Óptica Calvo

viernes, 29 de abril de 2011

Dios despachando cuestiones terrenales.

Estaba un día Dios con sus cosas, cuando le anuncian que el arcángel San Miguel, encargado para los asuntos de España, deseaba verle.

- Dios.- Estoy muy ocupado, dile que otro día le veré.

- Ayudante.- ¡Oh Señor!, ha pedido audiencia repetidas veces, y desde hace 6 meses tiene cita, le pido Señor reconsidere su postura.

- Dios.- Bueno, que pase. 

Aparece el arcángel San Miguel ante Dios, se saludan con un beso, y Dios, con voz de fastidio, le pregunta.

- Dios.- Bueno, ¿qué quieres?, ¿qué es eso tan urgente?

- San Miguel.- Señor, quisiera que mirara un poco por el pueblo español. Ellos le rezan a diario, a su manera, bien es verdad, pero se acuerdan de usted desde hace tiempo e imploran su intervención divina.

- Dios.- De mi se acuerdan todos, no puedo atender a todo el mundo al mismo tiempo, ¡hay prioridades! Por cierto, ¿todavía existe España?, estoy extrañado, visto lo visto la última vez que supe de ellos, pensaba que ahora se llamaría Federación de Estados Ibéricos, o algo similar.

- San Miguel.- Señor, España necesita un milagro y yo vengo a pedírselo, con toda la humildad del mundo.

La cara de fastidio de Dios se había transformado en curiosidad. Hizo una señal moviendo la cabeza a San Miguel para que continuara.

- San Miguel.- Señor, España está hecha una ruina en este momento. Empezando por su casta política, tanto de una filiación como de otra, sin ideas, sin unión, sólo mirando sus intereses económicos y sus propios ombligos. Están tan alejados de la realidad que creen vivir en otro país.

En España se está a punto de alcanzar los 5.000.000 de parados. De cada 3 parados que hay en la Comunidad Europea, uno es español. La tasa de paro juvenil ronda el 50 %. Hay más de un millón de personas que tienen a todos los miembros sin trabajo. 

Se calcula que el 25 % de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. La crisis económica ha arrasado todo el tejido industrial, habría que matizar y decir mejor el poco que quedaba, porque durante años sólo se han dedicado a construir pisos y pisos. 

Los bancos, los mayores ladrones, están conchabados con los políticos. Por su usura maldita, han arruinado a todos los españoles haciéndolos firmar hipotecas que no podrán pagar, porque el valor real de los inmuebles ahora es el 40 % de hace 5 años, valor que no quieren reconocer porque entonces entrarían en quiebra técnica. Para no quebrar, el Gobierno les ha dado avales, y estos ayudan al Gobierno, y mientras tanto pagando el pueblo. Los sueldos en el sector privado se han depreciado en torno al 20 - 30 %. Los sueldos de los funcionarios han bajado de media un 5 %. Las jubilaciones se han tocado también, ¡lo nunca visto! 

La cesta de la compra ha subido por la subida del petróleo, también han subido la luz, el gas, ¡subidas encima desorbitadas!, que tienen que hacer frente unos bolsillos cada vez más vacíos. 

Los ciudadanos están hartos, saben que ellos son culpables porque se han dejado engañar y han entrado también en el juego, pero ven que banqueros de algunos bancos (vease CCM) quiebran una entidad y no pasa nada, no van a cárcel, encima les dan remuneraciones económicas.

Las arcas del Estado están tan vacías que ya piensan en quitar la gratuidad en la sanidad, ¡incluso en la educación! No se ve el final de túnel.

He empezado hablando de los políticos, voy a terminar también con ellos, todos se dedican a mangar a manos llenas, desde el PP al PSOE, y los demás también, ¡es escandaloso!

- Dios.- Bueno, ¿y qué quieres que haga?

- San Miguel.- Que envíes una señal para que salgan a la calle, como la estás enviado a otros hombres de la Tierra,  que la gente despierte y salga de su letargo.

En eso que entra un bedel (que en el Cielo son también ángeles, pero de menor graduación) e interrumpe a Dios y San Miguel.

- Bedel.- ¡Señor, oh Dios! El encargado de los asuntos de Alemania se ha dejado caer por aquí, y desea hablar con su Gran Majestad.

- Dios.- ¡Hombre!, ¡por fin un país serio, como es menester!

- San Miguel.- Señor, ¡le pido haga algo!

- Dios.- Bueno, la reunión ha terminado. Haré que les llueva lo suficiente para que no tengan sequia, y que alguno de sus equipos de fútbol ganen algún torneo. ADIOOOOOOOS.

- San Miguel.- ¡Pero Señor!

- Dios.- Además, que aprendan de los alemanes, que rezan menos y trabajan más. ADIOS arcángel San Miguel.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.... o tal vez no.

¡Buen fin de semana!

Miguel Ángel de Móstoles






martes, 26 de abril de 2011

Ciponzito y Mariflora, una historia de amor.

Estoy tomando Flumil. Me suenan pitos cuando respiro, mis bronquios están atascados. El maldito asma me tiene jodido. Lo más cachondo de todo, es que yo he empezado a tener asma desde que convivo con Ana; ¿me dará ella alergia?, JAAAAAAAAAAJAJAAA.

Esto del asma es un poco fastidioso, pero también tiene su parte buena y graciosa, ¿a qué no?, ¿conoceis la historia del Ciponzio "el asmático"?, ¿no?, pues os la voy a contar, ¡hala!

Ciponzio en realidad se llamaba Ciponcio. Se cambió la c por la z porque era seguidor acérrimo de Letizia Ortiz, que cambiaron al registrarla en su nacimiento la z por la c; cosas de papis muy chic. Ciponzio no era chic, era simplemente un poco copiota.

Ciponzio era asmático desde que tenía uso de razón. Tenía sus etapas buenas y otras menos soportables. Cuando llegaba la primavera, pues también era alérgico, tenía el pobre que amorrarse al Ventolín muy a menudo. Una primavera de hace muchos años, siendo el protagonista un adolescente con granos, ligó en una discoteca con una chica, de nombre Mariflora, con la cual empezó a salir a partir de la tercera cita.

Ciponzio no quiso desvelar a Mariflora que era asmático, le daba vergüenza. Cuando le venía un ataque, fingía una excusa para ir al servicio y darse el correspondiente chute de Ventolín. Ella no sospechaba, sólamente pensaba que Ciponzito (le llamaba así, con esas confianzas, desde el principio) era un poco meón.

A los dos meses Mariflora tenía ganas de pasar una noche con Ciponzio en soledad. Tomando unos vinos, ella aprovechó.

- Mariflora.- Ciponzito, ¿te gustaría que nos fuéramos el próximo fin de semana, sólos tú y yo, a una casa rural en la montaña? 

- Ciponzio.- No me parece mala idea.

- Mariflora.- Entonces no se hable más. Ya he reservado una habitación en una casita de madera de un hotel rural, en  la montaña, en un sitio precioso, en mitad del campo y perdido del mundo. No tienes que preocuparte por nada, sólo tienes que traerte un par de mudas y por lo menos dos cajas de condones.

A Ciponzio le dió un ataque, tosió durante largo rato sin poder decir nada, con el consiguiente susto de su amada y de la parroquia del local. Pidió un vaso de agua al camarero y se marchó al servicio. Dos aspiraciones profundas de Ventolín le abrieron los pulmones y le devolvieron a la realidad.

El sítio que había elegido Mariflora era de postal. Como anfitriona valía un imperio. El fin de semana se presentaba soleado, con temperatura muy agradable, y en plena floración de las gramíneas.

La alergia empezó a pasarle factura a Ciponcio nada más llegar. Siendo previsor, había diseñado varias artimañas para darse al inhalador en casos de atasco en vías respiratorias, así, cuando le venía  un ataque, decía que quería salir a respirar aire puro, o que se estaba haciendo pis, o, para casos de emergencia, que se cagaba encima y tenía que ir a evacuar.

Mariflora quería darse un paseo y perderse en la naturaleza, y le propuso subir a unas de las cimas  que desde el valle se observaban. El pobre Ciponzio no se pudo negar, aunque para sus adentros rezaba porque viniera una tormenta que los tuviera en casa amarrados.

Mariflora subió la montaña a la carrera, y detrás el pobre asmático echando el bofe por la boca. 

Cuando llegaron a la cima, ella sonreía, y el otro casi se moría; y en vez de esperar a que él volviera en sí, va y suelta ella:

"Hazme el amor aquí mismo, como una perra"

Y allí, en la montaña, al son de los trinos de los pajaritos, entre flores alérgicas, se desnudaron y empezaron los deberes, estando Ciponzio más rojo que un tomate reventón.

- Ciponzio.- Mariflora - entre jadeos - déjame que vaya detrás de aquellos matorrales, que necesito echar un pis, y no nos vamos a poner en faena teniendo ganas de mear.

- Mariflora.- ¡Tú de aquí no te vas! - y con fuerzas de Sansón le desvistió en  segundos, le cogió del culo, y ella, tirada boca arriba,  gritando como si le fuera la vida en ello, decía - ¡vamos!, ¿a qué estás esperando, atontao?

- Ciponzio.- Prefiero que tú te pongas arriba, que si no te vas a pinchar (con las flores, que con lo otro sí deseaba ella que la "pincharan").

Al final ella arriba a horcajadas, dale que te pego, y el abajo, intentando respirar, jadeando  porque se ahogaba. Lo que no se le ahogaba era el pito, el jodio tenía una erección potente, de esas que precisamente invitan a no bajarlas en minutos.

Algo debió de pasarle a Mariflora en el cerebro, o no sé si es que toda la sangre se le bajó al papo, el caso es que se le fue la cabeza y martilleaba encima del pobre Ciponzio, no escuchando los ruegos de él, el pobre, que se ahogaba.

- Ciponzio.- Mariflora, ¡por tu madre!, ¡qué me ahogo!, ¡soy asmático!, ¡para y déjame que dé ahora mismo inahalador!, me ahogoooooooo - ya con un hilo de voz.

Ciponzio empezó a toser, se ahogaba de verdad, echaba esputos por la boca, se retorcía, la otra volvió a la realidad porque lo duro se hizo blando y pequeño, y mirando al amante, cayó en la cuenta que algo le sucedía porque perdía el conocimiento por momentos.

Asustada, intentó reanimarle. Le incorporó y empezó a darle golpes fuertes a la espalda, ¡para una vez que llueve va y se inunda!, ¡tenía pulso pero parecía muerto!, ¿qué hacer?, desnuda, llamó al 112 y contó lo que pasaba. En unos 30 minutos llegó un helicóptero, y vió a una mujer sin bragas que intentaba reanimar a un hombre, el cual parecía que tosía sin parar (la pobre, con el susto ni se acordó de la ropa íntima).

Al final tuvo que contar Ciponzio que era asmático. Mariflora se enfadó, como es natural. Ciponzio quiso darle las gracias por salvarle la vida y le envió un ramo de 12 rosas rojas, con una tarjeta que decía:

Mi amor,

Te quiero mucho y por ti daría la vida. Perdóname por no decirte que era asmático. Tienes que comprenderlo. Por favor, ¡perdóname!

Mariflora se enterneció, habian nacido el uno para el otro. Le devolvió el regalo con otro presente, y también en una tarjeta ella le respondió:

Ciponzito,

Estás perdonado, pero ahora tienes que gastar lo que habías comprado. Espero que con el regalo  que te mando no me dirás que no.

El presente era una caja de regalo, que contenía la caja de condones que había comprado para aquella ocasión y 3 frascos de Ventolín.

Lo que vino después, ya os podeis imaginar, ¿no?
Ahora mismo estoy tosiendo, a las 4 me toca la toma de Flumil (cada 8 horas).

Besazos, COF, COF, COOFF, AJJJJJJJJJJJJJ.

Miguel Ángel de Móstoles







miércoles, 20 de abril de 2011

Breve historia de Almendrugal.

- ¿Ha visto que bonito es todo, qué bello paisaje? Se respira paz, ¿verdad?

    Por el prefijo al muchos pensarán que Almendrugal tiene origen árabe, están equivocados. Hacía más de un siglo que los Reyes Católicos habían entrado en Granada cuando vinieron los primeros pobladores estables a este lugar. El Marqués de Ribagorda había decidido tener aquí a una familia para que cuidara de èstas,  sus pertenencias. Eligió  a Pepe, "el mendrugo", porque era personaba cabal, leal, y pedía poco, menos que cualquier de sus perros de caza, y encima tenía una prole importante. Al principio eran cuatro casas mal hechas de adobes, que más parecían corrales improvisados que hogar aceptable. El Marqués, cuando venía a cazar, con sorna decía que visitaba "el mendrugal", en honor a su criado, ya que el sufijo  al en este caso viene a referirse como lugar donde habita la raiz de la palabra, que  en este caso es  "mendrugo". Como en muchos sítios de España, al hablar al Sr. Marqués  colocaba en el léxico la preposición "a" antes del artículo,  de ese modo al hablar hacía la contracción a-el, pasando a decir: "voy al  mendrugal" (en vez de decir:   "voy a el mendrugal). Entre dimes y diretes se terminó por llamar a esta noble zona con  el curioso nombre de Almendrugal.

Después de Pepe "el mendrugo" vino la familia de Paco "el trabuco", favorito y ojito derecho de la señora marquesa. Los hijos de  ambas familias se mezclaron y aumentó la prole. Después de los primeros pobladores los señores marqueses trajeron más, y Almendrugal fue aumentando de población.

No fue hasta 1700 cuando Almendrugal tuvo la primera iglesia, pagada por el Sr. Marqués, y Almendrugal empezó a aparecer en algunos documentos del catastro de por aquel entonces; siempre vinculado al señorio de Ribagorda, ya que, no olvidemos, eran tierras del Marqués, y, incluido humanos, pertenencias todas de él. 

Hacia 1790 Almendrugal había llegado a los 500 habitantes. El Marqués decidió vender aquellas tierras, que consideraba de poco valor, a sus moradores por un valor simbólico, ahora no recuerdo, que fue pagado en 5 años. La primitiva iglesia se derribó. En el lugar actual, allí la puede ver, se levantó otra nueva, más grande, más hermosa, en honor a Santa María de las Virtudes. La nueva iglesia estuvo lista en 6 años, y a partir de ahí tuvo Almendrugal cura permanente. Después, con el progreso económico, el ayuntamiento construyó los edificios para hacer el pan, para dispensar la carne, un almacén de grano, un pequeño hospital, de ahí el nombre de la calle Hospital.

El siglo XIX Almendrugal creció en población y prestigio. Gobernando Isabel II pasó definitivamente a ser pueblo, con todos sus privilegios, y es entonces cuando se regularon de forma definitiva las lindes que actualmente tiene. Me refiero a las lindes que ha podido comprobar en los planos aportados, y que han llevado meses y meses determinar los  actuales propietarios de cada parcela; son cosas de la burocracia que a veces hace demasiado tedioso lo que pareciera fácil, más ahora que todo está digitalizado y guardado en ordenadores.

El siglo XX no fue un buen siglo para Almendrugal. La población estalló y las tierras no daban para tanta boca. La II República no trajo pan, aunque se intentó con diversas medidas políticas y económicas  alimentar cuerpo y espíritu; se mejoró, eso nadie lo discute, pero  eran tiempos de guerra y no de paz. Cuando estalló la Guerra Civil,  Almendrugal cayó en el bando republicano. Con los horrores de la Guerra Civil no le quiero entretener. Aquelló pasó y ojalá no se vuelva a repetir. Dicen que en la zona del arroyo Trespiés hay enterrados muchos hombres y mujeres, unos por ser de un bando y otros por ser del otro; irónicamente, la mayoría no sabían ni leer ni escribir.

Terminada la Guerra Civil llegó todavía más hambre, más miseria, más opresión. A principios de la década de los 50 del siglo XX la gente empezó a emigrar, bien a ciudades como Madrid, Barcelona, Bilbao o Avilés, o bien al extranjero, como Alemania, Francia o Suiza. Sobre el año 1960 no había aquí más de 100 habitantes.

El pueblo entró en muerte anunciada. Sólo quedaban viejos, y poco a poco se fue deshabitando. En 1970 quedaban nada más que 10 vecinos. En 1980 sólo estaba lleno el cementerio, no moraba por aquí ningún alma viva.  Para el catastro pasó a ser un pueblo deshabitado. Cero personas, muchas casas, la mitad ruinosas.

A primeros del siglo XXI algunas familias intentaron medrar aquí. Se constituyeron dos negocios de turismo rural, empezaron de nuevo a labrarse las tierras; pero aquello fue un sueño, porque duró eso, unos años que es un sueño efímero en el transcurrir de los  siglos.

Ahora solo ve casas caídas, la iglesia medio derruida, soledad y vegetación que, como la jungla, reclama su tierra perdida. Donde antes había niños que correteaban ahora sólo hay lagartijas en los días de calor, donde antes había abuelos que paseaban, ahora sólo el aire es el dueño. Almendrugal, hace ya años que es un pueblo fantasma. 

- Если испаноязычных хорошо работать, то они будут владеть миром.
  (si los españoles trabajaran igual que hablan, entonces serían los dueños del mundo).

- ¿Qué ha dicho?

- Que este bello lugar debe renacer para futuras generaciones.

- No me cabe duda que el Sr. Putin hará que Almendrugal vuelva a tener vida. Su dinero es como el maná. En nombre de todos los propietarios le vuelvo a dar una vez más un caluroso abrazo. Igor, dígaselo por favor al Sr. Putin.

- Этот идиот хочет дать обнять, вы хотите, чтобы в конечном итоге часы для всех?
   (Este cretino quiere darle un abrazo, ¿desea que terminemos de una vez por todas?

- Да, приходят спешить, скажите ему, что я чувствую себя очень заслуженный и удаления документов вы должны будете подписать один раз.
(Sí, venga que tenemos prisa, dígale que me siento muy honrado y que saque los documentos para que lo firmemos de una maldita vez).

- Sr. Mendruguez, por favor, el Sr. Putin desea firmar los documentos, es un hombre de negocios muy ocupado y tiene que coger un helicóptero. Espero que lo entienda.

- Espero que Vd. también entienda que mi comisión del 8 % sobre el total de la venta es innegociable.

- Sr. Mendruguez, Vd. está equivocado con respecto a los rusos. La palabra nuestra es un contrato.

- No lo niego, pero está escrito en las cláusulas, y firmado ante notario, y los descendientes de los vecinos, dueños mientras no se firmen los documentos, también lo tienen aceptado.

- Этот человек, как свинья дерьмо, пахнет она воняет, и не стоит до навоза.
  (Este hombre es como mierda de cerdo, huele que apesta y encima no vale ni para estiercol).

- ¿Qué dice el Sr. Putin Igor?, me ha dado la sensación que está disgustado.

- Nooo, ¡en absoluto!, ha dicho que está encantado de tratar con españoles, porque está comprobando que son grandes, y con los grandes él hace negocios, no con gente mezquina, como hay en otros países.

- El Sr. Putin es un señor de los piés a la cabeza. Bien, aquí traigo los documentos. Sólo queda firmar. Le pido lo haga con esta pluma de 600 €, la ocasión lo merece y no es para menos.

Y bajo un olmo centenerario, en un lugar de la Celtiberia llamado Almendrugal, en el capó de un Mercedes, se firmaron los documentos pertinentes mediante el cual un tal Putin, ruso y magnate del petróleo, compraba todo Almendrugal, TODO, por un valor de 1.000.000 EUROS, que sería pagado en 3 veces  con una cadencia no superior a un año. El reparto de aquellos billetes entre los propietarios sería  según lo acordado en convenio; siendo quien mejor tajada se llevaba el abogado Mendruguez, descendiente directo de Pepe "El Mendrugo". La historia a veces se empeña en ser hirónica, ¿quién iba a pensar que un descendiente de aquel primer morador sería el vendedor a mejor postor? 

Lo que vino después ya es otra historia.

¡Os deseo a todos que paseis una FELIZ SEMANA SANTA!

Miguel Ángel de Móstoles


-





lunes, 18 de abril de 2011

El alcalde Malaespina.

El siguiente post es larguiiiiiiiisimo, y me ha salido un pelín reinvidicativo.

Ahora que tenemos a la vuelta de la esquina elecciones, y con permiso de Vir, que me dió la inspiración, viene a cuento la historia del alcalde Malaespina; historia sucedida hace muchos años, tantos que era cuando en España no existía ni televisión.

Malaespina era el mote de Remilgio María Chico, que durante un tiempo fue alcalde en un pueblo de la Celtiberia. Villorrio pequeño, de no más de 2.000 vecinos, vivía de la agricultura de secano y de la crianza de cerdos de bellota en las dehesas. Realmente, las dehesas, los cerdos y los campos eran del marqués, el cual tenía a la mayoría de habitantes del pueblo como empleados (las condiciones de los obreros agrarios de la España de la postguerra es para otro día).

Remilgio María estaba casado y tenía 5 zagales, todos hombres. Al año de casarse nació el primero, al año siguiente el segundo, 12 meses después del segundo el tercero, y lo mismo para el cuarto y el quinto. 5 años, 5 niños. Después del quinto, su mujer le dijo que si quería más que se la pelara con dos piedras, que ella no era una máquina de hacer niños, y que si el señorito quería marcha que se le diera él mismo.

Remilgio María era un alcalde del montón. Sisaba alguna comisión en las pocas obras que se hacían en el pueblo, y poco más. No era época  de grandes caudales, así que el ayuntamiento estaba en quiebra perpetua desde hacía lustros. Cada obra que se hiciera, era a base de cobrar tasas arbitrarias a los pobres vecinos (el marqués estaba exento, ¡faltaría más!).

Con la llegada de la primavera de 1951, Malaespina llevaba más de una año sin mojar el churro. Alguna pajilla se hacía, pero luego se sentía "sucio" por ser pecador. Para no seguir pecando más, decidió que tenía que buscarse un apaño. 

Entre los posibles apaños del pueblo, había echado el ojo a la Ciriaca, que era mujer brava y de carnes prietas, con tetas que cortaban aire y guitarra en su talle. Ciriaca era soltera, de 18 años, hija del Nemesio y la Anastasia, y tercera hija de un total de 4 muchachas. El Nemesio había estado en el bando de los rojos, así que en el pueblo era visto como mierda, a pesar de ser padre de 4 bellezas.

Malaespina empezó cortejando a lo bestia y recibió calabazas en vez de alabanzas. Luego intentó ser más amable y quedó como el humo, que se va, se disipa y se pierde. Ciriaca no quería caña, sólo vivir en paz, y a pesar que su madre le decía que se aprovechara (porque las penurias apretaban), ella, siempre cortés, le mandaba al huerto a probar un pepino amargo, y si no era amargo, que se lo metiera por escroto y vería como amargaba del todo.

A la siguiente primavera, Nemesio estaba que reventaba, los huevos le estallaban. Había confesado ante el cura que alguna vez se había tocado, y la penitencia fue severa, 100 padres nuestros y 100 pesetas. ¡Todo tenía un límite y decidió actuar!

Decidió que ya iba siendo hora de empedrar las embarradas calles del pueblo. La primera, ¿cual sería?, ¿la de la iglesia o la del ayuntamiento?, no señores, la de la Ciriaca, para que sus pies no pisaran más arena mojada, sólo cemento a modo de alfombra. El pueblo se enfadó con la elección, ¿por qué esa calle y otras no?

Con la calle asfaltada, decidió Remilgio que debía estar bien iluminada, porque aunque lucero ya había, que menos que identificar en la noche dónde dormía. La calle de la Ciriaca también fue la primera que tuvo alumbrado público. Del enfado al cabreo con fines macabros pasó el populacho, se estaba rifando tirar a alguien al pilón, y después secarlo a base de una somanta  palos.

Al final, como aquello no cuajaba, decidió tirar de todos los caudales y regaló perfumes, collares, anillos y vestidos a la Ciriaca, siendo cómplices las hermanas, alcahueta la mama, y el Nemesio el convidado de piedra que de nada se enteraba. Ciriaca no tardó en lucir aquellas alhajas, y decir al alcalde Remilgio, que si quería agradecimiento, entre sus piernas tendría eso, y además, que de buen agrado dejaría se arrimara.

Os preguntareis que estaba pasando con la mujer del cabronazo presidente, tranquilos, no estaba ni tonta ni ausente, se enteraba, ¡de todo!, solamente esperaba, y esperando llegó la Ciriaca a contarle lo que su marido estaba pretendiendo, que ella no quería, y aquello que presumía, no era más que un encierro que tenía en pensamiento.

Pelearse por un hombre, que ni es hombre, ni padre, ni merece la pena tener tormento por ello, hizo que la mujer del Remilgio y la Ciriaca se apañaran raudo y presto. No había más que descubrir ante el pueblo la clase de individuo que era aquello.

Los hombres somos muy bocazas, el que más o el que menos demasiado confiados, y encima omnubilados al ver un buen par de senos. Eso le pasó al Remilgio, que por tener compañía, largó por su boquita rayos y truenos, contanto a su amante, que no amada, todo lo que había pillado de prestado y gastado en un cuento, que el creía estar viviendo, y en realidad no era más que su ruina, que vendría en poco tiempo. Lo grabaron todo, en magnetófono moderno. Y así quedó guardado, hasta que 10 días antes, de tomar de nuevo cargo en el ayuntamiento, se escuchó por la megafonía del pueblo.

"El cura es de culo blando, le van los mancebos con el rabo tieso; el secretario un pringao, y encima ciego, su mujer le afila a diario los cuernos; de los demás no hablo, me las sudan todos, ni son hombres, ni valen para nada, y ni se enteran que los estoy dejando tiesos; del marqués, ¿qué te voy a decir?, ¡un maricón al que todo se lo han dado!; todos son una mierda, salvo mis hijos, y porque son hijos, que su madre no vale ni para fregarme el suelo"

El pueblo quedó aterrado, ¿era el alcalde el que escupía fuego?, la conversación no había terminado, a continuación se escuchó la voz de la Ciriaca.

"¡Eres un mastuerzo!, ¿acaso las mujeres somos menos?, entonces, ¿yo también soy menos?"

¡Ole sus ovarios!

"Tú no querida, tú eres lo más bello, lo que llevaba meses en anhelo, por tí hago de todo, ¡me tienes loco!, fijate, que lo que te he regado ni es prestado ni comprado, es robado, JAAAAAAJAAAA, ¡tengo unos vecinos pringados!"

No hizo falta más, el pueblo se levantó en armas y buscó al Remilgio por doquier, hasta encontrarlo escondido en cuadra, entre mierda, y de allí al pilón de la ranas, y después al manteo, y del manteo a garrotazos a la plaza del pueblo, donde le esperaba la Guardia Civil que se lo llevó preso al acuartelamiento.

Pues eso, que ahora que todo está más o menos como en el cuento, ¿a qué esperamos a tomar iniciativa y cortar?, ¡qué ya ni aunque no lo voceen a los cuatro vientos se nos mueve el pellejo! En fin, que pienso que parecemos gilipollas, y creo que no vivo en un cuento.

¡Feliz lunes!

Miguel Ángel de Móstoles


viernes, 15 de abril de 2011

Una pareja de calentorros, una abuela, y un cachondo



¡No olvideis descargar vuestro CUPÓN DESCUENTO para gafas en:  http://www.opticacalvo.com/promociones.html!

Bueeeeeeno, ando desaparecido, lo sé, pero mi motor de 40 años está empezando a demandar una conducción sosegada; si le pido mucho a las neuronas se me funde la trócola del cigüeñal, si le meto revoluciones a la trócola, y yo soy de los que cuando pisan se tiran mucho tiempo con el acelerador pisado, luego el sistema electrónico de control está con fallos durante 3 días, y si le meto mucha carga al chasis, entonces mal vamos porque no puedo ni arrancar en frío. Por este motivo, necesito  una puesta a punto inmediata y quedar aparcado en el garage durante una temporada en la oscuridad, para que mi pintura no siga perdiendo color.

Esta maldita ola de calor que ha llegado a España antes de tiempo me tiene fatigado, ¡con lo bien que estábamos cuando llovía y hacía tiempo de invierno! Lo único bueno que traen estos calores, es comprobar como la chavalería anda con los bajos calientes y el corazón enamorado. Ahora, cuando salgo del curro, mientras me dirijo a coger el metro, casi tengo que ir saltando por encima de las parejas de chavalines que están amorraos al sol de primavera. ¡Ay!, ¡qué bonito es el amor!

Pero claro, como todo en la vida, hay que buscar el punto medio, que los extremos pueden llevarte a situaciones comprometidas. Os cuento.

El otro día había poco personal en el vagón del metro. Frente a mi, estaban una pareja de enamorados de unos 18 años;  muy guapos los dos (creo que los españoles y españolas de ahora son más bellos que los de mi generación). Él, que estaba todo atacado, no hacía más que meterla mano. La muchacha llevaba una falda corta, no minifalda, por encima justo de las rodillas. Mientras se decían "te quiero" con las miradas, el chaval, ¡el muy ladino!, había puesto la mano encima del muslo de ella, y para tocar carne, había levando un poquito la falda. Ellos estaban a sus cosas, y los demas expectantes a ver si aquella falda subía más.

A mi lado viajaba una abuelita de cerca de 80 años. Llevaba una botella de agua en la mano, y me dió por pensar que en cualquier momento la vaciaría en la bragueta del chico, ¡si es que no se la tiraba directamente a la cabeza! Los miraba con cara de asco, y asco me dió a mi ver que ella ponía cara de asco, ¡no me pareció que estuvieran haciendo nada malo!

El chorvo se calentó y el reflejo fue mover más la mano, camino de la cadera, por lo que la falda subió más de la cuenta y parte del vagón pudimos ver de soslayo la ropa interior de la muchacha. Ella se violentó, retiró la mano de él, y le regañó en voz muy baja, pero con unos ojitos que a pesar de la regañina decían: "espérate un poco zagal, que no tardando mucho podrás tocar más". Ahí quedó la cosa, y en ese momento empezaron a hablar de temas insustanciales.

El resto de viajeros del vagón volvimos a nuestro mundo, salvo la vieja que tenía al lado. Masculló algo entre dientes y dirigió una mirada asesina al adolescente encendido. Yo, en vez de callarme, la dije en voz baja: "es la primavera", y ella me miró y sonrió.

LLegó la parada de Sainz de Baranda y me dispuse a bajar, y la abuela de mi lado también. Salimos los dos del convoy, anduvimos por el andén, y, ¡mira tú qué casualidad!, los dos fuimos a coger el ascensor que te pone directamente en la calle Doctor Esquerdo, al lado de Comercial Citröen. Ya en la calle, pareció que éramos imanes con la polaridad contraria, porque nos paramos ante el mismo semáforo en rojo, para cruzar la calle. Acaba de cambiar de color y la espera es larga, y mientras esperábamos, la tierna abuela va y me "salta":  "¡qué envida me dan los jóvenes de ahora, ya me hubiera gustado a mi ser adolescente en esta época!", a lo que yo, sorprendido, respondí: "¡¡abuela!!, ¡qué puede ser su nieta!, JAAAAA", y mientras me reía con mi vehemencia característica, la jodida abuela me sentó de culo con la siguiente respuesta:

"Si tuviera 30 años menos, menos volumen y peso, la mitad de arrugas y menos seso, tenga presente que hasta le hubiera metido mano, majo, porque me estaban poniendo cardiaca, y mejor que botella en mano, hubiera preferido carne en barra".

Y ella para un lado y yo para el otro. ¡La madre que la parió!, ¡como están las cabezas!

¡Madre mía!, JAAAJAAAAAAAA, ¡¡joder con los abuelos, como las tiran!!

En fin, que quereis que os diga, me sentó de culo pero me subió la moral, JAAAAAAAAAAAAAAA.

Bueno, de este que escribe que tiene el corazón caliente (porque yo siempre estoy en primavera), que no es lo mismo que cachondo, JAAJAA, os dejo un video de una señora con mucho arte:



Si vais a conducir, porque teneis la semana libre, ¡cabronazos, qué os parte un rayo!

Miguel Ángel de Móstoles






lunes, 11 de abril de 2011

La dichosa rima.

- Yo.- Anaaaaaaaaaaaaa, ¿dime algo que rime con castañaaaaaaa?

- Ana.- ¿Queeeeeee?, ¡no te entiendo nadaaaaaa!

- Yo.- ¡Coño!, ya está, nada rima con castaña. ¡Gracias!

- Ana.- ¡Qué te oigo pero no te entiendo!, ¿qué coño quieres?

- Yo.- ¡Qué yaaaa estaaaaaaaaa!

- Claudia.- ¡PAAAAAPAAAAPAAAAAAAAAAAAAAA!

- Yo.- Claudia, no grites, a ver, ¿dime lo que quieres?

- Claudia.- ¡¡ET-TO NO GUT-TA!!, ¡PUAG! - y acto seguido tira con desprecio el trozo de manzana a la alfombra - ¡TUNA, TUNA, TUNA,!

- Yo.- ¡Anda!, ¡gracias hija!, aceituna también rima con castaña.

- Claudia.- ¡¡TUNA, TUNA, TUNA, QUERO TUNA!! - mientras me coge de la mano y me arrastra hacia el frigorífico.

- Ana.- ¡No se te ocurra darle aceitunas, qué luego no come!, ¿¡me has entendidoooooooooo!?

- Yo.- Siiiiiiiii, ¡vale!

- Ana.- ¡¡No te he entiendooooo!!

- Yo.- Que sí joder - respondo en un tono muy bajo, como si estuviera contando un secreto al cuello de mi camisa.

- Ana.- ¡Eso quisieras tú, joder!

- Yo.- ¿Pero tú no entendías?

- Ana.- ¿Tú no estabas rimando?

- Claudia.- BUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA, ¡¡QUERO TUT-NA!!

Hay domingos, que más valdría echarse unos ripios mientras nos tomamos un vermú, más que nada para echarse unas risas. Ahí van unas rimas, que no se diga que de poco sirven los gritos:

Si te grito porque me gritas,
si me gritas porque te grito,
si no gritas y yo grito,
si tú gritas y yo también grito,
entonces gritemos al unísono,
¡vaya familia de tontos!,
que pareciera tuviéramos oídos sordos,
y no porque oigamos poco,
es porque escuchamos menos,
de lo que en realidad oímos,
¿verdad cariño?

JAAAAJAAAAA, ¡ay!, Ana y yo a veces no reímos con esas situciones, que todos hemos vivido, esas en la que gritas y no "entiendes" porque no te "oigo". JAAAJAAA, ya veis, en un piso de 85 metros cuadrados y a veces ni a gritos escuchamos, JAAAAAAAA.

Por cierto, el vermú es sagrado en mi casa. La única pega es Claudia, que se puede comer 20 aceitunas seguidas sin pestañear, y luego ponerse a llorar porque no le damos más.

¡Feliz lunes a todos!

Miguel Ángel de Móstoles






viernes, 8 de abril de 2011

El cuestionario.

¡¡Vale, vale, no te enfades conmigo Luis,  ya lo hago, tengo mucho aprecio a mis huevos!!

Me parece a mi que la Blogsfera en general es un poco cotilla. Lo digo porque a veces te "pasan" cuestionarios que dejan ver de uno mismo más de lo deseable. En fin,  ahí va y que salga el sol por dónde quiera.

1.- ¿Cuantas preguntas puedes responder inteligentemente?

      ¡Qué honor, me consideran una persona inteligente!

2.- Una duda.

      ¿Somos masocas?, así en general.
      
3.- Una certeza.

     El hombre es el peor enemigo del hombre.

4.- Un color.

      Rojo pasión.

5.- Un deseo.

      Que no me falle el trabajo.

6.- Una virtud.

      No tengo.

7.- Una frase

      He tenido un sueño.

8.- Un sueño.

      Esto, antes, ya lo había soñado.

9.- Un defecto.

      Demasiados: vehemente, gruñón, colérico, hipócrita, cínico, impaciente....

10.- Como este cuestionario va dirigido a personas que escriben ¿qué significado tiene para ti una hoja en blanco?

        El inicio de algo. Aunque eso no quiere decir que comience en breve.

11.- ¿Escribes por necesidad o por afición?

        Creo que por ambas cosas.

12.- ¿Pones musica en el blog?

        Algunas veces.

13.- ¿Eres una persona sentimental?

        Sí.

14.- ¿Si quisieras tener un único sentimiento cual elegirías?

       Ser un hombre bueno.

15.- Una frase

       ¡Así se las ponían a Felipe V!

16.- Una pregunta

       ¿Dios existe?

17.- ¿Si desearas algo que pedirías?

        No más guerras, en todos los sentidos: bélicas, de género, diplomáticas, económicas, etc.

18.- ¿Cuando escribes que sientes?

         No siento orgamos (me gusta más la siguiente pregunta: "¿cuando escribes, que no sientes?").

19.- ¿Creyente?

       A ratos.

20.- ¿De no ser creyente en que crees?

        Esta es la típica pregunta que contestaría con un pacharán. Como no lo tengo... paso palabra.

21.- ¿Qué esperas de la vida?

       Buenooooo.....

22.- ¿Que significado tiene para ti el amor?

       Esa pregunta requiere matizarla. Si se refiere al AMOR, como sentimiento, me parece el sentimiento más bonito, y, por desgracia, me gustaría que hubiera más entre la Humanidad. Con respecto a HACER EL AMOR, JAAAJAAAA, eso merece otro cuestionario.

23.- ¿Como te consideras como persona?

        Eso no debe de contestarlo la propia persona, siempre mentirá o se mentirá a él mismo.

24.- Tienes un blog ¿por qué?

        Porque hubo una vez que decidí tener uno. Hasta que me canse o no pueda mantenerlo.

25.- ¿Crees que eres una persona a la que se le reconoce su valía?

        Ha habido de todo, pero tampoco me puedo quejar del todo.

26.- ¿Qué esperas del amor?

        Que dé yo siempre sin pedir nada a cambio.

27.- ¿Qué le pedirías a la vida?

        Hago mía la canción de Violeta Parra.



Me da pudor mostrar mis sentimientos. Es por eso que me hago el remolón para hacer cuestionarios como el anterior.

Tengo que enviárselo a 5 bloguer@s. Espero que no se enfaden conmigo. Me gustaría leer las respuestas de:

1.- Aniña (http://anavampyevil.blogspot.com/)2.- Temujin (http://danielfuente.blogspot.com/)
3.- Conxa (http://conxa-jomateixa.blogspot.com/)
4.- Vir (http://virpino.soy.es/)
5.- Mr. Dueman (http://lvlojdmisterdueman.soy.es/category/literatura/).

Y por supuesto, para todos aquellos que deseen hacerlo.

¡Mi mejor sonrisa!

Miguel Ángel de Móstoles




miércoles, 6 de abril de 2011

La chica de la estación de Aluche.

El otro día perdí el tren. Eran las 22:00 horas y había muy poca gente en los andenes de  la estación de Cercanías de Aluche. El panel luminoso avisaba de  una espera de 10 minutos hasta que llegara el siguiente convoy. Resignado, me senté en uno de los fríos asientos de ladrillo de la estación.

Al otro lado había una muchacha que tenía las manos tapándose la cara. Sentada frente a mi, estaba encorvada, como si una pesada pena la empujara hacia el suelo. ¿Que será eso tan triste que la tiene así?, me pregunté.

9 minutos para llegar el tren a la estación. Ha llegado más gente. Algunos se sientan, otros pasean; la chica de enfrente sigue en la misma posición. Tiene al lado una carpeta, está adornada con fotografías de algún niñato americano que hace que canta.

8 minutos todavía para llegar el tren. Ya no soy el único que la mira desde el mismo andén que yo. Los viajeros que han llegado al que está ella también se han  quedado mirándola, algunos de forma dismulada, otros descaradamente. Una mujer mayor ha querido sentarse en el mismo asiento, ha vacilado y al final ha decidido permanecer de pié.

6 minutos para la llegada. Observo que la chica es rubia teñida, ¡lo confirman las raices capilares, negras como los cojones de un grillo! Viste unos Levi's y una blusa que puede ser de cualquier color. Sé que es de color porque soy daltónico y ciertos matices, que yo veo grises, corresponden a colores más alegres, suaves pero alegres. Imagino que marcará buen culete, los Levi's siempre "forman" culos apetecibles en las mujeres.

4 minutos. El andén se está llenando de gente pero no de ruido, los viajeros seguimos en silencio, en nuestros pensamientos, todos con la misma cara de impaciencia por llegar a destino.

2 minutos. Ella se ha encorvado más, de seguir así se caerá de bruces contra el suelo. Una mujer a mi lado me dice: "creo que esa chica no está bien"; ¡galeno de primera debía de ser la señora, ¡no te jode!, ¡claro que no está bien!

1 minuto. El panel informativo avisa que el tren con destino a Humanes está proximo a llegar. Me ha parecido oir unos sollozos. Empiezo a dudar, ¿subo al tren o me cambio de andén? En el sentido que ella espera, el tren todavía tardará 2 minutos en aparecer.

Los ruidos de mi tren aproximandose invaden la estación. Decido no subirme y me voy en busca de la chica. 

Mi tren ha salido y yo estoy delante de ella. La gente se aproxima al borde del andén, su tren está a punto de llegar, la chica, desde luego, no lo cogerá. Dudo si para llamar su atención debo tocarla el hombro o simplemente darla una voz. Al final opto por las dos maneras al mismo tiempo.

- Yo.- Señorita, ¿se encuentra usted bien?

Ni caso.

- Yo.- Chiquilla, sea lo que sea, no merece la pena estar así, ¡hay más hombres que botellines en el mundo!

No sé el porqué he dicho eso, ¡lo mismo está así porque se ha muerto su padre! Quita las manos de su cara y me mira, o parece que mira, porque tiene los ojos húmedos, ojeras, y cara un poco revuelta.

- Yo.- Te estoy viendo desde el otro andén, ¿te pasa algo?

- Ella.- Sí, bueno, no sé, no, no estoy bien, es, es, que....

- Yo.- ¿Qué?

- Ella.- Es, que, que, ¡ay!, creo que...

¡En mi vida había visto soltar tanto volumen grumoso y tan repugnate por la boca!, ¡¡la madre que la parió!!, ¡me manchó la cazadora, me manchó los zapatos, hasta las gafas cubrió el devuelto!, ¡¡joder qué asco, por el amor de Dios!!

- Yo.- ¡No sé si tirarte al andén, darte una ostia, o matarte varias veces!, ¡me has puesto perdido!, ¿qué coño has bebido?

- Ella.- ¡ay!, perdón - con un hilo de voz - he mezclado calimocho (1) con cerveza... creo que algo me ha sentado mal, sólo me he bebido 5 minis (2) en el parque con los colegas.

En esos momentos pasa un señor mayor y me dice:

"¡Chaval!, ¡¡has ligadooo, JAAAAAAAAJAAAA!!"

Lo peor vino después, con Ana, que cuando le conté lo que me había pasado me mandó al sofá. A día de hoy no me habla, ¡no me cree!

Si cuando yo digo que el momento que elegí para nacer, era aquel en el que los astros estaban beodos o follando... ¡por algo lo digo, a las pruebas me remito!

Miguel Ángel de Móstoles

(1) Bebida formada a partes iguales por vino (preferiblemente Perlado o Don Simón) con Coca Cola. La ingesta, especialmente caliente, de esta bebida, que todos hemos bebido litros y litros en nuestra vida, puede producir modorra, agilipollamiento, calentura de bajos, pérdida de responsabilidad temporal, risa floja, pérdida de memoria, etc. etc.

(2) Se dice de la medida en volumén de bebida alcohólica contenida en vasos de plasticurri que dan en los garitos. La medida real es en torno a 1/2 litro, aunque algunos se empeñen en vendernos que es un litro. Debido a la alta conductividad térmica del pasticurri, las bebidas en ellos contenidas se calientan a todo meter, con el consiguiente efecto de tener que beberte la  cerveza calentorra, produciendo el mismo efecto en el paladar que si te bebieras pises calientes, así como disminución en el tiempo necesario para llegar a la embriaguez.




viernes, 1 de abril de 2011

Miguel Ángel en el psicólogo.

Dedicado con mucho cariño a todos aquellos que piensan que me falta un tornillo.

Me han recomendado un Centro Especializado en Psicología para que me "encuentre" a  mismo. Como no tenemos un chavo, al final en la familia han hecho una colecta para que tenga una sesión, por lo menos. He llamado al teléfono que me han dado, me he presentado, me han reconocido porque estaban avisados, y cuando había cruzado algunas frases me he puesto serio, transcurriendo la conversación más o menos así.

- Yo.- María Amapola (yo siempre pregunto el nombre del interlocutor), tengo una cuestión antes de continuar.

- María Amapola.- ¿Dígame Sr. Chico?

- Yo.- Verá, yo no piso establecimiento sanitario sin hacer antes un cuestionario previo a dicha empresa. Por este motivo, deseo enviarles por e-mail el cuestionario pertinente, el cual tendrán que devolverme en un plazo no superior a 48 horas para que yo lo revise. Dependiendo de las contestaciones, me pondré en manos de ustedes o pasaré olímpicamente.

- María Amapola.- Ehhhhhhh, ¿habla en serio?

- Yo.- Totalmente.

- María Amapola.- Le pido se mantenga a la espera. Tengo que consultarlo.

- Yo.- Muy bien, no hay problema, pongo el manos libres y me voy a echar un chupito de pacharán, que me noto los biorritmos bajos.

No sé a quien iría a preguntar, pero la muchacha tardó un buen rato. La verdad que, como la llamada la pagaban ellos, no yo, me daba igual. Os voy a confesar un truco para ahorrar en teléfono; cuando llamo a algún sítio (familiares no incluidos), siempre digo:

"Por favor, tengo que colgar un momento, ¿me hace el favor de llamarme en 3 minutos al teléfono *********?"

A mi me funciona siempre. ¡No me mireis de ese modo!, está la vida muy difícil y hay que ahorrar en todo.

- María Amapola.- Sr. Chico, ¿está usted ahí?

- Yo.- Siiiiiiiii, ¿dígame?

- María Amapola.- Me han dicho que sí, que no hay problema. Lo puede usted enviar al e-mail que aparece en la tarjeta que le dieron. Lo revisará la doctora Schmidt y le contestará.

- Yo.- ¡Muy bien! En un rato se lo envío.

El cuestionario es muy corto, sólo 3 preguntas. A ver que os parece:

1º- Su paciente le propone sexo loco en la consulta. De las siguientes 3 opciones, ¿cual elegiría?

      A.- ¡Sin dudarlo!
      B.- ¡Ya estaba tardando en proponérmelo!
      C.- El paciente siempre tiene razón, si lo pide habrá de dárselo.

2º - Su paciente decide pagarle en botellas de pacharán. Eliga entre las siguientes opciones:

       A.- Si es ZOCO lo aceptaría sin dudarlo.
       B.- Siempre y cuando no sea de calidad inferior al ZOCO.
       C.- ¡Me parece perfecto!

3º - Su paciente tiene un blog, y es suceptible de contar todo lo que se diga en  las  diversas sesiones. Eliga una opción,  y sólo una:

       A.- A mi, mientras me pague en pacharán....
       B.- Ummmmm, no sé, se puede enterar mi pareja que he tenido sexo loco con el paciente. Me parece de P.M., así mi pareja sabrá lo que vale un peine.
       C.- ¡Anda!, ¡¡yo también tengo un blog!!, mira tú por dónde podemos hablar de nuestras cosas entre sesión y sesión.

El caso es que la doctora Schmidt me ha contestado de la siguiente manera:

Estimado Miguel Ángel,

Si no quiere venir, no venga, nadie le obliga. Deduzco que usted no necesita ayuda psicológica, lo que necesita es ayuda psiquiátrica. No se preocupe, me he tomado la molestia de contactar personalmente con sus familiares para orientarles. 

Antes de despedirme, no quiero dejar  pasar la oportunidad de decirle que soy bloguera, que tengo un blog de poesía, en el que es usted es uno de los seguidores habituales, y que agradezco los comentarios que  en muchas ocasiones me deja. Yo su blog lo leo de forma habitual, ya que está en un programa de seguimiento en la Blogsfera, el cual no puedo darle más detalles.

Atentamente:

Natalia Schmidt ("Poemas desde mi consulta")

¡¡JODER!!, si cuando yo digo que nací con un sello puesto en mitad de la frente, que dice:

"nasío pa ser pardillo"

Ultimamente Ana me sonríe mucho, no sé como tomármelo.

Miguel Ángel de Móstoles