Óptica Calvo

lunes, 28 de febrero de 2011

El alcohol es una llave peligrosa.

- La Factoría es el lugar donde se fabrican los líderes del futuro. Gracias a nuestros métodos, formamos a hombres y mujeres en todos los sentidos, creando humanos soberbios, que son aquellos que saben pensar por los demás primero, y por ellos después. Hombres y mujeres que han estudiado en La Factoría han sido eminencias en todos los sentidos, desde la filosofía a la física cuántica. Si usted quiere que su hijo sea un paria entonces La Factoría no es el lugar.

-  ¡Joder, tío plasta!, ¡¡qué chapa me estás dando!, ¡¡déjame de darme la tabarra, que no voy a invitarte a ningún chupito más!, ¿qué parte del "no" no has entendido?

- Miserable, ladras cuando te lo dice tu amo, no tienes voz propia, así te va; lo que te propongo, cuando lo hables con tu jefe, hará que te suba el sueldo, ¿así me lo pagas?, ¡anda, invítame a una cerveza, que estoy sin blanca!

- Una más, y luego te vas.

- No puedo, tu belleza me clava aquí.

- ¿Prometido?

- Lo que tú digas, pero me rompes el corazón.

Esto puede parecer surrealista, pero todo lo contrario, ha ocurrido, ocurrirá, y ocurre a diario. Se trata del cliente, que perjudicado por el alcohol, se pone pesado con la camarera de turno. Ella, en vez de echarle del local a palos, hace como que le hace caso, por la pena que da. La conversación anterior es más o menos lo que me contó hace años la mujer del dueño de uno de los "pesebres" de mi barrio, allá en Móstoles City. Resultó ser que ese pesado luego fue su novio, y de novio pasó a marido; me decía que sin saber el porqué, el amor había venido así, que aunque el exceso de alcohol es lo peor, a veces Cupido lo utiliza para juntar a dos personas, a modo de flechas. Aquel día, él se hizo pasar por profesor de La Factoría, un centro educativo de lo más selecto en España, cuando en realidad era taxista, JAAAAAAJAAAAA.

Yo, que por aquel entonces sólo conocía a las mujeres por la literatura, me pareció que copiando la idea podría llegar a conocer algo más, así que una noche en el Comix, que estaba en los bajos de Argüelles, con Gañán 2, quise aplicar el método.

La camarera del Comix se llamaba Ana (que no tiene que ver con mi mujer, que también se llama Ana). Nos gustaba ir a ese antro de lujuria y perversión porque Ana nos invitaba a chupitos. El modo de proceder siempre era el mismo. LLegábamos antes de las 10:00, porque antes de esa hora había una oferta de 2 botellines de Mahou a precio de uno. Mientras nos tomábamos los dos, por allí pululaban muchachuelas buscando ligue, las cuales algunas hacíamos caso y otras no, según nos diera, no por chulería, era una mezcla de 90 % vergüenza y timidez y el resto era por tocas los piés. Terminado los botellines, empezábamos con chupitos de tequila, o lo que es lo mismo, aguarrás de lo peor mezclado con sosa caústica.

"Ana, dos chupitos de tequila", y ahí empezaba todo. Los chupitos hay que bebérselos de un trago, así que hacíamos parida de echarnos sal en la mano, luego de un trago aquel brebaje, después convulsiones y caras raras por el paso de aquel líquido incoloro, y al final chupar el limón, que era lo único bueno. Después del primero pedíamos otro, y vuelta a empezar. La mezcla de los dos botellines más los dos chupitos relajaba nuestro cerebro y nos quita la timidez, teníamos en ese momento un pedete lúcido. Como sabíamos que el tercer chupito sería gratis, pedíamos otro a Ana, y ya de paso que ella se tomara uno, invitándola. Ella nunca nos aceptó una invitación, todo lo contrario, a partir de ahí empezaba a invitar, y no sólo uno, uno tras de otro. Aquel día nos tomamos 10 chupitos de tequila, de los cuales sólo pagamos dos. Recuerdo vagamente que Ana nos dió su teléfono, y que alguno de los dos  lo apuntamos, creo, bueno, el caso es que de allí nos fuimos, y lo que todavía no me explico es como no nos habíamos caído al suelo ya.

Del Comix nos fuimos a una discoteca que había al lado del Espejos. Siempre había dos personas de seguridad, que impedían entrar a borrachos; aquel día debían de estar ellos también, porque nosotros dos íbamos finos. Entramos al local, echamos una ojeada a la pista, y había dos mujeronas con un montón de moscones alrededor. Alcohol no pedimos, ya no podíamos más, así que directos a la pista, y ZAS, no me pregunteis como lo hicimos, pero ligamos con aquellos dos pivonazos. Una era rubia, para mi amigo, y la otra morenaza, para mi, que a parte de estar para mojar y pan, era más alta que yo, y encima me invitó a un botellín, y bueno, al final lote (¡Dios mío, mi aliento debía de saber a rayos!). Después del lote, de las risas, de las miradas asesinas del resto de material masculino, nos dijeron que tenian que irse, que si las acompañábamos, y nosotros, pues.... dijimos que no, ¡con dos cojones!, así que la morena se empeñó en darme el teléfono. No tenía papel, así que le dije que me lo dijera, que yo lo memorizaba, y no sé cuantas veces me lo diría, tantas hasta que lo repetí sin equivocarme.

El caso es que yo olvidé el teléfono, y mi amigo casi olvida que era amigo desde hacía mucho tiempo, ¡menuda bronca me echó! A la semana siguiente volvimos al Comix, ya no estaba Anita, estaba un camarero mazas. Preguntamos por ella, dijimos que éramos amigos porque nos miraba raro, al final habló para decirnos que la habían echado. No nos invitó a Tequila.

De ahí al lugar donde ligamos. No pudimos entrar, no nos dejaron, nos habían fichado y estaba vetada nuestra entrada.

Sin saber que hacer, decidimos reponer fuerzas en Los Cachorros. Sentados a la barra, mientras esperábamos los bocatas, nos dijo uno de los camareros: "el otro día íbais finos, JAAAJAAA, un poco más y tenemos que sacaros en parihuela". Ninguno de los dos recordaba que hubiéramos estado allí esa noche que el camarero se empeñaba en poner.

De regreso a casa, con los ánimos por los suelos, a la altura del metro de Argüelles, en la entrada de El Corte Inglés, dos chicas nos paran, una era rubia y otra morena.

- ¡Hola!, ¿no os acordais de nosotras?, ¡tú eres un cabrón, prometiste que me llamarías! - mientras me apuntaba con el dedo.

Eran altas, una rubia y otra morena, pero no eran los pivonazos que recordábamos, ¡ay madre!

- ¿Bueno, qué, parece que os han dado un aire?, vamos a Huertas, ¿os venís con nosotras?

Yo no sabía que decir, mi amigo respondió por los dos.

- ¿Vosotros sois drag queens?

Empezaron a reirse, a carcajadas, la gente pasaba y miraba, la morenaza, dijo:

- A ver tú, el que me  comiste la boca, me llamo Débora, sí somos dos drang queen, ¿pasa algo?,  ¿no sé de que te sorprendes?, JAAJAAAAA, ¡anda!, ¡¡qué las  trolas que me contaste tú eran para publicarlas en libro gordo!!, JAAJAAAAAA, ¡me contaste una historia de algo que se llamaba La Factoría, JAAAAAAAA, y que tú eras profesor allí, JAAJAAAA, vamos, que lo habrías soñado esa noche, ¿te cuerdas Anastasia? - mientras miraba a la rubia - bueno, ¿al final, venis o no?

No fuimos, nos despedimos y nunca más he vuelto a probar el tequila; aunque algún cebollón antológico me he pillado, pero sin esas consecuencias.

No sé yo si Cupido quiso gastarme una broma, o era que estaba confundido, el caso es que a mi no me pasó como a mi confesora de bar, que conoció a su marido estando borracho en un bar, yo pasé de no saber lo que era un drag queen a casi conocerlo a fondo, JAAAJAAAJAAAAAA, ¡mecagüenlaleche, lo qué no me haya pasado a miiiiiii!

Bueno, ¿vosotras y vosotros habeis tenido experiencias similares!

Miguel Ángel de Móstoles



jueves, 24 de febrero de 2011

Un momento histórico.

Yo tengo dos pensamientos, que aunque viniera Dios y me los negara, seguiría creyendo en ellos:

1º/ Todo tiene un límite, ABSOLUTAMENTE TODO.

2º/ Quien con fuego juega, antes o después, se QUEMA.

Le digo a Ana que estamos viviendo una etapa histórica en la Humanidad. Si, ojalá, mi hija o mis nietos llegan a estudiar historia, se acordarán de lo que vivieron sus padres o sus abuelos.

Lo que está pasando en el mundo árabe, no es ni más ni menos que la mecha de algo que, antes o después, barrerá nuestro querido planeta azul. Las causas que lo han provocado no disminuyen, al reves, aumentan, y la raiz, que es la AVARICIA humana, no sólo ha menguado, todo lo contrario, ha crecido tanto que ha secado todo lo que había alrededor, quitándoles el sol, robándoles los nutrientes con su  raiz,  haciéndose muy poderosa, y ahora, cuando ha venido la sequía, sólo ella es la que se mantiene en pié, porque a pesar de tener el control del estiércol, a la planta le ha entrado canguelo y se ha aplicado el dicho,  "yo el primero, y después también yo".

Debido a lo que está pasando en Libia, los especuladores, esos  a los que deberían enviar a la cárcel, y no el que roba un tomate por necesidad, han disparado los futuros del barril del petróleo brent, superando los 120 $ el barril. Me apuesto algo bueno que en España mañana la gasolina subirá de media 2 ó 3 céntimos de €. Dicen los escarabajos peloteros, esos que hacen bolas con la mierda, que como se extienda la revuelta por todos los paises árabes, como por ejemplo Arabia Saudita, el petróleo subirá tanto que entonces será la madre de todas la crisis y bla, bla, bla, bla. Ya estamos con la cantinela del colorario de la AVARICIA: como hay que mantener el sistema, cueste lo que cueste, cuando haya problemas hay que sacar a pasear el MIEDO.

Aún así, el mundo no se irá a la mierda porque creo en las personas, y sigo pensando que las buenas son mayoría sobre las malas. Puestos a ser malos, ¿alguien se ha parado a pensar que China, si le diera la gana, puede convertirse en el tirano de todo el planeta?, ¿alguien ha visto más allá del pensamiento puramente económico de los más de mil millones de chinos?, los chinos son un pueblo muy disciplinado, nosotros somos simplemente gilipollas. China tiene trillones de dólares, puede comprar paises enteros. Si los paises productores de petróleo se ponen chulos, y disparan el barril del petróleo, porque claro, como China gasta a lo bestia, al gobierno Chino se le puede hinchar los cojones y ordenar a todo su país que no gasten una mierda de combustible en toda una semana, y entonces veríamos como el precio del barril se hundiría, y si siguieran, esos paises quebrarían, y si se ponen chulos, los manda el ejercito y unos cuantos pepinazos atomicos y todos más callados que una piedra milenaria, ¿acaso vendría E.E.U.U., la U.E. o la O.N.U. a regañarles?, JAAJAAAAA, ¡qué pardillo quien lo crea!

¡Vale!, reconozco que es una exageración. El motor mundial es el dinero, y como el dinero se entiende con el dinero, al final se llegaría a un acuerdo: aquel  el que unos pocos de ambos bandos siguieran ganando dinero y más dinero; pero, todo tiene un límite, y se puede romper, y todo, a base de acercarle fuego, puede terminar por quemarse, y de una cerilla se prende una alfombra, y luego el sofá, y después el comedor entero, porque el DESENCANTO es un fuego perverso, que cuando arde, para apagarlo hacen falta más cosas que una manguera con agua y unos bomberos.

La dignidad humana no debería comprarse con dinero, no se vende, se trabaja para tenerla. La opresión se puede soportar, autoengañándonos con otras cosas, como seguridad, paz, prestigio, pero antes o después "vemos" más allá, por eso digo que todo tiene un límite.

Yo no quiero prosperar y tener más dinero, sólo quiero vivir, dejar vivir; pero cuando me tocan los huevos, soy de los que salto como un tigre, y ojalá lo hiciera más gente, y me da igual, lo que es injusto es injusto, miles de millones de personas en el mundo no pueden estar equivocadas, y miles de millones de personas en el mundo no podemos soportar lo que nos cientos de miles quieran imponer, ¿o acaso no tengo razón?

En esta ocasión los comentarios están cerrados, bastante crispado está todo, así que, a todos aquellos que les gustaría dejar una opinión, favorable, desfavorable, pasota o lo que sea, les propongo cambiar por una muestra de afecto con quien les dé la real gana; un comentario = un abrazo.

¡Besos!

Miguel Ángel de Móstoles

P.D. Estoy de puta madre, en serio.




lunes, 21 de febrero de 2011

Improvisando.

Estamos entrando en Carnaval, así que empieza la época del despendole padre (que luego viene la Cuaresma, y ahí nada de pecados, ¡¡pecadores, más qué pecadores!!)

Por cierto, estaré ausente unos días, salgo fuera de España por motivos de trabajo. Calculo que para el jueves empezaré a tener algo de tiempo.

Como hoy es lunes, y es menester empezar la semana con la sonrisa puesta, voy a deciros una de las Leyes Fundamentales de la Vida. La Ley dice así: "en la vida, improvisar en según que cosas puede resultar un desastre".

Resulta que una vez el Cipriano, mientras araba sus campos con el tractor, escuchò por la radio que era buena costumbre follar con preservativo. A parte de evitar enfermedades de transmisión sexual, de ser higiénico, con su uso se  podía "triscar" sin tener descendencia. El Cipriano, que era padre de familia numerosa, llevaba un año en barbecho, ya que su mujer le había dicho que después del octavo embarazo, iba a tener otro su señora madre.

Cipriano acudió a la botica del pueblo a comprar preservativos; por desgracia,  no los encontró. El farmacéutico no tenía porque no se vendían, pero como le vió tan agobiado, le calmó diciendo que al día siguiente tendría una remesa, que los pediría en ese momento, y que 24 horas no es nada; que si calentura aprieta, unos trabajos manuales a tiempo quedan al calentorro dispuesto y despachado.

Cipriano llegó a casa, y le dijo a la mujer que a partir de entonces, en esa santa casa se follaría a la semana, los sábados que eran días de fiesta, y que además sería con preservativo, porque para eso se había inventado. La mujer, que sonreía como la Mona Lisa le dijo:

- Mujer.- Mira Cipriano, en esta casa yo soy quien lleva los pantalones, así que ya había pensado en eso, no hace falta que compres nada al boticario, que yo ya tengo.

- Cipriano.- ¡Mujer, me dejas patidifuso!, pues no se habla más, que están los niños en el colegio y yo no puedo esperar.

A los 4 meses estaba la mujer y el Cipriano en la consulta del ginecólogo. Venía en camino el noveno hijo.

- Ginecólogo.- Pues sí, está usted embarazada.

- Mujer.- ¡Vaya por Dios!, para una vez que nos ponemos, viene el noveno, y eso que pusimos medios.

- Ginecólogo.- ¡Ya!, ¡entiendo!, pero algo debieron no hacer bien, porque el preservativo tiene una efectividad del 97 %, ¿los compraron en farmacia?

- Cipriano.- No señor doctor, no eran de farmacia.

- Mujer.- ¡Qué va!, como somos pobres, pues lo hice yo, uno de ganchillo a punto de cruz; como las medidas de mi marido me las sé de memoria, pues eso, me puse y en un ratín hice yo uno bien bonito y presentero, incluso le puse un lacito.


¡¡¡¡¡¡JEEEJEEEEEEEJAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!

¡Buen día a todos!

Miguel Ángel de Móstoles


jueves, 17 de febrero de 2011

Una carta para Claudia.

Estoy preocupado y cabreado. Cuando llega Ana a casa, Claudia dice: "¡hola mamá!", cuando llego yo, ni puto caso. Estando su madre y yo, si señalan a su madre y la preguntan quien es, dice "mamá" sin dudarlo; si me señalan a mi, o no dice nada o dice "este". A los abuelos maternos los conoce sin problemas (también es verdad que pasa mucho tiempo con ellos, son sus cuidadores), sabe quien es el abuelo y quien la abuela; con mis padres ocurre todo lo contrario, después de un mes sin verlos, no sólo no los reconoció, ¡la muy capulla encima se escondía, con miedo!, cuando lo más cachondo es que se va de la mano con cualquiera por la calle. Eso sí, cuando tiene que jugar, bien que viene a buscarme, o cuando quiere ver acompañada el Bob Esponja por la T.V.  le importa tres pimientos que estemos cenando, tengo que ir porque si no se pilla un cabreo del 15. Si estamos así con menos de 2 años, ¿qué no pasará en el futuro?

Como soy ariano previsor, me he dispusto a escribirle una carta, para que la lea en cuantito se defianda. A ver que os parece:

Querida Claudia,

Como papá es un poquito vehemente, enfadón y cascarrabias, ha querido hablarte por carta, porque de palabra no sabe si explica o mete la pata, así que quiero que te aprendas estas palabras, y me las digas cuando no te dé la lata, porque tenga la cabeza en babia.

Si en el mundo mandaran los niños,
no habría ni  egoismo ni maldad,
porque dan más que reciben,
porque lo dan sin pensar,
sin prejuicios, sin malos pensamientos, sin reversas, ellos dan,
y si a los mayores les parece poco, 
y se disgustan, se enojan o se rebelan,
que sean niños y vuelvan a la escuela,
y de la escuela a la infancia,
y de los primeros pasos al gatear,
y del gateo a los lloros,
y del lloro al pecho y de regreso al vientre materno,
que es el camino inverso un encuentro,
de los mayores con los pequeños,
¡papá, sé pequeño!

Pues eso, que aunque me enfado, se me pasa rápido, JEEEEJEEEEEE.

¡Dios mio!, ¡¡estoy entrando en la crisis de los 40!!, ¡¡necesitos mimitos!!, hoy tenía que haber escrito alguna gañanadaaaaaaaa.

Miguel Ángel




miércoles, 16 de febrero de 2011

¡Con 31 años en las espaldas, viento en popa a toda vela!

Se hace saber, a toda la Blogsfera, que hoy Ana cuple añooooooooos. 31 febrerillos a sus espaldas, y lo que te rondareeeeeeeeeeeeeee morenaaaaaaaaaaaaaa.

¡Joder, 31 años ya!, y yo camino de los 40 en nada, y Claudia cumplirá 2 añotes antes que yo cambie de década, el tiempo no corre, vuela en cohete espacial.

Esto de cumplir años es un fastidio.  A mi no me gusta hacerme un año más viejo. Con cada año más viejo que te haces, inevitablemente, te haces más pellejo. Es LEY DE VIDA. No podemos luchar contra ello.

Yo soy un cero a la izquierda haciendo regalos. Para mi, es de las cosas más difíciles. Llevo años haciendo el regalo de la misma manera: "cómprate algo que te guste y yo te lo pago", ese es mi regalo (¡tranquilos, no me tireis piedras!).

Como por aquí pasan muchachas y muchachos muy jovencitos/as, que todavía tienen la ilusión de regalar  buscando la sorpresa del agasajado, os digo de todo corazón que esas cosas hay que pensárselas muy detenidamente, no os vaya a pasar como a Incraustro, que queriendo dar una sorpresa e ir de guay, quedó el pobre como...., mejor os paso a relatar.

Incraustro estaba saliendo desde hacía unos meses con Minerva. Como era el primer cumpleaños de ella, quería quedar como un señor, y como elegir el regalo apropiado le resulta muy difícil, consultó a varias fuentes. Su padre le dijo que eso era una gilipollez y que más le valdría estudiar y hacerse un hombre de provecho; su madre le dijo que una colonia de no menos de 60 € es un buen regalo, pero que si quería dinero, que se buscara la vida; su abuela le dijo que no le daba 60 € harta de gazpacho de Trankimazin con Dormidina; su abuelo le dijo que su abuela le tenía a dos velas; sus amigos opinaron que se dejara de gilipolleces, que lo mejor era echarla ese día un buen par de polvos; su amiga Mary le sugirió un regalo de 12 rosas rosas, más una colonia de no menos de 60 €; y  su vecino, ese que podría ser su padre, le dijo que regalando de corazón (si ella estaba enamorada) cualquier mierda de los chinos podría pasar como el mejor regalo del mundo.

¿A quién imaginais que hizo caso?, está claro, al vecino enrollao que pudiera ser su padre. Viviendo en Vallekas, lo difícil es comprar en una tienda española, ya que los chinos tienen invadido el barrio, así que decidió regalarla ropa comprada en China Factory Clothes.  Una de las jovencitas vendedoras, que era rumana (sí, en Vallecas los chinos emplean a rumanos y a sudamericanos, ellos ya se están jubilando) le sugirió que regalara lencería sugerente, sexy, y cuanto menos tela mejor. Al final, compró dos conjuntos de lencería, que cuando los diseñaron debieron pensar en anoréxicas a punto de morir, porque con mis gayumbos podían confeccionar una caja de aquellas minúsculas prendas íntimas.En total se gastó unos 30 €, ¡un capitalazo para el muchacho! 

Había quedado con ella, vía SMS, en regalárselo al caer la noche, en el parque, a la luz de la luna. El diablo, que es vallekano y  se aburría, puso los medios para que se encontraran por la calle Incraustro con Minerva y su madre, ¡su señora madre!

Minerva presentó el chorvo a su mamá. La cara de asco de la madre de Minerva era como aquel, que se cagó encima y va y dice: "parece que alguien se ha peído", pues eso, que intentó disimular pero se notó. Mientras se daban los besines en la mejilla de rigor, Minerva vió que llevaba una bolsa.

- Minerva.- ¿Qué llevas ahí?

- Incraustro.- Ehhhhhhh, buenoooooooo, ummmmmmmmm, son unas cosas que me ha mandado mi madre comprar, son para ella, ummmmm....

- Minerva.- ¡A ver!, ¡venga!, ¿qué es?

- Incraustro.- Naaaaa, bueno, oye que me tengo que ir....

Y Minerva, la muy cotilla, arrancó la bolsa de la mano y la abrió, descubriendo la lencería. En vez de cerrar la bolsa y devolverla al propietario, no se le ocurrió otra cosa que sacar los dos conjuntos, y, como el que se enseña un trofeo, va y dice a su madre:

- Minerva.- Mira mamá, ¡qué conjuntos más chulos!

- Madre de Minerva.- ¿Y dices chaval, que eso es para tu madre?

- Incraustro.- Sí, lo compra porque le gusta a mi padre que se ponga...

No hace falta explicar más. El pobre Incraustro perdió la novia y ganò dos conjuntos de ropa sexy; mira tú por donde, ya tenía regalo para la próxima novia.

Moraleja: Si vais a regalar algo, ¡por el amor de Dios, pensarlo anteeeeeeeeees!

¿Y vosotros/as, os han regalado alguna vez alguna mierda por cumpleaños o celebraciones varias?

¡Besines!

Miguel




lunes, 14 de febrero de 2011

La primavera, la sangre altera.

Tivurzia tenía un perro metralleta, se llamaba Ratatá. Pareja mujer-perro, vivían en la  ciudad de Sabina (allá donde se cruzan los caminos, donde el mar no se puede concebir...) Todas las mañanas, Tivurzia y Ratatá salían a pasear, ella a respirar y dejar atrás su soledad, él, como buen can, a mear.

Bonifacio María también tenía pareja; era perra grande, blanca, parecía una leona, se llamaba Pastora. Pastora y Bonfacio María también hacían sus cositas: una paseaba y meaba, el otro acompañaba y suspiraba, ¿dónde?, en el mismo parquecito que Tivurzia y su can.

Ratatá y Pastora ya se conocían, en la distancia se olían, y un día de primavera, se pararon un rato, por eso de no ser descortés.

- Ratatá.- Pastora, ¿estás cachonda?

- Pastora.- Me viene el celo, pellejo, pero dudo que pueda buscar perro, ya que mi dueño no quiere que quede en cinta; aunque ya veremos, yo corro más que él.

- Ratatá.- ¿Quisieras que yo te ladrara, a la luz de la luna, mientras copulamos?

- Pastora.- Perro, que yo soy perra, y ya sabes, la primavera, ¡la sangre altera! Si decides que nos escapemos por ahí, antes tendremos que unir a tu mujer con mi hombre, porque dudo mucho que ellos quieran, ¿entiendes?

- Ratatá.-  A mi mujer le gusta tu hombre. Lo sé porque habla mucho de él, ¡menudas charlas me da!, ¡lo qué hay que aguantar!

- Pastora.- Pues a mi hombre también le gusta tu mujer. Dice que tras ese nombre sensual, se le antoja una mujer fatal, de esas del cine negro que tanto le gusta, fijate, que incluso ya no lee ni literatura para hombres, le basta con pensar en tu mujer.

- Ratatá.- Entonces, no ladremos más, habla tú con él que yo hablará con ella, y mañana, al caer la tarde, haremos porque se quieran. 

¿Sabíais que los animales tienen telepatía?, también ocurre con algunos humanos, que tienen desarrollado ese "sentido". Tivurzia y Bonifacio María también entendían.

Ratatá le dijo a Tivurzia que aquel hombre de perra hermosa, la tenía a ella por la más hermosa, y que siendo ella soltera, con ganas de "pelea", ¿por qué no decirle algo?, ¿o invitarle a un café?, tal vez, de ahí surgiera algo, no había nada que perder.

Pastora le dijo a Bonifacio María, que la dueña del perro largo, ese que parecía hurón más que galgo, quería algo. Estando él sin compromiso, con el interior vacío, entonces, ¿qué mejor que llenarlo con amor, si ella estaba que rebosaba y quería compartirlo?

Al día siguiente perra y perro se encontraron, dueño y dueña se miraron, él quiso decir algo, ella quiso responderle algo, mirandose, con vergüenza, al final él dijo.

- Bonifacio María.- Hace un día bonito, de esos que apetece sentarse en una terraza a tomar un café.

- Tivurzia.- Ya lo dice el reflán: "febrerillo loco con sus ventiocho"; es verdad apetece ver pasar la tarde tomando un café.

- Bonifacio María.- Yo la invitaría, si no es molestia.

- Tivurzia.- No es molestia, será una gran compañía.

Y Tivurzia y Bonifacio María se sentaron. Tras el primer café vino otro, y después un bollo, porque algo había que comer; desgustando el bollo llegó la hora de comer, de comer los perros, pero los perros no estaban esperando para comer, se habían perdido y "comían" otras cosas. ¿Dónde estarían?, ¡siempre hay algo que tiene que salir mal cuando todo va bien! Los tranquilizó el camarero, cuando les dijo: "señores, sus perros están detrás de ese muro, unidos creo".

Y ahí estaba el plan de Pastora y Ratatá para unir a sus parejas, quedarse Pastora preñada de Ratatá, y como los dueños no eran de esos que sacrifican cachorros, el embarazo de los "niños" los unió en casorio, y fíjate tú por donde, lo cabroncete que llega a ser San Valentín, que en vez de unir lanzando flechas al corazón, utilizó la telepatía, esa, que si no se tiene corazón, no se entiende.

Bueno, hoy es San Valentín, tin, tin, y le quiero dedicar esta tontería a El Jordi, el perro de Ana, que el pobre está que la palma en cualquier momento, y, a estas alturas del cuento, no creo ya que pruebe hembra; el pobre, seguro que alguna vez se ha enamorado de perra.

¡Buenos días a todos!

Miguel Ángel





miércoles, 9 de febrero de 2011

La percha y la prenda.

Como todas las mañanas,  cuando cuelgo en la percha del trabajo mi americana y mi abrigo, cuelgo yo mis temores, mis sentimientos, mi mal humor, mi vehemencia, mis canguelos; como todas las tardes, cuando descuelgo la americana y el abrigo, y regreso a casa, me dejo los problemas laborales, las frustraciones,  las discusiones, la diplomacia, la economía, la productividad, los impagos, y lo caro que resultará la guardería de Claudia, porque como sólo hay  una persona que trabaje en casa (¡y dando gracias!), para la Comunidad de Madrid tenemos menos derecho a guardería pública que si trabajáramos los dos (7 puntos, ahí es nada, cuando lo máximo que se puede conseguir por ganar menos de 6.000 € AL AÑO POR HOGAR, son 6 puntos).

Gracias a que tengo percha, verás el día que falte.

¿Y vosotros, teneis percha donde colgar los problemas?, ¿o acaso, aún teniéndola, algo impide hacerlo?

Hoy hace un día estupendo en Madrid, de momento, no ha venido nadie a jodérmelo, a ver si sigue así.

¡Feliz miércoles!

Miguel

NOTA: Este post no admite comentarios.



viernes, 4 de febrero de 2011

Proyecto fin de curso. Una sugerencia para Ana.

Las alumnas y alumnos de la actual promoción  del C.O.I. tienen ya, más o menos, decididos los trabajos que van a hacer para el proyecto final. Ana ha sido de las últimas en dilucidar sobre el tema a exponer. Después de terminar las clases, allá por junio, los alumnos tienen que hacer una tesis (no es individual, generalmente son grupos de dos), las cuales se expondrán en auditorio ante familiares, amigos, nuevos alumnos, todo  el personal docente del centro e invitados, como trabajo de fin de curso. Después de cada  exposición, siempre hay un turno de preguntas.

Ana y yo asistimos  a la última, ya que ella era alumna de nuevo ingreso. Recuerdo que la primera (reflejos primitivos) me interesó; que hubo otra (efectos del alcohol en la vista) que me resultó muy simpática y trabajada; y poco más. Para un profano en óptica como yo, aquello resultó muy cansino, y sólo puedo decir que, ni el trabajado y sabroso piscolabis del intermedio, me sacó del sopor. 

Así las cosas, estando Ana contándome sobre las diferentes alternativas, se me ocurrió ofrecerle yo una.

Yo.- Ana, yo creo que podrías hacer algo verdaderamente interesante, tan interesante que seguro serías recordada por años. Te propongo que hagas un estudio sobre los efectos del onanismo en la visión.

Ana.- ¿Queeeeeeeeeeee?

Yo.- A ver, si cuando fuimos a ver los trabajos, todos eran algo así como: "efectos de algo sobre la visión", ¿por qué no hacer un estudio sobre lo que te propongo?, JAAAJAAAAJAAAAA.

Mi pobre mujer estaba con la boca abierta, parecía una estatua.

Yo.- JAAJAAAAJAAAA, ya me estoy imaginando la presentación en Powerpoint, JAAAJAAAA. Bueno, me pongo serio, imagino que habría que explicar a los allí presentes cómo los hombres y mujeres se hacen las pajas; para no resultar pesados, tendría que salir un fotograma con una mano agarrando una  salchica, o  morcilla negra de Burgos, y tú explicando que movimiendo la mano en movimientos horizontales, a lo largo del ciruelo, se produce el efecto deseado. Luego, en otra, tendría que salir explicando lo de las mujeres. Esto lo digo, porque siempre hay que introducir al personal en lo que se va a tratar, ¿no te parece?

Ana estaba con los ojos como platos.

Yo.- Bueno, JAAAAAAAAAJAAAAAA, y recordando lo que vimos, en donde en todos los trabajos se hacía lo mismo: cogiendo una muestra de voluntarios y aplicándolos el método para luego, mediante un programa estadístico, llegar a una conclusión. Habría que reclutar a hombres y mujeres que se prestaran a ser miembros del experimento. Al principio seguro que la gente se cortaría, pero cosas más raras se han pedido. Lo estoy viendo, atiende, tendrías que decir algo así:

"25 hombres y otras 25 mujeres se prestaron al experimento. Aplicando la técnica del C.O.I., se examinaron todos los parámetros optico-optométricos, las cuales se introdujeron en el programa pertinente. Con el fin de hacer más rápida la operación manual de autosatisfación, se puso a disposición del personal revistas pornográficas, videos, CDs, así como varios ordenadores con conexión a internet de banda ancha, siendo del agrado de la mayoría de los voluntarios. El trabajo resultó laborioso, tengan en cuenta que el lugar destinado al onanismo posterior era limitado, así como los tabúes existentes entre hombres y mujeres a ser examinados por personas de sexo contrario. El experimento duró 30 días. Hubo que pagar plus de productividad a la empresa encargada de la limpieza, porque algunos hombres, ummmmm, bueno, no saben apuntar bien. Después del orgasmo, se procedió a hacer la misma evaulación de la vista, con el mismo método que antes, llegando a unas conclusiones sorprendetes, las cuales pueden ver en los siguientes gráficos..."

- Ana.- ¿¿¿ehhhhhhhhhh???, ¿qué hago contigo?

- Miguel.- Estoy seguro que al final, sería algo así:

".... hemos descubierto que la agudeza visual, tanto de hombres y mujeres disminuyó, así como los problemas de enfoque, de forias, de vergencias, aumentando incluso en dos dioptrías. No tenemos datos suficientes para saber cual es el motivo; sospechamos que las conexiones del nérvio óptico tienen algunas interferencias por la descarga de hormonas debida a la manifestación manual, al pensamiento abstracto en el cerebro del pajero, ¡perdón, hemos querido decir paciente!, así como los mecanismos que se desencadenan en el orgasmo. Algunas modificaciones en las vergencias, así como estrabismo, creemos que podría ser debido al sobreesfuerzo sobre los músculos del ojo, al ver ciertas imágenes atrayentes en el material porporcionado para el ensayo..."

- Ana.- ¡Jodeeeeeeeer!

- Yo.- JAAAAJAAAAAJAAAAAAAAAAAA, ¿no me digas que no sería genial?, JAAAJAAAAAAAA, me imagino a la gente toda flipada escuchando, JAAAJAAAAA, ¡me meo!, JAAAJAAAAAA, ¡coño, qué no es tan rato!, ¡¡hay que elimar tabues!!, ¡ay madre!, seguro que el estudio os lo compraba algunos sectores de la Iglesia Católica, esos que todavía piensan que hacerse pajas causa ceguera, JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA. ¡buah!, y si encimas meteis "reflejos primitivos", JAAAJAAAAAA, podías aumentarlo con una encuesta en donde se preguntara la frecuencia pajera, y luego estudiar si los que más se masturban tienen menos reflejos asimilados, o no, o vete a saber, JAAAJAAAAAA, ¡ANÍMATE!

- Ana.- JAAJAAAA, eso no se puede hacer, ¡estás tonto!

- Yo.- ¡Qué bueno soy!, voy a ver si me pongo un pacharán, porque yo lo valgo.

- Ana.- Ahora que lo dices, es verdad que cuando llegas al orgasmo pones la vista al revés, los ojos  se salen de las órbitas, incluso los piés los giras, JAAJAAAA, sí, sí, no andas muy desencaminado.

- Yo.- ¿Ojos como platos?, ¿tú giras los piés?, ¡nunca te he visto ponerte así!

- Ana.- ¡ah!, bueno, es lo que se dice, a lo mejor es que no te has fijado bien... ¿a dónde vas?

- Yo.- A ponerme un Cola Cao con Cialis, ¡ya no quiero pacharán!

- Ana.- ¿Qué es Cialis?

- Yo.- ¡Na!, ¡¡cosas mías!!


Bueno, ¿qué opinais?, ¿estaría bien la tesis o no? 

¡Feliz fin de semana a todos!

Miguel


etiquetas: , ,




jueves, 3 de febrero de 2011

Cambios profundos en tiempos muy cercanos.

Vamos a ver, yo tengo 39 años, aparento 38, y estoy muy próximo a cumplir los 40, ¿soy un viejo?, yo creo que no. Lo digo porque a veces, cuando escribo sobre alguna cosa de mi juventud, parece que estuviera hablando de hace 60 años, ¡pues no!, hay muchas cosas en España, que cualquier parecido ahora con hace 20 años es pura coincidencia. Un ejemplo: las comunicaciones telefónicas.

Hasta 1988, en España no existió el servicio telefónico totalmente automatizado. No os podeis imaginar la odisea que era llamar en los años 80 al pueblo de mis padres.

Mis padres son toledanos de pura cepa, nacidos en El Torrico (1). En los años 80, esta noble villa contaba con médico, con farmacéutico, con varios bares y dos discotecas, una cooperativa de piensos, una importante cañada de cerdos (de esos que dan jamones), se podían ver sin dificultad los dos canales de T.V. que había en toda España, servicio diario de autobuses que conectaban con Talavera de la Reina (2),  luz desde hacía mucho tiempo (porque mis abuelos, que ellos recordaran, siempre habían conocido luz eléctrica). También había teléfonos, pero los números eran los siguientes: 1 (para el ayuntamiento), 2, 3, 4, 5, 6, así hasta pasado 100; ¿por qué los números de teléfono eran así?, muy sencillo, en aquella zona de la Península Ibérica,  TELEFÓNICA (3) no tenía automatizado el servicio, teniendo obligatoriamente que pasar por centralita.

Nosotros viviamos en Móstoles (4), que dista a unos 150 - 160 Km del pueblo de mis padres. LLamar por teléfono de un sítio a otro, costaba como llamar a mi tío Lorenzo, que era emigrante en Alemania y vivia en Sttugart. Os voy a contar un poquito como era llamar entonces.

Primero, había que armarse de paciencia, rezar varios padres nuestros a la Virgen María, y tomarse dos buenas tazas de tila. Cuando se estaba bien tranquilito, se descolgaba el teléfono y se marcaba el 925. Ahí empezaba la odisea.

El 925 conectaba con la centralita de Toledo, y, si había suerte y las líneas no estaban muy saturadas, a la espera de 1 ó 2 minutos se escuchaba la operadora.

- Operadora de Toledo.- Centralita Toledo, ¿dígame?

- Mi madre.- Por favor señorita, ¿me hace el favor de pasarme con la Centralita de El Puente del Arzobispo?

- Operadora de Toledo.- Un momento....

Si había suerte, en menos de un minuto estabas conectado con la otra centralita, pero en el 90 % de los casos se escuchaba:

"Las líneas están saturadas, ¿desea esperar o intentarlo más tarde?, si desea permanecer a la espera, la comunicación podra estar en unos 4 minutos".

Todo el tiempo de espera, era facturación de conferencia con TELEFÓNICA. Otra cosa, antes que se me olvide, la calidad del sonido era la misma que si conectas dos botes de tomate con un hilo, y uno habla por uno de los botes y el otro escucha, ¡pésima!

Cuando por fin, desde Toledo te conectaban con la centralita de El Puente del Arzobispo, podían haber pasado tan ricamente 10 minutos. A veces, se escuchaban las voces de la operadora de Toledo con la del Puente, contándose sus historias, ¡qué cabronas!, ¡¡seguro que lo hacían a propósito!!

- Operadora de El Puente del Arzobispo.- Centralita del Puente del Arzobispo, ¿dígame?

- Mi madre.- Señorita, por favor, ¿me pasa con el 14 del Torrico?

- Operadora de El Puente del Arzobispo.- Están las líneas saturadas, ¿desea permanecer un poco a la espera?

- Mi madre.- ¡Deseo qué me pase de una vez por todas!, ¿¡como van a estar saturadas las líneas!?, ¿estamos de cachondeo?

- Operadora de El Puente del Arzobispo.- ¡Uy!, ¡Salva!, ¡¡no te había reconocido!!, ¿como estais?, ahora mismo te paso.

Más minutos tarifando a  TELEFÓNICA.

Por cierto, que encima te podían denegar la comunicación. Antes de poder hablar mi madre con el 14 de El Torrico, la operadora hablaba con el propietario de la línea, más o menos así.

- Operadora de El Puente del Arzobispo.- ¡Hola!, ¿como estais?, soy Pepita, de la centralita de El Puente.

- Pureza (junto con su marido Antonio, propietarios de la línea).- ¡Hola!, ¿qué hay?

- Operadora de El Puente del Arzobispo.- Pues nada, aquí estamos echando la tarde, mientras me hago unas puntás (5), llaman desde Móstoles, ¿te paso?

- Pureza.- Será la Salvadora, sí, bueno, hasta la próxima.

Cuando mi madre estaba a punto de cagarse en todo, por fin, se oía la voz de Pureza.

- Pureza.- ¡Hola Salva!, ¿como estais?, ¿todos bien?, ¿y Ángel?, trabajando, imagino, ¿y Miguelito?, ¿estáis todos bien?

- Mi madre.- ¡Hola Pureza!, ¡madre mía, hay que echar merienda cada vez que se llama!, estamos todos bien, ¿y vosotros?

- Pureza.- Bien, con nuestros achaques, Antonio todavía no ha llegado, estará echando de comer a los guarros, ¿llamo a tu madre?

- Mi madre.- Sí, por favor.

Pureza tenía que salir de casa, cruzar la calle, abrir la puerta de mis abuelos (entonces no se echaba la llave, todo estaba abierto), y, avisaba a mis abuelos a grito pelado.

- Pureza.- ¡¡Felipaaaaaaaaaaa!!, ¡¡te llama la Salvaaaaaaaaaa!!

Mis abuelos, que generalmente estaban en la habitación más al fondo de la casa, se ponían en guardia.

- Mi abuela.- ¡Ay!, ¡la Salva!, ¡voooy!

Y mi abuelo, que estaba el pobre más sordo que un zapato, empezaba a preguntar, a volumen  rompe-tímpanos (es lo que tiene ser "duro" de oído).

- Mi abuelo.- ¿Quién llama?, ¿quién es?

- Mi abuela.- ¡Ay qué hombre!, ¡¡está más sordo!!, ¡¡la Salva!!

- Mi abuelo.- ¿Quién?, ¡no me entero!

Y entonces salía mi abuela corriendo para la casa de Pureza, y mi abuelo detrás de ella, teniendo que recorrer un amplísimo pasillo, con un pedazo escalón que parecía una  tapia, salir a la calle, cruzarla, entrar en la casa de Pureza y Antonio, y allí, esperaba el auricular descolgado.

- Abuela.- ¡Hijaaaaaa!, ¿como estais?, ¿estais todos bien?, ¿y Ángel?, trabajando, imagino, ¿y Miguelito?, dale un beso de mi parte, bueno, ¿estais bien?

Mi madre, a parte de escuchar la avalancha de preguntas de mi abuela, también escuchaba a mi abuelo, que llegaba con retraso gritando, a volumen que se escuchaba en todo el barrio, quien había llamado, y la voz de Pureza, también gritando, explicándole que era su hija mayor; al final, mi abuelo se terminaba por enterar.

- Mi madre.- Madre, que llamo para felicitarle por el cumpleaños, que cumpla muchos más, y nada más.

- Mi abuela.- ¡Ay hija!, yo estoy bien, pero tu padre cada día más chocho.

Por detrás mi abuelo, "¿es la Salva?"

- Mi abuela.- ¡Qué sí joder!, ¡¡pero qué viejo más chocho y sordo!!, ¡anda y vete por ahí!

- Mi madre.- Bueno, que le paso a Miguel Ángel.

Mi madre me daba el auricular, y me decía en voz baja: "no se te ocurra enrollarte", con una cara, ¡me cagaba de miedo!

- Yo.- ¿Abuela?, ¡qué los cumpla muy felices!

- Mi abuela.- ¡Ay hijo, muchas gracias, y tú qué lo veas!, espera, que tu abuelo te quiere saludar.

- Mi abuelo.- ¡¡Miguel Ángel!! (mientras me apartaba el aparato de la oreja)

- Yo.- ¡Hola abuelo!, nada, que ya me ha dicho la abuela que estais muy bien, os mando un beso muy grande a los dos, y....

- Mi abuelo.- No me entero bien, bueno, ¡te mando un beso muy grande!, aquí te paso a tu abuela.

- Mi abuela.- ¡Adios hijo, adios!, cuelga ya, ¡Adios!

Y ahí se cortaba la comunicación, 30 minutos para desearte dos besos y un abrazo. Ni que decir tiene, que todo el barrio se enteraba, y cuando salían mi abuelo y mi abuela de casa de Pureza, ya estaba alguna vecina preguntando quien era, porque a cotillas allí son campeones.

Luego, cuando venía la factura, a mi madre le subía la tensión, porque como muy poco eran 600  pesetas  (3,6 €) y hubo alguna de hasta 1.200 pts. (7,2 €), ¡¡en los años 80!!, cuando una cerveza en una bar, no pasaba de los 0,25 €.

Como era tan caro llamar por teléfono, era normal, entoces, porque ahora eso se ha perdido, enviarse muchas cartas. Mis abuelos, para desearte besos y abrazos, solían poner al final cruces y círculos, cruces para los abrazos y círculos para los besos; y ese era el final de todas las cartas bajo la firma, un montón de cruces y ceros.

Luego, cuando ya, ¡por fin!, automatizaron el servicio, mis abuelos pusieron teléfono, y las llamadas pasaron a ser más frecuentes, y las cartas, nunca más se volvió a escribir.

¡Besotes!

Miguel

XXXXXXOOOOOOOO

(1) Para saber más, visitar: http://www.torrico.org/?page_id=18
(2) Para saber más, visitar: http://es.wikipedia.org/wiki/Talavera_de_la_Reina
(3) Creo que a TELEFÓNICA la deben de  conocer en el mundo entero: http://es.wikipedia.org/wiki/Telefónica
(4) Para saber más, visitar: http://es.wikipedia.org/wiki/Móstoles
(5) Se refiere a una de las "artes" de los bordados de la Lagarterana. Mi madre es una de las pocas artesanas vivas que hacen estas maravillas, dominando todos los aspectos de ello. Los bordados de la Largaterana son famosos en el mundo entero.

Mirando por internet, he encontrado una página regular, es ésta: http://www.turismoyarte.com/regiones/castilla_la_mancha/toledo/lagartera/lagartera.htm
Hay un error muy generalizado. Se piensa que los bordados sólo se hacen en Lagartera, ¡¡FALSO!!, se hacen en toda la zona, aunque es verdad de allí son originarios. El pueblo de mis padre, El Torrico, tiene fama por sus bordadores entre quienes conocen los bordados. Lagartera y El Torrico están muy próximos entre ellos (en distancia, por carretera es harina de otro costal).





miércoles, 2 de febrero de 2011

Un cristal traslúcido.

 AVISO: POST LARGUIIIIIIISIMO.

¿Algunos de vosotros ha chateado buscando ligue?, ¿lo habeis encontrado?, ¿se sienten mariposas en el estómago cuando quedas con esa, no sé como denominarlo, ¿ligue virtual?, después de estar tiempo chateando, y por fin, decidís que es momento de conocerse?, esta última pregunta es muy tonta, seguro que sí. Me hago todas estas preguntas porque yo nunca lo he hecho, es más, casi ni he chateado, y lo poco que he hecho es sin voz ni imagen.

El otró día escuché la canción de Galilea de Sergio Dalma, y claro, me acordé de las citas a ciegas, esas que esperando mucho no terminan en nada; ya lo dice el dicho: "mañanas de mucho, tardes de nada, y noches de pajas". 



Yo nunca he tenido una cita a ciegas. Intentaron una vez organizarme una, no quise. A base de insistir, al final quedé, pero tuvo que venir acompañada por la amiga de ambos. No estaba yo entonces con ganas de tener pareja, me encontraba muy bien sólo, así que aquello se terminó antes de empezar.

Pero claro, como el raro soy yo, y lo normal es lo otro,  he oído decenas de  historias de encuentros post-chateo cachondísimas, ahora mismo estoy recordando una.

Resulta que un amigo de mi amigo había ligado por internet. Como esto hace muchos años, y entonces en España no se llegaba ni de coña al 1 MG, las Webcams tenían poca utilidad. Lo normal era enviarse fotos. Después de meses de tonteo virtual, el macho, llamémosle Entronio, envió algunas de sus fotos, las que él consideró que estaba más "comestible". La otra parte envió también fotos, todas con ropita ligera, alguna en bikini, y presentando a una pedazo de rubia que estaba para matarla como a  las cucarachas.

Ambos, madrileños, quedaron  al lado del monumento de la Osa y el Madroño; siendo el día elegido un viernes de primavera caluroso, de esos que ponen verde la campiña y a los camperos. Entronio enmudeció cuando la vió venir, "¡madre, es una diosa!".

- Chica.- ¡Ay!, ¡ya era hora!, estaba en un sinvivir, ¡qué guapo eres! - mientras le daba un abrazo muy caluroso -

- Entronio.- ¡Yo estoy igual! (¡madre que tetorraaaaaaaas!), venga, mujer, si ya nos conocemos, ¡tanto tiempo chateando, nos hemos contado de  todo! (¿le gustaba el sexo oral?, hemos hablado pero ahora no recuerdo).

Aquella noche Entronio mojó, ¡por fin!, (estando en la zona de Sol, y sabiendo todo Madrid que la C/. Leganitos es famosa por existir locales para parejas, como dicen en mi pueblo: "¡estaba a huevo!").

Pasado los polvos del primer encuentro, las tontás posteriores escritas y leidas en el Messenger, la bobería que tenía Entronio tras las primeras citas, la relación entró en un punto muerto. Entronio era un amante de la poesía, y su chica, dejaba ver a través del "cristal" un alma sentimental, romántica, de persona especial, que le había enamorado hasta las trancas. Él había intentado en varias ocasiones hablar de otros temas menos profanos, incluso en la tercera cita la regaló una rosa con un poema de su puño y letra, obteniendo por respuesta un morreo, un achuchón, y un "eres tremendo"; algo no cuadraba.

Entronio estaba confuso, incluso se sentía engañado, esa chica no era igual a través del chat que en persona. En el chat le dejaba tontito con palabras, y en la vida real, le dejaba exhausto por el ritmo que llevaban, parecía la chica perfecta, pero, ¿por qué no ser en las citas algo de lo que era desde su casa? Lo pensó durante días, se decidió a hacerlo, un día escribió en el chat:

- Pollaman dice.- tengo k pedirt una cosa?

- Cenicienta dice.- que??????

- Pollaman dice.- me gustaría que saliéramos de otra manera, quieres ser mi novia?

- Cenicienta dice.- ¿serás en la vida real como eres en el chat?

Esa contestación dejó a Entronio fuera de juego, no la entendió, lo pensó unos instantes, al final escribió:

- Pollaman dice.- Seré más.

- Cenicienta dice.- ENTOCES, SÍ.

Y la siguiente cita fue especial, superando a todas las anteriores. Los versos olvidados regresaron, se dijeron palabras de amor que sonaron a campanas tañendo. La temperatura del amor subió, el vino algo hizo, fue una herramienta para comerse a besos. La pasión desbordó a Entronio, y la propuso:

- Entronio.- Vayamos a mi casa, duerme esta noche conmigo y no te vayas si no quieres, yo, ya, me puedo morir - hay que reconocer que Entronio era un rato cursi -

- Chica.- Lo siento, no te lo tomes a mal, me duele la cabeza, no me apetece.

- Entronio.- ¡Vaya!, ¿quedamos mañana?

- Chica.- ¡Claro  que sí, tonto!

Y al día siguiente la chica pareció otra. Le pilló al Entronio con tanta fuerza  que lo dejó echo unos zorros; tanto apretar sacó de dentro de él hasta las células que forman los espermatozoides. No rompieron el colchón de milagro; ¿qué tomaría la chica para, no sólo quitarse el dolor de cabeza, si no  para tener aquella potencia sexual?

Estaba Entronio que no entraba en su piél, sólo le faltaba volar, hombre eufórico que ha follado mucho es sinónimo de bocazas a la primeras de cambio.

- Pollaman dice.- Diooooooossssssss!!!!!! he tenido que ponerme hielo! 

- Cenicienta dice.- Tenemos que hablar. No digas nada. Mañana en nuestro sítio especial. Hasta mañana.

---Cenicienta se ha desconectado---

"Ay Dios, me va a dejar, ¡soy un bocazas!, me pierde la boca, ¡joder, joder!, ¿qué he hecho?, ahora mismo la llamo y la pido perdón".

El móbil estaba desconectado, el teléfono fijo comunicaba, estaba claro que no quería hablar con él hasta mañana.

Nuestro pobre hombre no pegó ojo en toda la noche. Las minutos parecían horas de reo. Llegó 10 minutos antes de la hora prevista a la cita. No se había arreglado, estaba sin afeitar, olía un poquillo a sobaco, temiéndose lo peor, no tuvo fuerzas para ponerse guapo. 

Pensó que el no dormir le habían provocado legañas como dromedarios, se frotó los ojos, ¿estaría soñando?, ¡veía doble a su chica!, ¡coño!, ¡¡son dos tías iguales!!, ¡ay madre!, el mundo se le vino encima oliéndose la tostada.

- Chica 1.- Entronio, yo soy Cenicienta, la que he chateado contigo, la que te dije sí de formar pareja. Ella es mi hermana gemela, se llama Princess, la envié en las primeras citas porque quería saber un poco más de ti.

- Chica 2 (Princess).- Entronio, imaginamos que estarás que lo flipas, ¡cierra esa boca, qué pareces tonto!, bueno, yo, el caso es, queeeeeeeee, a ver, pensarás que me va la marcha, bueno, si me va,  ¡eso qué más dará!, ¡me acosté contigo el primer día porque me gustate!, y sí, se lo dije a mi hermana, ¡cierra la boca, te entrarán moscas!

- Chica 1.- Pero yo te quiero muchísimo, estoy enamorado de ti desde que te conocí en el chat; lo único que yo en la cama soy muy fría, no soy como mi hermana, yo tengo que ir despacio, te has acostado siempre con ella, pero eso no te debe de preocupar, en el sexo nos adaptaremos, te lo prometo.

- Princess.- Bueno, es un gran follador, no sabes lo bien que lo hace... además, ¡¡¡me gusta a mi también!!!

- Chica 1.- ¡Serás pedorra!, esto ya lo hemos hablado, ¡¡me gusta a mi y es para mi!!, ¿verdad Entronio?

El pobre Entronio se había puesto a llorar, no tenía consuelo.  Ambas le abrazaron, le dieron besos, arrumacos, sin importantes que todo el mundo estuviera mirando.

Entronio pensó en enviarlas a la mierda a ambas. Algo dijo, pero ellas le convencieron. Al final se dejó llevar y empezó a salir con la chica del chat, incluso se llegaron a casar y formalizar una pareja ideal, siendo ella, de las dos hermanas gemelas, la única unida en matrimonio, porque Princess siguió adorando a su cuñado, como quiere una cuñada, pero libre y a su aire.

Desde entonces, en algunas ocasiones, Entronio, cuando hace el amor con su mujer, duda si verdaderamente lo está haciendo con ella o con Princess; es la forma de hacerlo lo que le tiene muerto en vida, a veces son polvos distantes y fríos, a veces son polvos salvajes, ¿se puede cambiar tanto, de un día para otro, follando?, mejor no pensarlo demasiado.

Así que ya sabeis, NADA DE CHAT, JAAAAJAAAJAAAAA.

¡Ay, almas cándidas!, ¿dónde esté ligar en una disco, garito, parque, cine, teatro, cola del paro o del bus, que se quiten mil encuentros virtuales?

¡Con Dios!

Siento el pestiño.

Miguelón (un polvorón).

etiquetas: , ,



martes, 1 de febrero de 2011

Vejez y pobreza, pobreza y vejez.





¡No olvideis descargar vuestro CUPÓN DESCUENTO para gafas en:  http://www.opticacalvo.com/promociones.html!

Hay una persona en mi mundo real al cual tengo mucho aprecio, se llama Melitón (y no es nombre inventado). Melitón está a punto de cumplir 66 años, y desearía jubilarse. Su trabajo es portero de finca urbana; limpia y da lustre a las dos escaleras, portal, rellanos, y demás zonas comunes del inmueble, cuida del jardín, vigila la caldera en invierno, abre la puerta a los vecinos, ayuda cuando se lo piden (sin pedir propina, ya que está muy mal visto), hace todas las pequeñas reparaciones del edificio, es el guardían de la puerta, no dejando pasar a nadie desconocido, es el pañuelo de lágrimas de los vecinos, es quien soporta a la vicepresidenta cuando le grita, le humilla, y él, el pobre, se tiene que aguantar, comiéndose las ganas de darla una ostia con la mano abierta, ostia bien merecia, por cierto.

Según el informe que le ha remitido la Seguridad Social, después de llevar casi 48 años cotizando al Estado, la pensión que le quedaría en caso de jubilarse ahora, cuando va a cumplir 66 años, es... ¿a qué no lo adivinais?, 14 pagas anuales de ¡649 €! Melitón vive con su mujer, la cual no tiene rentas, y actualmente ayuda en lo que puede a uno de sus dos hijos, en paro desde hace más de 6 meses (y encima separado, pagando una pensión).

Yo me pregunto, ¿cómo puede Melitón vivir con 649 miserables €, si está pagando al banco una letra de 600 € al mes, la cual, no estará amortizada con los "chupasangres" hasta dentro de 3 años?, la respuesta es simple, no dejando de trabajar hasta los 70, y después sobreviviendo con economía de guerra.

Estuve examinando el informe de la S.S., para ver el porqué de tan paupérrima pensión. Melitón le pasa lo que a muchísimos empleados por cuenta ajena, que no son funcionarios, tiene un salario base muy bajo, cobrando luego algo en negro para "cubrir" el expediente. El salario base más bajo que vi fue de unos 600 € en el año 1998, subiendo muy despacio hasta ahora, que rondan los 870 €. Por 48 años de trabajo, pagando religiosamente, el Estado le da 649 € mensuales, ¡tócate los cojones!

Ahora, como España está quebrada, la caja de las pensiones con telarañas, y como los pobrecitos somos los que debemos pagar siempre lo que hagan otros, han pensado que hay que  currar más años, y, ¡encima dando gracias por encularnos con premeditación y alevosía!, con una pensión inferior hasta en el 80 % con el nuevo sistema, ese que hará que cobremos los de ahora una pensión ¿digna? Si ahora se cobra esta mierda, entonces, ¡cobraremos mierda y media! Así que,  me hago propio la pintada que apareció en el cementerio de un pueblo vecino al de mis padres, a finales de la década de los 50 del siglo pasado, cuando cientos de miles de españoles emigraron, decía:

"Quien no tenga paga del Gobierno, o se vaya al extranjero, aquí le esperamos este invierno"

Melitón me pide ayuda, está desesperado, quiere jubilarse porque está cansado, quiere jubilarse porque no entiende que los viejos trabajen y los jóvenes estén en el paro, no quiere levantarse todos los días a las 6:45, para luego llegar a casa a las 21:00, no trabaja para vivir, vive para trabajar, y los problemas del trabajo hacen que su vida sea un problema. Lo único que he tirado ha sido de un poco de sentido común:

1) Puesto que le quedan 3 años, renegociar la deuda con el Banco, para pasar de 600 a 300 € mensuales; entiendo que es preferible estár 5 años pagando, y tener un pelín de dinero, a estar 3 años y tener que depender de hipotéticos trabajos esporádicos para vivir.

2) A tomar por saco cosas superfluas. Baja al teléfono fijo, sólo un móbil con tarjeta pre-pago. Nada de tomarse un café fuera de casa, ni periódicos, ni nada de nada, si se desear leer, utilizar las bibliotecas públicas.

3) Cambiar el contrato de luz por el más bajo posible, que son 3 Kw, y aún así vivir en tinieblas, porque el contador de la luz corre que se las pela.

4) Nada de calefacción; ducharse con agua caliente sólo cuando sea necesario.

5) Olvidarse de los productos frescos, salvo aquellos que el vendedor liquide por estar casi pasados, de conservas absolutamente nada, que son caras, y del vino en cartón, olvidarlo y cambiarlo por agua del grifo, y nada de bollerías ni pamplinas, lo mejor es pan, que aunque esté duro, siempre se puede aprovechar en hacer sopas o migas.

6) Con respecto  la ropa, sólo cuando sea necesario y en tiendas de chinos; lo mismo con el calzado.

7) El coche ni tocarlo, cambiarlo por el de San Fernando (un ratio a pié, y otro andando).

Y aún así, no sé yo si con la "magnífica" pensión que le quedaría, podría ahorrar algo para imprevistos.

Somos una mieeeeeeeeeeerda de país, una puta mierda, mejor dicho, una puta mierda elevada a la enésima potencia. Por favor, que nos invada Alemania, que yo ya sé decir Guten Tag  und Guten Morgen.

Mientras tanto, el Borbón pasando el cazo a sus amiguetes árabes, el Gobierno lamiendo el culo a los banqueros, los sindicatos lamiendo el culo al Gobierno, la Patronal soñando con irse a China, y los menesterosos, rezando para que, de una maldita vez, salgamos del tunel.

Se me quitan las ganas de postear, de visitar de blogs, de hasta follar, ¡joder!

Miguel