de tostadoras o lámparas, JAAAAAAA, ¡qué cosas!

    ¡Espero que te guste el final!

    ¡Un fortísimo abrazo!

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.