Óptica Calvo

lunes, 29 de noviembre de 2010

La historia de Premeditación.

Estaban una vez un padre y una hija, hablando de su cosas, cuando:

- Hija.- Papá, ¿por qué me pusisteis el nombre de Premeditación?, ahora que soy mayor de edad , podría cambiármelo, y no sería por falta de ganas, ¡es muy feo!

- Padre.- Hija mía, ahora que ya eres mayor de edad, tienes todo el derecho a saber el motivo de llamarte Premeditación.

Nosotros te engendramos un sábado. Habíamos ido al cine a ver "Oficial y Cabellero". Para mi gusto la película es de las que se dejan ver, para el gusto de tu madre es una obra maestra del romanticismo.

Por la noche, recordando la película, tu madre se puso tontorrona. Si no comes yogures terminas por no comprarlos, lo mismo pasa con los condones. Como no había... no compraba... y para un día que había, no tenía. Tu madre me dijo que sólo hacía un par días que el "tomate" se había marchado, así que me convenció. Mientras estábamos en la faena...

- Hija.- ¡¡Papá!!

- Padre.- A ver, ¿me vas a dejar contarlo sí o no?

Como te decía; cuando estábamos en ello, recordé que no eran un par de días el dato real, eran un par de semanas. No pude dar marcha atrás, tu madre me hizo la tenaza y el resto te lo puedes imaginar. Tampoco me importó, antes o después tenía que pasar.

Se quedó embarazada, ¡se ve que los espermatozoides también se animaron con la película! El embarazo normal, sin problemas, ¡muy contentos los dos y la familia!

LLegó el día de Todos los Santos y tu madre se puso de parto, con 15 días de adelanto. Empezaron las contraciones a sentirse cada 10 minutos. Naturalmente, fuimos al hospital. Allí estaría una hora y la mandaron  de nuevo a casa, a esperar porque no dilataba. Fue entrar por la puerta y "romper aguas", menos mal que tu madre supo mantener la calma, porque yo me puse como si me hubiera fumado un kilo de marihuana, nada de nervios, tontito del todo y sin saber que hacer. Gracias a que hubo suerte y pillamos un taxi, el cual, padre de familia numerosa estuvo el corto camino a la maternidad dándole a tu madre el ritmo de la respiración, se pudo hacer como nos habían explicado en las clases de maternidad.

El parto fue rapidísimo, ya estabas asomando por la ventana. 30 minutos y entraste a éste mundo llorando a moco tendido. Como decía tu abuelo, naciste con premeditación y se te hizo con alevosía.

Al día siguiente había que ir al Registro Civil para apuntarte. Yo no quería dejar a tu madre ni a ti solitas ni por un segundo. Se ofreció el abuelo Tiburcio. Tu nombre estaba decidido, te llamarías María, a secas. A tu abuelo Tiburcio no le gustaba, él deseaba, ¡y mira que era pesado!, que te llamaras Angustias, como su madre.

El abuelo Tiburcio hizo los deberes a medias. No sabemos si fue en un arranque de cabreo, de mala leche, de gracieta infantil, o todo junto, que decidió llamarte:

Premeditación María de Todos los Santos. 

Así que si quieres quejarte a alguien, ya sabes, vete al abuelo Tiburcio. 

- Hija.- A buenas horas, se murió hace 5 años.

- Padre.- Bueno, tu madre y yo se lo echamos en cara cientos y cientos de veces; pero al final, total, si te hicimos con premeditación y alevosía, naciste con premeditación, en el día de Todos los Santos... pues eso, que tienes un nombre descriptivo.

- Hija.- No sé, no me convence, cualquier día de estos me lo cambio.

JAAJAAAA, ¡conozco 3 casos que el abuelo ha cambiado el nombre previsto de la nieta o nieto en el Registro Civil! No me negareis que es de ser un poquito cabroncetes.

¡Feliz lunes!

Miguel



viernes, 26 de noviembre de 2010

Sueño del miércoles 17.

Hay una bloguera  que me ha metido en un pequeño lío. Dice en su bitácora que no lo ha cerrado porque yo le dije que no lo hiciera. Creo,  mocetona, que cualquiera que te conozca te hubiera dicho lo mismo.

Voy a dedicarla la tontá  de hoy.

Antes que se me olvide, la vuelvo a decir lo mismo que ayer: no se puede pretender intentar hacer todo. Yo soy un ejemplo de ello. Ultimamente escribo muy poco (no por falta de inspiración, porque podría escribir a diario), y tardo muchísimo en visitar a algunos amig@s bloguer@s (eso es lo peor), no es por falta de ganas, es por falta de tiempo, y prefiero mil veces no perder las ganas por querer ganar al tiempo, que emplear mucho tiempo y perder las ganas. No sé si me he explicado bien.

El post anterior no era ninguna locura. La letra en negrita era un sueño, y lo que venía después era la reacción al despertarme. Salió un churro, que le vamos a hacer, uno no es de letras y así salen las cosas (por no hablar de talento, que el mio es suma cero, ¡no como las putas grasas que se me acumulan en las lorzas!, ¡de eso ando sobrado).

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

- Buenos días.

- Auuuuuupa.

(¡Anda!, ¡ahora resulta que San Pedro es vasco!, ¡chachi!, entonces... ¡aquí se comerá de maravilla!)

- No sé si estoy en el Cielo o en el Infierno, deduzco que estoy en el cielo porque usted lleva una chapita a la solapa que dice: "San Pedro".

- Vamos a ver.... ummmm.... Miguel Ángel Chico, muerto por atracón de acelgas.... ummmm.... veo que se apostó a que era capaz de comerse 2 Kg. de acelgas hervidas de una sentada, aja, ¡vaya!, estaban contaminadas por pesticidas y le provocó una reacción en cadena, con muerte por atranco intestinal.

- Ya decía yo que tenía un gustillo raro, y eso que llevaban otro kilogramo de chorizo para darles sabor.

- ¿Le gustaría volver a la anterior vida?

- ¿Hay aquí churris buenas, alcohol a punta pala, comida de cinco estrellas y no se trabaja?

- Hay según hayas dado. Aquí tanto hiciste tanto recibes. Así de fácil.

- Lo anterior era una broma. Deseo volver. Soy muy joven, mi hija no ha cumplido todavía los dos años, es el maldito estrés, que me saca el bobo que llevo dentro.

- EJEM, EJEM. ¿Joven?, vas camino de cumplir 20 tacos en cada pata, bueno, los hay más viejos.

- ¡Un chavalín!, me queda toda la vida por delante, ¡no he visto el mundo ni por un agujero!

- Bueno, vale. ¿Se acuerda de sus abuelos muertos?

- (¡¿A qué viene eso ahora?!) Muy poco. Es el tiempo, que ha ido borrando sus caras, sus gestos, ¡y me apena reconocerlo! Me da rabia que ellos, que me quisieron, que estuvieron ahí, ahora sólo sean un simple recuerdo.

- ¿Se acuerda de sus padres?

- ¡Qué pregunta más tonta!, ¡claro que me acuerdo!, si ellos se han quedado allí, vivos, y yo aquí muerto.

- Bueno, eso lo dicen todos. Lo que no hayas hecho en vida, no esperes que te lo devuelvan de muerto. Muchos han querido ser avariciosos, y luego cuando han estirado la pata, y han venido aquí, han tenido lo contrario, han visto que por no dar antes ahora reciben menos. Miguel Ángel, si quieres volver tendrás que dar más.

- Siiiiiiii,  ¡por mis muertos!, ¡¡lo dareeeeeeee!!, ¡porelamordedios!

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

PIRUPIRUPIRU (es el teléfono de la habitación del hotel, que me despierta de mi sueño)

- Señor, son las 7:30 de la mañana. Buenos días.

- Gracias Aitziber.

(¡Joder que sueño!, ¡¡para una vez que pido una ensalada va y me sienta mal!! Si ya lo dice mi padre: "lo verde para las vacas")

Después de darme una ducha, llamé a mi madre, y luego a Ana, y recordé los tiempos  de cuando era pequeño y visitaba a mis abuelos. Tal vez ellos, donde quiera que estén, me estaban enviando un mensaje a través de sueños; o simplemente era eso, sueños que traen recuerdos (yo prefiero lo primero).
¡Feliz fin de semana para todos!

Miguel





miércoles, 24 de noviembre de 2010

Sueño del martes 16.

Portero de Blogger.- ¿Eh, eh?, ¿a dónde va usted caballerete?

Yo.- Pueeeeeeesss...  a escribir alguna parida, ¡oiga!, ¿¡qué hace!?

Portero de Blogger.- No sé si dejarle pasar. Lleva unos cuantos días que no se conecta a escribir, encima, ¡a estas horas!, pero si Miguel Ángel Chico no se pierde "Física o Química", ¡se lo pasa tate poniendo a caldo a todos los actores!

Yo.- Pues sí, pero verá, resulta que Ana está estudiando, y como la peque duerme y no me deja poner el televisor del salón, porque dice que la molesta; y como no me apetece verlo en la tele de la cocina, porque yo soy de sillón, no de silla, pues entonces tenía dos opciones: o irme a dormir, o irme a limpiar las telerañas y el polvo del blog. He elegido la segunda. Si me hubiera ido a la cama me hubiera puesto a pensar en las noticias que hemos visto mientras cenábamos, y, ¡no me hubiera dormido!

Portero de Blogger.- Bueno, que no me entere yo que tiene el blog desatendido por tanto tiempo, ¿eh?. Por cierto, para dormir bien lo mejor es hacer el amor y luego una duchita con agua tibia.

Yo.- Muy bien, bueno voy a ver si hago algo (¡será mamonazo!).

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

- ¿Qué haces?

- Chupar un Chupa Chups. Es de vainilla y chocolate. Me gusta chuparlo como lo hago ahora, con los labios entreabiertos, a modo de tenazas que apresan al caramelo, mientras,  con la punta de la lengua le doy suaves toquecitos, para derretirlo despacito, porque se derrite, es el calor de mi boca, mancha mis labios, mancha mi lengua, ¡uy!, hasta me he manchado una comisura, ¿lo ves?

No dejes de mirarme, sé que te gusta, lo veo en tus ojos, antes y ahora, mientras lo giro dentro, con los labios cerrados, está apresado, ummmm, está delicioso, ¿sabías que la mezcla de vainilla y chocolate dicen que es afrodisiaca?

aivaaaaaa, no he podido evitarlo, ahora que lo he sacado al exterior, como si te enseñara un trofeo, un pequeño hilillo de saliva lo acompaña, mi boca es una fuente amor.

- ¿Puede chuparlo yo también?

- Si no te da asco....

- Me da envidia no ser el caramelo. Si fuera pez chico, querría que tú me comieras con esa boca. ¡venga!,  ¡dame el maldito caramelo!, que yo también quiero quererlo, chuparlo me refiero, y sentir en mi boca lo que en mi cuerpo siento, ¡qué me derrito como el caramelo! 

Ya lo tengo, ¡te ha costado dármelo!, ¡ay ansiosa!, da agua al sediento, no hagas como haces conmigo, ¿ves?, ahora el caramelo está dentro de la parte de mi cuerpo que dice "te quiero", si quieres tenerlo, tendrás que quitármelo, y sin manos, que ya te he dicho que quiero ser pez chico devorado por tu cuerpo.

- Anda, tonto, junta tus labios con los mios, y comparte, que yo también me derrito....

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

PIRUPIRUPIRU.

Me despierto sobresaltado y me caigo de la cama, es el maldito teléfono de la habitación.

- Pronto.

Quien está al otro lado duda en responder por unos instantes.

- Señor, son las 7:30. ¡Buenos días!

- ¡Ah!, gracias, gracias, muchas gracias (¿por qué porras he contestado en italiano?)

Más tarde, desayunando.

- ¿Has dormido bien Miguel Ángel?

- Così, così (¡y dale con el italiano!, ¡joder!, no debería haberme puesto a leer el libro de Gianfranco...).

- Yo bastante mal. Estuve viendo un debate en la ETBSAT, muy bueno, ¿lo viste?

- No. 

- Pues eso, que lo estuve viendo y me gustó. Luego tardé mucho en dormirme. No se puede dar vueltas cuando uno quiere caer en los brazos de Morfeo.

- Anoche nos pusimos como un choto con dos madres. Cenamos demasiado. Tardé en dormirme porque me puse a pensar en el dentado del eólico. Si te das cuenta no es diente según norma II DIN 3972, es más chato y más ancho en la base; claro, la sección más resistente debe ser la de la base...

- JAAJAAAA, ya sé, estuviste leyendo el libro de Bianco y has soñado con dentados, JAAAAAA!!!

- JEEJE, siiiii, con dentados, con dentados, bueno, vamos a la tarea.

¡Encanto de volver por aquí! Sigo muy liado, a ver si poco a poco vuelvo a la rutina.

Miguel







lunes, 15 de noviembre de 2010

El E.R.E.

La crisis económica está afectando hasta los aspectos más insospechados de la vida en pareja. No hace falta ilustrarse mucho para saberlo de primera mano, con salir a la calle y poner "las antenas" nos daremos cuenta de ello.

Eufrasio y Cantinela son matrimonio. Casados por la Iglesia Católica, tienen niño y niña. El niño, Anastasio, tiene 18 años y es fruto del segundo polvo que echaron en su relación. La niña, Anacleta, tiene un año menos, y fue concebida porque Eufrasio leyó en algún libro que, mientras la madre dé el pecho al bebé (por cierto, que yo también lo he leído en varios), los casquetes echados sin gomita no dejan a la mujer en cinta, ya que el organismo de la madre impide quedarse embarazada. Pasados los 40 días de rigor, Eufrasio pilló a Cantinela por detrás y a traición, cuando ella estaba cargando la lavadora. La parienta de Eufrasio no tenía el horno para bollos, pero al final el quiqui se consumó, y como la lavadora estaba mal calzada, fue arrancar el tambor de la lavadora y correrse el esposo cachondo. 

Ahora que ambos han pasado el umbral de los 40 tacos, están más tiempo discutiendo que viviendo. Ellos se quieren, aunque no lo parezca. Él, funcionario con el sueldo recortado en un 8%, y ella,  limpiadora en casas ajenas, cabreada por la competencia atroz en el precio de sus servicios, los tiene en un estado en el que no son capaces de aislarse del maldito curro cuando regresan a casa. A todo ello, se suma que los niños están en la edad del pavo, más la hipoteca del puto adosado, ¡con lo bien que estaban en su piso de toda la vida!, la letra del jodido todoterreno, ellos que lo más lejos que van es a Alcorcón, en donde viven  los abuelos, los gastos de la luz, teléfono, internet, gas, comunidad, colegio, etc. etc., pues eso, que por menos de una chispa se produce un incendio gigantesco. Los niños, que deberían de hacer de "bomberos" en esos casos, se comportan como verdaderos pirómanos, atizando todavía más el fuego.

Tal es el estado de tensión, que incluso ha llegado a las relaciones de coyunta. Eufrasio y Cantinela son de casquete mensual. Siempre en sábado, que es cuando los niños están por ahí de botellón. El acto de apareamiento siempre es el mismo. Ambos empiezan a ver al mismo tiempo "La Noria", ella presta algo de atención, él, generalmente, se duerme. Cuando el reloj marca sobre las 12:30, Eufrasio se despierta, y como "La Noria" entra en un periodo de 5 minutos de programa y luego 15 de publicidad, aprovecha para ver las pelis erótico-festivas-rancias del Canal 7, haciendo el efecto de engordar lo que lleva colgando entre las piernas. El engorde de lo de ahí abajo, debe de provocar alguna reacción fisiológica, porque se pone muy cariñoso, muy romanticón, ¡irreconocible!, que hace que su mujer se "ablande", y 10 minutillos después ya han terminado. Luego se lavan los dientes, y a esperar en la cama a que los cabestros de sus hijos aparezcan de recogida al corral.

Pero, hubo una noche que Cantinela dijo "nones", y empezó una pelea.

- Eufrasio.- ¡Mujer!, amos, ¡no me fastidies!, mira que estoy toooo berraco.

- Cantinela.- ¡Vete a cargar un rato!, que sepas querido, que te he impuesto un E.R.E.

- Eufrasio.- ¿Un queeeeee?, ¿un Expediente de Regulación de Empleo?, ¡estás chalada!

- Cantinela.- ¡No!, un Expediente de Regulación de Esperma.

- Eufrasio.- ¡Ay la madre que me parió!, ¡AJAAAAAJAAAAAAA!, ¿le has dado al tintorro del abuelo?

- Cantinela.- Te paso a explicar lo que es el Expediente de Regulación de Esperma, porque como eres chato de entendederas, no pillas ni lo más elemental.

El expediente tiene una validez de 60 días, en los cuales, tienes restriginda la expulsión de esperma, bien haciendo que haces algo cuando te echas encima mía, o bien haciendo "trabajos manuales"; a ver si de esa manera espabilas, ¡me tienes tan hartita que me estoy planteando el divorcio!

- Eufrasio.- ¡Sí hombre!, ¡lo qué me faltaba!,  ¡ahora encima no voy ni a poder cascarme una paja!, ¡ni el Papa de Roma en encíclica!, si tú no me quieres dar placer, ¡me lo tendré que buscar!

- Cantinela.- ¡Anormal!, ¡mastuerzo!

Aquella noche Eufrasio durmió en el sofá. Cantinela estuvo toda la noche llorando en la cama. Los hijos llegaron , se fueron a dormir, y al día siguiente se reían entre ellos por ver a sus padres  así.

Pasó una semana y la tensión se podía cortar con un cuchillo. Asustó incluso a los hijos, temiéndose lo peor,  así que utilizaron el "extintor para casos de emergencia": llamar a la abuela, madre de Eufrasio.

La madre de Eufrasio se acordó del anuncio de la Coca Cola, así que hizo algo parecido. Aprovechando que ambos estaban fuera del hogar, peleándose con la vida, compró  un ramo de 24 rosas rojas y un pluma estilográfica de 60 €. El ramo lo dejó en casa, para que la destinataria se lo encontrara a su regreso de limpiar mierda ajena; y la pluma la envió por mensajero al Departamento de Recursos Humanos de la Concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento de Madrid, en donde trabajaba el cabestro de su hijo. Ambos regalos tenían escrito la misma nota:

"¡¡PERDÓNAME!!"

A los dos, tanto Cantinela como Eufrasio, se les encogió el corazón. Hicieron lo mismo al mismo tiempo: coger el teléfono y llamarse uno al otro. Como lo hicieron al unísono, ambos sólo escucharon el tono de "comunicando". Esperaron 5 minutos  y volvieron otra vez, nada, seguian "comunicando". 

Eufrasio pidió el favor  a su compañero para salir ese día una hora antes. Durante la semana había meditado. Al principio pensó en una ruptura abrupta, luego se fue suavizando, al final empezó a recordar todo lo bueno, y se dió cuenta que fallaban muchas cosas: se había perdido la pasión, la comunicación se volvió telegráfica, se habían distanciado muchísimo, aunque como él la amaba igual que cuando la conoció en los billares, se había impuesto el trabajo de volver a conquistarla, como en su día había hecho (en realidad, seguro que no fue así, pero bueno, dejos a Eufrasio con sus pensamientos).

No hizo falta repetir ninguna escena de película romántica, ni romper a llorar los dos, simplemente se miraron y sonrieron. Si al principio de empezar a vivir en pareja, cuando  había pocas pesetas y muchos sueños,  iban hacia adelante, ahora, que lo tenían todo, aunque propiedad del Banco, ¿por qué ir hacia atrás? Se reconciliaron, estaba cantado. Lo que no sé, es si al final hubo o no polvo, aunque eso es lo de menos, ¿no?

La historia está basada en hechos reales, no personales, y la tengo retenida en cerebro desde hace años. Llamarme romanticón y sentimentalote, que lo soy, pero entonces me gustó y ahora he preferido contarla.

Estaré ausente por motivos de trabajo durante una semana. ¡Que duro es dormir sólo en un hotel!, aunque no me quejo, me esperan a la vuelta.

¡Un abrazo para todos!

Miguel



viernes, 12 de noviembre de 2010

¡Desfondado!

¿Conoce alguien esta canción de Martirio?



(No sé que pasa que la canción se corta. Podeis escucharla entera en el siguiente enlace: http://www.goear.com/listen/7ba5f46/estoy-mala-martirio).

Ana alucina con mis gustos musicales. Dice que los de mi época sufrimos daños cerebrales por escuchar a  volumen rompe-tímpanos música bakalao; ¡lo que hay que aguantar!, ¡¿será mejor la suya, que ha crecido con los "triunfitos" de marras?!, en fin.

La canción de Martirio la recordé el otro día escuchando  en la terraza de mi casa, mientras me comía una mandarina,  a las hijas de los vecinos de al lado (ya con hijos,  más de 30 y menos de 40 años), cuando una de ellas le contaba a la otra, que tenía al churri hecho unos zorros porque le tenía a dieta de 2 ó 3 polvos diarios, por prescripción facultativa, para que el sinsustancia de su maridito la embarazara del niño, ahora que ya era madre de dos niñas. La otra, la hermana, ¡encima!, echaba más leña al fuego diciendo  que su cuñado era un pichafloja, que ya se lo decía ella cuando eran más pequeñas, que no entendía el porqué eligió aquel mastuerzo en vez del otro,  que encima tenía carrera y estaba más bueno que el pan. Pobre hombre, le hicieron un traje en un momento.

¡2 ó 3 polvos diarios!, ¡eso debe ser malísimo para la salud!, ¡pobre hombre!, ¡Dios lo tenga en su gloria cuando se reuna con él!, como sigan a ese ritmo... llegará con el pito borrado y más delgado que los niños de Viafra. Además, ahora que lo pienso, ¡no porque ordeñes una vaca más veces de las normales obtendrás más litros de leche!, ¡hay un tiempo mínimo para producir esperma suceptible de atravesar el óvulo y embarazar a la poseedora!

No pude por menos que contárselo a Ana. Se echó a reir. Claro, a mi también me tuvo una temporadita abrasado. Las mujeres, cuando quereis descendencia, sólo veis en nosotros un portador de esperma, nos estrujais como a una esponja. Bueno, hay casos y casos. Habrá algunos que al primer disparo ya harán diana, pero no es así en la mayoría, no, no, ¡que me lo digan a mi!, al parecer, basta que quieras descendencia para que los jodios espermatozoides les dé por ser un vagos y pasen de hacer lo que tienen que hacer. Está muy bien que no sea al primer disparo, pero cuando el cañón tiene la mirilla torcida, y el facultativo de turno, después de hacerte unos análisis, dice en petit comité:

"No hay nada raro, esto es normal, lo que tienen que hacer ustedes es hacerlo a diario varias veces, de esa manera, antes o después, ¡y pueden pasar meses!, usted señora, se quedará embarazada".

¿Para decir eso hace falta estudiar 6 cursos en la universidad?, ohhhhhhhhhhh, ¡me inclino!

Encima, no pasará mucho tiempo sin que se entere TOOOODA la familia que no eres capaz de disparar como es menester, y todos te animarán a "cumplir con el deber", ¡sobre todo las mujeres!, y encima habrá yernos y/o cuñados cachondos que dirán que ellos son "máquinas", más que nada para joder un poquito más. ¡Me sacan la bestia que llevo dentro!

Ayer me crucé al marido de la desesperada por quedarse embarazada al entrar  al portal. Estaba blaquito como la cal, muy delgadillo y con ojeras; incluso le noté más bajo de lo habitual, encima la chaqueta que llevaba era dos tallas superior, parecía un felistrajo. Mientras esperábamos el ascensor, inicié una conversación con él.

- Yo.- ¡Vaya tiempo que hemos tenido!

- El pobre ordeñado.-(con voz muy baja), muy malo.

- Yo.- Incluso ha nevado, es más, esta noche hasta puede nevar.

- El pobre ordeñado.- Siiiiiiii, no he escuchado nada.

- Yo.- En el coño de alguna, ¡JAAAAAAJAAAAAAJAA!, no se enfade, ¡es un chiste muy viejo!

No se enfadó, ¡al contrario!, su semblante abandonó aquel aire triste y  sonrió, sus ojos  apagados hasta se iluminaron.  El ascensor llegó, subimos juntos hasta el piso, y ya fuera, en el descansillo, mientras yo abría la puerta y él hacía un poco de tiempo para tocar el timbre, me dijo:

¿Sabe una cosa?, ¡esta noche va a nevar!

Pues nada, a ver si es verdad que esta noche ha acertado y ya por fin hay embarazo en la familia. Tengo la promesa de cuando me entere del feliz acontencimiento, haré lo posible para invitarle a un pacharán, ¡y brindaremos por todos aquellos que hemos estado en la misma situación!

¡Feliz fin de semana!

Miguel







lunes, 8 de noviembre de 2010

Las fronteras morales.

¡Muy buenas!

¿Como estais compañeros?, yo no estoy mal, ¡gracias! 

He estado unas jornadas  desaparecido de la Blogsfera (hoy espero ponerme un poco al día). En las próximas semanas, estaré todavía más (trabajo, más trabajo en casa, y asuntos personales). Seré durante unas semanas como el Guadiana, que desaparece  para luego "renacer" pasadas varias leguas.

¿Alguien de los que pasan por aquí, residentes en España, han visto ultimamente a personas rebuscar en los cubos de basura?, ¿somos Ana y yo los únicos "extraterrestres" que lo hemos visto?, no creo que lo hayamos soñado, porque no pasan 2 días que no  veamos algo  tan triste por donde vivimos. Generalmente son ancianos, otras veces son familias enteras; los ancianos son españoles, y cuando son familias o personas,  hay para todos los gustos:  desde españoles a sudamericanos, pasando por personas de países del este europeo. Una vez pregunté a un anciano, calculo de unos 80 años, que es lo que andaba buscando, y me contestó: "de todo, desde cobre a comida, es una forma de sacarme unas perrillas y estirar la pensión; no me quejo, los hay que están peor". 

Por cierto, hace unos días se publicó el informe anual de Cáritas y la conclusión fue desoladora: "como mínimo, el 20 % de la población española, vive por debajo del umbral de la pobreza, pasándolas "putas" para subsistir, por lo que tiene que echar mano de la beneficiencia". Hay personas que no se lo quieren creer.

A cuenta de cositas como éstas, el otro día me tuve que apretar un huevo para no saltar, porque me interlocutora, madrileña de nacimiento, que no sabe que Madrid continúa más allá  de la Estación de Atocha, (y eso que ha tenido la oportunidad de viajar por medio mundo), me comentaba que había oído decir, no recordaba dónde, que habia gente que buscaba comida por los cubos, y claro, no daba crédito a lo que había escuchado, y yo, cuando la dije que era verdad, y que lo veía por mi barrio, me dijo que claro, que ahora que estaba todo tan mal, los barrios pobres eran más pobres, bueno y los ricos  también (los barrios, se entiende), porque ahora las tiendas de la "Milla de Oro" vendían menos, y encima había muchos delincuentes que venían del "extraradio". Lo reconozco, me entró un cabreo del 15, y no la mandé al lugar donde amargan los pepinos porque la tengo aprecio, y en honor a la verdad, es una bella persona y si dijo lo que dijo, que lo dijo porque lo piensa así, es porque desde pequeña ha vivido en una sociedad con "fronteras morales", las cuales es mejor no traspasar, no vaya a ser que tengas que pagar peaje y pierdas los "ganado" por  pasarte al otro lado. Yo también he crecido así, y soy residente en mi mundo, rodeado de otros mundos, separados por fronteras. Insisto, hablo de "fronteras morales", no económicas, son distantas, ahí si hay gente que sí desea traspasarlas; pero el flujo, siempre,  en una dirección es muy superior a la contraria.

Creo que se ha entendido bien. He puesto el ejemplo de la pobreza, pero las hay de todo tipo: religiosas; por cuestiones de gustos sexuales, como algunos que dicen que no van por Chueca porque está lleno de maricones y tortilleras, ¡sí, eso yo le he oído!; por filiación política y/o social, tanto de un bando como de otro, con ejemplos de gente riquilla que en la vida se le ocurría ir a un barrio obrero, no vaya a ser que... ¿lo violen?, o al revés, que pasa por algún barrio pudiente y lo primero que le viene a la memoria es derribar todo aquello, creado por el capistalismo salvaje, y bla, bla, bla; o el último, lo más  erróneo que puede haber, ¿por qué se empeñan en el sistema de Educación Española (lo digo con la boca pequeña, porque lo mismo sólo ocurre en la Comunidad Autónoma de Madrid, es lo que tiene vivir en un Reino de Taifas) que un niño con 3 años tiene ya que aprender a leer, escribir, contar y sobre todo, a hacer deberes y estar derecho como una vela, ¡tienen que jugar y aprender a relacionarse con otros niños!, ¡no se trata de crear mano de obra disciplada para el futuro, se trata de preparar personas para que sepan encarar mejor el futuro!, ¡vamos como el cangrejo!, ¡si resucitara María Montessori y se diera una vuelta por las guarderías españolas, seguro que a algún docente "Rotenmeyer" le propinaba un buen puntapié en el culo, que es donde debe tener alojado el sentido común! Un niño, porque aprenda a hacer cuentas a los 3 años no es mejor que otro que no las sepa hacer, ¡otra frontera moral más de las que me toca vivir!

Y lo siento, hoy es lunes y toca chiste, pero de alguna manera me tengo que desahogar y lo hago escribiendo, porque necesito quemar la mala leche que me genera  ésta época que nos está tocando vivir, en donde todo son prisas... para luego no hacer nada; todo son prejuicios por adelantado y sin escuchar; todo son quejas, cuando más nos valdría a muchos darnos con un canto en los dientes, y así puedo seguir. Por cierto, no sé la solución; el único método que utilizo es pensar cosas que me hagan reir, algo me relajea o pegar tres voces y una pataleta aprentado los puños.

La suerte que tenemos es que podemos expresar nuestras ideas de forma libre, eso es para muchas personas del planeta una quimera.

Me he quedado más ancho que largo, vamos, como si hubiera cagado después de 3 días con atranco.

¡Besos!

Miguel







lunes, 1 de noviembre de 2010

El Halloween de los cojones.

¡Holaaaaaa!, ¿hay alguien ahí?

Pues nada, como hoy es el Día de los Difuntos, y en España cada día somos más yanquis, pues eso, que yo también he querido escribir sobre el Halloween de las calabazas con pelos, en vez de ir al cementerio a visitar a mis ancestros.

Vamos a ver, ¡estoy indignado!, ¿como es posible que en la publicidad del Alcampo, Carrefour, y demás centros comerciales, pongan a modelos con disfraces picantones, y lo encuadren como "disfraces para adultos"?, ¡por favor!, ¡que somos muchos hombres con la tetosterona por las nubes!

No sólo los venden en centros comerciales, también en tiendas de juguetes, lo vi el otro día con mis ojitos. En honor a la verdad, en las fotos los disfraces parecen algo y luego, cuando lo tienes en la mano, son trapos de lo peor. Como yo también, a pesar de no querer, me estoy americanizando, intenté por todos los medios que Ana me regalara uno (¡no para ponermelo yo!, ¡mentes sucias!, para que Ana se lo pusiera y reirnos un rato con la tontería), pero nada, ¡me mandó a la mierda y me sableó 30 €!,  se ve que mi hija todavía no ha llegado al peluche número 100, y claro, pobrecilla. ¡Así va el país!, ¡porelamordedios!

Había dos trajes, con la fotito de la modelo correspondiente que eran:

a) Disfraz de enfermera: La modelo, pechugona ella, aparecía con un cachín de blusa que  tapaba lo justito, ombligo al aire, superminifalda que como se inclinara 5º la vertical se la vería toooooodo, ligueros, tacones, ¡ya, ya!, ¿enfermera?

b) Disfraz de bruja: Similar la otro, todavía con menos paño, y con un gorro estúpido de bruja como complemento. Le faltaba el palo, pero visto lo visto, más le iba algún artilugio erótico que el palo de una escoba.

Ahora muchos estarán pensando que soy un carca, nooooooo, lo que pasa es que me sorprende, ¿se disfraza alguna mujer así en Halloween?, parece que sí; según la encargada de la tienda de juguetes,  los vendían como rosquillas; sin embargo, los de los niños no se vendían ni regalándolos, ¡ver para creer!

Ya lo dice el "Bonico del to", que junto con "El gañaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan" son mis guías espirituales para todo. Prestar atención a lo que dice:



¡Más razón que un santo!, ¡amos!, ¡que me viene Ana así disfraza y le hago un hermanito a Claudia!, ¡anda!  si está por aquí:

- Yo.- ¡Hola gañana!

- Ana.- ¿Ya estás otra vez con el ordenador?

- Yo.- ¿Te acuerdas de lo que hablabámos el otro día con respecto a los disfraces calentorros?, mira he escrito sobre ello, ¿lo quieres leer?

- Ana.- Bueno, a ver, aja, aja, aja, ummmmmm, pst, aja, aja, pos vale, umju, umju, aja, pues hala, ya lo he leído. 

- Yo.- JAAAJAAAAAA, ¿te ha gustado?

- Ana.- No sabía que estuvieras tan mal.

- Yo.- ¿Ein?, ¿como mal?

Ana se ha ido chavales, y me ha dejado aquí sentado, con la boca abierta , los piés fríos y la cabeza caliente.  Por los pasos sé que está en la cocina, suenan distinto las pisadas allí que en el resto de la casa, viene arrastrando algo, ¿que será?

- Yo.- ¡Oye!, ¿para qué quieres esa escoba?, ¿no iras a disfrazarte ahora de bruja?, ¿oye?, ¡qué eres muy burra y te veo venir!, ¿no estarás pesando....?, ¡mira que eso hace mucho daño!

- Ana.- ¡¡Ponte ahora mismo a barrer, o verás lo que es una bruja con muy mala leche que te hará un conjuro que cágate tú de tu café cagandillo!!, ¡so mastuerzo!, ¡sin sustancia!, ¡vamos!

¡Maldito Halloween!, encima me duele el culo horrores,  mi amorcito me ha dado un puntapié cariñoso y encima me está regañando porque dice que le he roto la zapatilla con el culo, ¡ay que joderse y agarrase el culo para no peerse!

¡Madre del amor hermoso!, ¡encima las Navidades están a la vuelta de la esquinaaaaaaaaa!, ¡las odioooooo!

Miguel