Óptica Calvo

jueves, 9 de junio de 2011

El Preparador - Parte II

La parte I en el post anterior.

LLegó a Almendrugal el señor marqués a lomos de su caballo negro. Con aires  de suficiencia, preguntó a Teodora  por su marido (que era su mano derecha).

- Marqués.- Teodora, ¿dónde coño está tu marido?

- Teodora.- Sr. marqués, ¡cuanto honor!, está el establo, tardará un poco....

- Marqués.- ¡¡Anselmoooooo!!, ¡deja lo que estés haciendo y ven aquí inmediatamente! - a la vez que gritaba miraba hacia el establo, esperando la salida del demandado para abroncarle por no salir a recibirle.

Salió Anselmo levantándose los pantalones, raudo y presto se inclinó ante su "dueño"

- Anselmo.- ¡Cuando honor Sr. marqués!

- Marqués.- ¿Qué andabas haciendo?

- Anselmo.- Cagando Sr. marqués, echando una buena plasta para saciar el picoteo de las gallinas.

- Marqués.- ¡Serás cerdo! - mientras le daba un puntapié desde su caballo en las costillas - ¡no se dice cagar, se dice hacer aguas mayores!

- Anselmo.- Disculpe mi ignorancia Sr. marqués, soy un pobre bruto, que lo único bueno que le ha dado Dios es servirle a usted. Dígame, ¿qué hay de bueno para que haya venido al pueblo?

- Marqués.- Tengo que hablar contigo. Vámonos al arroyo y allí te cuento, es importante. ¡No sé como podeis vivir así, entre moscas y entre mierda!, ¡¡no valeis para nada!!, ¡no mereceis ni el aire que respirais!

A un kilómetro de Almendrugal pasaba un arroyo, el cual surtía de agua al pueblo. En su discurrir, en un meandro, hacía una pequeña playa, que rodeada de pinos la hacía acogedora y discreta. El marqués había bajado de su caballo, ayudado por Anselmo, y sentados a la sombra, cambió los aires chulescos por otro más humano; empezó a hablarle como a un hermano.

- Marqués.-  Anselmo, tengo problemas. Acudo a ti porque te tengo ley, y porque sé que me ayudarás de forma desinteresada.

- Anselmo.- ¡Lo qué usted mande Sr. Marqués!

- Marqués.- Verás, no consigo follar con la señora marquesa. Al principio hicimos algo, pero ahora no hay manera. Se me ha vuelto remilga Anselmo, dice que huelo mal, ¿te huelo yo mal Anselmo?, ¿dime?

- Anselmo.- ¡Huele usted a pradera recien mojada!, si me lo permite Sr. marqués.

- Marqués.- Pues eso, que no hay manera. Pasa el tiempo y no se empreña, y claro, ya tiene una edad, ¡con 26 años pronto no podrá ni con la peluca! Si no la empreño pronto, y encima si no es  varón, estoy jodido Anselmo, se perderá mi estirpe por lo siglos de los siglos.

- Anselmo.- Sr. marqués, ¿qué podría yo hacer?

- Marqués.- Encima, no me explico como lo haceis. Todas las tardes, al caer el alba, me doy un paseo por el pueblo, ¡os dedicais a follar pecadores!, ¡¡sobre todo tú y tu manceba!!, ¡os oigo!, ¡¡no me explico como sólo habeis tenido dos varones y una hembra, estándo todo el día dale que te dale!!, porque trabajar no trabajais, pero para el placer, ¡joder, estais siempre dispuestos!

- Anselmo.- Bueno, no sé, nos entra las ganas, y ya sabe usted, somos animales de bellota, no pensamos, somos tontos, y como tontos que somos, nos da por hacer tonterías. No tenemos más hijos porque nuestro Señor Dios no lo ha querido, pensará que no merece la pena llenar la tierra de escoria como nosotros.

En realidad, Anselmo sabía que haciendo "la marcha atrás" había más posibilidades de no quedarse su mujer en cinta. No eran tontos, ¡se hacían los tontos! Las condiciones de miseria en las que vivían, el trato humillante que recibían, la nula ayuda del clero, les espabilaba a la fuerza. Simplemente querían tener un plato de comida al día con el que vivir, un techo en el que dormir, y, si venían ganas, pues eso, ¡a disfrutar, joder, que no todo iba a ser pecado! Las moscas, la pobreza, la misera, no era por decreto divino, era porque estaban sometidos a un señor feudal.

- Marqués.- He pensado contratar los servicios de un Preparador. ¿Sabes lo que es un Preparador Anselmo?

- Anselmo.- Sí, es un persona que se encarga de "preparar" a las doncellas para que lleguen dispuestas al acto.

El marqués estaba perplejo, ¡no daba crédito!

- Marqués.- ¡Anselmo, me has dejado sin palabras!, ¿tú como sabes eso?

- Anselmo.- Verá Sr. marqués, si me permite vuestra excelencia, tengo un primo que se dedica a esos nobles menesteres. Se llama Arrás  y vive a 2 días de aquí.

- Marqués.- ¿Arrás?, ¡ese nombre no es cristiano! Quisiera conocerle, a lo mejor le contrato. Sal esta noche sin falta a su encuentro, y me lo traes a palacio. Ya veremos si hacemos algo.

Arrás era primo hermano por parte de madre de Anselmo. Había estudiado en seminario, y aunque pobre era apuesto, dulce, y ducho en versos. Pensó Anselmo en él nada más escuchar al pesado de su jefe, como una iluminación mariana, se le alumbró el cerebro. Entre Arrás y él sacarían unos buenos cuartos al marqués; total, para preparar a la señorar marquesa, con echar un buen chorro de pacharán al chocolate de la merienda era más que suficiente. Era menester engañar al marqués, conquistar a la marquesa, y cobrar buenas perras. Andándose con ojo, saldría todo bien.

Salió por la noche Anselmo, después de echar de comer a las bestias, cenar, mandar al pajar a dormir a la prole, y echar el casquete de turno, ¡qué estaría nada menos que 4 días sin pecar! (dos para ir, y otros dos para volver).

El 2 de agosto del año de gracia 1790, llegó Anselmo a La Torrada, pueblo donde habitaba Arrás con su hermana. Un ligero almuerzo, dos horas de ayuda cargando paja con su tío, y ambos dos se reunieron bajo una higera a prepararlo todo.

Mañana, más (lo intentaré).

¡Muchas gracias a todos!

Miguel Ángel de Móstoles





28 comentarios:

  1. ¡Se te ha visto el plumero en la frase "total, con echarle pacharán en el chocolate de la merienda todo estaba arreglado"! Me iba a atragantar con el café de la risa, me has recordado al padre de la chica griega en la peli de "mi gran boda griega" que todo lo arreglaba con limpiacristales.... ¡tú lo arreglas todo con pacharán! Que la marquesa está remilga: ¡pacharán! Que los niños no quieren hacer los deberes: ¡pacharán! Que te sale un orzuelo: ¡pacharán! Que gana tu equipo de fútbol: ¡pacharán!.... ya te vamos conociendo, jejejejeje

    ResponderEliminar
  2. Miguel Ángel de Móstoles9 de junio de 2011, 8:16

    JAAAJAAAAA, ¡sí, lo recozco, ME ENCANTA EL PACHARÁN!

    Es elixir de Dioses.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Ansiosa me hallo esperando el "mañana más..."
    Eres un artista, ¡que lo sepas!

    Un triabrazo enormeeeeee

    Marta.

    ResponderEliminar
  4. Que buen relato, tú sólo tú puedes hacerlo así de bien, sacarnos unos risas matutinas y dejarnos intrigados hasta mañana, eres genial Miguel.
    Por cierto no hay trato, porque bien te dire mi querido amigo no eres un garrulo, pero te cedo mi poesía con gusto.

    Besitos en el aire con cariño, gracias por ser y estar, por ser natural como la vida misma, acaba de pasar un feliz día.

    ResponderEliminar
  5. Me parece que como no espabiles tú serás el preparador.
    besos cielazo.

    ResponderEliminar
  6. Soy realista Miguel, hice algo de prosa, narrativa también, pero sinceramente considero que se me da mejor la poesía o el verso. Y tú lo haces muy bien tu prosa, esos relatos tan divertidos y que no sabes si pueden ser o fueron, o porque no, podrían ser. Soy una poeta nata, que libera sus sentimientos haciendo poemas o versos libres sin más.
    Si os llego me doy por satisfecha. Y tus relatos me encantan, tenías que ver la carita que se me pone cada vez que los leo, lo haces bien y además me encantan, vamos que disfruto total.

    Besitos y siento que no estés de acuerdo, pero es mi forma de sentir y de ser, gracias de verás.

    ResponderEliminar
  7. Qué gracioso eres, Miguel :-)
    esperamos la continuación !!
    besos

    ResponderEliminar
  8. Pues, a esperar con impaciencia la continuación de una historia tan maravillosa y además, magistralmente escrita.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja, me encanta venir a leerte, siempre salgo de tu blog con una sonrisa.
    Gracias.
    Besos y susurros muy dulces

    ResponderEliminar
  10. Este relato va GENIAL Miguel...eso sí, lo de los 26 años te lo echaré en cara toda la vida....Claro que debo pensar que en esa época eso era mucho...¡leñe! Un beso y terminalo que me muero de ganas

    ResponderEliminar
  11. Ostras, me has dejado con las ganas de saber que va a pasar. Aver por donde salen el Anselmo y Arrás. (desde luego de tontos no tienen nada de nada)
    Besos azules
    Ana

    ResponderEliminar
  12. Yo me debí de caer en la olla del pacharán de pequeño, como Obelix en la olla de la pócima mágica.

    ResponderEliminar
  13. Hola Miguel Angel...

    Que relato mas estelar.. siempre tan genial amigo, vendré a leer como continua,..gracias

    Un abrazo grandote

    ResponderEliminar
  14. Uysssssss que semanita llevas...

    Seguira la peripecias de Arras, no sera un Richard Gere?

    Un besazo malo

    Esto sigue sin pitarme...
    Paraaaa no me mandes a Arras

    ResponderEliminar
  15. Miguel Ángel de Móstoles10 de junio de 2011, 7:35

    UNA SOÑADORA MÁS:

    ¡Hola guapetona!

    ¡Qué me pones como un tomate!

    Si te hace sonreir, ES MÁS QUE SUFICIENTE.

    ¡Un besazo!

    ROSANA MARTÍ:

    ¡Hola Rosana!

    Bueno, no entremos a discutir de las cosas bellas, lo importante es que podamos disfrutar de ellas.

    Escribir tonterías que puedan provocar la risa es fácil, escribir tonterías bien, que puedan provocar risa y más emociones es cosa de escritores.

    Yo disfruto mucho con tu poesía. Espero seguir leyéndote por muchos años más.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  16. Miguel Ángel de Móstoles10 de junio de 2011, 7:40

    MORGANA:

    ¡Hola guapetona!

    No entendido lo que quieres decir 0_0

    ¡Un besazo!

    MERCEDES:

    ¡Hola Mercedes!

    JAAAAAAA, si te hace sonreir, ¡eso es lo importante!

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  17. Miguel Ángel de Móstoles10 de junio de 2011, 7:41

    DISANCOR:

    ¡Hola Disancor!

    ¡MUCHÍSIMAS GRACIAS!

    ¡Un besazo!

    YAMAYA:

    ¡Hola Yemaya!

    ¡Me alegro muchísimo!

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  18. Miguel Ángel de Móstoles10 de junio de 2011, 7:43

    WINNIE:

    ¡Hola Winnie!

    ¡Claro, porque es otra época!

    ¡Muchísimas ganas!, a ver lo que sale, JAAAAA, ¡¡un churrazo!

    ¡Un besazo!

    ANA AZUL:

    ¡Hola majetona!

    ¡Cualquier cosa!, porque saldrá sobre la marcha, JAAAAAAA.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  19. Miguel Ángel de Móstoles10 de junio de 2011, 7:45

    RUBÉN:

    ¡Hola Rubén!

    JAAAAAAAA!!!!!! ES ELIXIR DE DIOSES.

    ¡A mi me encanta!

    ¡Un fortísimo abrazo!

    BALOVEGA:

    ¡Hola Balovega!

    ¡Muchísimas gracias por tus visitas y comentarios!

    ¡Un besazo!

    FELINA MALA:

    ¡Hola guapetooooona!

    JAAAJAAAAA, pues.... no lo había pensado, me lo voy a plantear.

    Yo también tengo problemas, GRRRRRRRR.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  20. jejejeje, ¡que gracia tienes contando las cosas, hodío!!!
    Ayer no puede venir, pero el lado bueno es que hoy ¡¡tengo ración doble!!!!

    Oye, una cosita… jejeje, ¡que yo tampoco he entendido a Morgana!
    Me alegra ver que tú tampoco, ¡ya pensaba que soy muy tonta!, jeje
    3 MUAKAS, bonico, solo 1 para ti ;)

    ResponderEliminar
  21. Miguel Ángel de Móstoles10 de junio de 2011, 19:54

    ¡SEÑOR DAME PACIENCIA CON EL SERVICIO MIERDOSO DE BLOGGER!

    ¡Emy, guapetona, JAAAAAAAAAA, me alegra que te haga reir! (dicen que despues de hacer el amor, es lo mejor ;)

    ¡Un besazo que vale por 3 para ti!

    ResponderEliminar
  22. Antes de enrollarme demasiado, a ver si puedo comentar...

    ResponderEliminar
  23. Siiiiii!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  24. No se que me ha salido aquí raro para comentar y se me ha olvidado lo que iba a decir. Pero comento igual, porque hasta ahora hay 23 comentarios que riman con los 23 de Arrás, y no se puede dejara ahí.
    Eres un fenómeno.

    ResponderEliminar
  25. Miguel Ángel de Móstoles13 de junio de 2011, 11:25

    LOLA MARINÉ:

    ¡Hola guapetona!

    JAAAAAAA, a ver si se van solucionando los problemas....

    ¡Un besazo!

    RUBÉN:

    ¡Hola Rubén!

    JAAAAAAAAAAAAAA, ¡no te digo nada! ;)

    ¡Un fortísimo abrazo!

    ResponderEliminar
  26. Muy graciosa la conversación.
    Sos un genio con los diálogos Miguel!

    ResponderEliminar
  27. Jolines, las mil y una cualidades beneficiosas del pacharán ... Vamos a por otro capítulo.

    ResponderEliminar
  28. Miguel Ángel de Móstoles21 de junio de 2011, 7:58

    RECORRÉ ARGENTINA:

    ¡Muy buenas!

    JAAAAAA, no, no, ¡pero si te ha hecho reir, me haces feliz!

    ¡Un abrazo!

    CELEBES2:

    ¡Hola mocetón!

    JAAAAAAAAAAAAA, ¡¡¡lo mejor que hayyyy!!!

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.