Óptica Calvo

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Los anillos de Miguel y un recuerdo.

Antes de nada, el famoso Gañán 1, ¡un gran amigo!,   ¡se ha animado a tener bitácora propia! , ¡bienvenido a la Blogsfera!  La dirección de su blog es: http://elvecinodelacueva.blogspot.com/

¿Alguien conoce algún remedio para levantar cuerpo y ánimo?, ¡estoy sin resuello!, ¡no valgo naaaaa!, vamos, vamos, fijaros como estaré, que si me propusiera una noche loca de lujuria y perversión la jamona de Pilar Rubio le diría que no, que no tengo el cuerpo para asaltos. Si pudiera, me metería en la cama y no me levantaría de ella hasta que hubieran pasado los Reyes Magos.

El próximo viernes tenemos  la primera cena de Navidad de compromiso. Me apetece una mierda ir. Es con los compañeros de Master de Ana, los profesores, la directora, la subdirectora, no sé si la secretaria, y las parejas de algunas de las compis; un poco más y se apunta hasta el fontanero que hace las "ñapas" en el C.O.I. Porque estoy casado con Ana para lo bueno y para lo malo, que de no ser así ya me pueden estar esperando (y también porque corro el riesgo que Ana me corte los huevos).

En esos actos sociales, que me apete ir lo mismo que si me explotaran un grano en el culo, llevo siempre preparado algunos temas recurrentes para pasar la noche. Este año estoy pensando en hablar del crecimiento de mi anillo, que al igual que Saturno, tengo alrededor de mi cintura. El anillo en cuestión está formado por sebo, que de un tiempo a esta parte se ha ido expandiendo, con el efecto inversamente proporcional de mi ego disminuido a los cascos de los caballos. ¡Como es posible que mi lorza crezca si yo no la doy combustible para ello!, ¡¡aggggggg!!, ¡me aprietan los jodidos pantalones y cualquier prenda que me ponga me queda como el culo! Os lo pido por favor, ¡darme algunos consejos!, ¿qué me pongo para que no parezca una bola con un donut alrededor? Necesito que alguien de la cena me haga de pañuelo mientras  le doy la brasa, no sé, tal vez la directora ¿creeis que es buena idea?

Y ahora el recuerdo. Esto ocurrió en los tiempos en los que la mayoría de los coches no tenían ni dirección asistida, ni aire acondicionado, ni nada de los lujos de hoy en día, todo era a base de fuerza muscular.

Resulta que era un sábado en Talavera, más o menos como ahora, y quería mi primo que saliera con él a la cena de Navidad que los amiguetes hacían por tradición. Como es habitual en mi, no me apetecía nada. Dije que no, que prefería no salir y que me disculpara antes los demás. Èl insistió. No cambié de parecer.  Esto  sucedió  antes de ir a comer, y después de haber echado los surcos con la mulilla para sembrar los ajos.

Por la tarde, cuando ya mi padre había sembrado los ajos,  regresó mi primo con novedades. Había quedado con las amigas después de la cena de los amigos, y ellas le habían dicho que me dijera que,  en caso de  no asistir  la reunión,  mejor no volviera a pisar tierras  de Ébora, porque me tirarian al río Tajo con una piedra atada al cuello. Eran capaces, ¡vaya!, además, que mi ego subió hasta la estratosfera. Al final, después de hacerme mucho de rogar, porque me encanta hacerme de rogar, dije que sí.

La cena bien. Hasta las trancas de cochinillo, de sopa castellana, de buenas tapas y postre contundente. Para rebajarlo nada mejor que tomarse un par de pacharanes, ¡elixir de Dioses!, además de digestivo para deshacer todo lo engullido con anterioridad.

Las amigas nos esperaban en el garito de siempre. Allí acudimos la cuadrilla de gañanes a encontrarnos con ellas, y no nos equivocamos, ¡a la primera!, a pesar de ir "empapados" en alcohol. Unos cubatitas, unos bailecitos, lo típico en estos casos que no sepais ya. Al tercer cubata decidí que la velada había tocado a su fin y que era hora de recogerse, así que empezé a darle la tabarra a mi primo para que me llevara a casa. Otras veces había resultado, pero en esa ocasión no sé que hice mal que me mandó a paseo. Al final se decidió a llevarme una de las amigas.

- Yo te llevo. ¿Has ido ya al servicio?

- (¡ostras!, ¡eso es una indirecta de si he comprado condones!). No, ahora mismo pensaba ir, espera que son un par de minutos.

De golpe me había animado. Esa noche estaba que lo tiraba, ¡compre condones de sabores! (¡a precio de oro, ojito!).

De camino a mi casa ella se desvió. Yo no hubiera elegido aquel sítio. Con la cantidad de campo que había, y no se le ocurrió otra cosa que aparcar pegando a la tapia del cementerio, ¡encima por el lado del copiloto, no podia escapar!

Me las prometía muy felices, pero.... Miguelín, ese que había comprado condones de fresa, se tuvo que tragar durante dos horas el desahogo de la pobre muchacha, que estaba echa unos zorros porque no tenía hombre que la amara, que la dijera cosas bonitas, que la abrazara cuando estaba triste, que lo estaba, que la diera besos de amor, esos que dicen que te hacen volar, en una palabra, se quejaba que su amor no la hacía caso, y aquella desazón la traía por la calle de la amargura.

Yo nací con dos orejas a cada lado,  las cuales no sirven para escuchar más allá de mis ventosidades y de soportar mis gafas. Viendo a la pobre amiga con tanta tristeza, no se me ocurrió otra cosa que sacar uno de los condones de antro a precio de joyería (ante la sorpresa de ella,) a la cual se le iluminaron los ojos; incluso empezó a sonreir de forma extraña, sí, sí, es más, parecía hasta pícara la figura dibujada por su boca, y cuando ya por fin había borrado la tristeza de su rostro, hinché con todos mis fuerzas el condón hasta que estalló, ¡PUM!, sonó como un tapón al salir de una botella de cava agitada, ¡JAAJAAAA!, ¡empezé a reir a carcajadas! Actué así porque un amigo está para animar al otro cuando sea necesario, ¡y qué mejor forma de animarlo que hacerlo reir!

A ella no la hizo ninguna gracia, ¡encima se enfadó!, arrancó el coche y me llevó a casa. Lo único que salió de su boca fue una especie de gruñido al despedirse. ¡Estaba alucinado!, ¡sólo quería que sonriera! ¿qué hice mal?

Así que, desde entonces, yo también en estas fechas me dedico a dar la paliza a quien se ponga por delante. Como ahora.



No me odieis.

Miguel.

27 comentarios:

  1. Lo tuyo manda huevos!!! ¿te pusiste a hinchar el globito? jaja Ya te vale....efectivamente a ti te dieron las orejas para sujetar las gafas....POCO SENSIBLE...jaja Un beso

    ResponderEliminar
  2. ¿Ein?, ¡encima!, JAJAAAA, vale, es verdad, me pasé, pero viene a cuento por lo siguiente. A veces, nos ponemos a contar las penas a personas que no les interesa lo más mínimo, y a quien verdaderamente debemos de contarlas, o compartirlas, no lo hacemos. No sé si me he explicado.

    ¡Un besazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  3. JAJAJAJA pues yo también hubiera reido a la par contigo, pero tratandose de chicas nada les parece bien (yo soy una, pero una muy extraña) si las escuchas malo si no malo si les haces el amor malo si no arrancan el carro, uffffff estan peor que la navidad jajajajajaaja.
    Un consejo hablar de tu anillo de grasa no se si es buena idea pero igual los haces reir tanto como a mí y sale algo estupendo¡¡
    besitos, lindo día y felices fiestas jajajaja.

    ResponderEliminar
  4. El nombre del blog ya lo dice todo ;-) Gracias por la recomendación!
    Bss,

    ResponderEliminar
  5. jajaja ¡qué poco sentido del humor tienen algunas!
    eres la monda, Miguel,
    ya nos contarás qué tema de conversación eliges al final durante tu cena...
    un beso y que sea leve :-)

    ResponderEliminar
  6. ARIADNA:

    ¡Hola guapetona!

    JAAAJAAAA!!!! Gracias a las mujeres el mundo sigue, lo que pasa es que los hombres (bueno, los que son como yo que son más burros que los burros) no os entendemos. Así nos va, JAAAA!!!

    ¡Ay guapetona, si te hago reir ya sabes que me doy por contento!

    ¡Un besazo!

    MCARMEN:

    ¡Hola Mª Carmen!

    ¡De nada!, espero que te guste.

    ¡Un besazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  7. MERCEDES:

    ¡Hola Mercedes!

    JAAAJAAAA!!!! pobrecilla, no estaba de humor, no, pero a la próxima vez que nos vimos nos echamos unas risas, JEEJEEEE!!

    Ya lo tengo decidido, como dicen los italinos: "il mio ingrossamento", aunque a la directora mejor no, no vaya ser... ;)

    ¡Un besazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  8. Miguel se puede decir más alto pero no más claro, jajajajaja, me encanta como explicas las cosas, eres ocurrente como yo. Aunque a mi no se me ha ocurrido hacer estás movidas por mi blog, me da que no quedarían bien. Yo que vosotros invitaba al fontanero, le daría color y algo más, porque imagina la situación ya con la cena y el postre y alguna copita, se monta en la mesa, se empieza a quitar el mono y monta la mari morena!! vamos para sacar la zambomba y cantarle un villancico jajajaja.

    Un besote majete, ya me estado unas risas, me voy de contenta que ni te cuento.

    ResponderEliminar
  9. Paso a desearte felices fiestas y feliz añoa para Ana, Claudia y tu demás familia, estaré ausente estas fechas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Ayyyyy Miguel, si es que cualquier cosa que hubieras hecho, aparte de asentir con la cabeza y de decir de vez en cuando un "ya te entiendo" no tenías que hacer demasiadas cosas más. Tú debes hacer lo que ellas quieran, no lo que tu crees que pueden esperar de tí...
    No hace falta escuchar, solamente mirarla a la cara mientras habla, y piensa lo que quieras.
    Ahhhhh! y con la directora, no la hagas reír. Seguramente será ella quien te de la brasa tras tu exposición inicial.
    Para evitar lo del donut abdominal, lo mejor, lo mejor son las abdominales, pero hay que estar muy convencido...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Eres la leche,Miguel,jajajajaja.Me has hecho reír que no es poco.Ya me llevo un grato recuerdo paa los próximos días entre blancas paredes....ainssss

    ResponderEliminar
  12. Te re entiendo... A veces debemos ir a lugares por compromiso y ni ganas!!! No nos queda otra que ir y tratar de pasarla lo mejor posible.

    Con respecto a la ropa te recomiendo el color negro, disimula bastante.

    ResponderEliminar
  13. jajajaja solo se te ocurre a ti!!
    pues animo para la cena porque no hay mas cojones!
    un besazo

    ResponderEliminar
  14. Jaja a mi me ha parecido gracioso lo de hacer explotar el condón para romper la pena, pero no todo el mundo tiene el mismo sentido del humor está claro.

    (aunque si le cambió la cara al verlo igual lo habrías tenido que hinchar de otra manera...)


    Besotes guapetón.

    ResponderEliminar
  15. ROSANA MARTÍ:

    ¡Hola Rosana!

    No, no, no, no, ¡sí hombre!, lo que falta, que el fontanero se pusiera a enseñar "herramienta", JAAAJAAAAA!!!! ¡eres tremenda!

    ¡Un besazo!

    EURICE:

    ¡Hola guapetona!

    ¡¡IGUALMENTE PARA TI!!

    ¡Cuídate mucho!

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  16. JOSEP CAPSIR:

    ¡Hola Josep!

    ¡ERES UN MAESTRO!

    Eso ya lo hago... PERO ME TIENEN MUY CALADO, y no cuela.

    ¿Así que la directora del centro, mejor no?, bueno, entonces aplicaré tu plan, e intentaré imaginarme algo, ¡ay! Espero que por lo menos la cena esté bien.

    Con respecto a las abdominales, no, tiene que ser algo que la baje sin esfuerzo, sin dejar de comer y sin dejar de beber, y a ser posible gratis, JEEJEE.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    MORGANA:

    ¡Mocetona!

    QUE PASARÁ RÁPIDO.

    ¡Me alegra que te haya hecho reir!

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  17. CARLA KOWALSKI:

    ¡Hola Carla!

    Es verdad, el negro estiliza, por ahí tenía pensando vestirme.

    Buff, pues en España (bueno, ahora con la crisis ya menos) cenas como éstas hay para aburrir.

    ¡Un besazo muy grande!

    ANIÑA:

    ¡Hola guapetona!

    A ver, espero que por lo menos se coma bien, JEEEEJEE. ¡Ana está temblando conmigo!

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  18. NÉCTAR DE LLUVIA:

    JAJAAAAA!!!! pues eso pensaba yo, pero después de la "chapa" que me dió, estaba claro que yo no era el que decía, así que por eso no seguí otro camino. La verdad, entonces era una vanidoso. Ahora un soso con 10 Kg. más, ;)

    ¡Un besazo muy grande!

    Miguel

    ResponderEliminar
  19. Gracias por la publi majo.. .ezo ze mereze unaz cañaz...
    Ayer estiuuve yo de comida navideña, lástima que fuera arroz...

    Un abrazo Gañanote! (De Gañan-1 ññññññ)

    ResponderEliminar
  20. ¡Hola gañán!

    Si era la arrocería de la Glorieta de los Cármenes, entonces estuvo genial.

    Ya está allanado el camino, no te preocupes que podremos.

    ¡Un fuerte abrazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  21. jaja quieres qué te diga que hiciste mal o ya lo sabes tú? cari, confundiste el chichi de tu amiga con el aparato de soplar de la policia a los borrachos, jaaja Creo que ella quería otro uso para el globito, hombre, jajj

    Bueno, en esta epoca todo el mundo anda loco, tanto a nivel profesional como personal, pero no entiendo que tengas que ir a las cenas de fin de curso con Ana, yo creía que a esas no se iba en pareja, yo a las cenas con mis compis no llevo a mi novio, jaaj


    bezos.

    ResponderEliminar
  22. Jjajajajja, me partooooooooooooo!!!!!!! brasero que eres un braserooooooooo!!!! Iré a ver el blog de tu amigo.

    ResponderEliminar
  23. THIAGO:

    ¡Hola Thiago!

    JAAJAAAAA!!!, bueno, si ella quiere, lo suyo es acompañarla, ¿no te parece?, no me gusta hacer "feos".

    Noooooo, sólo quería que fuera su pañuelo de lágrimas, nada de nada, JAAAAAAAAAA!!!

    ¡Un fuerte abrazo!

    MENDA:

    ¡Hola Menda!

    JAAJAAAAA!!!!! ¡me encanta que te haga reir!

    ¡Un beso!

    Miguel

    ResponderEliminar
  24. Joder, que los condones son para otra cosa... para recoger fruta, hacer la compra, ir al super. Incluso de funda de movil, pero...¡¡¡¡para explotarlos!!!! mirate bien...

    ResponderEliminar
  25. ¡Hola Temujin!

    Pobrecillo, así sufrió poco, porque.... ¡hubiera pasado meses y meses encerrado en mi cartera!

    ¡Feliz fin de semana!

    Miguel

    ResponderEliminar
  26. Pues yo creo que me hubiera reído, y luego seguramente me hubiera echado encima tuya, que una no se lleva a un tipo a la valla del cementerio si no busca algo más que consuelo. Un besazo!!

    ResponderEliminar
  27. ¡Hola Vir!

    JAAAAAAAA!!!! eso mismo opino yo!!!!!

    También es verdad, que muchas veces no deseamos escuchar, si escucharamos más a los demás, seguro que nos iba mejor.

    ¡Un besazo!

    Miguel

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.