Óptica Calvo

martes, 11 de enero de 2011

El cuento de la resolución de un conflicto con un arma secreta.

Formas de resolver una guerra hay muchas. Generalmente es por fuerza bruta. Hubo una vez un conflicto por unas lindes entre dos pequeños pueblos de Castilla, que se resolvió mediante un sistema diferente.

Después de lustros de pleitos, con varios vecinos malparados por mamporros y garrotazos, los alcaldes de ambas villas decidieron cerrar, de una vez por todas, los años de disputas y enemistad entre ambas localidades.

Recientemente, se ha encontrado en uno de los pueblos el siguiente documento:

"Por la presente, dejamos acta escrita de cómo se procederá a la resolución del conflicto de lindes en el paraje de La Encina Torcida.

El desenlace será el próximo sábado, 25 del presente mes, en la casa del Tío Mauricio, siendo conocido el caserón por vecinos de ambos pueblos. El proceder será a modo de combate sexual, entre  dos mozos de ambas villas, mayores de edad y libres de cargas familiares. Ambos zagales deberán satisfacer en el catre a una Srta., especialista en estos menesteres y traída de la capital; la cual tendrá el seguimiento adecuado para no sufrir sobornos por ninguna parte.

El combate sexual consistirá en introducir el miembro viril en lugar correspondiente, el cual no se deja por escrito por entenderse de forma suficiente, durante 30 minutos. Ganará aquel que deje más complacida a la Srta.

Los jueces estarán fuera de la casa, detrás de la pared, con el cura presente que estará rezando en todo momento por la perdición de las almas descarriadas. Pasado el tiempo fijado, se valorarán los gritos, gemidos, estado final de moza y zagal, así como la opinión de la Srta.

Dios nos perdone de los pecados, y nos guarde en la recta vía.

Los alcaldes-presidentes...."

El tiarrón elegido por uno de los pueblos era el Ambrosio, un bicharraco de 1,90 m, fuerte, sanote, que era una bestia parda echando quiquis, con fama en toda la comarca. El otro pueblo no eligió un muchachote de buen ver, ¡todo lo contrario!, eligio al Saturnino, un mierdecilla enclenque de 1,50 m, de más de 50 años, del cual nunca se habló en la comarca por no disponer de ningún don especial.

Empezó el combate con el Ambrosio, el cual iba fuerte porque se había desayunado unas migas con chorizo. Empezó a saco, ni preliminares ni leches en vinagre, ¡arrás!, y venga a menear el culo a lo bestia. La Srta., que al principio pegó un respingo, al poco tiempo tenía aquello bien lubricado y empezó a sentir el gozo, el cual  la puso a cien y la hizo tomar la iniciativa, botando sobre el mastil del Ambrosio y gritando como si fuera el último polvo. Los jueces, detrás de la pared, daban cuenta de lo bien que ambos lo estaban pasando. El cura, a parte de rezar, se puso tontorrón. El tiempo que tardó el Ambrosio en correrse fue de 15 minutos, ¡un récord nacional!

Después del turno del Ambrosio, parecía que los terrenos disputados irian a parar al pueblo de él, visto que el Saturnino no tenía ni media ostia. El Satur, se terminó su pitillo y entró en la casa. Viendo a la mujer toda despatarrada, y antes de proceder, dijo:

- Me gustaría que cerráramos las ventanas y echáramos las cortinas, para tener oscuridad. Yo, si no es a oscuras, no puedo, espero que lo comprendas.

- ¿A oscuras?, no me fío, desnúdate primero.

Lo que una piltrafilla parecía, en realidad era piltrafa, y más al ver el palillo que le colgaba entre los huevecillos.

- ¡¡JAAAJAAAAA!!, ¿y tú me vas a dar gusto con eso?, ¡chaval, el otro podía partir nueces con la punta de su miembro!

- Ya ves, no todos somos el Ambrosio y no tengo nada que esconder, por favor, hagámoslo a oscuras.

Y en la oscuridad de la habitación, empezó la ronda del Satur con el cronómetro ya contando. No habían pasado más de 10 segundos,  cuando la  Srta. sintió  unos dedos en su clítoris,  que estuvieron acariciandolo con maestría durante unos 5 minutos. Después, ¡algo gordo como una berenjena entró en su vagina!, mientras un dedo seguía acariciando su sexo; aquella berenjena entraba una y otra vez, ¡sin desfallecer! No tengo palabras para describir los gemidos que ella emitía, tan altos y exagerados eran, que pareciera que la estuvieran matando (a polvos, nunca mejor dicho), el miembro del Satur no desfallecía en ningún momento, ¡pim, pam!, y encima al mismo tiempo acariciaban su "botón". El cronómetro marcó los 30 minutos y ella seguía gritando, los jueces hablaron tras la pared.

- ¿Satur, señorita?, ¡los 30 minutos han pasado!, ¿se nos escucha?

- ¡Váyanse a la mierda!, ¡este hombre es muy hombre!, ¡AHHHHHHHHHHHHHH!, ¡me corro por quinta vez! - Gritó la mujer.

Así que el Ambrosio no tuvo más remedio que aceptar la derrota, y las tierras pasaron a ser definitivamente del pueblo del Satur.

Lo que nadie sabe, queridos lectores, es el porqué ganó el Satur. Gracias a que yo soy desciente de aquel prohombre, puedo contar la verdad:

El Saturnino no tenía un "mango" descomunal, ni mucho menos. Tenía buenos dedos, y sabía lo que había que hacer con el "botón del placer", cosa que el otro no, que a lo más que llegaba era a amasar tetas como panes, y todo su talento lo volcaba en su pene; tenía, como decía, buenos dedos y.... una nariz descomunal, a modo de pimiento morrón bien duro, que a parte de ser un jardín de mocos de campeonato, fue el arma que utilizó para penetrar a aquella mujer, con lo cual, no tenía que preocuparse que aquello de abajo desfalleciera por tiempo y uso; por eso fue lo de hacerlo a oscuras. Pienso, que a lo mejor, a parte de muchos orgasmos, le pegaría algún catarro vaginal, porque encima iba resfriado y tenía la nariz todavía más hinchada.

Para que el Satur lo eligieran en su pueblo, tuvo que apostarse 10 contra nada a que sería capaz de ganar. El ayuntamiento, viendo que el valor de lo ganado era mayor que lo pleiteado, le faltó tiempo para aceptar. No contaron con el poder de una buena nariz y un cerebro más listo que los más "listos" del pueblo.

El Satur ganó fama y dinero, se forró literalmente. Al año siguiente vendió todo lo que tenía, lo convirtió en dinero  y emigró a Cuba. Allí se le perdió la pista.

Así que ya sabeis, como todo en la vida, más vale maña que fuerza.

¡Besos!

Miguel

P.D. No es coña que por Cuba deben de haber ascendientes míos, en los primeros años del siglo pasado algunos parientes emigraron allí.



Etiquetas: ,



24 comentarios:

  1. Allá en una tercera galaxia hay el planeta Clítoris...
    Muy listo el Satur, sabía perfectamente que las mujeres no son de este mundo, son de otro planeta. A nosotros nos otorgan un órgano genital que nos dicen que sirve para dar placer a las mujeres y claro, no tenemos en cuenta que ellas son de otro planeta. Ya me lo decía mi padre, "ándate con tacto" con las mujeres por que son "clitorianas"...
    Saludete crack!

    ResponderEliminar
  2. ¿pimiento morron? ¿esos pican o no? Qué lío!!!!
    Bueno al tema está claro que el que se acompleja es porque no tiene una buena arma (o napia que se diría en este caso)
    Desde luego lo que se lo pasaron pipa fueron los del otro lado de la puerta jaja un besito Miguel

    ResponderEliminar
  3. jajajaj sabia que habia gato encerrado, que en la osucridad todos los gatos son pardos!
    besitos

    ResponderEliminar
  4. Me he divertido mucho con esta rocambolesca historia, el Satur se las sabe todas.

    Besotes Miguel!!

    http://poemasrosana.blogspot.com


    http://rosanapaishadas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. casi se ahogan todos en el flujo

    muy bueno

    ResponderEliminar
  6. Vendré de vez en cuando a verte ,cuando la polineuropatía me dé un respiro,mientras tanto dame un abrazo sin apretar y un besazo enormeeeeeeeeeeee.
    Gracias y tu relato,ja,ja,ja,ja,eres un crack.

    ResponderEliminar
  7. JOSEP CAPSIR:

    ¡Hola Josep!

    JAAJAAAAAAAA!!!! pues viniendo de una madre, hay que creérselo como si nos fuera en la vida.

    ¡Un fuerte abrazo!

    WINNIE:

    ¡Hola mocetona!

    Noooooo, eso son los pimientos de padrón, los morrones son pimientos muy gordos, redondos, y rojos.

    JAJAAAAAA!!!!! lo que nos pasa a muchos hombres, es que pensamos con la punta del..... así nos va, ¡no vemos lo que hay en el bosque, sólo los árboles!

    ¡Un besazo!

    ANIÑA:

    ¡Hola Aniña!

    Ya, ya, ¡menudo gato..... LISTO!

    ¡Un besazo!

    ROSANA MARTÍ:

    ¡Hola Rosana!

    JAAJAAAA!!!!!! eso es lo importante, que te haya divertido!

    ¡Un besazo!

    J.G.

    JAAJAAAAAA!!!! ¡me alegra que te haya entretenido!

    ¡Un abrazo!

    MORGANA:

    ¡Hola guapetona!

    ¡TOMA ABRAZO FUERTE!

    Miguel

    ResponderEliminar
  8. A eso se llama una nariz con olfato jajaja
    Que crack. Lo del Cíclorix me tiene intrigado...¿Qué es eso? jajaja
    SAludos al Satur si lo ves

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola mocetón!

    JAJAAAAA, no sé, será algún compañero de Asterix y Obelix.

    Yo se les doy, ¡dalo por hecho!

    Miguel

    ResponderEliminar
  10. Una buena forma de resolver un conflicto. En lugar de jueces y abogados, polveros mediadores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. No veas el Saturnino. Sin duda le prefiero antes que al pollón. Está divertido el relato, me ha gustado.
    un besazo

    ResponderEliminar
  12. DISANCOR:

    ¡Hola Disancor!

    JAAJAAAAA, me parece a mi que es menos onerosa, ¿no?

    ¡Un abrazo!

    ROMEK DUBCZEK:

    ¡¡Bienvenido!!

    ¡Celebro que te haya entretenido!

    ¡Un saludo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  13. Bueno, cari, todo lo que tú quieras, pero yo me quedo con el Ambrosio, buen mozo, con su polla de toda la vida que toda la modernidad esa de que te follen con un nariz. Aparte que al ser gay no se si el Saturnino aceptaría meter la nariz en aquella parte que no voy a nombrar, y a la hora de comerme prefiero una polla con forma de polla y todas sus cosas de polla que una nariz por muy pimentona que sea..

    Y yo digo que más vale orgasmo de nabo de 15 minutos, que 5 de nariz de 30, lo siento, jajaa


    Bezos.

    ResponderEliminar
  14. Miguel no me quedo con ninguno de los dos, prefiero quedarme contigo ;)
    Uy ya veo que ha venido por aqui el polaco loco(Romek Dubczek), ten cuidado con ese que te poloniza rápido :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Esta claro que mas vale maña que fuerza, pero no tengo yo muy claro esto de las narices, jajajaj pero no se, es cuestión de probar cosas, no? jajaja

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  16. Aaaaaaaaaayyyyyyyyyyyyy ¡que me tronchooooooooooooooo!
    Jejejeje ¡que bueno eres, hodío!
    Dale las gracias a Morgana por haberme traído hasta aquí :D
    ¡Besos para ella, para ti y para la family!

    ResponderEliminar
  17. Hola y buenas noches..

    Me encanto la forma de resolver el perifollo..jjajaja

    Paso a daros besotes de lindos sueños .. muakksss

    ResponderEliminar
  18. Claro es a veces más vale manos hacendosas que miembros gigantes. Muy bueno el relato.

    Besotes a ti y a tus niñas.

    ResponderEliminar
  19. No podia contener la risa... ya me imaginaba que algo ocultaba este hombre, y aunque no fuera en sus pantalones, mira que bien sabia hacer gozar a una mujer.
    Por eso, hay que tener cuidado, no nos guiemos por las apariencias...
    Y como decís vos: más vale maña que fuerza!!!!

    ResponderEliminar
  20. THIAGO:

    ¡Hola Thiago!

    JAAJAAAA!!!!! si no es cuestión de pollas, narices o manos, es el cuento de un fracasado, que viendo una oportunidad para ir a mejor, sacó petróleo hasta del agua.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    EURICE:

    ¡Hola mocetona!

    JAAJAAA!!!!! GRACIAS!!, aunque, como dice Ana, no te arriendo las ganancias.

    Tendré cuidado....

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  21. ISRA:

    ¡Hola Isra!

    JAAAAAAAA!!!! no seré yo el que se ponga a probar, JAAA!! aunque voy sobrado de narices.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    EMYTECUENTO:

    ¡Hola guapetona!

    JAAAJAAA!!!! eso es lo importante!!! que te haga reir!!

    Yo también tengo que dárselas!!

    ¡Un besazo!

    BALOVEGA:

    ¡Hola Balovega!

    JAAJAA!!!!! sin nada de violencia!! eso sí, el Satur vio una oportunidad... y allí se lanzó.

    ¡Feliz jueves!

    ResponderEliminar
  22. NÉCTAR DE LLUVIA:

    ¡Buenos días!

    Manos... y..... NARIZ BIEN GRANDE, JAAJAAAA!!!!

    ¡Besazos!

    CARLA KOWALSKI:

    ¡Hola Carla!

    JAJAAAA!!!! me alegra que te haya provocado risa!!! Lo importante que llega a ser tener una nariz grande!

    ¡Un besazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  23. Pues no sé yo qué decirte... Está claro que más vale maña que fuerza, sí, pero eso de la nariz no termino de verlo, ;) ¡Muy buena! Me he reído un buen rato, Besitos

    ResponderEliminar
  24. ¡Hola Vir!

    JAJAAAAAAA, ¡cosas más difíciles se han visto!

    ¡Un besazo!

    Miguel

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.