Óptica Calvo

miércoles, 8 de junio de 2011

El Preparador - Parte I

El Preparador es una profesión ya desaparecida en la Celtiberia. No hay mucha bibliografía al respecto, y la verdad, no entiendo el motivo de no ser extensa. En España tuvo trabajo hasta el siglo XIX; luego la sociedad se fue transformando  y su figura se diluyó, como un azucarillo en café caliente. 

Hace unos siglos, cuando la sociedad española era una sociedad feudal (y no hace falta irse a la Edad Media), si un noble español tenía problemas para yacer con su señora esposa, podía acudir a la figura de el Preparador. Preparadores en España no creo que hubiera más de 3 personas en un mismo periodo, enseguida os explico el porqué.

Empezaremos por decir, queridos lectores, que el Preparador era un ser misterioso.  Un Preparador no era persona que se conociera de forma pública, ¡para nada!; primero por su profesión (discreción ante todo), y segundo porque literalmente se podían bañar en monedas de plata, por los honorarios que cobraban. No era menester fardar de talega, y menos ser indiscreto con aquellas "pacientes" que "curaban".

Si el analfabetismo era lo más normal del mundo en aquella España, no vayáis a pensar que los miembros de la nobleza  eran "cervantes". Por regla general eran más bastos que una bragas de esparto. Para ellos, sus señoras esposa eran simples máquinas de hacer herederos, sobre todo varones, llamados por Dios para seguir la estirpe en la Tierra de su muy noble condición. Tampoco es que la limpieza y finura fuera como ahora, ¡je!, echar un casquete en la mayoría de los casos eran como ver copular dos perros.

Si la señora marquesa, condesa, o grande de España,  se negaba a que aquel grasiento, peludo, sudoroso, y asqueroso marido, por muy noble de reino que fuera, la penetrara y echara su simiente, y, si la intermediación de brujas, hechiceras, miembros de la iglesia, familia, etc. etc., tampoco la convencían para seguir la recta vía, entonces, y sólo entonces, se contrataban los servicios de un Preparador.

El Preparador no era un gigoló como hoy en día conocemos. Tampoco era un mamporrero. Debía de ser una persona con la más amplia cultura, en todas las disciplinas, capaz de enamorar a la señora con versos, con sonetos, o redondillas. Debía de ser guapo, o por lo menos atractivo. ¡Descuidado sin pensarlo!, a la última y siempre bien vestido. ¡Nada de lavarse una vez al año!, de aseo diario, de perfumes caros, de sonrisa blanca y entera; resumiendo: un señor que pusiera "a tono", sin tener que recurrir ni a tocamientos (aunque si estaban permitidos guiños, roces, o cualquier otra cosa que aumentara la pasión) y sin utilizar ni medicamentos, ni unguentos, ni drogas. Tengan en cuenta, que en todo momento estaban vigilados, no fuera a ser que al contratante le salieran unos cuernos de macho cabrío. El trabajo de tan rara profesión no podía durar más allá de 3 jornadas, ya que eran requeridos por toda España, y, sus emolumentos eran de los que arruinan hasta el mejor banquero.


El poder del cerebro, ante estímulos eróticos: imágenes, susurros, deseos al oído, roces con cariño, palabras bonitas en puestas del sol, por ejemplo, nos erotiza y nos deja más predispuestos a perder la cabeza y llegar al deseo. Hoy en día, el internet, las revistas guarris, la T.V., o cualquier otro medio audiovisial, puede servir para ponernos berracos; pues eso es lo que hacía, ni más ni menos, un Preparador.

Con esta breve introducción, les explicaré por partes la historia de un aprendiz a "Preparador". La historia ocurrió en Almendrugal (http://anapedraza.blogspot.com/2011/04/breve-historia-de-almendrugal.html) en una época en la que ya reinaban los Borbones en España.

El Marqués del Cuello Alto, señor de aquellas tierras, aquellas bestias y aquellos habitantes, no conseguía "meterla en adobo", esa era su expresión, con la  señora marquesa, de nombre Agripina. Apesadumbrado por tan grande contratiempo, penso en un Preparador; pero como era agarrado de bolsillo, quiso pedir opinión a el "mendrugo", su jefe de cuadras.

Será mañana, o pasado mañana, cuando sepamos la conversación entre el noble y el vasallo.

Continuará...

Miguel Ángel de Móstoles









20 comentarios:

  1. MIGUEL,eres una biblioteca ambulante,,ejke lo que tu no sepas.....besos por mil.

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno! Como dice mi Morgana eres una cajita de sorpresas con tu VASTA cultura....Espero la continuación Un beso

    ResponderEliminar
  3. ¡Uy, uy, uy... conociéndote.... que mal pinta esto! Jejejejeje.... y yo que pensaba que ibas a hablar de... ¡los preparadores de oposiciones! Como siempre, me has sorprendido...

    ResponderEliminar
  4. Un poco de historia nunca viene mal, esa culturilla tuya está de lo más acorde, lo que viene después ya se verá pero abre claramente la puerta de un relato de lo más surrealista jajajajaja. ¿O me equivoco?

    Besitos Miguel como siempre un placer pasar por aquí y leerte, porque con la tontería se aprende además de que te ríes a la vez, pasa una estupenda semana.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Miguel Angel, trágica figura la del preparador, una especie de Moisés, que nunca ve la tierra prometida, ¿o sí la ve y la besa?. La historia promete y promete, como el preparador, hasta que ...
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  6. Miguel Ángel de Móstoles8 de junio de 2011, 15:34

    JAAAAJAAAAAA, ¡perdón, se me escapa la risa!

    MORGANA:

    ¡Hola majetona!

    Uy, ¡tú es que me tienes mucha estima!

    ¡Un besazo guapetona!

    WINNIE:

    ¡Hola Winnie!

    ¡MUCHAS GRACIAS!

    En realidad no está nada escrito, ni preparado. Es una idea, y escribiré según me venga. Saldrá un churro, pero bueno, no nací para esto. Si entretiene, ¡ya me conformo!

    ¡Un besazo y hasta mañana!

    OBSERVATORIO GAY GRANATENSE:

    JAAAJAAAAAAA, ¡esos son para hacerles un monumento!

    ¡Un fortísimo abrazo!

    ROSANA MARTÍ:

    ¡Hola Rosana!

    No sé, te digo lo mismo que a Winnie, me lo inventaré sobre la marcha.

    Lo importante es conseguir que haga sonreir.

    ¡Un besazo!

    JOSÉ ANTONIO DEL POZO:

    ¡José Antonio, lo bordas!

    No tengo más que decir a tu comentario, bueno sí, ¡me quito el sombrero!

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Aaaaaaaaaayyyyyyyyyyyy, ¡que esto no puedo perdérmelo, me has dejado intrigadísisisisima!!!!

    ¡¿Pero que dices de que saldrá un churro?!, jejeje, si hasta contestándole a los demás tienes gracia, hodío!!!

    ♫♫ Me voy ♫♫ ¡peeero te juuuuro ♫♫ que mañaaaana ♫♫ volveréeeeeeeeeee!♫♫

    ResponderEliminar
  8. Bueno, pero si vamos con fascículos y todo! :)
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  9. Siempre aprendiendo contigo, se cumple la maxima del saber no ocupa lugar.
    Disculpa lo ausente que he estado, además de que sino entro por Mozilla Firefox, Google no me permite acceder a vuestros blogs. De todas formas estoy fuera de la red, pendiente de otras cosas...
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. siempre que leo tus historias aprendo algo nuevo... te aseguro que no sabía de la existencia de un preparador y estimulador, puesto que con sus palabras, su olor, su mirada encandilaba a la señora para acoger y aceptar, de mejor agrado a su esposo.

    está genial, de veras.

    un abrazo, chico culto y versado

    ResponderEliminar
  11. No me creo que salga un churro, si lo ves difícil, siempre puedes recurrir a alguien que te "prepare", pero sin emocionarse ¡eh! que no se puede precipitar el final.

    ResponderEliminar
  12. JAJ increible... lo que uno aprende, excelente historia. Hoy dia es inconcebible, o quiza... al menos era un excelente negocio.

    Imperdible este post. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Que buena introducción! Increible!
    Esperaremos con ansias por la segunda parte.

    ResponderEliminar
  14. No te puedo!!!!
    Así que había esa clase de "servidores" Mira vos...
    Espero pronto leer la conversación, seguramente va a estar muy buena!

    ResponderEliminar
  15. Miguel Ángel de Móstoles9 de junio de 2011, 7:42

    JAAAAAAA!!!!!! (me meo toooooo)

    EMYTECUENTO:

    ¡Hola guapetona!

    Saldrá, saldra. Ten en cuenta que el guión será improvisado, según me vaya dando. Si no se programa nada, lo que sale luego no es bueno. Eso sí, mientras haga reir... ¡feliz!

    ¡Aquí te espero!

    ¡Un besazo!

    SOL:

    ¡Hola majetona!

    JAAAJAAAAAAAA, ¡ya verás en lo que queda!

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  16. Miguel Ángel de Móstoles9 de junio de 2011, 7:46

    EURICE:

    ¡Hola Eurice!

    JODER, ¡me das un alegrón saber de ti!

    Ya sé de donde venía el problema. He tenido que borrar la entrada al antiguo blog de Weblara, que al parecer es chungo, ¡increible!

    Estés donde estés, yo te llevo en mi pensamiento.

    ESILLEVIANA:

    ¡Hola mocetona!

    JAAAJAAAAAAA, bueno, bueno, ¿quien asegura que no existan en la actualidad?, JAAAAAA.

    ¡Me has dejado ruborizado con tu comentario!

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  17. Miguel Ángel de Móstoles9 de junio de 2011, 7:48

    RUBÉN:

    ¡Hola Rubén!

    JAAAAA, ¡no he preparado nada, saldrá según se me pase por la cabeza! Así no puedo salir nada bien.

    Sólo intentaré sacar una media sonrisa, si se consigue, me doy por satisfecho.

    Con respecto a los servicios de una Preparadora, JAAAAAAAA, ¡tal vez no me vendrían mal! ;)

    ¡Un fortísimo abrazo!

    MR. DUPIN.

    ¡Hola mocetón!

    JAAAAAAAJAAA, bueno,bueno, yo no lo diría tan alto.... (¡COSAS MÁS RARAS SE HAN VISTO!).

    ¡Un fortísimo abrazo y muchas gracias por la visita!

    ResponderEliminar
  18. Miguel Ángel de Móstoles9 de junio de 2011, 7:51

    REC0RRÉ ARGENTINA:

    ¡Buenos días!

    ¡Muchísimas gracias! Aviso que saldrá un churrete.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    CARLA KOWALSKY:

    ¡Hola Carla!

    JAAJAJAAJAAAAAAAA, bueno, bueno, ¡si la historia hablara!

    ¡Un besazo grandísimo!

    ResponderEliminar
  19. Pues nada, ya estoy ... preparado ;) Vamos con la parte 2.

    ResponderEliminar
  20. Miguel Ángel de Móstoles13 de junio de 2011, 11:19

    ¡Buenos días !

    ¡Aquí, como si estuvieras en tu casa!

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.