Óptica Calvo

viernes, 28 de enero de 2011

Las alergias.

Hay alergias para todos los gustos. Yo las colecciono. Soy alérgico al polen de las gramíneas, al pelo de los perros, al pelo de las cobayas, a la taladrina, al cartón ondulado, al chocolate malo, y creo que tengo alguna más. La peor, sin duda, es la de la del maldito polen, que me deja durante dos meses para el arrastre.

Claro, que pensándolo bien, hay alergias peores. Yo, de toda mi vida, la más extraña que haya conocido es la que tenía Brus (los padres quisieron ir de modernos en una época que predominaba lo rancio, y no se les ocurrió otra cosa que llamar a su primer retroño Bruce, pero el del registro no sabía inglés y lo escribió según le pareció, y como los padres no sabían leer ni escribir, lo dieron por bueno). Como Dios se empeña en unir aquello que destaca, Brus se enamoró de una muchacha que se llamaba  María de la Magdalena del Paño Caliente; nombre raro y complicado, quedándose en Marimag para la familia y amistades.

Esto ocurrió hace tantos, tantos, tantos, que tener una radio en casa era cosas de multimillonarios. Brus y Marimag habían estado 4 años de noviazgo. En aquella época, y más en un pueblo, el acercamiento más carnal de dos prometidos podría ser un par de besos robados, y algún achuchón de él en el culo de ella, poco más. Casados por la iglesia en el Día del Señor de la semana 37 del 1947,  tuvieron  buen banquete, "manzana" (1)  aceptable, y estreno de cama en casa nueva. 

Había una tradición muy arraigada en el medio rural castellano: la cencerrada (2). Como los que por aquí pasan son todos muy jóvenes, dedicaré unas palabras a explicarla. Familia y amigos, ataban cencerros a la cama de los recien casados, y se ponían bajo la ventana a escuchar. Si sonaban los cencerros, era porque el matrimonio se afanaba con esmero, siendo motivo de júbilo; si no sonaba, entonces malo, y empezaban a cantar una serenata de coplas al marido descastado. La poca vergüenza de los allí apostados, el alcohol, y mala leche, originaban que hubiera seranata tanto si se follaba como si no, incluso frases malsonantes. Tradiciones un poco cabronas, que por suerte han pasado a mejor vida.

Como os podeis imaginar, el sexo era un tabú en aquella España de curas y militares. Brus tenía un primo, habitante de la capital, que le había  explicado el modo de  comportarse en esos casos, no  como un gorrino cuando monta a una cerda, ¡ese no era el camino! Lo más importante, subrayado una y otra vez para que la mollera de Brus no se olvidara, era que había que tener paciencia, mucho tacto, y que nada de ZAAAAAAAAS, no, no, que antes de meter era menester hacer  un buen cuníngulis, para que su mujer se relajara primero, se excitara después, y luego, ya se vería si había penetración o no; y sobre todo, nada de obsesionarse, que a base de practicar, antes o después, llegarían el gustirrinín.

En la noche de autos, Brus empeño puso. Bajó a la gruta del placer y allí más que lamer se puso a beber, y a olfetear aquello, poniéndole bien berraco, y bueno, no sería un  cuníngulis de 10, pero hizo el trabajo, y lo que vino después os lo podeis imaginar, ¿no?, bueno, que tuvieron que fingir que hacían algo, porque entre que a ella le dolía, a él se le bajaba, pues bueno, lo intentaron. 

El caso es que a Brus le gustó aquello, y cogió por vicio el de practicar a su parienta eso que a ella tanto la excitaba, terminara o no luego en otra cosa. Rara era la noche que no practicaran sexo oral.

Pero aquello se convirtió en un problema. Resulta, que cada vez que lo hacía, él se cubría de ronchas la cara. Si lo dejaba de practicar 2 ó 3 días, el cutis volvía a su estado anterior. La pareja descubrió que aquello era bueno para unas cosas, y malo para otras. 

La alergía a Brus no se la diagnosticó el médico, no era plan de ir a ver al galeno y contarle cosas privadas, ¡menuda vergüenza! Fue el pariente capitalino, quien le dijo que seguramente eso era alergia al pelo púbico de ella, y que lo mejor sería que Marimag se podara un poco los bajos, pasando cuchilla con cuidado por aquella zona, y dejandolo todo lo pelón que se pudiera.

Hicieron caso al familiar, y ella se puso a la faena. Marimag era mujer de buena pelambrera, morena, rizada, y un poquito larga, eso sí, nada sucia, porque ella se lavaba. Aquellos pelos necesitaron de esmero, con bien de jabón y frote intenso, pasando después la maquilla. La operación llevó tiempo, porque ni tenía bidé, ni maña para afeitarse. El resultado quedó bien, ambos se congratularon.

Probaron con aquello afeitado y resultó acertado, Brus no volvió a tener erupciones en su cara. Lo malo vino después, la navaja causó heriditas, y las heridas provocaron granitos,  y lo que primero fue pelo, después carne, terminó por ser una paella de tomates reventones, ¡un horror! 

Así que señoras y señores, por la maldita alergía de los cojones, aquel matrimonio unido por bajas pasiones, dejó de lado "beber del caño", y volvieron los pelos ha ocupar el espacio desvastado, y Brus, el pobre, dejó de probar aquel suculento bocado.

¡Hay que joderse con las alergias!, hoy en día, seguro que una buena crema lo hubiera solucionado todo.

¡Feliz lunes!

MIGUEL

(1) En muchos pueblos de Castilla se denomina así a la entrega de dinero en una boda, aún se sigue llamando aunque ya no se haga lo de entonces. El llamarse así era porque la novia, o un familiar, se ponía a bailar con una manzana trinchada por un cuchillo o tenedor, para que los invitados "clavaran" sus donativos a los novios en la manzana, siendo generalmente monedas.

(2) Las canciones picantes de las Cencerradas, es tema estudiado en muchas tesis doctorales. En realidad, eran normal en toda España. Generalmente se hacían a los viudos, cuando se casaban en segundas nupcias. En otros lugares, se hacían por sistema, siendo más o menos bestias y alusivas dependiendo de quienes se casaran.

(3) En aquella época no había nada de libertad, siendo además una sociedad con muchísimos tabues, sobre todo en el terreno sexual. Por blasfemar se multaba, ¡y menuda multa según recuerda mi madre!, no se podían hablar de según que cosas; pero, en las fiestas, cuando los mozos se ponían tibios de vino, a veces, salía la ganas de cachondeo y se bailaban jotas, y el "agarrao", con algunas letras brutísimas como la del ejemplo:




miércoles, 26 de enero de 2011

Un cumpleaños de apaño.

El anterior post ha batido records, JAAJAAAAAA; parece el fotograma de una de esas películas de oeste, en las que sale un pueblo deshabitado, con un matojo corriendo en primer plano por la acción del viento. Lo mismo lo elimino, me lo voy a pensar.

Había pensado escribir un post sobre algo que me pasó el otro día; pero es tan guarrote y bizarro que mejor para otra ocasión.

Me hubiera gustado escribir un post sobre el AMOR; pero ni tengo inspiración ni musa que me riegue.

También pensé en escribir sobre las consecuencias de tomar una ensalada de tomates pochos; pero luego me di cuenta que pasaría algo parecido a la idea del post bizarro.

Así las cosas, al final he decido relatar alguna de mis "historias para mear y no echar gota".

Yo soy de los que opino que no existen las "medias naranjas". Eso es un mito. Si hay suerte en el camino de la vida, podremos encontrarnos con determinadas personas con las cuales somos afines, y con las cuales se podría llevar una vida en común, siempre basándose en el respeto y en saber ponerse en la situación del otro.

A mi la adolescencia me duró hasta los 30 años. Con 21 era más simple que el mecanismo de un chupete. En aquella época, no me paraba a pensar las consecuencias tanto como ahora, aunque, y eso ahora sí lo añoro, tenía más desparpajo para según que cosas, y de aquello surgieron situaciones muy graciosas, algunas para recordar ahora.

Había una chavalita morenaza, bien maja y guapetona, que tenía por hermana a un pedazo de cardo borriquero en todos los sentidos. El cardo borriquero le molaba a mi primo. Como yo tenía fama de caer bien a las chicas por mi físico, me insistía una y otra vez que dijera algo a la hermana morenaza. Siempre le daba largas, porque yo, lo que es tocar los piés se me da muy bien, pero ir a saco se me da rematadamente mal; tengo un problema de timidez. Al final, no hubo más remedio que aplicar el Plan B.

El Plan B consistía en tomar los pacharanes suficientes hasta conseguir un pedete lúcido. Como mi cuerpo metabolizaba bien el alcohol,  a mi primo le salío caro el conseguir el estado deseado. Con la timidez calada por el alcohol, que corría por mi venas y me daba alas, salí al ruedo y empecé un ataque en FLIS - FLAS salto mortal.

- Yo.- ¡Buenas noches tenga usted!

- Morenaza.- ¡Don Miguel!, ¡cuanto bueno por aquí!, ¿se va mañana a Madrid, o estará más tiempo aquí?

- Yo.- ¿Para qué hablar del mañana, si ahora estoy aquí?, ahora, ¡ya me puedo morir!, bueno, mejor no, que todavía soy mocito, señora.

Ella se giró enfadada, ante el estupor de mi primo, que estaba de comparsa, y no sabía si pellizcarse un huevo o salir de allí corriendo.

- Primo.- ¡Qué burro eres!, ¡lo tienes a huevo!, porque mira que me ha dicho veces mi hermana que le gustas, y, ¡saltas con esa!, ¡¡joder!!, solamente tenías que hablar con ella,  convencerla de irnos a tomar algo por ahí y que se viniera la hermana, y vas, ¡estoy alucinando!, te pones a hablar como un gilipollas, y encima ella, va y te contesta igual, ¡qué valice me habeis hecho!

- Yo.- No te pongas así, cálmate, es el pacharán que me abre la boca y me calienta, estábamos de cachondeo  y se me ha ocurrido empezar así para variar, por no hablar del tiempo, eso, eso, no pienses otra cosa.

- Primo.- ¡Mira, no me cago en...!, anda, anda, vete a hablar con ella, yo voy detrás.

Estando mi primo detrás, con la oreja puesta, pedí perdón a la chica. Me lo aceptó. Al final volvimos a iniciar conversación, gritando un poquito más de la cuenta:

- Morenaza.- Pues sí noble Miguel, hay un  hombre que me tiene loquita, que me sublima por la noches, haciendo que "sude" y deje mis bra... ¡mis sábanas mojadas!

- Yo.- ¿Qué me dice morena mía?, eso no puede ser, si Dios fuera mujer, tenga usted presente que se encarnaría en vos, con permiso, está usted de tomar pan y mojar, eso de "mojar" pero "mojaaaaar"

- Morenaza.- ¡Ay zalamero!, ¡no me lleve al huerto!, que me pierdo por eso que pone convexo su pantalón, ¡gañán!, ¿le gusta mi pelo?, sin permiso, porque me lo salto, como el que salta encima de una "pértiga".

- Yo.- Me encantan sus rizos, y si el negro de su pelo es en todo el cuerpo, yo quisiera descubrirlo, y verá usted, como crece lo convexo y podrá practicar el salto, el salto de "pértiga", falta más.

Y así estuvimos largo tiempo, ante el asombro de mi primo, que ya no sabía si estaba poco cuerdo, o era el pacharán que me había frito los sesos, o simplemente, soñaba que estaba pero no estaba en el cuento.

Y todo esto viene queridos lectores, porque mi primo celebraba su cumpleaños y quería lanzarse a  por la hermana de la morenaza; porque decía que la ocasión lo pintaba. Yo a mi primo le quiero mucho, pero se puso tan pesado, pesadísimo, que con aquella morena urdimos un plan; y era eso, hablar raro y tomarle el pelo.

Al final mi primo habló con su amada, porque la hermana lo había preparado todo, y nos fuimos los 4 por ahí a reir un rato, en concreto, a la casa de ellas.  No vayais a pensar mal, no hicimos nada, sólo reirnos y jugar al parchís.

Aquella chavalita me moló bastante, si hubiera estado viviendo por Madrid, lo mismo hubiera pasado a mayores.

Aunque no me puedo quejar, lo que vino después le da mil vueltas en los sentidos que recuerdo de aquella muchacha talaverana.

Así que ya sabeis, si quereis echaros unas risas, lo mejor es ponerse a hablar imitando al castellano de Cervantes, que con su permiso, ni es castellano ni es de Cervantes.

Espero que esto os haya gustado más.

¡Besotes!

Miguel



etiquetas: ,





martes, 25 de enero de 2011

Un sueño: Zapatero dimite y convoca elecciones anticipadas.

Estoy en una etapa de mi vida un poco difícil. No sé muy bien el camino que debo tomar. Ante mi los tengo, los veo claros; la duda que me corroe es si estoy esperando demasiado, siendo un mal capitan, que antes se hunde con el barco que salva su vida y la de su tripulación. No es la primera vez que me encuentro así, de momento, en  etapas pasadas, salí adelante, aunque siempre perdiendo.

Todo esto viene por la maldita crisis. Estamos mojados hasta el tuétano por su consecuencias. Muchos no lo ven, o porque no quieren, o porque no se quieren enterar, la situación es tan complicada que, o cambia de forma abrupta, o directamente nos vamos a tomar por culo.

Si Zapatero tuviera un poquito de vergüenza, hace meses que hubiera dimitido y convocado elecciones anticipadas. ¿Por qué no lo ha hecho?, porque quiero pensar que le pasa lo mismo que a mi, que veo lo que viene, pero entre que no me atrevo, y que yo mismo me autoengaño pensando que en meses pasará, pues eso, que no pasa, que viene a más, y luego ya es tarde. Zapatero, por favor, pasa a la historia como un presidente malo, malísimo, pero que se fue con dignidad, en vez de un presidente que primero pensó en él, después en sus amigos de partido, después en el PSOE, después en el Barça... y al final, pensó que la culpa era de otros, que a él sólo le tocó estar en un momento difícil, y que fueron los demás los que los que hicieron todo el daño (algo de razón no le faltará, fueron otros lo que lo provocaron, pero él, su gobierno, primero se autoengañó y después engañó a los demás). Zapatero, vete, olvidate de todo, coge la puerta y emigra a la Luna, porque una vez te voté, la siguiente lo dejé, y la tercera quiero, deseo, que te vayas de una puta vez, y cuando vote, votaré al PP.

La gran mayoría de lo que sucede, no es ni más ni menos que el fruto o consecuencias de nuestros actos, así que, si luego vienen dadas,  las quejas entonces serán  valdías, es antes cuando hay que actuar.

Zapatero, dimite, ¡vete ya!

Y yo, mientras tanto, sigo pensando...

Miguel

P.D. Por cierto, este el post número 55, ¿ya os podeis imaginar lo que rima con 55, no? 




lunes, 24 de enero de 2011

El plan.

Atravinco era uno de los más de cuatro millones de parados que hay en España. Con una licenciatura y un MASTER de postgrado,  había estado trabajando 5 años en un puesto de responsabilidad (con su "sueldazo" de 1.000 €), hasta que su empresa quebró y terminó en la cola del paro. Pasaron los meses y no encontraba trabajo. Como estaba atrampado de deudas (como todo quisqui), tuvo que volver a vivir con sus padres; no pudiendo soportar el pago de la hipoteca de su minipiso, del coche, de los muebles, etc, teléfono, internet (de haberlo tenido, no hubiera tenido que hacer la cola), etc. Otro españolito más que había entrado en el túnel.

Una mañana muy fría de enero, Atravinco era el número 15 de la cola que se estaba formando ante la Oficina de Empleo de Méndez Álvaro. A las 7:00 de la mañana, los únicos pensamientos que pasan por la cabeza es quemar la puta oficina, tirar una bomba en la Moncloa y otra en la Zarzuela, y ponerse a colgar del palo más alto a todos los banqueros, esos, que se han ido de rositas, y, que gracias a ellos (y nosotros, que estábamos ciegos) se ha ido todo a la mierda.


Sumido en sus pensamientos, se le acerca una chica sin percartarse y lo saca de sus pensamientos.

Chica.- ¿Eres el último?

Atravinco.- Sí, lo que pasa es que depende de si vas a sellar sólo el paro, o de si vas a solicitarlo, la cola luego se divide. Como estamos en España, renovar el paro lo hace la Comunidad de Madrid en la planta baja; el resto tienes que subir a la planta de arriba, que es el I.N.E.M. y depende del Estado. Yo soy el número 15 de la cola, pero el tercero para sellar el paro.


Chica.- Es la primera vez, me han despedido la semana pasada.

Atravinco.- ¡Bienvenida! Tienes que hacer las dos colas. Primero te debes de apuntar abajo en el paro, y luego, con los documentos cumplimentados  y ya apuntada, tienes que subir arriba a tramitarlos. Vas a perder toda la mañana aquí. Primero coge número abajo, y luego sube a toda pastilla arriba para que te den número también. Abajo los funcionarios van rápido, arriba se lo toman con tranquilidad. Es normal que te falte algún papel y tengas que volver.

Chica.- ¡Con el frío qué hace, no apetece, la verdad!

Atravinco.- Ya.

La ropa de invierno no dice mucho del físico de las personas. Atravinco se había  fijado que la chica era muy guapa de cara, con dos ojos azules que brillaban a la luz de las farolas, y que su pelo era de color rubio, nada más, porque estaba cubierto con un gorro de lana.

Ella entabló una conversación con él, sacó el tema de lo mal que estaba todo. Hablar del gobierno, del paro, o de la economía es normal que produzca conversaciones acaloradas. Como había tiempo hasta las 9:00, se empezó a hablar de todo un poco, saltando de tema en tema de forma espontánea. Aquella conversación cambió el humor de Atravinco. Poco a poco, se fueron haciendo cómplices, empezaron a sonreirse, incluso ella le ofreció una madalena, de las 3 que llevaba para matar el gusanillo con la espera.

Se abrieron las puertas, y los miembros de la cola se tensaron. Atravinco terminó pronto, pero, ¡era tan temprano!, que decidió esperar un poco en la calle a modo de excusa,  para después, subir los escalones y buscar a la chica, encontrándola de pié en la atestada sale de espera. Golpeándola por detrás, en el hombro, ella se giró y brillaron sus ojos.

- Atravinco.- ¡Hola!

- Ella.- ¡Oye!, ¡qué no te había dicho nada!, ¡¡GRACIAS!! No me ha ido tan mal, tengo el 15 y van por el 3. El tiempo me sobra, llevan 35 minutos para 3, no sé como atenderán hasta las 14:00 horas a los 100 que hay en espera.

- Atravinco.- Sí, parece imposible, pero  luego aprietan el culo y lo hacen.

Ella se había quitado el gorro, desabrochado el abrigo que llevaba, y lucía esplendorosa. Atravinco estaba vizco, disimulaba como podía, ¡se estaba volviendo descarado!

Se dieron los teléfonos, y prometieron llamarse para quedar a tomar algo.

De vuelta al hogar, Atravinco regresó  de nuevo a la calle a buscar a su amigo del alma Sinergio, que también estaba en paro, y dedicaba todas las mañanas de lunes a leer todos los anuncios de trabajo de los periódicos que encontrara. Sinergio bajó, y con su amigo hizo lo que hacía desde hacía muchos lunes: andar hasta el parque, sentarse en un banco, y hablar, hablar mucho.

- Atravinco.- ¿Sabes?, he conocido a una chica que me mola mogollón, ¡me ha dado el teléfono!

- Sinergio.- ¿Dónde?

- Atravinco.- En la cola del paro.

- Sinergio.- ¡Qué suerte tienes!, yo lo único que "ligo" ahí son resfriados.


- Atravinco.- Me ha dado su teléfono, ¿la llamó ahora o espero a mañana, qué opinas?


- Sinergio.- ¡Llámala, estás tardando!

Y Atravinco llamó, varias veces, y lo único que escuchó fue:

"El número al que llama, está apagado o fuera de cobertura"

Así estuvo durante días, NADA. Aquel rayo de luminosidad en la oscuridad, sólo sirvió para traer todavía más oscuridad.

Lo que no saben querido lectores, es algo que nadie sabe y no puedo por menos que desvelarlo aquí.

Un mes antes del encuentro Atravinco y la chica, estaban Zapatero y Rubalcaba hablando de lo mal que pintaban las encuestas.

- ZP.- Alfredo, ¡estamos jodidos!, "el barbas" nos adelantará por la derecha y no podré hacer nada.


- Rubalcaba.- Tranquilo presidente, tenemos un plan. Ya sabe que al pueblo hay que darle entretenimiento y esperanzas para que se olviden de las penas. El fútbol tiene a una buena parte entretenidos; pero como no es suficiente, hemos ideado un plan para hacer que el AMOR los tenga entretenidos por un tiempo, el suficiente para que yo solucione.... ¡perdón!, he querido decir, para que yo te encumbre de nuevo a lo más alto.


- ZP.- ¡Vaya!, ¡me tienes en ascuas!, no me extraña, por algo te he hecho mi mano izquierda, ¡menudo ojo tengo yo eligiendo ministros!


- Rubalcaba.- ¿Y cual es tu mano derecha José Luis?


- ZP.- Hombre, ¡por favor!, ¡qué tú ya eres perro viejo!, ¡¡Leire!!


- Rubalcaba.- Vale, vale, bueno, te cuento. Lo primero, ¿dónde hay más afluencia de gente más amargada en España?, ¡no me lo digas porque ya lo sabes!, en las colas del paro. Hemos decidido contratar a varios actores, a cargo de los fondos reservados, que contentarán a los que allí esperan. Habrá hombres y mujeres, y tocarán todos los palos, ¿me entiendes?, ¡no me lo digas, tú siempre vas adelantado en todo!, pues eso, se pondrán a ligar con ellos, y de esa manera, los tendrán tontitos por un tiempo, y así, mientras pasa el tiempo y seguimos poniendo perejil a San Pancracio, Patrón de las causas imposibles, para que algo cambie el rumbo y comience a mejorar un poquito la economía, y las encuestas.


- ZP.- ¡Yo ya había pensado algo así!, pero me alegra ver que tú piensas parecido.

JAJAAAAAA

Sí, sí, puede parecer cuento pero quien sabe.

¡Besines!

MIGUEL



etiquetas: , ,






jueves, 20 de enero de 2011

El mal rato.

Hoy es viernes, y me apetece retomar mi faceta de abuelo cebolleta. Vale reirse de mi hasta decir "basta".

Resulta, que una vez a mi me salió sangre en el semen, y claro, ya os podeis imaginar, ¡me puse malo! Como sería, que me mareé y no perdí el conocimiendo por un pelo. Lo primero que me vino a la cabeza,  (ahora mismo, mientras escribo, es como si lo estuviera viendo), fue: "¡tan joven y ya con problemas de próstata!"

A mis padres no les dije nada. No deseaba alarmarlos, y además, a ver, es meridiano, ¿cómo explicas a tu madre que te has tenido una eyaculacion con sangre? Como no tenía internet en casa, lo primero que se me ocurrió fue irme a la biblioteca a buscar algo, y como no entendía ni papa en los libros de medicina, al final llamé al ambulatorio y pedí cita.

Al día siguiente me presenté en el médico. Le expliqué lo que me había pasado, él sonrió, ¡maldita la gracia, no te jode!, y al final, mi buen Dr. Capilla, sentenció:

"Tenemos que hacerte una exploración. Te cito mañana en enfermería, ¿te viene bien a las 16:30?, te harán una revisión y veremos lo que es. No tienes que darle vueltas al asunto, a veces pasa, se rompe algún pequeño capilar, no creo que sea próstata, ¡con 31 años!"

Al día siguiente estaba como un clavo puntual. Me llamaron a las 16:40, era la misma enfermera que me estuvo pinchando y curando cuando tuve el accidente de moto. 

-Enfermera.-  ¡Hola!, ¡te veo muy bien!, a veces me acuerdo de ti, pobrecito, con las dos muletas y todo lleno de dolores. 

- Yo.- ¡Hola!, ¡muchas gracias!, bueno, no sé si te enteraste, resulta que tenía el tobillo roto por dos sítios, ¡uff!, no he quedado cojo de milagro; me molesta a días, pero ya puedo correr.

- Enfermera.- A ver, veamos - mientras leía, el semblante le empezó a cambiar - ¡uy!, ¡jamás hubiera imagino que fuera por algo así tu visita! Ya nos conocemos, así que tú no te pongas nervioso. Te debo de hacer un tacto rectal, para ver si tienes la próstata inflamada. Voy un momento al cuarto de al lado, tengo que coger una cosa, tú, mientras tanto, te quitas los pantalones y los calzoncillos, te lavas bien el culete en el servicio, y te subes a esa camilla, poniendo el culo en pompa.

Hice lo que me dijo, me subí a la camilla y puse el culo mirando a la puerta del despacho. Lo primero que me vino a la mente fue:

"¡Verás tú como ahora entra alguien!".

No sé el tiempo que llevaría así, el caso es que a mi se me hizo eterno hasta que regresó mi amiga, la enfermera.

- Enfermera.- Relájate, si te pones tenso te haré daño, venga, que es un momentito de nada.

- Yo.- ¡Joder!, ¡a ti te querría ver yo como estoy ahora!

- Enfermera.- Naaa, venga, no es naaaaaaaaaaa - ¡mecagúenlaleche, el daño que me hizo! - a ver, ummmm, esto no está inflamado, está bien. Bájate de la camilla, ponte de pié, y, ¡por favor!, ahora sí que no debes de ponerte NADA nervioso.

- Yo.- ¡Ay!, ¡me estoy poniento todavía más!

- Enfermera.- Te voy a tomar una muestra con una torunda.

¡Mecagüendié!, pues no va y saca de una embalaje de plástico una especie de tubo muy fino, metálico, apuntándome, y, ¡encima!, va y dice:

- Enfermera.- ¡Tranquilo!, te tengo que meter TODA la torunda por la uretra, ¡no pasa nada!, es para recoger una muestra.-

¡Qué horror!, se me metió el pito para dentro, aquello parecía un ombligo, ¡cuando me empotré con la moto contra un tractor no lo pasé tan mal!

Me tuvo que dar un guantazo porque estaba histérico. Al final metió aquello por donde pretendía, y vamos, me hizo la gracia padre; desde entonces, entiendo a las mujeres cuando van al ginecólogo.

Después tuve encima que esperar una hora más, ya que tenían que analizarla. Mientras esperaba, me tomé dos Coca Colas y una tableta de chocolate para calmar mis nervios.

Con el resultado, mi amiga la enfermera, me tranquilizó.

- Enfermera.- No tienes nada, ¡nada de nada!, así que estate tranquilo; por cierto, ¿qué estas haciendo cuando te salió sangre en el semen?

- Yo.- EJEM, ¿eso es importante?

- Enfermera.- No, es sólo curiosidad. Te lo pregunto porque ya sé lo que estabas haciendo; aunque tenga tu edad, yo ya he visto de todo, ¡estamos de vuelta Miguel Ángel!

- Yo.- ¡Una paja, joder!

- Enfermera.- JAJAAAJAAAA, ¡lo sabía!, además, ¡acabo de ganar gracias a ti una apuesta!, sí, me había apostado con mis compañeras a que era eso.

¿Vosotros la hubiérais matado?, yo lo pensé. Al final, lo único que se ocurrió decir fue:

- Yo.- Bueno, pues ya que has ganado, por lo menos invítame a algo.

- Enfermera.- JAJAAAAAAAA, ¡ay!, ¡¡hombres!!

- Yo.- Con todo el respeto, eres una cabrona.

- Enfermera.- ¡Ay!, ¡¡semental!!

Muy mal, ¡uffff!, me ha subido la temperatura corporal recordándolo, ¡desde luego, lo qué no me haya pasado a mi!

Además, todavía sigo dándole vueltas lo que quiso decir cuando dijo: "semental", ¿a qué se referiría?, ¿me podeis ayudar?

Pobrecito de mi, me siento como el torero de la canción de Marisol.



¡Con Dios!

Miguelín (hoy estoy muy mimoso)

etiquetas: ,



miércoles, 19 de enero de 2011

La confusión con la palabra gañán. El verdadero significado.

Patrocinado por www.opticacalvo.com

¡No olvideis descargar vuestro CUPÓN DESCUENTO para gafas en:  http://www.opticacalvo.com/promociones.html!


Ya en su día, en el otro blog, escribí algún post referente al vicio que hay en el personal  de confudir la palabra gañán. Es verdad que en castellano, la misma palabra es sustantivo y adjetivo:

- Sustantivo: persona que se dedica a hacer surcos en la tierra, con un arado que es tirado por tracción animal.
- Adjetivo: Persona un poco basta.

Encima, la T.V. ha creado el falso mito del gañán como persona rural, que habla mal, paleto a más no poder, más basto que unas bragas de esparto, y encima feo (como el video que os pongoa continuación). Ya es hora que alguien os abra los ojos, gañán no es algo despectivo, ¡todo lo contrario!, es uno de los mejores piropos que os puedan decir, bueno, aunque la directora de Óptica Calvo dice que es todo lo contrario... ¡jo!



Antes de continuar, quiero compartir con vosotros 3 preguntas referente a los gañanes/gañañas:

1) ¿El gañán, nace o se hace? Lo tengo clarísimo, NACE. Es verdad, que la sociedad en la que vive hará que su factor X, aquel mediante el cual transforma su gañanismo de nacimiento, sea un múltiplo de un número natural (lo del valor 0 no lo tengo claro), y que el cálculo de ese factor entra dentro de varias ciencias epistolares que traerían una tesis de Premio Nobel; hoy no hablaremos de eso hoy.

Por cierto, creo que antes de morirme, la ciencia descubrirá el GEN mediante el cual se determina si una persona será o no GAÑÁN en su vida. Tiempo al tiempo.

2) ¿Los gañanes, ya sean de sexo contrario o no, se atraen? Más claro que el agua, SÍ. Debemos de tener un mecanismo biológico que hace que busquemos, otra cosa es encontrarlo, gañanes afines a nosotros. El hecho de ser gañán no quiere decir que ya sea lo mejor, hay otro factor, llamémosle Y, que determinará el poder de atracción entre gañanes; otro trabajo ingente que también sería de Premio Nobel.

3) ¿Por qué hay que buscar a los gañanes? Está claro, el gañán es aquella persona que se ríe  mucho de él mismo y poco de los demás, amigo de sus amigos, buen acompañante, que le gusta el pacharán (esto es muy importante, pierde muchos puntos si se tiene preferencias por otras bebidas), conversador, etc. etc. En mi pueblo, Móstoles, decirte "gañán" es un elogio, no un insulto o algo despectivo.

De todos los que por aquí pasan, a la mayoría os tengo muy calados; y debo deciros, que estoy encantado porque sois unas gañanacas y unos gañanacos. Dos ejemplos: Eurice, querida, eres la Reina de las Gañanas, y ya que mis abuelos han muerto, deseo que tú seas mi abuela mientras viva, porque me atrae lo pedazo de gañana que eres; y otro puede ser Josep Capsir, atento, con buen sentido del humor, conciliador, un cachondo mental en ocasiones, y más cosas de lo que es  ser un buen gañán.

Así que, basta ya de confudir el culo con la espalda.

Estaba pensando en retomar mis posts fisico-metafísico-chorradiles, pero en la blogsfera hay otro pedazo de gañán, que es Matritensis, que una vez escribió en algún sítio que esos posts le invitaban al suicidio; todo sea por el aprecio que tengo, de momento no lo voy a hacer.

¡Abrazos!

Miguel

P.D. Para que luego digan que no sé escribir posts cortos.

etiquetas: ,



martes, 18 de enero de 2011

Las manias.

Como algunos de los que pasan por aquí piensan que estoy un pelín nochales, ¡estando todos ellos  muy  equivocados!, me he visto obligado a escribir un artículo que demuestra lo contrario;  para ello, hablaré de algo que todo el mundo tiene:  LAS MANÍAS. Leyendo las siguientes líneas, comprobareis que soy una persona muy normal, muy sensata, muy asentado en el mundo desde la más tierna infancia, y una luz a la que Claudia debe guiarse como si fuera un faro, y que podeis confiar plenamente en mi en las instrucciones que os daré en los próximos días, así como enviarme todos vuestros ahorros a una cuenta que os daré en cuantito me escribais a la dirección de e-mail que figura en el blog.


Ayer, en el programa de radio del Carlos Herrera, hablaron de las extrañas manías que tienen algunas personas. Las hubo de todo tipo, incluso hasta coprófagas (yo podría ser un excelente proveedor de estos maniáticos, a lo mejor doy el bombazo si monto una empresa). Escuché pocos casos por no estar todo el tiempo conduciendo, ¡una lástima!

Yo sólo tengo una manía: chupo y muerdo los bolígrafos, rotuladores, lapiceros, etc; la tengo desde que tengo uso de razón y soy incapaz de quitármela. Ahora que Ana está descubriendo que casi no tengo ningún sentido primitivo asimilado, tal vez sea algo de eso.

Para manías extrañas, y mira que las hay de todo tipo, es una que tenía el Cetrunio, vecino del pueblo de mis padres. El gachó en cuestión, hombre del campo recio, con una educación escasa por haber nacido en otro tiempo y de familia pobre, casado y  con dos hijos, que parecían una copia en pequeño de él, podría pasar por un lugareño más si no fuera porque yo le descubrí una manía. 

Estando una vez en la casa de mis abuelos paternos, entró el Cetrunio a saludar. Era costumbre entonces tener siempre las puertas abiertas, y cualquiera se metía hasta lo más profundo de la casa  SIN AVISAR si le venía en gana, importándole un bledo si estabas cagando, gastando energía botando, o cortándote las uñas; simplemente entraba, y para avisar de su presencia, gritaba: "¿hay alguien?". 

Entrando el Cetrunio en la casa, ¡en plena comida!, se sentó como si fuera su hogar. Primero saludó a mis abuelos, y después lo hizo conmigo, ¡el muy mamón!, dándome un pescozón "cariñoso" en mitad del cogote. Mi abuela le puso un vaso de vino, y estando el "invitado" departiendo con mis abuelitos sobre la mala cosecha de ese año, vi  que el gachó se llevaba a la nariz el dedo índice derecho,  olisqueándolo como si se estuviera comprobando con un punzón la calidad de un jamón. Con lo sucias que tenías las manos, aquello debía de oler a gloria bendita.

Al día siguiente le vi hacer lo mismo en el bar. El domingo, en misa, repetió el gesto varias veces.  Me tenía intrigadísimo, ¿por qué haría eso?, ¿metería el dedo en algún sítio, y luego, para saciar sus gustos, lo  olería de forma repetitiva?, aquel era un caso más para el detective Miguelín.

Está claro que no iba a preguntar al investigado el porqué hacía aquello. Si al saludarme me había dado un pescozón, y visto la manaza que tenía el amigo, cualquier le preguntaba algo, lo mismo me daba con la mano abierta y teníamos una desgracia. Tenía que buscar la ocasión para oler aquel dedazo.

Algunos lectores se preguntarán el motivo de aquella fijación, lo vais a entender. Mis abuelos paternos no tenían T.V., sólo los maternos, un cacharro en B/N que debía de ser de los tiempos del Peloponeso. Como dormía por la noche con los paternos, encima cenábamos pronto, y mi padre me tenía castigado por haber atado a la cola del perro de uno de los vecinos (mis primos eran unos trastos, me llevaban por el camino equivocado) un montón de botes, y pobre perro, asustado, tanto corrió que nunca más se le volvió a ver, pues eso, que la bronca del dueño del perro pulgoso se la llevó mi padre, y como castigo, me prohibió durante 3 noches salir a hacer el tonto por los olivos,  así que, con tanto tiempo para pensar de todo un  poco, discurrí un plan.

El plan era sencillo, en cuanto viera a el Cetrunio en el bar le pediría fuego, y él, como era diestro y estiraba el dedo acusador al enceder el mechero, sería el momento oportuno de acercas mis napias y descubrir aquella fragancia. Encontrada la ocasión, vi el cielo abierto.

- Yo.- Cetrunio, ¿me das fuego?

- Cetrunio.- ¿¡Tú fumas!?, ¿lo saben tus padres?, ¡encima la mariconada de Fortuna!

- Yo.- Nooo, tranquilo, si yo no fumo, bueno, sí, pero muy poco, ¡na!, es para echarnos unas risas, ya ves, ¡fumo Fortuna, en vez de tabaco, tabaco, como puede ser Ducados o Nóbel!

- Cetrunio.- Bueno, vale, pero hazme caso y no te vayas al vicio de tabaco, ¡es muy malo!

- Yo.- Sí, claro que sí, prometido.

Así que ahí, mientras encendía el cigarrillo, me tiré un buen ratito oliendo el dedaco del Cetrunio, y la verdad, ¡me olió a rayos!, a una cosa muy rara, ¡como a bacalao pocho y pasao!, ¡puag!, ¿a saber donde metía el tío guarro el dedo?, ¡lo mismo se lo metía en el culo y luego se lo  olía!

Queridos lectores, cuando hice esto tendría unos 14 años. En aquella tierna edad, era mocito y no había catado doncella, es más, si no fuera por el Interviú que se compraba mi padre, no sabría si la raja de las mujeres era en vertical u horizontal. 

Pasado un tiempo, gracias a una muchacha que se cansó de enviarme señales y no entenderlas, probé el sexo, y, bueno, no sé si era por el sudor, o vete tú a saber, pero bajando a beber al caño, aquella pedazo mata de pelo  desprendió el mismo olor que el dedo del Cetrunio, a bacalao reseco del año pasado, y en mi despertó un poquito de repugnancia, que me hizo dudar, ¡pero nada!, ¡fueron un par de minutos!, ¡¡despues de probar aquello, ay omá qué rico!!

Eso sí, desde entonces, no he podido por menos que pensar en la manía del Cetrunio, ¿estaría el tío guarro oliendo su dedaco porque lo metía en, bueno, en eso que todo estamos pensando?, y, ¿lo haría a diario o tardaría semanas?, ¿se dejaría el tío marrano la mano sin lavar para seguir olisqueando el aroma a bacalao?

Sí, sí, no me mireis así, hay gente para tooooooo.

¡Besines!

Miguel

Etiquetas: , ,



lunes, 17 de enero de 2011

Adan 2.0 y Eva 2.0, la nueva historia.

- Tengo el convencimiento que el planeta Tierra se irá a la mierda, y que el hombre será el causante de ello. El problema parte porque el hombre se hace avaricioso. El ser humano, cuando nace, es un papel en blanco; es la sociedad en la que vive  la que escribe en ese papel y lo emborrona.

- Ya.

- Y además, voy más lejos, es la puta AVARICIA la que hará que al final nos vayamos al peo. Revisemos un poco la historia, ¿qué es lo que ha impulsado al hombre a lo largo de su existencia a desarrollar una sociedad cada vez más avanzada?, la respuesta es simple: la AVARICIA. La avaricia por tener más, la avaricia por  ser más, la avaricia por explotar más a otros para conseguir más por menos; ¡vale!, por la avaricia y más cosas, por ejemplo:  la envidia, la soberbia, la ira o la pereza.

- Bueno, a lo mejor si no hubiera habido eso, todo hubiera sido más aburrido - mientras, con la mano izquierda, se hurga la nariz a la vez que bosteza - Cuando tú vas yo ya he vuelto 100 veces, creo que deseas proponerme algo, ¡dispara!

- ¡Joder!, sí, sí, así es, ¡haga que todo se vaya de una vez por todas a la mierda, y la humanidad tras ella, que la Tierra vuelva a respirar, y que sólo un hombre y una mujer queden en el planeta!; para que sabiendo lo que antes había, que trabajen y se esfuerzen en conseguir un nuevo orden, MEJOR QUE EL ANTERIOR.

- Me produces bostezos de aburrimiento. Tus deseos son órdenes. ¡venga, a tomar por saco todo, tú incluido!

- Oiga, ¡¡qué no!!, ¿será cabrón?, ¡AGGGGGGGGG,  es el pacharán, que por la crisis lo compro en el LIDL y me afectaaaaaa.... cabronazooooo!

¡PLOF!, aquello se termino y sólo quedaron un hombre y una mujer; "nació" pues Adan 2.0 y Eva 2.0.

Visto lo visto, los nuevos "padres" no sabían muy bien que hacer, así que Adán, con un tacto de terciopelo, pilla a Eva y se pone serio.

- Bueno, ¿follamos o qué?, habrá que empezar a llenar de nuevo el planeta de seres humanos.

- Estás panzudo, te huele el aliento, tienes caspa, la tienes pequeña y encima ni te empalmas, no sé, me duele la cabeza. 

- ¡Habló la Reina de Saba!, ¿qué esperabas, al George Clooney?, tú tienes celulitis, eres más fría que un témpano de hielo, no sabes cocinar y sólo te dedicas a darme por saco, ¡frígida!

- ¿¡Frígida yooooo!?, ¡anda!, ¡si no fuera por mi, ya habríamos muerto de hambre!, ¡no vales ni para cazar un caracol!, ¿sabes lo qué te digo?

- ¿Qué, qué?, ¿eh?

Lo que nadie imaginaba  es que Dios es un cachondo, y en vez de mandarlo todo a paseo de una vez, prefirió hacerlo de esa manera, para echarse unas risas, que el pobre se aburre mucho por vivir en el medio del bien y del mal. Os podeis imaginar que con las nuevas versiones no se avanzó nada y el fin TOTAL de la humanidad llegó, no hace falta dar más explicaciones, ¿no?

Yo quería publicar un chiste entre hombres y mujeres, ¡Dios mío!

JAJAAAJAAAA. Bueno, antes de que alguno de vosotros empieza a pensar que Ana tiene que ingresarme en un manicomio, permirme aconsejaros que, a veces, por lo que sea, desvaries un poco llevando las cosas hacia lo absurdo. En mi opinión, la risa es un instrumento para ver el bosque tras los árboles, aunque también es verdad que a base de reir se nos saltan las lágrimas... de desesperación, de rabia, de dolor o de pena.

Y otra cosita, que algunas cosas, que por muchos que nos empeñemos, no hay vuelta atrás.

Y colorín colorado, este rollo se ha acabado.

Miguel


Etiquetas: , ,




jueves, 13 de enero de 2011

OMEGA 3.

Hace años, cuando Claudia sólo estaba en el pensamiento de Ana...

- Yo.- ¡¡Ana!!, ¡¿me quieres explicar qué coño es esto?!

- Ana.- A ver, ¿qué le ha pasado al señor?, ¿acaso te has mirado el pito y no te lo has encontrado por la panza?

- Yo.- JA, JA, me parto y me mondo, no es eso, no; ¿como es posible que hallamos pagado más de lo deseable por un lácteo por tener la parida del "Omega 3"?

- Ana.- Bueno, bueno, no es para ponerse así, lo he comprado porque dicen que es bueno.

- Yo.- ¿Sabes acaso lo que es el "Omega 3"?

- Ana.- No, me has pillado. Digo yo, que si lo anuncian, será porque es bueno.

- Yo.- Seguro que es estupendo, pero yo tengo una manía a todo lo que, en teoría, se supone que es muy bueno, ¿vete a saber como hacen eso?

- Ana.- Vale, vale, lo pillo, la próxima vez la leche del LIDL.


JAJAAAAA, no me odieis, cada uno tiene sus manías, simplemente es que me ponen un poquito de los nervios los anuncios de productos lácteos con la parida esa, en donde salen mujeres de buen ver, diciendo que gracias a ese añadido, están de maravilla de tripas y corazón. La manía me viene por lo que ocurrió una noche, os paso a contar:

Yo tenía una conocida de  Aluche, muy fisna, muy mona, muy redicha y muy jamona, a la cual, ¡qué Dios me perdone!, me sacaba el diablo que llevo dentro una vez y otra también; a veces la gente va provocando.

- Chica.- Miguelón - con voz cursi - tienes los labios que parecen los de una morsa, deberías darte vaselina.

- Yo.- ¿Has visto alguna vez los labios de una morsa?

- Chica.- Como te picas Miguelín - mientras pegaba un saltito - no, no los he visto, pero tienes los morros, ¡uy!, ¿he dicho morros?, ja, ja, bueno, que tienes los labios cortados.

- Yo.- ¿Te vas a morrear conmigo?

- Chica.- ¡Qué tontín eres!, ¡ya te gustaría, ya!, mira, yo los tengo bien hidratados, me doy una vaselina especial - y metiendo la mano en su bolso de Dior, saca un tarrito de chapa y me lo entrega.

El embase era bien bonito, la verdad, y lo único que se ocurrió fue leer el contenido, y de todos los ingredientes, hubo uno que me llamón la atención: "semen de ballena".

- Yo.- ¿Has visto que esto contiene semen de ballena?

- Chica.- ¿Ein?, no, ¡a ver! - tardó un ratito en leerlo, es lo que tiene no ponerse gafas cuando hace falta - ¡anda!, ja, ja, je, je, bueno, he oído que dicen que es muy bueno para el cutis.

- Yo.- ¿Lo afirmas o lo has oído?

- Chica.- ¡jo!, bueno, me has pillado, ¿no?

- Yo.- JAJAAAA, bueno, ¡brindo por estos momentos!

Hay un video de Callejeros que me recuerda mucho a ella. Seguro que lo habeis visto más de una vez.




Esto sucedio antes que conociera a Ana, así que desde entoces, cuando me dicen que algo es muy bueno para el cuerpo, me da por pensar que puede venir de vete a saber tú donde.

Ya lo sé, ya lo sé, mejor no pensarlo.

Miguel



Etiquetas: ,



martes, 11 de enero de 2011

El cuento de la resolución de un conflicto con un arma secreta.

Formas de resolver una guerra hay muchas. Generalmente es por fuerza bruta. Hubo una vez un conflicto por unas lindes entre dos pequeños pueblos de Castilla, que se resolvió mediante un sistema diferente.

Después de lustros de pleitos, con varios vecinos malparados por mamporros y garrotazos, los alcaldes de ambas villas decidieron cerrar, de una vez por todas, los años de disputas y enemistad entre ambas localidades.

Recientemente, se ha encontrado en uno de los pueblos el siguiente documento:

"Por la presente, dejamos acta escrita de cómo se procederá a la resolución del conflicto de lindes en el paraje de La Encina Torcida.

El desenlace será el próximo sábado, 25 del presente mes, en la casa del Tío Mauricio, siendo conocido el caserón por vecinos de ambos pueblos. El proceder será a modo de combate sexual, entre  dos mozos de ambas villas, mayores de edad y libres de cargas familiares. Ambos zagales deberán satisfacer en el catre a una Srta., especialista en estos menesteres y traída de la capital; la cual tendrá el seguimiento adecuado para no sufrir sobornos por ninguna parte.

El combate sexual consistirá en introducir el miembro viril en lugar correspondiente, el cual no se deja por escrito por entenderse de forma suficiente, durante 30 minutos. Ganará aquel que deje más complacida a la Srta.

Los jueces estarán fuera de la casa, detrás de la pared, con el cura presente que estará rezando en todo momento por la perdición de las almas descarriadas. Pasado el tiempo fijado, se valorarán los gritos, gemidos, estado final de moza y zagal, así como la opinión de la Srta.

Dios nos perdone de los pecados, y nos guarde en la recta vía.

Los alcaldes-presidentes...."

El tiarrón elegido por uno de los pueblos era el Ambrosio, un bicharraco de 1,90 m, fuerte, sanote, que era una bestia parda echando quiquis, con fama en toda la comarca. El otro pueblo no eligió un muchachote de buen ver, ¡todo lo contrario!, eligio al Saturnino, un mierdecilla enclenque de 1,50 m, de más de 50 años, del cual nunca se habló en la comarca por no disponer de ningún don especial.

Empezó el combate con el Ambrosio, el cual iba fuerte porque se había desayunado unas migas con chorizo. Empezó a saco, ni preliminares ni leches en vinagre, ¡arrás!, y venga a menear el culo a lo bestia. La Srta., que al principio pegó un respingo, al poco tiempo tenía aquello bien lubricado y empezó a sentir el gozo, el cual  la puso a cien y la hizo tomar la iniciativa, botando sobre el mastil del Ambrosio y gritando como si fuera el último polvo. Los jueces, detrás de la pared, daban cuenta de lo bien que ambos lo estaban pasando. El cura, a parte de rezar, se puso tontorrón. El tiempo que tardó el Ambrosio en correrse fue de 15 minutos, ¡un récord nacional!

Después del turno del Ambrosio, parecía que los terrenos disputados irian a parar al pueblo de él, visto que el Saturnino no tenía ni media ostia. El Satur, se terminó su pitillo y entró en la casa. Viendo a la mujer toda despatarrada, y antes de proceder, dijo:

- Me gustaría que cerráramos las ventanas y echáramos las cortinas, para tener oscuridad. Yo, si no es a oscuras, no puedo, espero que lo comprendas.

- ¿A oscuras?, no me fío, desnúdate primero.

Lo que una piltrafilla parecía, en realidad era piltrafa, y más al ver el palillo que le colgaba entre los huevecillos.

- ¡¡JAAAJAAAAA!!, ¿y tú me vas a dar gusto con eso?, ¡chaval, el otro podía partir nueces con la punta de su miembro!

- Ya ves, no todos somos el Ambrosio y no tengo nada que esconder, por favor, hagámoslo a oscuras.

Y en la oscuridad de la habitación, empezó la ronda del Satur con el cronómetro ya contando. No habían pasado más de 10 segundos,  cuando la  Srta. sintió  unos dedos en su clítoris,  que estuvieron acariciandolo con maestría durante unos 5 minutos. Después, ¡algo gordo como una berenjena entró en su vagina!, mientras un dedo seguía acariciando su sexo; aquella berenjena entraba una y otra vez, ¡sin desfallecer! No tengo palabras para describir los gemidos que ella emitía, tan altos y exagerados eran, que pareciera que la estuvieran matando (a polvos, nunca mejor dicho), el miembro del Satur no desfallecía en ningún momento, ¡pim, pam!, y encima al mismo tiempo acariciaban su "botón". El cronómetro marcó los 30 minutos y ella seguía gritando, los jueces hablaron tras la pared.

- ¿Satur, señorita?, ¡los 30 minutos han pasado!, ¿se nos escucha?

- ¡Váyanse a la mierda!, ¡este hombre es muy hombre!, ¡AHHHHHHHHHHHHHH!, ¡me corro por quinta vez! - Gritó la mujer.

Así que el Ambrosio no tuvo más remedio que aceptar la derrota, y las tierras pasaron a ser definitivamente del pueblo del Satur.

Lo que nadie sabe, queridos lectores, es el porqué ganó el Satur. Gracias a que yo soy desciente de aquel prohombre, puedo contar la verdad:

El Saturnino no tenía un "mango" descomunal, ni mucho menos. Tenía buenos dedos, y sabía lo que había que hacer con el "botón del placer", cosa que el otro no, que a lo más que llegaba era a amasar tetas como panes, y todo su talento lo volcaba en su pene; tenía, como decía, buenos dedos y.... una nariz descomunal, a modo de pimiento morrón bien duro, que a parte de ser un jardín de mocos de campeonato, fue el arma que utilizó para penetrar a aquella mujer, con lo cual, no tenía que preocuparse que aquello de abajo desfalleciera por tiempo y uso; por eso fue lo de hacerlo a oscuras. Pienso, que a lo mejor, a parte de muchos orgasmos, le pegaría algún catarro vaginal, porque encima iba resfriado y tenía la nariz todavía más hinchada.

Para que el Satur lo eligieran en su pueblo, tuvo que apostarse 10 contra nada a que sería capaz de ganar. El ayuntamiento, viendo que el valor de lo ganado era mayor que lo pleiteado, le faltó tiempo para aceptar. No contaron con el poder de una buena nariz y un cerebro más listo que los más "listos" del pueblo.

El Satur ganó fama y dinero, se forró literalmente. Al año siguiente vendió todo lo que tenía, lo convirtió en dinero  y emigró a Cuba. Allí se le perdió la pista.

Así que ya sabeis, como todo en la vida, más vale maña que fuerza.

¡Besos!

Miguel

P.D. No es coña que por Cuba deben de haber ascendientes míos, en los primeros años del siglo pasado algunos parientes emigraron allí.



Etiquetas: ,



lunes, 10 de enero de 2011

¡Los feos al poder! (un poema para Leire Pajín).

¿Os habeis enterado que la ministra Pajín está estudiando una nueva ley, por la cual se podría multar hasta 500.000 € por llamar a alguien feo? Me lo han dicho hace un rato, no me lo creía, ¡no puede ser!, he buscado por internet y parece ser que es una propuesta para censurar la blasfemia  0_0. ¿Sabeis cual ha sido mi reacción?

JAAAAAAJAAAJAAJAAAAAAAAJAAAJAAAAAAAAAAA

(¡ay, se me ha escapado el pis!)

JIAAAJIAAAJOOOJAAAAAAAAAAAAA

JAAJAAJAAAAAAJAAAAAAAAAAAAAA

¡Madre del amor hermoso!, ¡la ministra Leire Pajín, definitivamente, pasará a la historia!

El mandar al peo a los moscones en los garitos se ha terminado, señoritas, como salga la ley adelante. Cómo se os ocurra decir a algún chavalote "feo", ya podeis tener bien de cuartos bajo el colchón, porque como el susodicho os denuncie, y haya testigos, ¡mal os veo en el juicio! Imaginaros por un momento:

- Señorita Manzano, ¿no es verdad que usted llamó feo a mi defendido?

- Sí, porque  lo es, y porque me estaba dando la tabarra, y claro, yo con un tío así de feo, yo no le doy ni la mano.

- Señor juez, como ha podido ver, mi defendido fue insultado, y  la demanda lo ha reconocido ante tribunal. No haré más preguntas.

Esta mujer a mi pone bruto, no por belleza, porque no  encuadra en mis preferencias, me pone por ocurrente, y porque cada vez habla por su boquita de piñón, ¡me entra la risa!, JAJAAJAAJAAA.

Con dos bazokas en la pechera,
y un misil en la cabeza,
viene dando la ministra,
a derecha e izquierda,
¡qué no hay en el país lumbrera!,
¡ni personaje en la galaxia!,
¡qué salgo tanto por petenera!

Dedicado con cariño a Leire Pajín

Siento mucho que no naciera para la poesía, y que sólo destaque en algo tan feo, y pronto de multa  importante, que ser campeón en pedos, de esos que ni tapón roscado frenan en su salida al viento; por eso, mi querida ministra, tenga a bien revisar su idea de Ley, que puestos a multar por lenguaje soez, de diputados estarían llenas las cárceles.

¿No me negareis que aquí estuvo sublime?



¡Feos y feas, os quiero a rabiar!

Miguel




Etiquetas: ,





viernes, 7 de enero de 2011

Reflejo Asimétrico Tónico del cuello, su relación con el arte del buen follar.

Post patrocinado por: www.opticacalvo.com Centro de Terapia de Reflejos Primitivos en Madrid.


He pedido el favor a Ana  para que escribiera una lección magistral de los Reflejos Primitivos, no le ha dado la real gana. Os pido el favor de pinchar en la fase "reflejos primitivos", para una mejor comprensión. Una denominación grosera de ellos podría ser:

"Se llaman así a una serie de reflejos, asimilados por el feto durante la gestación, imprescindibles para la existencia en las primeras etapas, y que con el transcurrir de la vida son asimilados, ya que no son necesarios para la supervivencia. La no asimilación de alguno de los reflejos primitivos, traerá problemas después en el niño, en el adolescente, y en la edad adulta en muchísimos aspectos de la vida, algunos insospechados. Está estudiado, y es conocido por muchos ópticos-optometristas, que algunos problemas de la visión son debidos a la no asimilación total de algunos de los reflejos primitivos".

Se calcula que la gran mayoría de las personas no tienen asimilado el 100 % de los reflejos primitivos (12,  aunque para algunos autores son menos). La no asimilación de un reflejo primitivo, conlleva un problema a posteriori; afortunadamente, hay terapias para asimilarlos.

Yo no tengo integrado el Reflejo Tónico Asimétrico del Cuello. 

El Reflejo Tónico Asimétrico del Cuello se activa como consecuencia de girar la cabeza hacia un lado. En un bebé, si se le gira la cabeza, el brazo y la pierna del mismo lado se extenderá, mientras que las extremidades opuestas se curvan. Es un reflejo que debe ser inhibido a los 6 meses de edad. 

Si no es inhibido, y se mantiene activo, puede afectar en el desarrolo del niño de la siguiente manera:

a) La coordinación ojo-mano. Presentando dificultades para controlar el brazo y la mano al escribir.

b) Capacidad de cruzar la línea media de la vertical.

c) Discrepancia entre el desempeño oral y escrito.

d) Desarrollo de los movimientos laterales del ojo, como el seguimiento visual, lo cual es necesario para la lectura y la escritura.

e) control de  equilibrio automático.

f) Integración bilateral: uso diferenciado e integrado de los dos lados del cuerpo.

En la edad adulta, se traduce en: dislepsia; problemas para conjugar artículos de género, pronombres, etc. al hablarcambio de letras en una palabra al escribirla; torpe con los deportestardanza en aprender a montar en bicicleta, y una vez aprendido, se produce el fenómeno que al mirar a un lado, mientras se pedalea, la bicicleta se tuerce hacia ese lado; mayor problema en el aprendizaje de las cosas; problemas para pasar de derecha a izquierda y viceversa, etc. Yo tengo todos los síntomas.

Una manera de saber si no se tiene integrado el reflejo, es el siguiente: 

El paciente en pié, con los brazos extendidos hacia delante  formando un ángulo de 90º. Desde la espalda, se coge la cabeza del paciente y se gira su cuello, derecha e izquierda, despacio, mientras se observa los brazos. Si se tiene integrado el reflejo primitivo, los brazos seguirán como estaban, si no se tiene integrado, los brazos acompañarán al movimiento de la cabeza, girando a derecha o a izquierdas. Hay otros métodos más que el especialista debe de aplicar para ver el grado que presenta en el paciente.

Si el paciente no lo tiene integrado, debe de hacer ejercicios para conectar el hemisferio derecho e izquierdo del cerebro, que es lo que hace el reflejo primitivo cuando se integra. Hay dos ejercicios muy básicos que se deben de hacer durante 5 minutos al día, hasta que desaparezca el problema:

1) Con la mano derecha se debe de tocar la rodilla izquierda mientras se flexiona, y luego al revés, de forma rápida y automática. Yo, por ejemplo, para empezar, tengo que pensar derecha e izquierda, y empiezo despacio, no automático, para luego, ya sí, cuando se coje carrerilla, hacerlo sin problemas.

2) Sentado frente al T.V.,  piernas en alto apoyadas en una mesa.  Se debe de girar la muñeca derecha mientras se gira el tobillo izquierdo, y luego al revés, y así durante 5 minutos pasando de uno a otro, pero sin coger rutina, por ejemplo repitiendo el mismo lado a veces, para que el cerebro no se engañe. Quien no tiene integrado el reflejo, le costará mucho, y descubrirá que el tobillo que se obstina en girar es el del mismo lado que la muñeca.

Fuentes: Ana Pedraza Crisóstomo de Óptica Calvo (más o menos, porque he tenido que tirar de mi memoria), www.inpp.org.uk.

Ninguno de los que por aquí pasen, tendrá todos los reflejos primitivos integrados, ¡me apuesto una cena!

Resumiendo: el Reflejo Asimétrico Tónico del Cuello viene a ser el que conecta ambos hemisferios del cerebro. No tenerlo asimilado, da problemas a la hora de cruzar la "línea media" que une los dos, trabajando el paciente sólo bien con una mano, derecha o izquierda, pero no con ambas a la vez.

Conocido un poquito sobre éste reflejo en particular, ahora viene una conclusión mia, que creo que a nadie antes se le ha ocurrido. El problema en las relaciones sexuales teniendo no asimilado el reflejo, y que muchos se caeran de culo al descubrir por lo que es.

Chupar un pezón, mientras que con la otra mano se acaricia una teta, la mayoría de las personas no lo hacen bien; o bien chupan el pezón como es menester mientras la mano descansa y no hace nada en la teta, o bien acaricia la teta y duerme los labios en el pezón. Lo mismo pasa para acariciar los senos con ambas manos a la vez. El cerebro estará ocupado en hacer bien las cosas con una mano, pero no podrá hacerlo bien con la otra, y  esto es sucede no hay la comunicación fluida entre ambos hemisferios, que debería ser automática y estar integrada.

¿Os habeis hecho daño al golpearos con el suelo?

Todavía voy más allá. En un mete-saca, como afortunadamente tenemos la boca y lo otro en la línea media del cuerpo,  no resulta muy difícil estár en faena mientras la pareja se besa con pasión al mismo tiempo. En ese momento, no estamos "peleándonos" entre lado derecho e izquierdo. Si cambiamos el beso por las caricias en otro lado, tampoco habrá muchos problemas, siempre y cuando estemos con una mano. Si, empezamos a utilizar las dos mientras estamos en el mete-saca... ¡desastre!, o acariciamos una teta bien y la  otra la abandonamos, por el problema antes explicado, o, si nos concentramos para intentar acariciar ambas tetas a la vez, entonces lo de abajo pierde ritmo, pudiendose "desinchar", y entoces ni una cosa ni la otra.

Así que señoritas del mundo, menos darnos la tabarra a los hombres con que si somos unos malos folladores. El problema no es porque seamos malos, es  porque la mayoría de las veces, no tenemos bien asimilidado el Reflejo Asimétrico Primitivo Tónico del Cuello.

Menos mal, que aunque no se tenga asimilado el reflejo, en el arte de pasarlo bien en pareja, en trío, en orgía,  o como sea, hay muchísimas más cosas que hacen disfrutar tanto o más, y no me estoy refiriendo a jugar a cualquiera de los Juegos Reunidos.

¿No ha colado, no?, ¡desde luego!

¿Os ha gustado la lección magistral?

¡Feliz fin de semana!

Miguel

Etiquetas: ,



miércoles, 5 de enero de 2011

Ya vienen los Reyes Magos.

Lo único que me gusta de la Navidad son los Reyes Magos. Llevo muchos años asistiendo a la cabalgata, ¡y mira que algunas han sido cutres!, y algo se remueve en mi interior siempre que asisto a verlas, no sé, será que soy un niño con piel de 39 años, aunque pueda parecer un tío hecho y derecho.

Además, creo que es el  mejor momento de hacer regalos, no al final del año con la excusa de Papa Noel; porque la mayoría de las personas, al comenzar  enero, se sienten con fuerzas renovadas, y si enciman reciben algún presente - que no tiene por que ser material - todavía les motiva más. Cuando el año llega a su fin, estamos todos tan cansados, que no damos valor suficiente a los regalos, aunque se hagan de corazón.

Además, la cabagalta para mi tiene algo espiritual, a ver si me explico: me recuerda a personas que fueron importantes para mi y que ya no están; me recuerda a mis abuelos; me recuerda  mi niñez física, cuando mis padres eran más jóvenes, y me acompañaban a ver la de Móstoles, y  encima aguantaban mis preguntas indiscretas con una sonrisa; me recuerda a los blogueros y blogueras que ya no están, pero siguen ahí, porque poso en mi interior han dejado; me hace querer todavía más a Ana, porque recuerdo la primera cabalgata de Reyes Magos con ella, una noche muy especial para mi; me recuerda que tengo una hija, que será la segunda  cabalgata que vea, y la primera que se enterará de algo, porque ahora, con 21 meses, está empezando a descubrir el mundo, y recordando, recordaré que hay que luchar por ella, y por dejar un mundo mejor a nuestros herederos; y, por último, me recuerda algo muy simbólico:  la adoración del Niño Jesús, en el cual yo no creo, creo, ¡aunque eso es lo de menos!, porque gracias a "eso", llamémoslo X o Y,  me hace recordar que un mensaje de paz debería de haber, y del deseo de tenerlo, deberíamos de hacer un esfuerzo por conseguirlo.

Pues nada, que disfruteis de la noche y que os traigan muchos regalos.

Dedicado con mucho cariño a Eurice

¡Hasta el viernes!

Miguel





Etiquetas: , , , ,