Óptica Calvo

lunes, 20 de septiembre de 2010

Estos niños...

¡Como corre el mes de septiembre!, ya no queda nada para que nos den la tabarra con la Navipeich, ¡UFFF!

Los transportes públicos son fuente inagotable de vivencias para luego ser contadas. Tengo varias anécdotas de mamás  y papás que han pasado un mal rato con sus hijos pequeños, cuando viajaban en metro o tren. Generalmente, esos diablillos no paran, son como toberllinos, preguntan sin cesar, y creo que engordan dando por saco a todos los viajeros, y, sobre todo, a sus padres, que algunos pasan una vergüenza supina.

El pasado mayo, regresando del curro en el Cercanías, iba una mamá con un niño que no llegaría a los 4 años. La habían cedido el asiento, ¡muy bien hecho!, porque a parte de su hijo, portaba varias bolsas. El niño no deseaba estarse quieto ni por un momento, preguntaba tonterías sin cesar, una y otra vez, a voz en grito, ¡daban ganas de darle un sopapo!, mientras, la pobre madre hacía lo imposible para que estuviera más calmado y no hablara tan alto. Llamarme burro, y además, soy padre de una hija de año y medio, pero a veces, ¡hay que joderse  con las consecuencias que trae el haber tenido unos segundos de gustirrinín!

Al lado de mi iba una chiquita sudamericana, con un escotazo que se le veía hasta los pelos del ombligo y con una delantera que no era de éste mundo. "Habrá quedado con el churri," pensé,  porque no creo que fuera así a trabajar. Sus tetazas, como melones, aguantaban estóicas los escáneres de todos los machos del convoy.

Aquel niño, en una  sus idas y venidas por el pasillo del vagón, descubrío aquellas dos montañas redondas. Con la boca abierta, y ojos como platos, se quedó mirando fijamente aquel cuerpo. La poseedora de las mamas (no confundir con mamás) atrayentes cada vez estaba más nerviosa, ¡pobre chica!, ¡entre los gañanes que la desnudábamos  con la vista!, y el niño aquel que parecía abducido por algo extraterreste, no sabía donde meterse!

La madre ni se enteró. Con la vista perdida en el infinito, con cara de abatimiento,  "descansaba" estando sumida en sus pensamientos, hasta que su hijo la hizo volver al mundo real diciéndola algo en voz baja. Estaba claro que se refería a mi compañera de viaje, porque la apuntaba con el dedo. La madre le regañó con mucha dulzura, ¡monumentos en cada esquina a las madres había que poner!, y parece que el niño se olvidó del asunto.

Hasta que pasados unos minutos, el niño vuelve otra vez, la mira, y dice a gritos:

"¿Son operadas?"

¿¡Un mierda que no levantaba un palmo del suelo, va y suelto eso!?, ¿pero como  puede hacer un mocoso semejante pregunta? Todos los que estaban alli empezaron a reirse, incluso la madre, y yo también, salvo la pobre chica, que no abrió la boca y se bajó en la misma parada que yo, que era la siguiente al sainete presenciado.

Arriba, en el recibidor de la estación de Entrevías-Asamblea de Madrid, estaba esperándola el novio, a juzgar por como la recibió, y ahí los dejé, porque no eché vista atrás (bastante cotilla había sido ya).

Me sentí "sucio" en el camino de la estación a  casa. No pude evitar escanear aquellas tetas, y pensar algunas barbaridades, echaré la culpa a la tetosterona; pero lo que más incómodo me hizo sentir fue las risas de los viajeros, y la pobre chica, ¡que nada malo estaba haciendo! La culpa no la tenía el niño, la culpa la teníamos todos, que todavía seguimos anclados en algunas cosas como si viviéramos hace 40 años. No sé, tal vez es que yo me como demasiado la cabeza por cosas que no tienen importancia.

Los niños son la leche. A mi hija, de18 meses, si la preguntas: "¿donde está el chichi?", va la jodia  y se toca el parrus, mientras dice: "chichi, chichi". A ver, que no ha aprendido sóla y por inspiración divina; pero , ¡joder!, hará unas semanas, se me ocurrió decirla: "mira, esto el chichi", y fijaros ahora, ¡lo grabó en su cerebro al instante!

Ahora que lo pienso, imaginad por un momento que voy yo con Claudia en el tren, aparece un zagal marcando paquetón, y mi hija, que ha salido en lista a su madre, va y le dice: "¿que llevas ahí que abulta tanto?", ¡me daría un pasmo ahí mismo!

¡Con Dios!

Miguel




28 comentarios:

  1. Tú hija es capaz de ESO y más...jaja Te vas a enterar en un par de años.
    Besos muertos de risa Miguel....

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajajajaja
    Ya me llevo mi racion de risas, que buena falta me hace para afrontar este lunes! Graciasssss
    Por cierto...lo llevas clarito Miguel....
    Mil tribesos!!!

    ResponderEliminar
  3. Dejala crecer que ya veras,ja,ja,ja.
    Buena semana
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. WINNIE:

    ¡Hola Winnie!

    ¡JO!, pues no sé, podemos salir hasta en los periódicos, esta noche, sin ir más lejos, sólo hemos dormido 3 horas, porque a la niña le apetecía estar de cachondeo....

    Si ya lo decía mi madre: "quédate soltero y sin descendencia, que yo he tenido que aguantar a tu padre y criarte a ti", JAAAAA!

    ¡Un besazo!

    UNA SOÑADORA MÁS:

    ¡Buenos días!

    ¡AGGGGGG!, bueno, siempre nos quedarán las risas, ;)

    ¡Un besazo!

    EURICE:

    ¡Hola Eurice!

    ¡Me estais acojonando!

    ¡Un besazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  5. Suele pasar. Como es eso??? Los niños y los borrachos no mienten, o algo así no????
    Vaya cosas le enseñas a la niña...jajaja. Mira que si le dice al tío del paquete, menudo chichi más gordo que tienes jajaja
    Bésix

    ResponderEliminar
  6. Pues yo tengo tres hijos masculino y femeninas...
    ¡¡¡Señor llevame pronto!!!!

    P.D. ¿Como quieren algunas señoras que las miremos a los ojos?..

    ResponderEliminar
  7. Tio ya sabes que tratar a los peques no es un juego de idem, es de alto riesgo...Ademas como vienen sin libro de indicaciones pues ya ves...a verlas venir¡¡¡pero la historia no deja de tener su gracia...esta vez y sin que sirva de precedente me ha hecho reir (bueno com siemprem pero hoy mas) un abrazo hermano...

    ResponderEliminar
  8. CALVARIAN:

    ¡Hola Calvarian!

    JAAJAAAAAAA!!!! pues me troncharía de la risa ahí mismo!!!

    ¡Un abrazo!

    TEMUJIN:

    Te acompaño en el sentimiento cuando lleguen Navidades, vacaciones, septiembre, cumpleaños, y etc. etc.

    ¡Un abrazo compañero!

    ¡Ah!, con respecto a lo que dices en PD, haz como yo, mirar de reojo, JAAJAAA!!

    ALIJODOS:

    ¡Buenos días!

    JAAAAA!!! me alegra que te haya hecho reir!

    Eso es el primero, si ya tienes 7, digo yo que algo sabrás, ¿No?

    ¡Un abrazo muy grande!

    Miguel

    ResponderEliminar
  9. Verás cuando crezca,la que te ha caído encima.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  10. Jopé, Miguel, es verdad que los niños a veces te hacen pasar momentos incómodos, a veces graciosos.. pero tan pequeño ¿de verdad preguntó eso?, ¡lo que oirá!, en fin, la cosa tiene su gracia, pero pobre chica, y pobre niño, la verdad.
    un beso y feliz semana!

    ResponderEliminar
  11. Qué el niño pregunte si son operadas....bueno tanto se oye por aqui y por allá, que hasta entra dentro de la normalidad,pero que los adultos le rían la gracia (que yo lo hubiera hecho) es peor, ahí es donde se crecen.
    Y lo de Claudia...ve preparandote querido, y apuntalo todo,todo,todo...porque seguro que valdrá la pena releerlo cuando sea mayor.

    me he reido un buen ratico.

    ResponderEliminar
  12. Mirá que enseñarle esas cosas a la niña, jajajaja!
    Respecto a las tetas, la televisión hace maravillas en los niños! Jajajajaja!!

    Gracias Miguel por tu visita!

    BESOTES QUERIDO AMIGO!

    ResponderEliminar
  13. historia maravillosa y sobre todo se puede seguir besos

    ResponderEliminar
  14. jaj bueno, cari, supondo que es lo que ven en la televisión... y es que mucha gente cría a los niños frente al televisor, pero no solo frente a bobesponja, sino frente a jorgejavier vazquez..

    La chica de las tetas hinchadas fue un poco antipatica, se tenía que haber enrollado y decirle al niño: "toca, toca!" jaaja.

    en fin, que esas cosas en los peques tienen gracia, lo malo es cuando de mayor se sigue así...

    Y ten cuidado con Claudia, desde luego los niños llevan una libreta en la cabeza donde van apuntando todo lo que ven y oye. Eso sí, por un lado es mejor que tu cria sepa lo que es un chichi a los 18 meses que lo de antes, que no sabias lo que era eso hasta que se iban a la mili, jajaa


    Bezos.

    ResponderEliminar
  15. Jaja, los niños dicen todo lo que demás pensamos pero que hemos aprendido a callar con el tiempo y los palos... de todas formas, si es verdad que de vez en cuando deberíamos ponernos en el lugar de los demás.
    Muy buena anécdota y ten cuidado con tu niña, no te vaya a poner como un tomate!

    ResponderEliminar
  16. MORGANA:

    ¡Hola Morgana!

    ¡JOPÉ!, entre todos hareis que me cague de miedo.

    ¡Un besazo!

    FERNANDO SÁNCHEZ POSTIGO:

    ¡Hola Fernando!

    ¡Ya te digo!, JAAAAA!!!

    ¡Un abrazo!

    MERCEDES:

    ¡Hola Mercedes!

    ¿Te has quedado alucinada?, pues sí, y todos nos asombramos, pero reimos sin parar.

    La chica, la pobre, lo pasó muy mal, aunque yo creo que fue peor las miradas que la salida del jodio niño.

    ¡Un besazo!

    CONXA:

    ¡Hola Conxa!

    JAAJAAA!!!! me alegra que te hayas reído!!

    Ya lo hago, y le cantaré las cuarenta como no se porte bien, JUM!!!

    ¡Un besazo!

    STANLEY KOWALSKY:

    ¡Hola Stanley!

    JAAJAAAAA!!!! pues tienes toda la razón con la T.V., pero la culpa es de los padres que dejamos ver algunas cosas.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    MILTHON:

    ¡Hola Milthon!

    ¡Muchas gracias por la visita!

    ¡Nos vemos!

    THIAGO:

    ¡Hola Iago!

    JHAAAAAAAAAAAA!!!! pero a mi, no al niño!!!!!!! (UY, QUE ME OYE ANA).

    ¿Te puedes creer que yo me quedo bobo viendo el Bob Esponga?, no estoy bien.

    ¡Un abrazo muy fuerte!

    MARÍA:

    ¡Hola María!

    JAAAAAAA!!!! ya lo hace María, ha lo hace!

    ¡Un besazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  17. ajajajajajaja, el mio me preguntaba hasta hace poco que donde tenia yo la churrita xDDD
    me gusta vuestro blog :) os sigo

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola My Alegría!

    ¡Gracias por la visita!

    JAAJAAAAAAAAAA!!! ¿Y que le decías?

    ¡Un beso!

    Miguel

    ResponderEliminar
  19. jajajaja... Como decimos por acá en Venezuela, tiene usted mas historias que "Jaimito" mi estimado amigo (jaimito, popular chamaco de los chistes). Y son validos sus recelos así que a ocuparse en lugar de preocuparse pues lo impredecible de nuestros niños es parte natural, espontanea y necesaria de esto que con tanto gusto deberíamos disfrutar: La Vida. ¿O a poco no fuimos nosotros inquietos, picaros y "olvidadizos" ante las advertencias de nuestros padres una que otra vez?.
    Abrazos y muchas bendiciones y buenos deseos mi estimado amigo : )

    ResponderEliminar
  20. Miguel, maravilloso, me has hecho reir mucho!, los niños de hoy en dia son terribles, tengo dos nietos muy educados pero con una mente avanzadisima, y viene otro en camino... como será, mi Dios!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  21. Si es que los niños se enteran de todo, parece que están viendo la tele o jugando, pero sueltas un taco y lo repiten, y te pueden hacer pasar una vergüenza muy grande, porque siempre sueltan las cosas donde menos conviene...jo, dicho así parecen monstruos...
    Tanis

    ResponderEliminar
  22. jajajaj, bueno, ya me imagino la cara de la pobre madre al oir eso de su hijo pequeño. Yo no se donde escucharán esas cosas, de donde les vendrán las ideas para soltar estas, pero es realmente curioso como los niños son capaces de decir y hacer algunas cosas que nos dejan a todos con al boca abierta.

    No me quiero poner en tu lugar cuando tu hija sea más mayorcita jajaja

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  23. Pues yo creo que si me pasara algo así, y créeme, tengo dos poderosas razones para que me pudiera pasar, sería la primera en reírme. ¡Me encantan las salidas de los niños! Hace poco me preguntó mi sobrina que qué era un consolador. Tiene 10 años. Se lo expliqué. Me miró como si le hubiese hablado de comer gusanos, y claro, respuesta a lo "en mi familia no nos cortamos un pelo": ya te gustará, ya.
    Beso

    ResponderEliminar
  24. JAAAAAAAAAAAAA, ESTOS NIÑOS¡¡¡ QUE MIRA QUE TU TIENES LA TUYA PROPIA Y YA VERAS, YA VERAS¡¡¡
    PERO QUE SERIA DE NOSOTROS SIN ESTOS MOMENTOS TAN MARAVILLOSOS QUE LOS PEQUES NOS HACEN PASAR, BESITOS Y ABRAZOS

    ResponderEliminar
  25. NELSON DÍEZ:

    ¡Hola Nelson!

    JAAAAA!!! En España se dice igual, aunque es una expresión que casi se ha perdido.

    Tienes toda la razón, ojalá viéramos el mundo más como lo ve un niño, tal vez nos iría mejor.

    ¡Un fortísimo abrazo!

    Mª DE LOS ÁNGELES:

    ¡Hola Mª de los Ángeles!

    JAAAAAA!!! seguro que igual de terrible que los otros dos!, PERO SON UNA BENDICIÓN!

    ¡Un besazo!

    TANIS:

    ¡Hola Tanis!

    JAAAAAA!!!! sí, son monstruitos!!, pero adorables!!!

    Y como bien apuntas, una esponja que graban todo lo que te hacen morirte de vergüenza.

    ¡Un besazo!

    ALEX:

    ¡Hola Alex!

    JAAAAAA!!! ya te digo!! además, que algo sabrás por tus sobrinos!

    Uy madre!, estoy temblando!

    ¡Un besote!

    VIR:

    ¡Hola Vir!

    ¡BIENVENIDA!

    JAAAAA!!! yo creo que hubiera hecho igual, me refiero al consolador, tampoco hay que dramatizar con las explicaciones, es normal que quieran saber; si se oculta es peor.

    Yo me hubiera muerte de la vergüenza!

    ¡Gracias por la visita, voy a conocerte!

    ARIADNA:

    ¡Hola Ariadna!

    JAAAAAAA!!!!! son el futuro, pero muchas veces somos nosotros quien lo truncamos, o la sociedad, o un poco de todo.

    ¡Un besazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  26. Son como esponjas, si ... Creo, de todas maneras, que sin malicia ... sin enterarse muy bien de lo que hablan. :S

    ResponderEliminar
  27. ¡Hola Celebes!

    Totalmente de acuerdo, es sin malicia, la malicia ya nos encargamos los adultos de metérsela.

    ¡Un abrazo!

    Miguel

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.