Óptica Calvo

miércoles, 2 de febrero de 2011

Un cristal traslúcido.

 AVISO: POST LARGUIIIIIIISIMO.

¿Algunos de vosotros ha chateado buscando ligue?, ¿lo habeis encontrado?, ¿se sienten mariposas en el estómago cuando quedas con esa, no sé como denominarlo, ¿ligue virtual?, después de estar tiempo chateando, y por fin, decidís que es momento de conocerse?, esta última pregunta es muy tonta, seguro que sí. Me hago todas estas preguntas porque yo nunca lo he hecho, es más, casi ni he chateado, y lo poco que he hecho es sin voz ni imagen.

El otró día escuché la canción de Galilea de Sergio Dalma, y claro, me acordé de las citas a ciegas, esas que esperando mucho no terminan en nada; ya lo dice el dicho: "mañanas de mucho, tardes de nada, y noches de pajas". 



Yo nunca he tenido una cita a ciegas. Intentaron una vez organizarme una, no quise. A base de insistir, al final quedé, pero tuvo que venir acompañada por la amiga de ambos. No estaba yo entonces con ganas de tener pareja, me encontraba muy bien sólo, así que aquello se terminó antes de empezar.

Pero claro, como el raro soy yo, y lo normal es lo otro,  he oído decenas de  historias de encuentros post-chateo cachondísimas, ahora mismo estoy recordando una.

Resulta que un amigo de mi amigo había ligado por internet. Como esto hace muchos años, y entonces en España no se llegaba ni de coña al 1 MG, las Webcams tenían poca utilidad. Lo normal era enviarse fotos. Después de meses de tonteo virtual, el macho, llamémosle Entronio, envió algunas de sus fotos, las que él consideró que estaba más "comestible". La otra parte envió también fotos, todas con ropita ligera, alguna en bikini, y presentando a una pedazo de rubia que estaba para matarla como a  las cucarachas.

Ambos, madrileños, quedaron  al lado del monumento de la Osa y el Madroño; siendo el día elegido un viernes de primavera caluroso, de esos que ponen verde la campiña y a los camperos. Entronio enmudeció cuando la vió venir, "¡madre, es una diosa!".

- Chica.- ¡Ay!, ¡ya era hora!, estaba en un sinvivir, ¡qué guapo eres! - mientras le daba un abrazo muy caluroso -

- Entronio.- ¡Yo estoy igual! (¡madre que tetorraaaaaaaas!), venga, mujer, si ya nos conocemos, ¡tanto tiempo chateando, nos hemos contado de  todo! (¿le gustaba el sexo oral?, hemos hablado pero ahora no recuerdo).

Aquella noche Entronio mojó, ¡por fin!, (estando en la zona de Sol, y sabiendo todo Madrid que la C/. Leganitos es famosa por existir locales para parejas, como dicen en mi pueblo: "¡estaba a huevo!").

Pasado los polvos del primer encuentro, las tontás posteriores escritas y leidas en el Messenger, la bobería que tenía Entronio tras las primeras citas, la relación entró en un punto muerto. Entronio era un amante de la poesía, y su chica, dejaba ver a través del "cristal" un alma sentimental, romántica, de persona especial, que le había enamorado hasta las trancas. Él había intentado en varias ocasiones hablar de otros temas menos profanos, incluso en la tercera cita la regaló una rosa con un poema de su puño y letra, obteniendo por respuesta un morreo, un achuchón, y un "eres tremendo"; algo no cuadraba.

Entronio estaba confuso, incluso se sentía engañado, esa chica no era igual a través del chat que en persona. En el chat le dejaba tontito con palabras, y en la vida real, le dejaba exhausto por el ritmo que llevaban, parecía la chica perfecta, pero, ¿por qué no ser en las citas algo de lo que era desde su casa? Lo pensó durante días, se decidió a hacerlo, un día escribió en el chat:

- Pollaman dice.- tengo k pedirt una cosa?

- Cenicienta dice.- que??????

- Pollaman dice.- me gustaría que saliéramos de otra manera, quieres ser mi novia?

- Cenicienta dice.- ¿serás en la vida real como eres en el chat?

Esa contestación dejó a Entronio fuera de juego, no la entendió, lo pensó unos instantes, al final escribió:

- Pollaman dice.- Seré más.

- Cenicienta dice.- ENTOCES, SÍ.

Y la siguiente cita fue especial, superando a todas las anteriores. Los versos olvidados regresaron, se dijeron palabras de amor que sonaron a campanas tañendo. La temperatura del amor subió, el vino algo hizo, fue una herramienta para comerse a besos. La pasión desbordó a Entronio, y la propuso:

- Entronio.- Vayamos a mi casa, duerme esta noche conmigo y no te vayas si no quieres, yo, ya, me puedo morir - hay que reconocer que Entronio era un rato cursi -

- Chica.- Lo siento, no te lo tomes a mal, me duele la cabeza, no me apetece.

- Entronio.- ¡Vaya!, ¿quedamos mañana?

- Chica.- ¡Claro  que sí, tonto!

Y al día siguiente la chica pareció otra. Le pilló al Entronio con tanta fuerza  que lo dejó echo unos zorros; tanto apretar sacó de dentro de él hasta las células que forman los espermatozoides. No rompieron el colchón de milagro; ¿qué tomaría la chica para, no sólo quitarse el dolor de cabeza, si no  para tener aquella potencia sexual?

Estaba Entronio que no entraba en su piél, sólo le faltaba volar, hombre eufórico que ha follado mucho es sinónimo de bocazas a la primeras de cambio.

- Pollaman dice.- Diooooooossssssss!!!!!! he tenido que ponerme hielo! 

- Cenicienta dice.- Tenemos que hablar. No digas nada. Mañana en nuestro sítio especial. Hasta mañana.

---Cenicienta se ha desconectado---

"Ay Dios, me va a dejar, ¡soy un bocazas!, me pierde la boca, ¡joder, joder!, ¿qué he hecho?, ahora mismo la llamo y la pido perdón".

El móbil estaba desconectado, el teléfono fijo comunicaba, estaba claro que no quería hablar con él hasta mañana.

Nuestro pobre hombre no pegó ojo en toda la noche. Las minutos parecían horas de reo. Llegó 10 minutos antes de la hora prevista a la cita. No se había arreglado, estaba sin afeitar, olía un poquillo a sobaco, temiéndose lo peor, no tuvo fuerzas para ponerse guapo. 

Pensó que el no dormir le habían provocado legañas como dromedarios, se frotó los ojos, ¿estaría soñando?, ¡veía doble a su chica!, ¡coño!, ¡¡son dos tías iguales!!, ¡ay madre!, el mundo se le vino encima oliéndose la tostada.

- Chica 1.- Entronio, yo soy Cenicienta, la que he chateado contigo, la que te dije sí de formar pareja. Ella es mi hermana gemela, se llama Princess, la envié en las primeras citas porque quería saber un poco más de ti.

- Chica 2 (Princess).- Entronio, imaginamos que estarás que lo flipas, ¡cierra esa boca, qué pareces tonto!, bueno, yo, el caso es, queeeeeeeee, a ver, pensarás que me va la marcha, bueno, si me va,  ¡eso qué más dará!, ¡me acosté contigo el primer día porque me gustate!, y sí, se lo dije a mi hermana, ¡cierra la boca, te entrarán moscas!

- Chica 1.- Pero yo te quiero muchísimo, estoy enamorado de ti desde que te conocí en el chat; lo único que yo en la cama soy muy fría, no soy como mi hermana, yo tengo que ir despacio, te has acostado siempre con ella, pero eso no te debe de preocupar, en el sexo nos adaptaremos, te lo prometo.

- Princess.- Bueno, es un gran follador, no sabes lo bien que lo hace... además, ¡¡¡me gusta a mi también!!!

- Chica 1.- ¡Serás pedorra!, esto ya lo hemos hablado, ¡¡me gusta a mi y es para mi!!, ¿verdad Entronio?

El pobre Entronio se había puesto a llorar, no tenía consuelo.  Ambas le abrazaron, le dieron besos, arrumacos, sin importantes que todo el mundo estuviera mirando.

Entronio pensó en enviarlas a la mierda a ambas. Algo dijo, pero ellas le convencieron. Al final se dejó llevar y empezó a salir con la chica del chat, incluso se llegaron a casar y formalizar una pareja ideal, siendo ella, de las dos hermanas gemelas, la única unida en matrimonio, porque Princess siguió adorando a su cuñado, como quiere una cuñada, pero libre y a su aire.

Desde entonces, en algunas ocasiones, Entronio, cuando hace el amor con su mujer, duda si verdaderamente lo está haciendo con ella o con Princess; es la forma de hacerlo lo que le tiene muerto en vida, a veces son polvos distantes y fríos, a veces son polvos salvajes, ¿se puede cambiar tanto, de un día para otro, follando?, mejor no pensarlo demasiado.

Así que ya sabeis, NADA DE CHAT, JAAAAJAAAJAAAAA.

¡Ay, almas cándidas!, ¿dónde esté ligar en una disco, garito, parque, cine, teatro, cola del paro o del bus, que se quiten mil encuentros virtuales?

¡Con Dios!

Siento el pestiño.

Miguelón (un polvorón).

etiquetas: , ,



21 comentarios:

  1. Ja,ja,ja,ja,Miguel siempre me arrancas una sonrisa juasssssssssssssss.Eres genial.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  2. jaajja Está claro que si no me fiaba de los chats ahora mucho menos...jaja Gracias por las risas....y consuelo para el pobre Entronio....un beso

    ResponderEliminar
  3. Me haces reír tan solo con la elección de los nombres, jeje, ¡¿Entronio?!
    Yo tampoco he chateado nunca, y menos para ligar, más que nada porque tengo príncipe, que conocí a la antigua usanza :D
    ¿Citas a ciegas? NOOOOOOOO ¡TODO A LA VISTA!, jejeje
    ¡Que bien me lo paso, estos ratitos que vengo a visitarte! ;)
    Sigue así, mocetón, que los espacios donde echarse unas risas no son tantos, ¿has visto Morgana?, ¡también se troncha! jeje
    ¡Un besote bien gordote para los dos!

    ResponderEliminar
  4. Nunca es la respuesta a tu pregunta .
    Tienes ese fino humor que me encadila y me tiene pegada a la pantalla ;)
    Besitos!

    ResponderEliminar
  5. No entiendo demasiado de chats, muy pocas veces he entrado, aunque mi verborrea me ayuda bastante, soy más del contacto tete a tete.
    La historia, bufffff, vaya historia, jajaja, que peligro tienen las mellizas y que corto de vista el Estronio, jajaja.
    Un abrazo crack!

    ResponderEliminar
  6. Hola Miguel, como siempre quedo admirada de tu narrativa, me encantó la historia!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  7. Los de la citas a ciegas... o sea... quién cojones lo invento?

    ResponderEliminar
  8. Que gracia jajajajaja, lo bien que me lo paso con tus historias. Es para mear y no sacar ni gota, jajajajajaja.

    Miguel (eres un chorizo de la risa), porque siempre me acabas robando la mía.

    Te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ojo a mi no me parece tan mal eso eh? Dos gemelos que están buenorros uno es muy romántico y profundo y el otro una fiera en la cama y que vayan cambiando sin que yo me de (o finja no darme) cuenta no está tan mal jajaj

    3 besos uno para cada uno.

    ResponderEliminar
  10. Qué historia más buena... No te preocupes, es divertida, no se hace larga.

    Los problemas del mundo virtual el pobre Entronio se los lleva al real y, para colmo, las mellizas son muuy peligrosas. Seguro que se están alternando... jajaja...

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. WINNIE:

    ¡Hola Winnie!

    JAJAAAAA, tampoco hay que cerrarse en banda, lo mismo nos hemos perdido algo bueno, ¿no?

    ¡Un besazo!

    EMYTECUENTO:

    ¡Hola guapetona!

    ¡¡MUCHAS GRACIAS!!

    No se puede decir de este agua no beberé, pero, a mi me gusta más de la otra manera.

    Ahora estoy muy feliz como estoy, pero la vida es muy larga.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  12. EURICE:

    ¡Hola mocetona!

    JAAJAAAAA!!!!!, ¡me alegro mucho!

    ¡Un besazo!

    JOSEP CAPSIR:

    ¡Hola Josep!

    JAAJAAAA, había pensado la historia en gemelas, de esas que son iguales hasta en la voz, porque mellizas, bueno, normalmente se distinguen; aunque yo creo que tienes razón (no me había dado cuenta), Entronio es corto de "vista".

    Tú enamoras hasta una piedra, que sí, que me lo ha dicho un pajarito.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Mª DE LOS ÁNGELES:

    ¡Hola!, ¡me das un alegrón verte por aquí!

    Si ta ha hecho reir, eso me deja muy contento.

    ¡Un beso!

    JORDIM:

    ¡Hola!

    JAAAJAAAA!!!! seguro que era gente que se aburría mucho.

    ¡Un abrazo!

    MORGANA:

    ¡DE NADA!

    ResponderEliminar
  14. ROSANA MARTÍ:

    ¡Hola Rosana!

    ¡Me ha gustado eso de "chorizo de la risa"!, JAAAAAAAA! Se pretende hacer sonreir, reir, si lo consigue me doy por satisfecho.

    ¡Un fuerte abrazo!

    NÉCTAR DE LLUVIA:

    ¡Hola guapetona!

    JAAAJAAAA!!!!! ¡PERO ES UN LÍO!, ¿no?, JAAJAAA!!! yo no podría.... soy así de simple.

    ¡Un besazo!

    MAR:

    ¡Hola Mar!

    JAAJAAAAA!!!!! Eso creo yo.... aunque, no sé de que se queja Entronio, si tiene TODO lo que quiere, ¿o no?, ¡ay, los problemas morales!

    ¡Un besazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  15. Mmmmm... mandé ayer un comentario, pero ha desaparecido en el limbo de los comentarios que no llegan a su destino.

    Decía que algún día te contaré cómo es eso de ligar en los chats, pero no en estos foros. Y sí que tiene su encanto, ¡mucho encanto!

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  16. Que no, que está muy divertido. Si te soy sincera tampoco chateo; solo lo he hecho una vez con una supuesta chica (que en realidad creo que no es tal...) y nada más. Por tanto, eso de quedar con alguien que he conocido a través de esta realidad fingida y virtual no me resulta recomendable...

    Es una historia muy entretenida. Pobre chico se quedaría a cuadros...

    un saludo.

    ResponderEliminar
  17. VIR:

    ¡Hola Vir!

    JAJAAAAA!!!! TE TOMO LA PALABRA!!!

    ¡Un besazo!

    ESILLEVIANA:

    ¡Hola!

    ¡Celebro que te haya entretenido!

    Ya te digo.....

    ¡Un beso!

    TEMUJIN:

    Noooooooooooooo ;)

    ¡Un abrazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  18. Año 1998. Lugar: IRC Hispano. 6 meses de chat, 1 quedada en un restaurante de camino a un concierto. 2 meses después, segunda cita, amor, pasión y todo lo que tocaba y 12 años después, aquí estamos. :) con un anexo de 7 años que se llama Clara :))) Sí, sin duda, el amor llega de cualquier manera, eso sí, antes de encontrar mi naranja probé unas cuantas mandarinas en esos mismos chats :)))

    ResponderEliminar
  19. JAJAAAAA!!!!!

    Bueno Lisset, está claro que hay de todo, y muy bueno, ¡por lo menos en tu caso!

    En realidad, para encontrar el amor, lo mejor es no obligarse ni hacerlo en medios ni en formas, porque puede surgir en cualquier sítio, momento, lugar...

    ¡Un beso!

    Miguel

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.