Óptica Calvo

viernes, 29 de octubre de 2010

La bicicleta que recogía personas.

El trayecto desde el pueblo hasta la fábrica de cemento era de 5 Km. Sinesio trabaja de peón especializado. 3 pts. al día de jornal, monetizaba su vida. A base ahorrar, había conseguido comprar una bicicleta de segundas manos, un lujo en aquella época.

Aquel sábado de mayo, Sinesio tenía que entrar en la cementera a las 7:30. Arrancaba uno de los hornos, y los peones tenían 10 horas por delante echando carbón a paladas. Desayunó un trozo de pan con un vaso de leche, en compañía de su mujer, que  se había levantado para preparle el hatillo. Sus dos hijos dormían plácidamente en un camastro.

La carretera  de la cementera atravesaba un bosque frondoso, la parte más asustadiza del camino, lugar de fábulas tenebrosas, que se contaban a los niños en noches cerradas de invierno. Un poco antes de llegar a la zona boscosa, un muchacho andaba por la carretera. Sus ropas tenían remiendo sobre remiendo, llevaba una bolsa en bandolera y caminaba a buen paso. Se detuvo a su lado.

- Sinesio.- ¿A dónde vas muchacho?

- Muchacho.- A la cementera.

- Sinesio.- ¿Por qué vas descalzo?

- Muchacho.- Porque mis padres son muy pobres, señor; somos tres hermanos, yo soy el mayor, y hoy comienzo a trabajar en la cementera.

- Sinesio.- No te conozco, no eres del pueblo. 

- Muchacho.- Soy de Valdecasas (un pueblo a unos 15 Km. de Sinesio).

- Sinesio.- ¿Vienes andando desde allí?

- Muchacho.- Sí señor.

Sinesio sintió algo en su interior, tristeza, pena, dolor, "¡pobre muchacho!", pensó.

- Sinesio.- Anda, súbete a la parte de atrás de la bicicleta (la parte que está provista para colocar un cajón, que también sirve de segundo sillín). Con la caminata que llevas, estarás cansado antes de trabajar, y te echarán.

- Muchacho.- ¡Gracias señor!

Con el muchacho de paquete, Sinesio tenía que esforzarse más  de lo habitual para poder avanzar. Gracias a que el bosque hacía de paraviento y que el terreno era llano, pedaleaba con esfuerzo pero sin perder el resuello. Poco antes de finalizar el bosque, un hombre andrajoso caminaba por la carretera, también en dirección a la cementera. Muchacho y ciclista giraron la cabeza, lo rebasaron.

- Sinesio.- ¿Has visto eso chaval? (mientras pedaleaba)

- Muchacho.- Debe ser muy pobre. Llevaba un triste trapo a modo de vestimenta. No sé si se habrá fijado, pero parecía que llevara días sin asearse, es más, incluso semanas, su olor pestilente me ha molestado.

- Sinesio.- Esta carretera finaliza en la cementera, después no hay nada más, camina hacia allí.

Sinesio se dió  la vuelta y fue al encuentro. El hombre se había sentado.

- Sinesio.- Oiga, ¿va usted a la cementera?, ¿de dónde viene?

- Mendigo.- Sí, voy a la cementera, me llamo Miseria.

- Sinesio.- Queda apenas 1 Km. para llegar, súbase a la barra y le llevo.

- Muchacho.- Mejor que se suba atrás, yo puedo andar, iré caminando al lado.

- Sinesio.- Tus padres estarán orgullosos de ti. Tenga (dirigiéndose al hombre andrajoso), un trozo de pan, suba a la parte de atrás y vaya comiéndoselo, tiene usted pinta de no haber comido en días.

El mendigo se sentó en el transportín, y empezó a morder sin ganas aquel chusco de pan negro. 

El final del viaje terminó con sorpresa. La fábrica era devorada por llamas, que la calcinaban a velocidades increibles. Sinesio miraba atónito, el muchacho miraba al suelo, ¡justo el día que empezaba a trabajar se quema la fábrica!, y el mendigo comía el chusco de pan regalado, nada más. La impotencia atrapó a Sinesio y las lágrimas empezaron a caer por sus mejillas....

------------------------

"Vamos Sinesio", levántate, llegarás tarde al trabajo y se enfadarán tus jefes, ¡es sábado y mañana no se trabaja!, ¡venga!", gritaba Hortensia.

"¡Joder Hortensia!, estaba soñando, ufff, un sueño horroroso, se quemaba la cementera, y había un chaval y un mendigo, no sé, todo muy raro", hablaba Sinesio, al mismo tiempo que se desperezaba.

"Cuando regreses, tengo que darte una buena noticia, no insistas en saberla ahora, no te la voy a decir hasta esta noche"; y acto seguido se fue a la cocina, a preparar el almuerzo, mientras Sinesio se lavaba la cara en una palangana.

Sinesio se encontró la cementera en llamas, había habido una explosión. Ayudó acarreando agua, junto con otros obreros (los vivos, porque había heridos y muchos habían fallecido) para intentar sofocarlo, pero fue en balde, todo se quemó. El fuego arrasó con la única fuente de trabajo de  toda la comarca, la primavera se transformó en invierno gélido, la miseria asomaba a los habitantes del lugar.

La buena noticia era que Hortensia estaba otra vez en cinta, y deseaba con todos sus fuerzas que fuera una niña. La futura mamá, eligió un mal día para decir la buena nueva.

¿Os ha pasado alguna vez que habeis tenido un sueño, que luego, se repite en la vida real? Yo sí, en dos ocasiones.

¡Feliz fin de semana!

Miguel


Etiquetas: ,


28 comentarios:

  1. Bonito motivo el de tu relato Miguel. Solidaridad...lo habría llamado yo...me ha encantado.
    Llevo una racha que sueño muchísimo y lo recuerdo y no descanso durante la noche...así que qué te voy a contar. Ya a veces confundo la realidad con el sueño...¡un desastre! Pero bueno hoy es vispera de puente...que lo disfruteis familia

    ResponderEliminar
  2. yo he tenido dejavus de esos pero nada más. Feliz finde para ti también!

    ResponderEliminar
  3. Yo suelo sonar mucho, pero de momento no se ha cumplido ninguno de ellos, y casi mejor que no porque suelen ser bastante dramáticos algunos de ellos. Presentimientos si, y sueños a los que les das vueltas tbm, pero cuando me pase me pongo un 902 , JAJAJAJA

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Miguel! bonito relato, pero un poco inquietante :-)
    No he tenido ni quiero tener sueños premonitorios!!
    besos y muy feliz largo fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. NO!!! Nunca me ha sucedido, y creo que prefiero que no me suceda.

    Buena historia Miguelin.

    buen finde

    ResponderEliminar
  6. Pues espero que el de esta noche no se repita...

    ResponderEliminar
  7. Hermoso relato.
    Feliz fin de semana.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. WINNIE:

    ¡Hola Winnie!

    A mi me pasa igual, duermo regular y descanso así-asá, y bueno, tengo sueños muy raros y recurrentes. Espero que no se cumplan.

    ¡Un besazo muy grande!

    MIABI:

    ¡Hola Miabi!

    JAAAAA!!! yo he tenido dos sueños que se han cumplido. Tal vez sea casualidad.

    ¡Feliz fin de semana!

    ALEX:

    ¡Hola Alex!

    JAAAA!!!! cruzo los dedos para que no pase!!!!

    ¡Un fortísimo abrazo!

    MERCEDES:

    ¡Hola Mercedes!

    Sí, inquietante, y luego se cumplió, ojalá hubiera sido bonito.

    Pues si sueñas, que sueñes cosas que sean bonitas para que se cumplan.

    ¡Un besazo!

    CONXA:

    ¡Hola Conxa!

    JAAAAA!!! ojalá que no, o, te digo lo mismo que a Mercedes.

    Celebro que te haya gustado!

    ¡Un besazo!

    TEMUJIN:

    ¡¡Ni yo!!, porque, vaya sueño!!!

    ¡Un fortísimo abrazo!

    DON VITO:

    ¡Hola Don Vito!

    ¡Gracias por la visita!

    ¡un fuerte abrazo!

    DISANCOR:

    ¡Hola Disancor!

    ¡Muchas gracias por la visita y el comentario!

    Voy a conocerte...

    Miguel

    ResponderEliminar
  9. Buen relato, Miguel.
    Yo no recuerdo haber tenido nunca sueños premonitorios ¡ni falta que me hace!
    lo unico que quiero soñar es que mi novela triunfa, jeje.

    ResponderEliminar
  10. Ameno relato, don Miguel. Respecto a tu pregunta no estoy muy seguro ... he vivido ya tantos sueños y tantas realidades. ;) Yo creo que alguna vez si que han coincidido.

    Abrazos, buen finde.

    ResponderEliminar
  11. Mi querido amigo... espectacular escrito!!
    Y los sueños... ¿que serán? Quizas una forma de avisarnos lo que nos da vueltas por la cabeza durante tiempo, sin querer, sin avisarnos.
    Y que lindo es soñar.... con los ojos cerrados... y tambien abiertos.
    Un abrazo muy grande y felicitaciones una vez mas...
    Es fabuloso leerte... :)

    ResponderEliminar
  12. LOLA MARINÉ:

    ¡Hola Lola!

    ¡Gracias!

    ¿Y por qué no puedes soñar que tu novela triunfa?, soñar, no cuesta nada. Además, de sueños, a veces, salen buenos textos.

    ¡Un besazo!

    CELEBES:

    ¡Hola mocetón!

    He leído en tu blog la películar que van a proyectar éste fin de semana en la FNAC de Zaragoza. No conocía tu vena cinéfila.

    Espero que las coincidencias fueran buenas ;)

    ¡Un fuerte abrazo!

    JUAN MANUEL RAMOS SORIA:

    ¡Hola Juan!

    ¡Gracias!, me vas a poner como un tomate...

    ¡Lo mismo digo!

    Y ¡que sigamos soñando!

    ¡Un abrazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  13. hoy ya por lo menos he sonreído, pero no he reído

    ResponderEliminar
  14. Algo es algo, ¿no te parece?

    Miguel

    ResponderEliminar
  15. jaj yo no, y no creo en los sueños premonitorios, lo siento.. jaja otra cosa es que sueñes con algo que has reprimido. O que Sinesio, en sueños, oyera la explosión o tal vez le llegara le olor a fuego del incendio. o que incluso soñara con ver la fabrica arde pq odiaba trabjar alli, como yo quería que se quemara el colegio para no ir, jaja

    YO tenía un amigo que me llevaba en la barra de la bici y me encantaba, hasta que un día descubrí que su bici no tenía barra, jaaj


    Bezos.

    ResponderEliminar
  16. y mi comentario??? desaparecio??? bueno va de nuevo¡¡

    Emotiva historia me encanto es como la vida misma llena de sorpresas y cosas buenas y malas en fin......

    Pues a mí lo que me pasa es que sueño lugares y personas que conosco después...

    un besito lindo fin de semana

    ResponderEliminar
  17. Yo nunca he tenido sueños premonitorios, y casi lo prefiero ;-)Buen puente!
    Un beso,

    ResponderEliminar
  18. Bonito relato, yo jamás he tenido sueños que se cumplan, además pienso que con los sueños no hay que comerse el coco, que son sueños y punto. Freud creo que me mataría...
    Buen finde

    ResponderEliminar
  19. Lo anterior es mío.
    Tanis

    ResponderEliminar
  20. Esa bicicleta empezaba a parecer el camarote de los hermanos Marx. Generalmente no recuerdo mis sueños, por lo que desconozco si alguno de ellos se ha hecho realidad. Una vez soñé que me tocaba la primi, pero que yo sepa...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Me encantó el relato! Dos veces tuve sueños premonitorios, y los dos se cumplieron tal cual los soñé, eran sueños muy hermosos! Y lo mejor de todo es que los conté antes que sucediera; varios quedaron de piedra, jajajajaja!!

    Gracias por tu visita!

    BUEN FINDE QUERIDO AMIGO!

    ResponderEliminar
  22. a mi también me encantó leerte hoy!!
    me fascina soñar...sueño de día y de noche
    y ojalá se cumplan mis sueños...
    conoceros era uno de ellos...tengo miles!! jaja

    Un besazooo enorme!!! Triple como siempre!!
    ahhhhhhh y mordisquitos pa mi peque!!

    ResponderEliminar
  23. THIAGO:

    ¡Hola Thiago!

    JAAJAAAAAAAAA!!!!!! como eres!!!!! JAAJAAAAA!!!

    Hay que soñar, y cosas buenas, que alguna seguro se cumple.

    ¡Un fuerte abrazo!

    ARIADNA:

    ¡Hola Ariadna!

    Te entiendo, ¡da una rabia!, ¡¡AG!!

    ¿De verdad?, pues mira, ojalá sigas soñando, y sigas conociendo.

    ¡Un besazo muy grande!

    MCARMEN:

    ¡Hola Mª Carmen!

    JAJAAAA!!! Depende!, ¿verdad?

    ¡Un besazo y feliz puente!

    TANIS:

    ¡Hola Tanis!

    Yo creo, que el hombre no sabe ni la mitad. Hablo desde mi experiencia, en donde te puedo decir que he soñado dos veces cosas muy malas, y se han cumplido.

    Pero, mejor no pensarlo.

    ¡Un beso Tanis!

    JOSEP CAPSIR:

    ¡Hola Josep!

    JAAJAAAAA!!! que grande eres!!!!!

    Quien sabe, a lo mejor el sueño se hace realidad, lo importante es seguir echando, ¿no?

    ¡Un fortísimo abrazo!

    STANLEY KOWALSKY:

    ¡Hola Stanley!

    ¡A mi me ha pasado igual!, pero sueños malos, aunque terminaron muy bien!!! (uno fue el accidente que tuve de tráfico, lo soñé casi igual, varios meses antes).

    ¡Me alegra que te haya gustado!

    ¡Un fortísimo abrazo!

    SENSACIONES:

    ¡Hola guapísima!

    Que sepas que nosotros también estamos feliz de haberte conocido, y ¡leches!, que aquí tienes tu casa si algún dias tienes que venir, verás que la peque es mucha peque, JAAAJAAA!!!!

    ¡Lo mejor para ti, de todo corazón!

    ¡Un besazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  24. Una tarde más aquí me tienes perdido entre tus cosillas. Precioso como siempre.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. ¡Hola!

    ¡Siempre es un placer tu visita!

    ¡Un fuerte abrazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  26. alguien ha dicho deja vu?.. me acojonan..

    ResponderEliminar
  27. genial el relato, la verdad es que te hace pensar, la solidaridad a veces parece un pecado, que poca gente la lleva a cabo en serio... aún hay un buen montón de personas que si son solidarias, pero los demás no se dan cuenta de lo fácil que es ser solidario, besos

    ResponderEliminar
  28. JORDIM:

    ¡Hola Jordim!

    JAAAA!!! ¿por qué?

    ¡Un abrazo!

    SHIRYU DE ATHENA:

    ¡Hola guapetona!

    ¡CELEBRO QUE TE HAYA GUSTADO!

    Las hay, muchas, ¡y menos mal!

    ¡Un besazo!

    Miguel

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.