Óptica Calvo

lunes, 14 de febrero de 2011

La primavera, la sangre altera.

Tivurzia tenía un perro metralleta, se llamaba Ratatá. Pareja mujer-perro, vivían en la  ciudad de Sabina (allá donde se cruzan los caminos, donde el mar no se puede concebir...) Todas las mañanas, Tivurzia y Ratatá salían a pasear, ella a respirar y dejar atrás su soledad, él, como buen can, a mear.

Bonifacio María también tenía pareja; era perra grande, blanca, parecía una leona, se llamaba Pastora. Pastora y Bonfacio María también hacían sus cositas: una paseaba y meaba, el otro acompañaba y suspiraba, ¿dónde?, en el mismo parquecito que Tivurzia y su can.

Ratatá y Pastora ya se conocían, en la distancia se olían, y un día de primavera, se pararon un rato, por eso de no ser descortés.

- Ratatá.- Pastora, ¿estás cachonda?

- Pastora.- Me viene el celo, pellejo, pero dudo que pueda buscar perro, ya que mi dueño no quiere que quede en cinta; aunque ya veremos, yo corro más que él.

- Ratatá.- ¿Quisieras que yo te ladrara, a la luz de la luna, mientras copulamos?

- Pastora.- Perro, que yo soy perra, y ya sabes, la primavera, ¡la sangre altera! Si decides que nos escapemos por ahí, antes tendremos que unir a tu mujer con mi hombre, porque dudo mucho que ellos quieran, ¿entiendes?

- Ratatá.-  A mi mujer le gusta tu hombre. Lo sé porque habla mucho de él, ¡menudas charlas me da!, ¡lo qué hay que aguantar!

- Pastora.- Pues a mi hombre también le gusta tu mujer. Dice que tras ese nombre sensual, se le antoja una mujer fatal, de esas del cine negro que tanto le gusta, fijate, que incluso ya no lee ni literatura para hombres, le basta con pensar en tu mujer.

- Ratatá.- Entonces, no ladremos más, habla tú con él que yo hablará con ella, y mañana, al caer la tarde, haremos porque se quieran. 

¿Sabíais que los animales tienen telepatía?, también ocurre con algunos humanos, que tienen desarrollado ese "sentido". Tivurzia y Bonifacio María también entendían.

Ratatá le dijo a Tivurzia que aquel hombre de perra hermosa, la tenía a ella por la más hermosa, y que siendo ella soltera, con ganas de "pelea", ¿por qué no decirle algo?, ¿o invitarle a un café?, tal vez, de ahí surgiera algo, no había nada que perder.

Pastora le dijo a Bonifacio María, que la dueña del perro largo, ese que parecía hurón más que galgo, quería algo. Estando él sin compromiso, con el interior vacío, entonces, ¿qué mejor que llenarlo con amor, si ella estaba que rebosaba y quería compartirlo?

Al día siguiente perra y perro se encontraron, dueño y dueña se miraron, él quiso decir algo, ella quiso responderle algo, mirandose, con vergüenza, al final él dijo.

- Bonifacio María.- Hace un día bonito, de esos que apetece sentarse en una terraza a tomar un café.

- Tivurzia.- Ya lo dice el reflán: "febrerillo loco con sus ventiocho"; es verdad apetece ver pasar la tarde tomando un café.

- Bonifacio María.- Yo la invitaría, si no es molestia.

- Tivurzia.- No es molestia, será una gran compañía.

Y Tivurzia y Bonifacio María se sentaron. Tras el primer café vino otro, y después un bollo, porque algo había que comer; desgustando el bollo llegó la hora de comer, de comer los perros, pero los perros no estaban esperando para comer, se habían perdido y "comían" otras cosas. ¿Dónde estarían?, ¡siempre hay algo que tiene que salir mal cuando todo va bien! Los tranquilizó el camarero, cuando les dijo: "señores, sus perros están detrás de ese muro, unidos creo".

Y ahí estaba el plan de Pastora y Ratatá para unir a sus parejas, quedarse Pastora preñada de Ratatá, y como los dueños no eran de esos que sacrifican cachorros, el embarazo de los "niños" los unió en casorio, y fíjate tú por donde, lo cabroncete que llega a ser San Valentín, que en vez de unir lanzando flechas al corazón, utilizó la telepatía, esa, que si no se tiene corazón, no se entiende.

Bueno, hoy es San Valentín, tin, tin, y le quiero dedicar esta tontería a El Jordi, el perro de Ana, que el pobre está que la palma en cualquier momento, y, a estas alturas del cuento, no creo ya que pruebe hembra; el pobre, seguro que alguna vez se ha enamorado de perra.

¡Buenos días a todos!

Miguel Ángel





34 comentarios:

  1. Miguel ...¡qué bonito! y ¡Qué perruno a la vez! jaja me ha encantado. el Jordi debe estar que lo flipa...Un besito para ti, para Ana, para mi Claudia y para el Jordi un besote en los morrotes.

    ResponderEliminar
  2. Miguel Ángel de Móstoles14 de febrero de 2011, 8:51

    ¡Hola Winnie!

    ¡¡Muchas gracias!!, el pobre, está viendo la vid ya pasaaaar.

    Por cierto, mejor le das unas cuantas caricias, porque se le cae la baba, es verdosa y con mucha consistencia, mejor un beso en los morretes no (además, recuerda que es un bulldog y no tiene hocico).

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Una historia perruna muy peculiar, original donde las haya. Hay momentos que me he reído con la conversación y otras claro está te da que pensar. Mi querido Miguel, todo ser vivo se ha enamorado alguna vez o más, eso darlo por hecho jomío. Te deseo que pases un feliz día, aunque si se está enamorado los 365 días son días de amor.

    Os envió un besote en forma de corazón a Ana, Claudia y a ti Miguelín.

    ResponderEliminar
  4. Miguel Ángel de Mòstoles14 de febrero de 2011, 9:05

    ¡Hola Rosana!

    El AMOR es un estado de atontolinamiento transitorio, que antes o después se pasa; pero, prefiero estar enamorado a no estarlo.

    Hay que prestar atenciòn a las mascotas, nos "hablan".

    ¡Un besazo muy grande!

    ResponderEliminar
  5. ¿Eres el de la empanadilla?¿Encanna?Te digo por si no se me oye,que esta historia es mu bonita¿Oye,me oyes?Y que mejor final que el has escrito¿Quieres una empanadilla Encanna?
    Pobre Jordi,morirá sin probar perra alguna.
    ¿Me oyessssssss?No sé si este muchacho está bién de la azotea ,pero sordo si que está un rato

    ResponderEliminar
  6. Miguel Ángel de Móstoles14 de febrero de 2011, 9:13

    ¡Hola guapetona!

    Soy de Móstoles, pero sordo creo que no estoy, JAAJAAAAAAAA!!! lo de la azotea... pues no sé que decirte.... JEJEEEEE.

    Bueno, yo creo que El Jordi no se puede quejar de su vida perruna, ha tenido mucho amor y cariño.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  7. Altera y da una piquiña que no te veas....

    ResponderEliminar
  8. Bonito relato, Miguel. Muy adecuado para S.Valentín.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  9. Qué le pasa al Jordi? está malo? pero es tan mayor...? con razon dicen que es una raza muy delicada, cari...

    Y bueno, me ha sorprendido eso de Miguel Angel de Mostoles, aja veo que vas retirando los apellidos, y no me extraña, con todo eso que dicen que las empresas ahora miran en internete lo que suben sus empleados, ajaja

    Bezos.

    ResponderEliminar
  10. Miguel Ángel de Móstoles14 de febrero de 2011, 11:51

    BELL:

    ¡Hola Bell!

    JAAAJAA, además, además.

    ¡Un abrazo!

    MCARMEN:

    ¡Hola Mª Carmen!

    ¡Muchas gracias!

    ¡Un besazo!

    THIAGO:

    ¡Hola mocetón!

    Va camino de 13 años. Lo normal en un bulldog son 9 como máximo, batirá records.

    Lo del cambio de nombre es por imperativo de Ana.

    ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  11. jajaj, así que un perro? jajaj, bueno, pues tendremos que tenerlo en cuenta. Siempre pensé que los sobrinos ayudaban a ligar,porque los perros como que no, pero en fin, tomaré nota por si acaso.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  12. Muy buena la historia.... aunque yo, para llevar la contraria he de reconocer que eso de "La Primavera la Sangre altera" no va conmigo, yo soy más de "En Otoño se me alegra el... moño", si queréis saber más sobre mis calenturas otoñales os remito a:

    http://homografiagay.blogspot.com/2010/11/en-otono-se-me-alegra-el-mono.html

    ResponderEliminar
  13. Debo aclararte(-le) que tú/usted es el que escribe realmente bien, con ideas muy originales, con un modo de expresión muy fresco y con cierto estilo que hace que tus relatos e historias sean muy gratas, simpáticas (esto ya te lo he escrito en alguna ocasión) y amistosas. Me ha sorprendido el modo tan peculiar y fuera de lo común de conmemorar esta fecha (absurda para unos y necesaria para otras/os).

    Gracias por tu comentario.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Cuanto rollo los perros para echar un polvo-apareo.
    Acotación importante: No le pondría a un animal ni el nombre de los perros ni menos aún, el nombre de sus dueños.
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  15. Miguel Ángel de Mòstoles14 de febrero de 2011, 18:51

    ISRA:

    ¡Hola Isra!

    JAAJAAAAAAA, no veas lo que s e liga con un perro.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    OBSERVARIO GAY GRANATENSE:

    ¡Hola mocetón!

    Y en verano, y en invierno, JAAAAAA!!!!! lo importante es tener predisposición para ello.

    ¡Da por hecho que pasaré a leerlo!

    ¡Un fortísimo abrazo!

    ESILLEVIANA:

    ¡Muy buenas!

    De tu, por favor, ¡muchas gracias por leerme!

    Lo importante es que te entretenga, si es así, ¡fenomental!

    ¡Un beso!

    CARLA KOWALSKI:

    ¡Hola Carla!

    ¡MUCHÍSIMAS GRACIAS!

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  16. Por motivos obvios de abstinencia...yo es que celebro más San Calentín jeje.
    SAludos..

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola Miguel Angel de Móstoles! :-)
    bonita historia, a lo mejor no tiene nada que ver, pero me ha recordado a la peli, la Dama y el Vagabundo, tan romántica!
    besos

    ResponderEliminar
  18. Qué buen cuento, Miguel Ángel, lo he disfrutado con una sonrisa en los labios. Amor perruno o amor telepático, pero ¡qué bien los une!

    Gracias por pasar por mi blog. Nuestra Lola Mariné es una estupenda persona.

    Abrazos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  19. jajaja, bonita historia para un día lleno de materialismo!
    el amor de unos perrillos y sus dueños..xD me recuerda a los 1001 dalmatas..xDD

    Un besoo

    ResponderEliminar
  20. Miguel Ángel de Móstoles15 de febrero de 2011, 7:45

    JOSEP CAPSIR:

    ¡Hola Josep!

    JAAJAAJAA, ¡ay Josep!, ¡razón tienes pardiez! Eres único pillando la esencia de todo. Te doy toda la razón, en lo que nos complicamos la vida con algo que es sencillo, las vueltas que podemos dar, para luego, la mayoría de las veces, ESTROPEARLO.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    CALVARIAN:

    ¡Hola Calvarian!

    ¡Pero bueno!, YA SERÁ MENOS, JAAJAAAAAA.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    MERCEDES:

    ¡Hola Mercedes!

    ¡Me alegro que te haya gustado! Con respecto a la historia, no la escribí pensando en ella, pero recuerdo la película, y me gustó mucho.

    ¡Un besazo!

    BLANCA MIOSI:

    ¡Hola Blanca!

    ¡MUCHAS GRACIAS!, ¡¡menudo halago!!

    Lo importante es que te haya entretenido.

    ¡Un besazo!

    LINUXXI:

    ¡Hola guapetona!

    JAAJAAAAAAA. Para decir "te quiero", no es necesario un día especial, porque todo son especiales.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  21. Me ha encantado el relato, Miguel.
    Pero me da pena lo que dices del Jordi, pobrecito. Presentadle a alguna perrilla, ¡hombre!

    ResponderEliminar
  22. Una historia muy graciosa. Es probable que haya pasado más de una vez. Habrá que preguntar a más de un perro...
    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Miguel Ángel de Mòstoles15 de febrero de 2011, 12:32

    LOLA MARINÉ:

    ¡Hola Lola!

    ¡Celebro que te haya gustado!

    Siempre me he sorprendido del sexto sentido que tienen los animales, como perros o gatos, para saber cuando la persona que les cuida está triste, abatido, contento, enamorado, a lo mejor es telepatía, y ellos hacen más por nosotros de lo que nos pensamos.

    ¡Un besazo muy grande!

    RIOMOROS:

    ¡Muy buenas!

    ¡Gracias!

    Seguro, vamos, aunque te digan que no, lo hacen para que no les descubramos ;)

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  24. Estaba leyéndote cuando vi que me habías comentado en mi última entrada. Curiosas coincidencias...

    ¡Qué historia más original... y triste!... Digo triste no por el final, sino por la forma de "encontrarse" dos personas...

    ¡Mira que tener que intervenir de Cupidos sus chuchos respectivos!...

    Lo siento por Jordi. Imagino que será la edad, ¿no?.

    Besos.

    PD. Genial la frase: ...ya no lee ni literatura para hombres.

    ya no lee ni literatura para hombres

    ResponderEliminar
  25. Miguel Ángel de Móstoles15 de febrero de 2011, 18:51

    ¡Hola Mar!

    Está el pobre muy viejito, casi 13 años para un bulldog es una barbaridad.

    Con respecto a las coincidencias, JAAAJAA, ¡lo mismo es telepatía!

    ¡Me encanta que te haya gustado la frase, está puesta para llamar la atención, y por lo que veo, sólo ha sido a ti!

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  26. Hola de buenas noches...

    Miles de gracias por pasar por casa... es todo un placer pasar a saludarte y leerte.

    Saludos

    ResponderEliminar
  27. Que gran historia me encantó, los perros son muy sabios esta historia es la prueba. Yo al mio le meto la cabeza como un bombo, ahora voy a decirle que si ve a un tio bueno en el parque se ligue a su perra así quién sabe lo que puede ocurrir. Que gran idea me diste Miguelín! jaja

    Besoooootes guapo!

    ResponderEliminar
  28. Miguel Ángel de Mòstoles16 de febrero de 2011, 7:57

    BALOVEGA:

    ¡Hola Balovega!

    ¡El placer es mútuo!

    ¡Un beso!

    NÉCTAR DE LLUVIA:

    ¡Hola guapetona!

    JAAJAAAAAA, díselo, díselo, ¡entienden todo!

    ¡Otro muy grande para ti!

    ResponderEliminar
  29. ¡Que bonito y que romántico, Miguel!
    Amor vía telepatía, ¡me encanta! :)
    Y un final feliz, digno de película… ¡formaron una GRAN familia!
    Me alegra ver que has vuelto a publicar!!
    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  30. Miguel Ángel de Mòstoles17 de febrero de 2011, 7:42

    ¡Hola Emy!

    ¡Me alegra que te haya gustado!

    ¡Un besazo muy grande, GRANDOTE!

    Miguel Ángel de Mòstoles

    ResponderEliminar
  31. Todo un poeta, sí señor. ¡He vuelto! Y, por lo que veo, tengo muuuuucho que leer, ;) Eso está bien, es una buena señal. Por cierto, ¡Feliz San Valentín! (yo celebro cualquier cosa en cualquier momento, uno de los secretos de la felicidad).

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  32. Ahhhhh! Se me olvidaba... ¡Me persigue Sabina! ¡¡¡Nooooo!!!!

    ResponderEliminar
  33. Miguel Ángel de Mòstoles2 de marzo de 2011, 8:07

    ¡Hola Vir!

    JAJAAAAAAAA, pues si te persigue el poeta, déjale que te atrape.

    ¡Un besazo muy gordo!

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.