Óptica Calvo

miércoles, 6 de abril de 2011

La chica de la estación de Aluche.

El otro día perdí el tren. Eran las 22:00 horas y había muy poca gente en los andenes de  la estación de Cercanías de Aluche. El panel luminoso avisaba de  una espera de 10 minutos hasta que llegara el siguiente convoy. Resignado, me senté en uno de los fríos asientos de ladrillo de la estación.

Al otro lado había una muchacha que tenía las manos tapándose la cara. Sentada frente a mi, estaba encorvada, como si una pesada pena la empujara hacia el suelo. ¿Que será eso tan triste que la tiene así?, me pregunté.

9 minutos para llegar el tren a la estación. Ha llegado más gente. Algunos se sientan, otros pasean; la chica de enfrente sigue en la misma posición. Tiene al lado una carpeta, está adornada con fotografías de algún niñato americano que hace que canta.

8 minutos todavía para llegar el tren. Ya no soy el único que la mira desde el mismo andén que yo. Los viajeros que han llegado al que está ella también se han  quedado mirándola, algunos de forma dismulada, otros descaradamente. Una mujer mayor ha querido sentarse en el mismo asiento, ha vacilado y al final ha decidido permanecer de pié.

6 minutos para la llegada. Observo que la chica es rubia teñida, ¡lo confirman las raices capilares, negras como los cojones de un grillo! Viste unos Levi's y una blusa que puede ser de cualquier color. Sé que es de color porque soy daltónico y ciertos matices, que yo veo grises, corresponden a colores más alegres, suaves pero alegres. Imagino que marcará buen culete, los Levi's siempre "forman" culos apetecibles en las mujeres.

4 minutos. El andén se está llenando de gente pero no de ruido, los viajeros seguimos en silencio, en nuestros pensamientos, todos con la misma cara de impaciencia por llegar a destino.

2 minutos. Ella se ha encorvado más, de seguir así se caerá de bruces contra el suelo. Una mujer a mi lado me dice: "creo que esa chica no está bien"; ¡galeno de primera debía de ser la señora, ¡no te jode!, ¡claro que no está bien!

1 minuto. El panel informativo avisa que el tren con destino a Humanes está proximo a llegar. Me ha parecido oir unos sollozos. Empiezo a dudar, ¿subo al tren o me cambio de andén? En el sentido que ella espera, el tren todavía tardará 2 minutos en aparecer.

Los ruidos de mi tren aproximandose invaden la estación. Decido no subirme y me voy en busca de la chica. 

Mi tren ha salido y yo estoy delante de ella. La gente se aproxima al borde del andén, su tren está a punto de llegar, la chica, desde luego, no lo cogerá. Dudo si para llamar su atención debo tocarla el hombro o simplemente darla una voz. Al final opto por las dos maneras al mismo tiempo.

- Yo.- Señorita, ¿se encuentra usted bien?

Ni caso.

- Yo.- Chiquilla, sea lo que sea, no merece la pena estar así, ¡hay más hombres que botellines en el mundo!

No sé el porqué he dicho eso, ¡lo mismo está así porque se ha muerto su padre! Quita las manos de su cara y me mira, o parece que mira, porque tiene los ojos húmedos, ojeras, y cara un poco revuelta.

- Yo.- Te estoy viendo desde el otro andén, ¿te pasa algo?

- Ella.- Sí, bueno, no sé, no, no estoy bien, es, es, que....

- Yo.- ¿Qué?

- Ella.- Es, que, que, ¡ay!, creo que...

¡En mi vida había visto soltar tanto volumen grumoso y tan repugnate por la boca!, ¡¡la madre que la parió!!, ¡me manchó la cazadora, me manchó los zapatos, hasta las gafas cubrió el devuelto!, ¡¡joder qué asco, por el amor de Dios!!

- Yo.- ¡No sé si tirarte al andén, darte una ostia, o matarte varias veces!, ¡me has puesto perdido!, ¿qué coño has bebido?

- Ella.- ¡ay!, perdón - con un hilo de voz - he mezclado calimocho (1) con cerveza... creo que algo me ha sentado mal, sólo me he bebido 5 minis (2) en el parque con los colegas.

En esos momentos pasa un señor mayor y me dice:

"¡Chaval!, ¡¡has ligadooo, JAAAAAAAAJAAAA!!"

Lo peor vino después, con Ana, que cuando le conté lo que me había pasado me mandó al sofá. A día de hoy no me habla, ¡no me cree!

Si cuando yo digo que el momento que elegí para nacer, era aquel en el que los astros estaban beodos o follando... ¡por algo lo digo, a las pruebas me remito!

Miguel Ángel de Móstoles

(1) Bebida formada a partes iguales por vino (preferiblemente Perlado o Don Simón) con Coca Cola. La ingesta, especialmente caliente, de esta bebida, que todos hemos bebido litros y litros en nuestra vida, puede producir modorra, agilipollamiento, calentura de bajos, pérdida de responsabilidad temporal, risa floja, pérdida de memoria, etc. etc.

(2) Se dice de la medida en volumén de bebida alcohólica contenida en vasos de plasticurri que dan en los garitos. La medida real es en torno a 1/2 litro, aunque algunos se empeñen en vendernos que es un litro. Debido a la alta conductividad térmica del pasticurri, las bebidas en ellos contenidas se calientan a todo meter, con el consiguiente efecto de tener que beberte la  cerveza calentorra, produciendo el mismo efecto en el paladar que si te bebieras pises calientes, así como disminución en el tiempo necesario para llegar a la embriaguez.




23 comentarios:

  1. POBRIÑO! Si es que no se puede ser más bueno que tú. Ana...¡créele!
    Un beso con olor a Eternity de Calvin Klein

    ResponderEliminar
  2. ¡Más gracia me ha hecho tu apreciación final, me has recordado la copla esa que dice, creo que la cantaba la PANTOJA en su película: "El día que nací yo, qué planeta reinaría..." y de repente te he imaginado, con bata de faralaes y un clavel en la cabeza y un lunar falso en la comisura de los labios cantando: "El día que nací yo, qué planeta follaría..." creo que me sonreire hoy cada vez que evoque esta imagen....

    ResponderEliminar
  3. jajajajjajja, me rio por el comentario de Observatorio Gay Granatense...qué bueno niño!!
    jajajaja...ains Miguelín de mi arma de corason benditooooo...si es que lo que no te pase!!! jaja

    Un besoooo y dile a Ana que te crea anda!!

    ResponderEliminar
  4. Pensaba que te habías puesto romántico y te has puesto como un cristo....jajaja..

    ¿como se llamaba la interfecta?...

    ResponderEliminar
  5. Pobre de ti! encima que solo intentabas ayudar alguien, tienes que dormir en el sofa..pobre alma caritativa..xD
    un saludo!

    ResponderEliminar
  6. En cuanto hubiera visto yo su carpeta forrada con los cantantes americanos que hacen ver que cantan me hubiera distanciado un poco y todas mis sospechas se hubieran situado en su contra. Una chica de esas características (pelo teñido y carpeta con cantantes, sobre todo) no es capaz de desarrollar un drama decente.
    En cuanto a Ana, qué triste es que no nos crean cuando decimos la verdad.
    Un abrazo :)
    Romek

    ResponderEliminar
  7. Miguel lo que eres es una gran persona, que se preocupa por su prójimo, la próxima vez llama al Samur, te ahorras estos marrones, espero que pronto se arregle y Ana entre en razón.

    Un beso y suerte amigo mío.^_^

    ResponderEliminar
  8. Creo que para otra vez se te quitarán las ganas de hacer de alma caritativa y cogerás el tren.
    Y me uno a la petición de que Ana te perdone, si hace falta le mandamos un correo ;)
    Tanis

    ResponderEliminar
  9. Si ya te he dicho alguna vez que tu eres muy bueno Miguel...
    Aunque acabaste fatal, me encanta lo que hiciste, ahora casi nadie hacemos caso de nadie, y eso es muy triste.
    un beso

    ResponderEliminar
  10. jajajajaja sera complicado para ti, pero yo he llorado de la risa y todo xD
    yo tengo una anécdota parecida pero con un bebe, soy fotógrafa y realizado el reportaje del bautizo del crió, cuando el cura le echo el agua el niño vomito hasta su primera leche xD creo que sera ateo xD

    ResponderEliminar
  11. jajajajja

    perdona Miguel pero es para partirse,jajaja la próxima vez que te salga la vena teresacalcuta..piensatelo dos veces!!!!

    Está bien echar una mano, pero que no notaras que iba bolinga vomitera TU !!!! xdddd con la experiencia que tienes ya jajajajjaa

    ResponderEliminar
  12. de los billetes ni mu, curioso, las mejores historias siempre ocurren en las cercanías con forma de tren.

    ResponderEliminar
  13. pero cómo puede dudar tu mujer de ti? has sido, hablo en pasado, un tarambana, zascandil, alocado y de ahí, que tu esposa, dude de tu palabra? porque si no, no lo entiendo...
    yo solo he visto, buena intención, mucha sensibilidad y una gran persona preocupado por los demás, sin ningún tipo de interés concreto (sexual, que es el principal/único que tienen la inmensa mayoría de hombres...).

    No sé si habría actuado como tú, pero también me fijaría en la chica, tratando de encontrar un motivo y explicación a aquel estado... lo sé, debo ser tan ilusa como tú.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Pero cari... me quires decir que estuviste todo el día con el traje y los zapatos con el devuelto por encima? Pq entonces no entiendo como ana no te creyó si te fuiste a cambiar a casa inmediatamente... Nadie se coge una moña de devolver en 10 minutos, jaajaj


    Bezos.

    ResponderEliminar
  15. P'a matarte... Eres un pardillo, sí... pero una gran persona...

    Mil besos.

    PD. Ana, perdónalo que no sabe lo que hace.

    ResponderEliminar
  16. Anda, Ana, indúltalo, no lo condenes al exilio del sofá, mujer, Miguel Angel nunca te haría algo así, ¿no escuchas sus lamentos, como de perrillo abandonado?
    Miguel Angel, buena historia, samaritano vomitado.
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  17. Fue una p... pero hiciste bien ;-)
    Bss,

    ResponderEliminar
  18. Miguel Ángel de Móstoles7 de abril de 2011, 15:01

    ¡¡MUCHÍSIMAS GRACIAS A TODOS POR LOS COMENTARIOS!!

    Debo deciros, lectores y lectoras, que si Ana se enoja, no es por no confiar que el beodo era yo, y no la chica, es porque a tonto no me gana nadie, y que cuando la familia le dijo que exposaba con un botarate, pareció que ella era la única ciega.

    Con respecto a ser bueno o no, ni soy mejor ni peor que nadie, que todos alguna vez en la vida hemos sido personas, y a todos alguna vez en la vida nos han atendido como personas. No siempre somos invisibles, no siempre nos hacemos los invisibles.

    Y por último, os pido atención con las mezclas alcohólicas, que según cuerpo y grado de metabolismo, te puede convertir en volcan de esputos y devueltos, y no el volcan de palabras y sexo.

    He dicho, me reafirmo, y muy contento me despido.

    ¡Gracias a todos de nuevo! Y la próxima que topeis con situación similar, acordaros de estar prevenidos, no vaya ser que salgais esparcidos de sustancias no deseables.

    ¡Besos a todos!

    ResponderEliminar
  19. Muy bueno... no te saco a hombros porque estás lleno de pota... jajajaja! pobre chica, la que llevaba encima, dile a Ana que no sea tan dura contigo, has sido un buen samaritano!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Hola, Miguel Angel. Vine a decirte que me sonrojé con tus aplausos, muchas gracias :)
    Nunca sé si debo contestar a los comentarios en mi sección de comentarios mismo o irme al blog de la persona en cuestión. Ultimamente prefiero esto último pero luego pienso que no y termino haciéndolo en los dos sitios. Ay, qué neurótico te he salido jeje.
    Un abrazo :)
    Romek

    ResponderEliminar
  21. Si es que lo que no te pase a ti...
    De todas formas, a pesar de todo, es bueno preocuparse por los demás.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Miguel: Creo que has debido titula esta anécdota como: "9 minutos para la embarrada" , ja, ja, eso te pasa por buena gente, y por supuesto, le doy la razón a Ana, ¡quién te iba a creer ese cuento!

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  23. Miguel Ángel de Móstoles8 de abril de 2011, 8:46

    VLOJ, BLANCA Y LOLA MARINÉ:

    JAAJAAAAAA!!!!!! Lo positivo es quedarse con lo bueno, tan simple como que ella se quedó BIEN A GUSTITO, JAAAJAAA!!!!

    ¡Besazos!

    ROMEK:

    ¡Hola Romek!

    ¡Escribes de P.M!

    Tú eres bienvenido siempre que quieras, y te agradezco mucho la visita y el comentario. Además, es una muestra de lo que cuidas a tus lectores/as.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.