Óptica Calvo

miércoles, 20 de octubre de 2010

La tormenta.

"Mañana, en la zona centro, se espera una bajada de las temperaturas que...", decía la señorita del tiempo por T.V.,  ( "cuando el grajo vuela bajo, hace un frío del carajo",  con voz metálica recordaba el reflán en  mi cabeza). 

Claudia se ha terminado hace 10 minutos su ración de leche con cereales, con trabajo, como de costumbre. Ha estado jugando un rato con unas muñecas, en la alfombra, hasta que ha decidido que hay que acostarse y se ha levantado, me ha lanzado un beso, ha dicho adios, y cogiendo de la mano a Ana se ha ido a dormir.

Está el portátil de Ana encendido, tiene que estudiar unos apuntos del Master. Le dedicará una hora, está muy cansada.

Yo tengo las tareás terminadas. He fregado los cacharros, he limpiado lo manchado, tengo la comida para mañana en el frigorífico y la ropa preparada. He sacado del armario un abrigo largo, un capricho que me di el año pasado.

Empieza una serie, se llama "Física o Química"; al principio me entretenía, ahora me aburre, a Ana la divierte, en fin, la veremos. Si los guionistas han basado los diálogos y situaciones en  hechos reales, entonces, los guionistas son de Marte.

Pasa la noche, pasan las horas, nos despertamos varias veces durante el sueño, arriba, son ya  las 6:40,  tengo el despertador apagado desde hace 10 minutos, no me duermo desde las 6:00, ¡al curro!

Tengo una tormenta en mi cerebro. Truena, hay relámpagos a miles, llueve a cántaros. Mi humor está en borrasca profunda, y siento frío, ¿estaré pillando una gripe?

En el trayecto al curro me encuentro con personas que también están en "tormenta", se nota en sus caras, en sus gestos, en la forma de sentarse, algunos parecen incluso que asistieran a su propio funeral.

Llego al trabajo, la tormenta se agudiza, la fría lluvia me inunda por todo el cuerpo, me echan un bronca porque hice algo mal,  ¡una gilipollez!, ¡no se puede tener el cerebro en 5 cosas a la vez y tener que resolverlas todas en microsegundos!, ¡no aprendo! Me disgusto.

Por la tarde voy a la sucursal, en donde el puto cajero me robó 60 € el domingo, ¡no me los dió!, harto de pelear con los empleados de banca que ahí trabajan, les amenazo con denunciarles en la comisaría de Peña Trevinca. Se me ponen chulos, ¡pa chulo mi pirulo!, a la comisaría echando pestes.

3 horas de espera, me subo por las paredes, como alguien ose rozarme en algo que se atenga a las consecuencias. Por fin me toca. Me siento. La policía está bien buena, seguro que con minifalda y traje entallado no parecería policía.

- Policía.- ¿Dígame?

- Yo.- Vengo a denunciar a la sucursal de la Caja Laboral que está al lado del metro de Nueva Numancia. ¡Me han robado 60 €!

Explico a la policía lo que me ha pasado. Doy todos los detalles. He pedido una tarjeta del director de la sucursal, a él irá dirigida la denuncia. La policía escribe como un robot en un teclado. Después de verificar mis datos me la lee en voz alta. Asiento con la cabeza. Firmo la denuncia.

Son casi las 9:30, ¡y todavía no he puesto el huevo en casa! Cuando llego Claudia está cenando.

Ana.- No te han dado los 60 €, ¿verdad?

Yo.- No. Ya les he puesto una denuncia. 

Ana.- Tienes el fregadero lleno de cacharros, friégalos antes de ducharte. 

Yo.- Vale.

Los friego. Cuando termino doy un beso a Claudia y me voy a  la ducha,  tal vez el agua tibia me ponga a tono. Me limpia, y expulsa el mal olor, pero sigo en tormenta. Una vez duchado y afeitado, recogo el pañal de Claudia con el ñordo de antes de dormir y lo tiro a la basura. Ana ya está sentada frente al T.V. Hoy no va a estudiar. No me dice nada, sólo sonríe.

Al rato, la tormenta ha pasado, ha durado el tiempo suficiente para hacer algunos estragos, pero, como todo en la vida, antes o después, volverá a lucir el sol y saldrá el arco iris.

Otra noche más que no hemos descansado bien. El mistro trayecto al curro. El mismo bar. El mismo café "desantracador"... y ¡toma sorpresa a buena mañana!, la cosa más preciada de la empresa,  mi ordenador, ha sufrido graves pérdidas por unas mejoras que están haciendo en el sistema informático, y, cuando estaba a punto de cargarme al informático, recibo una llamada de teléfono.

- ¿Sr. Miguel Ángel Chico?


- Soy yo.


- Soy Antonio, de la sucursal de Caja... Le llamo para decirle que todo está arreglado. Ha sido un error fatal del cajero. Acabamos de hacerle la transferencia a su cuenta, reembolsando la cantidad que debía de haberle dado. Si mañana no la ha recibido, por favor, no dude en llamarme.


- Alberto, te ha salvado la campana.

Y Alberto (el informático), traga saliva y piensa: al final, volverá a salir el sol y lucirá el arco iris.

Miguel




25 comentarios:

  1. Siempre vuelve la calma tras la tormenta Miguel.Lo de dormir mal,ja,ja,ja...no os queda tiempo y en cuanto al tema del cajero ,me lo hubieses dicho y voy con mi bastón como si fuera el tío de la vara y te los hubiera devuelto con intereses.
    pero todo ha vbuelto a la normalidad COMO SIEMPRE.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. woo..una dia tormentoso lo tiene cualquiera hombre..aunque si es verdad que, yo al menos, con los días malos, yo tambien me pongo de mala ostia..xDD..

    Al final todo arreglado..si esque hay que ir con amenazas por la vida..xDD

    un besazo!!

    ResponderEliminar
  3. ME ENCANTAN TUS ESCRITOS!!!
    SON GENIALES Y ME SIENTO IDENTIFICADO EN ELLOS!!
    FELICIDADES... AHORA TE SEGUIRE PARA PASARME DE VEZ EN CUANDO A LEERTE.
    (debo confesarte que algunas palabras no entiendo bien, pero me imagino el significado :P )
    UN ABRAZO GRANDE!!

    ResponderEliminar
  4. jaja hay días que es mejor no levantarse de la cama, cari... ¡El otoño es terrible!. En mi casa tb. hay que tener un cuidado del carajo. Mi madre está todo el día diciendo que le cae el pelo a cuajo y eso le pone de una mala leche, aparte que anda todo el mundo medio atorrijado... Y viene todos los dias negra, pues tb dice que la aplicación que hay en todos los institutos de Madrid lleva dos días sin funcionar

    Lo del cajero era lo normal, un banco no pierde un cliente por 60 euros. supongo que has ido a retirar la denuncia, no?

    En fin, menos mal que ha cambiado el gobierno y el Real madrid va ganando, jaaj


    Bezos.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta este tipo de escritura,frases cortas,puntos....una narración rápida y en presente. Te ha salido Genial!!!

    Y por supuesto que sale el sol,si eso ya lo sabes!!!
    bien por los 60 pavos que te han devuelto!!

    ResponderEliminar
  6. Yo, como los hubiera dado por perdidos, para acelerar el paso de largo de la tormenta, me los hubiera gastado en una buena cena (en casa mejor, sobre todo cuando no soy yo la que friega los cacharros). Vuelve a brillar el sol, eso es lo que importa.
    Un besazo!
    Vir

    PD.: Solo Vir, por favor.

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado esta entrada. Sirve un poco para hacerse una idea de tu vida cotidiana, eso sí, en días de tormenta, eh? ;)
    Tanis

    ResponderEliminar
  8. Sabes...como han cambiado las cosas. No se puede ya ser hombre...jajaja
    Parecemos una versión poco jocosa de Gracita Morales...¡Hoy que joderrrrrseeeee con el señoriiiitttttooo!
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Muy buena aproximación a la vida del hombre mediocre, sin tiempo ni para cagar... el rápido pasar de las diapositivas de la vida del hombre mediocre da rapidez al relato y no por ello llegará antes al retrete.
    Un saludo Vloj (el metro de Nueva Numancia es el que más veces he cogido en mi vida).

    ResponderEliminar
  10. ¡Que bien un final fellizzzzzzzz!!!! jaja A ritmo de timbales tu relato de tu día como alguien dice..me ha hecho sentirte hoy más cerca Miguel. BRavo por el Banco "responsable" jaja Menos bravo por el informático "escabullido del bufido"...Besitos para ti (animo después de la tormenta siempre llega la calma))))

    ResponderEliminar
  11. Hola Miguel, yo tengo una frase que me digo a veces a mí misma, cuando la cosa se tuerce por lo que sea, "siempre que llueve, escampa", parecido a lo tuyo :-)
    No es que solucione nada, pero ayuda. Y luego ¡sale el sol!
    un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  12. Colega... Eres capaz de explicar un día normal como una de las mejores aventuras de Indiana Jones.
    Cómprate un friegaplatos... Te quitará años de encima.

    Un abrazo crack

    ResponderEliminar
  13. Bueno bueno que ya paso y aqui estamos todos para levantarte el animo, como tú lo haces siempre con nosotros, un millon de besos y abrazos.......

    ResponderEliminar
  14. a y acuerdate que cuando llueve mucho y sale el sol, viene el arcoiris¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  15. Qué día de merde! (en francés no suena tan fuerte).
    Menos mal que te devolvieron el dinero! No hubiera querido estar en el lugar del informático, jjajjajaja!!
    Vos enfadado, no sos justamente Dulcinea del Toboso!

    Muchas gracias por tu visita.

    BESOTES AMIGO!

    ResponderEliminar
  16. MORGANA:

    ¡Hola guapetona!

    Además que sí, aunque a veces la tormenta te deja bien tocado.

    Todo se resolvió, JAAAAAA, nos juntamos dos con tormenta cerebral!!!

    ¡Un besazo!

    LINA MARÍA:

    ¡Hola guapetona!

    Menos mal, porque yo no tengo término medio, o estoy muy tranquilo, o "como" directamente.

    ¡Un besazo!

    JUAN RAMÓN:

    ¡Hola Juan Ramón!

    ¡Bienvenido!

    Imagino que palabas son extrañas para ti... voy a conocerte.

    THIAGO:

    ¡Hola mocetón!

    JAAAA!!! sí, la quité, JEEEEE!!!!!

    Menos mal que gana el Real Madrid!!

    No, si tu madre, la pobre, me la estoy imaginando...

    ¡Un abrazo!

    CONXA:

    ¡Hola guapetona!

    JAAAAA!!!!! ¡Me gusta que te guste!

    Ya salió el sol!!! aunque he quedado un pelín tocado, pero nada, que hilo y aguja y todo arreglando.

    ¡Un besazo!

    VIR:

    ¡Hola Vir!

    ¡Hecho!, espero no equivocarmen, si lo hago perdóname, soy muy despistado.

    ¡Lo de la cena me parece una idea excelente!

    ¡Un besazo!

    TANIS:

    ¡Hola Tanis!

    JAAAAA!!! ufff, mejor no verme, te lo digo con el corazón!!

    ¡Un besote!

    CALVARIAN:

    JAAAJAAAAA!!!! Tu y yo nos íbamos a entender de maravilla, JAAAA!!!!

    ¡Un abrazo!

    VLOJ:

    ¡Hola!

    ¿Así que vallekano?, JAAAA!!!, pues sí, mediocre, y bien mediocre.

    Voy a conocerte...

    WINNIE:

    ¡Hola guapetona!

    ¡UN BESAZO!

    MERCEDES:

    ¡Hola Mercedes!

    JAAAAA!!!, yo creo, que el que más o el que menos, se aplica el mismo reflán. De nada sirve torturarse, es mejor "pensamiento positivo"

    ¡Un besazo!

    JOSEP:

    ¡Hola Josep!

    JAAAA!!! Tenemos friegaplatos, pero sólo lo utizamos cuando viene alguien a comer, ¡somos más tontos!

    ¡Un fuerte abrazo!

    ARIADNA:

    ¡Hola guapísima!

    Con tu sola presencia ya se me pasa la tormenta.

    ¡Un besazo1

    STANLEY KOWALSKY:

    ¡Hola Stanley!

    JAAAA!!! ya pasó, ya pasó, JAAA!!!!

    Nooooo, soy un monstruo que hay que temeeeer.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  17. "cuando el grajo vuela bajo,
    hace un frío del carajo
    y a tomar sopas de ajo..."


    Te dejo esta filosofica letra de


    ¿Cuándo fue el Gran Estallido?
    ¿Dónde estamos antes de nacer?
    ¿Dónde está el eslabón perdido?
    ¿Dónde vamos después de morir?
    ¿Qué son los agujeros negros?
    ¿Se expande el universo?
    ¿Es cóncavo o convexo?

    ¿Quiénes somos?
    ¿De dónde venimos?
    ¿Adónde vamos?
    ¿Estamos solos en la galaxia o acompañados?
    ¿Y si existe un más allá?
    ¿Y si hay reencarnación?

    ¿Quiénes somos?
    ¿De dónde venimos?
    ¿Adónde vamos?
    ¿Estamos solos en la galaxia o acompañados?

    ¿Qué es el ser?
    ¿Qué es la esencia?
    ¿Qué es la nada?
    ¿Qué es la eternidad?
    ¿Somos alma?
    ¿Somos materia?
    ¿Somos sólo fruto del azar?
    ¿Es fiable el carbono 14?
    ¿Es nuestro antepasado el hombre de Orce?

    ¿Quiénes somos?
    ¿De dónde venimos?
    ¿Adónde vamos?
    ¿Estamos solos en la galaxia o acompañados?
    ¿Y si existe un más allá?
    ¿Y si hay reencarnación?

    Siniestro Total

    ResponderEliminar
  18. Ante todo mucha calma es lo que quería decir

    ResponderEliminar
  19. tras la tormenta viene la calma, tranquilo Miguel, un beso para los tres, eso si, que la próxima tormenta no se acuerde de nosotros

    ResponderEliminar
  20. Holaa... muchas gracias por pasar y dejar tu comentario que es tan importante para el que escribe, y lo sabes... es el combustible para continuar haciendolo. :)
    Ya deje una respuesta al mismo. :)

    Un beso y abrazo grandes!!!!

    ResponderEliminar
  21. TEMUJIN:

    ¡Hola Temujin!

    Acaba de pasar por mi mente el German Coppini cantando la canción, JAAAAAAA!!!

    ¡Ya estoy tranquilo!, hasta que venga algún gilipollas y me ponga otra vez de mala leche.

    ¡Un abrazo!

    SHIRYU DE ATHENEA:

    ¡Hola Shiryu!

    ¡Muchas gracias!, son tormentas que pasan.

    ¡Un besote muy grande!

    JUAN MANUEL RAMOS:

    ¡Hola Juan Manuel!

    No hay porqué darlas, estaría bueno.

    ¡Un abrazo también para ti!

    Miguel

    ResponderEliminar
  22. Joer, que mal rollito con eso del cajero, e hiciste bien en quejarte (aunque ellos luego comprobaran -tuvieran qu hacerlo- que no les cuadraba las cuentas, no?). en fin, a veces nuestro estado de ánimo nos hace tan susceptible a cualquier cosa, que nos da mas o menos paciencia... tranquilo Miguel, respira... espero que Alberto haya solucionado el problema (y veais juntos el arco iris, jeje). Besos!

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola Olivia!

    Se quedo el ordenador tocado, pero afortunadamente no se ha borrado nada que sea irrecuperable, ¡menos mal!

    Sí, si en cuanto lo miraron se dieron cuenta, no se quedan con lo que no es suyo.

    ¡Un besazo muy grande, y feliz fin de semana!

    Miguel

    ResponderEliminar
  24. contra como para meterse contigo, no no no... que miedo jajajajaj. No sabía yo que denunciando en la comisaria podrías lograr esto.. ummm, me lo apunto. Uf, de esos días grises si que he tenido mucho, y en fin, son un horror porque parece que todo se nos vuelve en nuestra contra.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  25. ¡Hola Alex!

    Se debe denunciar, sirva o no.

    En hornor a la verdad, se juntaron el hambre con las ganas de comer, dos personas en tormenta que no supieron enterderse. En cuanto contaron el dinero del cajero, vieron el fallo, así de simple.

    Todo está olvidado, y como no tengo cuenta en Vallecas (¿te lo puedes creer, ¡es donde vivo!), lo mismo me animo y lo hago ahí.

    Y como bien dices al final, hay días que es mejor no levantarse, o que llegue rápido la noche para meterse en la cama.

    ¡Otro para ti!

    Miguel

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.