Óptica Calvo

lunes, 18 de abril de 2011

El alcalde Malaespina.

El siguiente post es larguiiiiiiiisimo, y me ha salido un pelín reinvidicativo.

Ahora que tenemos a la vuelta de la esquina elecciones, y con permiso de Vir, que me dió la inspiración, viene a cuento la historia del alcalde Malaespina; historia sucedida hace muchos años, tantos que era cuando en España no existía ni televisión.

Malaespina era el mote de Remilgio María Chico, que durante un tiempo fue alcalde en un pueblo de la Celtiberia. Villorrio pequeño, de no más de 2.000 vecinos, vivía de la agricultura de secano y de la crianza de cerdos de bellota en las dehesas. Realmente, las dehesas, los cerdos y los campos eran del marqués, el cual tenía a la mayoría de habitantes del pueblo como empleados (las condiciones de los obreros agrarios de la España de la postguerra es para otro día).

Remilgio María estaba casado y tenía 5 zagales, todos hombres. Al año de casarse nació el primero, al año siguiente el segundo, 12 meses después del segundo el tercero, y lo mismo para el cuarto y el quinto. 5 años, 5 niños. Después del quinto, su mujer le dijo que si quería más que se la pelara con dos piedras, que ella no era una máquina de hacer niños, y que si el señorito quería marcha que se le diera él mismo.

Remilgio María era un alcalde del montón. Sisaba alguna comisión en las pocas obras que se hacían en el pueblo, y poco más. No era época  de grandes caudales, así que el ayuntamiento estaba en quiebra perpetua desde hacía lustros. Cada obra que se hiciera, era a base de cobrar tasas arbitrarias a los pobres vecinos (el marqués estaba exento, ¡faltaría más!).

Con la llegada de la primavera de 1951, Malaespina llevaba más de una año sin mojar el churro. Alguna pajilla se hacía, pero luego se sentía "sucio" por ser pecador. Para no seguir pecando más, decidió que tenía que buscarse un apaño. 

Entre los posibles apaños del pueblo, había echado el ojo a la Ciriaca, que era mujer brava y de carnes prietas, con tetas que cortaban aire y guitarra en su talle. Ciriaca era soltera, de 18 años, hija del Nemesio y la Anastasia, y tercera hija de un total de 4 muchachas. El Nemesio había estado en el bando de los rojos, así que en el pueblo era visto como mierda, a pesar de ser padre de 4 bellezas.

Malaespina empezó cortejando a lo bestia y recibió calabazas en vez de alabanzas. Luego intentó ser más amable y quedó como el humo, que se va, se disipa y se pierde. Ciriaca no quería caña, sólo vivir en paz, y a pesar que su madre le decía que se aprovechara (porque las penurias apretaban), ella, siempre cortés, le mandaba al huerto a probar un pepino amargo, y si no era amargo, que se lo metiera por escroto y vería como amargaba del todo.

A la siguiente primavera, Nemesio estaba que reventaba, los huevos le estallaban. Había confesado ante el cura que alguna vez se había tocado, y la penitencia fue severa, 100 padres nuestros y 100 pesetas. ¡Todo tenía un límite y decidió actuar!

Decidió que ya iba siendo hora de empedrar las embarradas calles del pueblo. La primera, ¿cual sería?, ¿la de la iglesia o la del ayuntamiento?, no señores, la de la Ciriaca, para que sus pies no pisaran más arena mojada, sólo cemento a modo de alfombra. El pueblo se enfadó con la elección, ¿por qué esa calle y otras no?

Con la calle asfaltada, decidió Remilgio que debía estar bien iluminada, porque aunque lucero ya había, que menos que identificar en la noche dónde dormía. La calle de la Ciriaca también fue la primera que tuvo alumbrado público. Del enfado al cabreo con fines macabros pasó el populacho, se estaba rifando tirar a alguien al pilón, y después secarlo a base de una somanta  palos.

Al final, como aquello no cuajaba, decidió tirar de todos los caudales y regaló perfumes, collares, anillos y vestidos a la Ciriaca, siendo cómplices las hermanas, alcahueta la mama, y el Nemesio el convidado de piedra que de nada se enteraba. Ciriaca no tardó en lucir aquellas alhajas, y decir al alcalde Remilgio, que si quería agradecimiento, entre sus piernas tendría eso, y además, que de buen agrado dejaría se arrimara.

Os preguntareis que estaba pasando con la mujer del cabronazo presidente, tranquilos, no estaba ni tonta ni ausente, se enteraba, ¡de todo!, solamente esperaba, y esperando llegó la Ciriaca a contarle lo que su marido estaba pretendiendo, que ella no quería, y aquello que presumía, no era más que un encierro que tenía en pensamiento.

Pelearse por un hombre, que ni es hombre, ni padre, ni merece la pena tener tormento por ello, hizo que la mujer del Remilgio y la Ciriaca se apañaran raudo y presto. No había más que descubrir ante el pueblo la clase de individuo que era aquello.

Los hombres somos muy bocazas, el que más o el que menos demasiado confiados, y encima omnubilados al ver un buen par de senos. Eso le pasó al Remilgio, que por tener compañía, largó por su boquita rayos y truenos, contanto a su amante, que no amada, todo lo que había pillado de prestado y gastado en un cuento, que el creía estar viviendo, y en realidad no era más que su ruina, que vendría en poco tiempo. Lo grabaron todo, en magnetófono moderno. Y así quedó guardado, hasta que 10 días antes, de tomar de nuevo cargo en el ayuntamiento, se escuchó por la megafonía del pueblo.

"El cura es de culo blando, le van los mancebos con el rabo tieso; el secretario un pringao, y encima ciego, su mujer le afila a diario los cuernos; de los demás no hablo, me las sudan todos, ni son hombres, ni valen para nada, y ni se enteran que los estoy dejando tiesos; del marqués, ¿qué te voy a decir?, ¡un maricón al que todo se lo han dado!; todos son una mierda, salvo mis hijos, y porque son hijos, que su madre no vale ni para fregarme el suelo"

El pueblo quedó aterrado, ¿era el alcalde el que escupía fuego?, la conversación no había terminado, a continuación se escuchó la voz de la Ciriaca.

"¡Eres un mastuerzo!, ¿acaso las mujeres somos menos?, entonces, ¿yo también soy menos?"

¡Ole sus ovarios!

"Tú no querida, tú eres lo más bello, lo que llevaba meses en anhelo, por tí hago de todo, ¡me tienes loco!, fijate, que lo que te he regado ni es prestado ni comprado, es robado, JAAAAAAJAAAA, ¡tengo unos vecinos pringados!"

No hizo falta más, el pueblo se levantó en armas y buscó al Remilgio por doquier, hasta encontrarlo escondido en cuadra, entre mierda, y de allí al pilón de la ranas, y después al manteo, y del manteo a garrotazos a la plaza del pueblo, donde le esperaba la Guardia Civil que se lo llevó preso al acuartelamiento.

Pues eso, que ahora que todo está más o menos como en el cuento, ¿a qué esperamos a tomar iniciativa y cortar?, ¡qué ya ni aunque no lo voceen a los cuatro vientos se nos mueve el pellejo! En fin, que pienso que parecemos gilipollas, y creo que no vivo en un cuento.

¡Feliz lunes!

Miguel Ángel de Móstoles


22 comentarios:

  1. A buenas horas se dió cuenta la mujer de que no era máquina de hacer niños jaja (5 ni más ni menos)
    La historia parece que pudiera ocurrir hoy en día....pero a mi mejor que me pille lejos.
    Que tengais unos días previos a S. Sta mu' buenos familia

    ResponderEliminar
  2. Tranqui,tronco que hoy mismo me las piro.
    Besos churri.
    Ja,aj,ja.

    ResponderEliminar
  3. Casi me meo (pese a lo reivindicativo de tu post y que se pilla perfectamente la moraleja: pero te digo una cosa, ya no tenemos capacidad de levantarnos ni revolucionarnos por nada...) de risa ante tu frase:

    Los vecinos estaban aterrados: "¿Era el alcalde el que así escupía fuego?"

    Me explico porque me hizo tanta gracia: Nosotros en Granada tenemos en la procesión del CORPUS CHRISTI un elemento extraño, que es una mujer montada sobre un dragón, llamada LA TARASCA, que para más señas es la que marca la moda para el año siguiente en Granada (más información en el post que hice sobre la TARASCA:
    Nuestro Gurú para la moda
    ) Un año viendo en procesión LA TARASCA con unas compañeras de la facultad descubrimos aterrads que... ¡ese año llevaba sonido! (es decir unos rugidos) pero al escucharlos los tres dijimos a la vez "¿No es ese el profesor de Derecho Romano?" y en efecto, los rugidos los grabó él, que era además Concejal de Cultura de nuestro Ilmo. Ayuntamiento, que era del PP.

    ResponderEliminar
  4. Lo dices por la elegancia de algunos "trajes regionales" o tal vez por algunos "subsidios para ropa" o quizas invocar algun aria en el "
    Liceo de Barcelona" aunque este ultimo acabo en boda...

    ResponderEliminar
  5. Ainss, como se suele decir más vale tatrde que nunca, aunque a veces que tarde no???, jajaja.
    Besos y susurros muy dulces

    ResponderEliminar
  6. Tiene mandanga el asunto jomío, vaya tela....jajajaja pero como siempre me has hecho de reir y eso vale un imperio. Pasa un Semana Santa de lo más tranquilita, ósea descansa y recarga pilas.

    Un fuerte abrazo Miguelín enorme!!^_^

    ResponderEliminar
  7. Así que he sido yo la que te ha dado la inspiración, ¿eh? Pues me alegro. Ya sabes, yo me río siempre con tus entradas, pero esta, además, tiene ese trasfondo preocupante que últimamente tanto me inquieta. ¿Qué nos pasa? O mejor, ¿qué coño nos tiene que pasar para que nos movamos? ¿Hasta cuándo vamos a ser capaces de aguantar seguir estirando la goma? Cuando se suelte nos va a pegar un bofetón bueno, a ver si así reaccionamos. Un besazo y gracias por nombrarme, ;)

    ResponderEliminar
  8. Que disfruteis mucho de la semana santa.
    BEsos

    ResponderEliminar
  9. Feliz lunes también para tí, amigo.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. A día de hoy se podría pillar a un político corrupto por la grabación de una amante? supongo que sí... no ha tanta diferencia entre esta historia y la actualidad. Pero me alegro que al menos, tu cuento tenga un final justo y equitativo y que el alcalde recibiera toda clase de castigos...
    que disfruteis estos días.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Muy, pero que muy bueno y desgraciadamente cierto eso de que ya no nos movemos por nada. Somos un hatajo de borregos, todos.

    Saludos y buena Semana Santa

    ResponderEliminar
  12. Pues cari, yo tengo mis dudas de que la historia acabara así. Seguramente este alcalde pondría una demanda contra sus vecinos por difamación, y encerrarían a la pobre chica por grabar conversaciones sin permiso, y este alcalde volvería a salir por mayoría absoluta.


    Yo es que ahora me he dado cuenta y ya no trago con eso de que "los políticos" son una mierda, yo creo que la responsabilidad está en los que le votan, los mismos que eligen a Belén Esteban princesa del pueblo, votan a Camps y a Fabra en Valencia, a pesar de que esos majaderos roban y están pirados e inauguran aeropuertos sin aviones...¡Pues nada, que con su pan se lo coman!, Yo ya no voy a llorar por lo que otros votan para si mismo.


    Bezos.

    ResponderEliminar
  13. oti Miguel!!! Vuelvo luego...ahora imposible leerlo todo, y seguro que está genial.Vuelvo.

    ResponderEliminar
  14. Thiago te quedastes corto, inauguran hospitales y se dan cuentan que las camas no entran por las puertas, se hunde el suelo a poner una maquina, y despues nos dicen que eso es normal, pero siguen ganando y dejandonos a los valencianos como tontos..

    Miguelillo un besazo y por dios de donde sacas los nombrecitos??

    Un besazo feo!!!

    ResponderEliminar
  15. jaaja siempre consigues sacarme la sonrisila!
    un ebsito

    ResponderEliminar
  16. Miguel Ángel de Móstoles20 de abril de 2011, 14:22

    WINNIE:

    ¡Hola mocetona!

    Yo creo que se dió cuenta mucho antes, pero, era otra época, MENOS MAL QUE VAMOS CAMBIANDO A MEJOR.

    ¡Un besazo!

    MORGANA:

    ¡Hola Morgana!

    JAAAJAAAAAAAAAAAAA!

    ¡Qué uste lo pase bien!

    ResponderEliminar
  17. Miguel Ángel de Móstoles20 de abril de 2011, 14:24

    OBSERVATORIO GAY GRANATENSE:

    JAAAAAAAJAAAA!!!!!, ¡pero bueno!, JAAAAA!!!!! no, si a veces, descubres cada cosaaaaa....

    ¡Un fuerte abrazo!

    TEMUJIN:

    ¡Hola mocetón!

    No te he entendido nada, ¡lo siento!

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. Miguel Ángel de Móstoles20 de abril de 2011, 14:25

    YEMAYA:

    ¡Hola Yemaya!

    AJAAAAAJAAAA, pero a todo cerdo le llega su San Martín.

    ¡Un besazo!

    ROSANA MARTÍ:

    ¡Hola Rosana!

    JEEJEEEEE, ¡me gusta que te rías!

    La verdad, que, gracia tiene poca, pero por lo menos no se fue de rositas.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  19. Miguel Ángel de Móstoles20 de abril de 2011, 14:27

    VIR:

    ¡Hola mi musa!

    Pues eso digo yo, ¿a qué coño estamos esperando?

    ¡Un besazo!

    LOLA MARINÉ:

    ¡¡Igualmente Lola!!

    ResponderEliminar
  20. Miguel Ángel de Móstoles20 de abril de 2011, 14:32

    LA SONRISA DE HIPERIÓN:

    ¡Hola POETA!

    ¡Espero que pases una estupenda Semana Santa!

    ESILLEVIANA:

    ¡Hola zagala!

    Ummmm, a día de hoy, estoy muy desilusionado con lo que veo, porque veo demasiada gente, que no debería ser así, se van de rositas.

    ¡Igualmente para ti, qué descanses!

    ResponderEliminar
  21. Miguel Ángel de Móstoles20 de abril de 2011, 14:36

    SARA NY:

    ¡Hola Sara!

    ¡MUCHAS GRACIAS!

    Se puede cambiar, debemos cambiar.

    Piensa por un momento en China, ahí hay cientos de millones de borregos, y en eso nos quieren convertir.

    ¡Un beso!

    THIAGO:

    ¡Joder! si nos ponemos a repartir ostias las damos en todos los sítios, entonces, tú que votas al PSOE, ¿también te metes en el mismo saco de los que votan al PP?, porque puestos a sacar mierda salen de los dos sítios, y vamos, que ambos son campeones.

    Otra cosa es que nos merezcamos la mierda de políticos que tenemos, tanto los del PP, como PSOE, como cualquier otro, que han convertido esto en una partitocracia, donde nos mangonean. ¡No te dejes mangonear!, ¡a mi, desde luego no lo hacen! ¿por qué debo de votar al peor presidente que jamás haya tenido España, que es el hijo++++ de ZP, con la excusa de que los de otro lado son tal y cual?

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  22. Miguel Ángel de Móstoles20 de abril de 2011, 14:38

    CONXA:

    ¡Hola Conxa!

    JAAAJAAAAAA, ¡como si estuvieras en tu casa!

    ¡Un besazo!

    FELINA MALA:

    ¡Hola Felina Mala!

    Los nombres son reales, o me los invento de mezcla de reales, JAAAAAAA, ¿a qué molan?

    Pues en vuestra mano está en cambiar.

    ¡Un besazo!

    ANIÑA:

    ¡Hola guapetona!

    Eso es lo que se persigue, ¡me doy por satisfecho!

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.