Óptica Calvo

viernes, 28 de enero de 2011

Las alergias.

Hay alergias para todos los gustos. Yo las colecciono. Soy alérgico al polen de las gramíneas, al pelo de los perros, al pelo de las cobayas, a la taladrina, al cartón ondulado, al chocolate malo, y creo que tengo alguna más. La peor, sin duda, es la de la del maldito polen, que me deja durante dos meses para el arrastre.

Claro, que pensándolo bien, hay alergias peores. Yo, de toda mi vida, la más extraña que haya conocido es la que tenía Brus (los padres quisieron ir de modernos en una época que predominaba lo rancio, y no se les ocurrió otra cosa que llamar a su primer retroño Bruce, pero el del registro no sabía inglés y lo escribió según le pareció, y como los padres no sabían leer ni escribir, lo dieron por bueno). Como Dios se empeña en unir aquello que destaca, Brus se enamoró de una muchacha que se llamaba  María de la Magdalena del Paño Caliente; nombre raro y complicado, quedándose en Marimag para la familia y amistades.

Esto ocurrió hace tantos, tantos, tantos, que tener una radio en casa era cosas de multimillonarios. Brus y Marimag habían estado 4 años de noviazgo. En aquella época, y más en un pueblo, el acercamiento más carnal de dos prometidos podría ser un par de besos robados, y algún achuchón de él en el culo de ella, poco más. Casados por la iglesia en el Día del Señor de la semana 37 del 1947,  tuvieron  buen banquete, "manzana" (1)  aceptable, y estreno de cama en casa nueva. 

Había una tradición muy arraigada en el medio rural castellano: la cencerrada (2). Como los que por aquí pasan son todos muy jóvenes, dedicaré unas palabras a explicarla. Familia y amigos, ataban cencerros a la cama de los recien casados, y se ponían bajo la ventana a escuchar. Si sonaban los cencerros, era porque el matrimonio se afanaba con esmero, siendo motivo de júbilo; si no sonaba, entonces malo, y empezaban a cantar una serenata de coplas al marido descastado. La poca vergüenza de los allí apostados, el alcohol, y mala leche, originaban que hubiera seranata tanto si se follaba como si no, incluso frases malsonantes. Tradiciones un poco cabronas, que por suerte han pasado a mejor vida.

Como os podeis imaginar, el sexo era un tabú en aquella España de curas y militares. Brus tenía un primo, habitante de la capital, que le había  explicado el modo de  comportarse en esos casos, no  como un gorrino cuando monta a una cerda, ¡ese no era el camino! Lo más importante, subrayado una y otra vez para que la mollera de Brus no se olvidara, era que había que tener paciencia, mucho tacto, y que nada de ZAAAAAAAAS, no, no, que antes de meter era menester hacer  un buen cuníngulis, para que su mujer se relajara primero, se excitara después, y luego, ya se vería si había penetración o no; y sobre todo, nada de obsesionarse, que a base de practicar, antes o después, llegarían el gustirrinín.

En la noche de autos, Brus empeño puso. Bajó a la gruta del placer y allí más que lamer se puso a beber, y a olfetear aquello, poniéndole bien berraco, y bueno, no sería un  cuníngulis de 10, pero hizo el trabajo, y lo que vino después os lo podeis imaginar, ¿no?, bueno, que tuvieron que fingir que hacían algo, porque entre que a ella le dolía, a él se le bajaba, pues bueno, lo intentaron. 

El caso es que a Brus le gustó aquello, y cogió por vicio el de practicar a su parienta eso que a ella tanto la excitaba, terminara o no luego en otra cosa. Rara era la noche que no practicaran sexo oral.

Pero aquello se convirtió en un problema. Resulta, que cada vez que lo hacía, él se cubría de ronchas la cara. Si lo dejaba de practicar 2 ó 3 días, el cutis volvía a su estado anterior. La pareja descubrió que aquello era bueno para unas cosas, y malo para otras. 

La alergía a Brus no se la diagnosticó el médico, no era plan de ir a ver al galeno y contarle cosas privadas, ¡menuda vergüenza! Fue el pariente capitalino, quien le dijo que seguramente eso era alergia al pelo púbico de ella, y que lo mejor sería que Marimag se podara un poco los bajos, pasando cuchilla con cuidado por aquella zona, y dejandolo todo lo pelón que se pudiera.

Hicieron caso al familiar, y ella se puso a la faena. Marimag era mujer de buena pelambrera, morena, rizada, y un poquito larga, eso sí, nada sucia, porque ella se lavaba. Aquellos pelos necesitaron de esmero, con bien de jabón y frote intenso, pasando después la maquilla. La operación llevó tiempo, porque ni tenía bidé, ni maña para afeitarse. El resultado quedó bien, ambos se congratularon.

Probaron con aquello afeitado y resultó acertado, Brus no volvió a tener erupciones en su cara. Lo malo vino después, la navaja causó heriditas, y las heridas provocaron granitos,  y lo que primero fue pelo, después carne, terminó por ser una paella de tomates reventones, ¡un horror! 

Así que señoras y señores, por la maldita alergía de los cojones, aquel matrimonio unido por bajas pasiones, dejó de lado "beber del caño", y volvieron los pelos ha ocupar el espacio desvastado, y Brus, el pobre, dejó de probar aquel suculento bocado.

¡Hay que joderse con las alergias!, hoy en día, seguro que una buena crema lo hubiera solucionado todo.

¡Feliz lunes!

MIGUEL

(1) En muchos pueblos de Castilla se denomina así a la entrega de dinero en una boda, aún se sigue llamando aunque ya no se haga lo de entonces. El llamarse así era porque la novia, o un familiar, se ponía a bailar con una manzana trinchada por un cuchillo o tenedor, para que los invitados "clavaran" sus donativos a los novios en la manzana, siendo generalmente monedas.

(2) Las canciones picantes de las Cencerradas, es tema estudiado en muchas tesis doctorales. En realidad, eran normal en toda España. Generalmente se hacían a los viudos, cuando se casaban en segundas nupcias. En otros lugares, se hacían por sistema, siendo más o menos bestias y alusivas dependiendo de quienes se casaran.

(3) En aquella época no había nada de libertad, siendo además una sociedad con muchísimos tabues, sobre todo en el terreno sexual. Por blasfemar se multaba, ¡y menuda multa según recuerda mi madre!, no se podían hablar de según que cosas; pero, en las fiestas, cuando los mozos se ponían tibios de vino, a veces, salía la ganas de cachondeo y se bailaban jotas, y el "agarrao", con algunas letras brutísimas como la del ejemplo:




26 comentarios:

  1. Ja,ja,ja,ja,ja...Miguel,pobre Brus,mira que tener alergia a eso,ja,ja,ja
    Cuídate.
    Eres un crack.

    ResponderEliminar
  2. Ainsss Miguel que cosas jajajajaja, ya la jota ni te cuento, gracias otra vez por robarme una sonrisa que es lo único que me dejo.

    Un fuerte abrazo y feliz finde!!jajajajaja.

    ResponderEliminar
  3. Jejejeje, ¡que arte tienes contando las cosas!
    Pues coñas a parte, alergias raras, haberlas, hay las un rato…
    En el telediario han dicho que existen hombres con alergia a su propio semen. Con lo cual después de cada acto, les toca estar malitos unas horas, jejeje (me río y me siento mala persona, pero no lo puedo evitar) :D
    ¡Besazos y feliz fin de semana para ti y para tus damas!

    ResponderEliminar
  4. Vaya... pues eso si que es un señor problema... Yo había escuchado que se pelaba un poco la cara, pero no demasiado más. En fin, que ahora hay cremitas muy buenas para depilar y espero que no hayan muchos Bruses con cara de Joker.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. jejej está divertido el texto y bien contado.
    Yo creo que no soy alérgico a nada...sólo a la ropa, a casi toda. Lo peor de todo es que no soy ni nudista jejeje.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. jajajja muy bueno miguel me imagino al brus y a la marimag alucinando!!

    Te mejoras con el tiempo, estás brillante encanto.

    ResponderEliminar
  7. Yo ya me he partido de risa con Brus en vez de Bruce!!! jaja ¡qué mala leche el del registro!!!! porque eso no se puede hacer sin quererl..jaja
    ¿sabes que no tengo alergia a nada? INSOLITO hoy día...Un besito sin crema ni na'

    ResponderEliminar
  8. Del tabú sexual de aquella época había mucho que hablar, tenían las misma sangre que tenemos ahora, la barrera infinita de la moralidad angosta no les dejaba exteriorizar la realidad propia.

    Muy guapo, como el anterior que he releído.

    ResponderEliminar
  9. jajajaja pobre hombre de verdad, jajajaja, me meo, pero es que la jota la voy a poner en facebook, que es buenísima. Y con lo bueno que sabe beber del caño

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Miguel! uno de tus estudios sociológicos,... :-)
    un besazo y ¡buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  11. Pobre pareja! Que problema el de las alergias! Y ni decirte pobre la mujer, que no había con que depilarse... que es todo un trabajo...

    Me encantó este post! Muy divertido.

    ResponderEliminar
  12. Buenas noches..

    Siempre es un placer leerte.. gracias por compartirlo...

    Besote de buen fin de semana

    ResponderEliminar
  13. Que bueno como me he reído con lo de... la gruta del placer.. ninonino...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Como siempre, pasar por aquí es dibujar una sonrisa en mi cara.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. ¡¡¡Hay que tener cuidado con lo que se lleva uno a la boca !!!

    ResponderEliminar
  16. JAJA TU SI...INTERESANTES ALERGIAS Y QUE PROBLEMA CON ELLAS POBRES DE ELLOS TANTO TRABAJO PARA PODER TENER UN MOMENTO AGRADABLE JAJAJ ME GUSTA LEER TUS LETRAS EXTRAÑAS PERO ENCANTADORAS...
    BESOS

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola a todos!

    ¡MUCHÍSIMAS GRACIAS a MORGANA, ROSANA MARTÍ, EMYTECUENTO, JOSEP CAPSIR, a ROMEK, a CONXA, WINNIE y J.G., a DIDAC, MERCEDES Y CARLA KOWALSKY, a BALOVEGA, NÉCTAR DE LLUVIA, LA SONRISA DE HIPERIÓN, TEMUJIN y CATTERINE!

    ¡Gracias por pasarse!, si os ha sacado una sonrisa, MEJOR, eso es lo que se perseguía.

    Miguel

    ResponderEliminar
  18. Hola crack yo tb sufro de alergias, y alguno que conozco tiene alergia al curro, se de algun caso de alergias al agua (no es coña), a la luz solar y al látex... hay de todo como en botica;
    un abrazo!!

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola Vloj!

    (¡qué mierda escribir algo en el blog, es la tercera vez!)

    Pues sí, las hay de todos los colores, y algunas bien molestas.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  20. jajajaj yo una vez escuché a una chica que le tenía alergia al Latex, pensando para mi, que la pobre lo iba a pasar putas, jajajaja. Eso de las alergias es una guarrada, porque yo tbm ando muy alergico de muchas cosas, aunque por fortuna, no de eso jajajaja

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  21. jaj muy divertido y además folckórico y antropológico, cari, jaa No sabía nada de lo de las "manzanas" aunque he visto algunos rituales raros en algunas bodas..., aunque lo de las cencerradas si que me suena, claro.

    y bueno el pobre Brus, si te digo la verdad, en cuanto al nombre, casi me gusta más que Bruce, eh... jaja que me parece más hortera. Esos si, su alergia es terrible si te gusta meter allí la cara, una alergía que a mí nunca me dará, jaaja


    Bezs.

    ResponderEliminar
  22. ISRA:

    ¡Hola mocetón!

    JAJAAAA!!! yo las colecciones, ¡es una gran pu****! Al latex, de momento no, JAAJAAA.

    ¡Ah!, también tengo alergia a ZP.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    THIAGO:

    ¡Hola mocetón!

    JAJAAAAA!!!! ¡me alegra que te haya gustado!

    Lo de la "manzana" no se emplea ya, aunque se siguen refiriendo en algunos sítios así al rituar de dar dinero en una boda.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  23. Divertidisimo, de verdad que tienes una imaginación desbordante Miguel :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  24. Me cago en todo lo que se menea :), me decia: ¡jdr! nunca me entero de cuando actualiza y es que no te seguia :) ja,ja,ja,ja, disculpa este despiste mio, debe ser la alergía que me tiene jodida,ja,ja,ja,ja.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Una gran putada... ( ) Iba a escribr algo más, pero me he arrepentido, :P Bueno, yo también colecciono alergias tardías. De enero a julio estoy jodida, pero la peor, es la de los gatos, que vino después de mis cinco (ahora tres) retoños. ¡Si sabré yo de vacunas! Besitos!!

    ResponderEliminar
  26. EURICE:

    ¡Hola guapetona!

    JJAAAAAAA!!! ¡muchas gracias!

    ¡Un besazo!

    VIR:

    ¡Hola Vir!

    ¡Vaya!, ¡¡cuídate mucho!! (y a tus retoños, por supuesto).

    ¡Un besazo!

    Miguel

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.