Óptica Calvo

martes, 14 de septiembre de 2010

El chip de stop.

A mis padres, hablarles de internet es como si le hablas de  la vida y costumbres del ornitorrinco, les da lo mismo que lo mismo les da.  Yo no sé si sabría vivir sin internet, Ana sí, porque salvo el Facebook o algún e-mail, pasa olimpicamente de LA RED.

Pedrito es un niño de 8 años, que el otro día perdió en un centro comercial su agenda electrónica. Aquella pérdida le alteró su estado nervioso, provocándole bloqueos cerebrales que le impidieron concentración en la cena. No cenó como debiera, y derrapando por el suelo de gres, camino de su habitación, le faltó tiempo para  escribir en su PC, en la barra de Google:

"Como encontrar una agenda perdida".

Google le dió un burrada de resultados, ojeó varios y no encontró nada satisfactorio. Decidió abrir su cuenta de Facebook, en el muro escribió: "He perdido mi Notebook", y en pocos minutos tuvo respuestas a sus lamentos. Hizo lo mismo en sus cuentas de Tuenti y Twitter. Algunos dirán, que teniendo 8 años, no tiene permiso para acceder a las redes sociales, ¡JAAAJAAA!, los niños nacen sabiendo latín.

Estuvo navengando por varios foros, dejando constancia por si alguien hubiera pasado por ahí, y se hubiera encontrado con ella. NADA DE NADA.

Dió la casuliadad que dándome un paseo con Ana y Claudia por el centro comercial me encontré una Notebook. 

- Yo.- Alguien la ha perdido, vamos a entregarla en recepción.

- Ana.- ¿Y no sería mejor que no la quedáramos?

- Yo.- ¿Para qué?

- Ana.- Para venderla, seguro que en la tienda de segunda manos nos dan unos cuantos billetes.

- Yo.- Eso no está bien.

- Ana.- Cuando perdiste tu agenda electrónica, nadie te la devolvió. Así que es el momento de quedártela y darle uso, o sacar dinero de ella.

- Yo.- No seas así, cotillearé un poco, a ver si saco el nombre y teléfono del propietario.

La información buscada resultó muy fácil encontrarla, ¡el propietario era un niño que de nombre Pedrito! En minutos encontré su dirección, telefóno, cuentas, etc. etc. ¡Con razón que luego pase lo que pasa!

Con Ana delante, llamé a uno de los teléfonos, al otro lado de la línea, una voz femenina.

- Voz.- ¿Dígame?

- Yo.- Buenas tardes. Mire, me llamo Miguel. He encontrado una Notebook en el centro comercial del Eroski, y creo que es de su hijo o hermano. El dueño se llama Pedro Exposito Exposito.

- Voz.- Es mi hijo, soy su madre.

- Yo.- Bueno, que sepa que la dejaré en consigna para que pase a recogerla.

- Voz.- ¡Espere!, vivo muy cerca, ¿me la puede traer en mano?

- Yo.- Ummmmmm, dígame la dirección.

A Ana le sentó a cuerno quemano, me regañó por no saber decir "no". En 5 minutos estábamos en la casa de Pedrito, su madre, unos 6 años mayor que Ana, nos atendió muy amablemente.

- Madre de Pedrito.- ¡Estoy harta del chisme dichoso!, su padre se lo regaló y lo quiere más que a mi misma.

- Ana.- ¡Ya!, es lo que tienen los niños de ahora.

- Madre de Pedrito.- ¡Que niña más guapa! (refiriéndose a Claudia), aprovechen ahora que pueden, que luego lo único que pasa por la cabeza es cometer un infanticidio.

- Yo.- JEJEEE, ¡ya será menos!, nos vamos señora; por lo menos su hijo y su marido ya se quedan tranquilos.

- Madre de Pedrito.- Estoy separada.

Ana y yo nos miramos.

- Yo.- Señora, si tiene un martillo yo le resuelvo los problemas de su hijo con ese cacharro en menos que canta un gallo.

- Madre de Pedrito.- Tengo el martillo, ¿se lo traigo?

- Yo.- Sí, haga el favor, y ponga la maquinita encima de la mesa con un trapo debajo.

La madre sonrió, salió a la terraza, tardó más de lo esperado, tiempo que aprovechó Ana para echar un vistazo a la cocina, a la entrada y hacer un escáner de aquella vivienda.

- Madre de Pedrito.- ¿Que va a hacer con el martillo? (mientras ponía el trapo debajo del aparatito).

- Yo.- Ahora lo verá.

Y con todas mis fuerzas, le dí un martillazo a la Notebook, con tanta energía, que la dejé hecha unos zorros.

- Yo.- Ahora, cuando vuelva su hijo, le dice que la han encontrado así; de esta manera su hijo estará desconectado por unos días, y su marido, si quiere, tendrá que aflojar la mosca para volver a tenerle contento, ¡mata dos pájaros de un tiro!

- Madre.- ¿Me aceptarían una botellita de licor como regalo?

- Yo.- ¡Mejor una de pacharán!

- Madre.- Tengo una de Zoco, pero ya está usada.

- Yo.- Da igual.

De camino a casa, muy contento con mi botellita de Elixir de Dioses, que es el Zoco, me dice Ana:

- Ana.- ¿Puedo yo utilizar tus mismas tácticas cuando sea necesario?

- Yo.- ¡No conmigo!, que te veo venir, ¡no quiero que arrees un martillazo en los huevos!

- Ana.- ¡Te lo mereces muchas veces!, ahora ya menos, pero a días que quemaría el ordenador, porque mira que te gusta.

- Yo.- Me he dado cuenta que Claudia, tú, y la vida, vale más que hacer el bobo por LA RED.

Nunca he estado superenganchado al internet. Lo utilizo como herramienta de trabajo principalmente. Si puedo, me gusta leer blogs y ojear algunas páginas;  pero en cuanto me paso un poco, me he instalado un chip en el cerebro que me avisa que voy mal, y me olvido del ordenador por un tiempo.

Siento el rollazo, tantas semanas sin postear es lo que tiene.

¡Feliz día a todos!

Miguel



29 comentarios:

  1. Miguellllllllllllllllllllllll...estás cómo una chotaaaa.El problema no es de los niños sino de los padres,es una manera de que les dejen tranquilos.Con lo bién que lo pasaba en mi infancia...ni me acuerdo ya..jugando a las canicas y al fútbol.
    Besotes a los tres.
    Mor.

    ResponderEliminar
  2. JAAJAAAAAAAAAAAA!!!! dice Ana que ya soy un caso perdido.

    Es verdad que es de los padres, y fruto de la sociedad en la que vivimos.

    Tú jugabas de pequeño igual que yo: a las canicas, al fútbol, a un montón de cosas, en la calle, en la casa de amigos, y entonces existían también los videojuegos y los ordenadores (que eran muy caros, pero los había, yo tenía uno, por ejemplo).

    Es una forma de quejarme que tanta tecnología nos tiene encerrados en casa.

    ¡Besotes!

    Miguel

    ResponderEliminar
  3. Y Yo que era feliz con la Nancy y la comba....ay señor!! dónde vamos a parar....Afortunadamente el mundo está habitado por Migueles adorables y también unos cuantos atacables Pedritos.
    Me quedo contigo nene (jo...qué bonito)
    Besos

    ResponderEliminar
  4. jajaja tienes una forma de contar las cosas, Miguel!
    ¡yo no podría vivir sin internet! pero es un medio, un medio fantástico, no un fin :-)
    besos

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, Miguel ... eres bueno, muy bueno!!!

    ResponderEliminar
  6. WINNIE:

    ¡Ya te digo!, y a los médicos, al corre que te pillo, al rescate, ¡ains!, Y ESO QUE SOMOS UNOS JOVENCITOS, como ha avanzado todo en poco tiempo.

    ¡Un besazo muy grande y tierno!

    MERCEDES:

    ¡Hola Mercedes!

    A mi también internet me parece muy bueno, y muy útil, lo que pasa es que hay más cosas, y claro, algunos niños están muy enganchados (que como dice Morgana, la culpa es de los padres, principalmente). Por ejemplo, un libro también está muy bien.

    ¡Un besazo muy grande!

    CELEBES:

    ¡Hola Celebes!

    Me pones coloraoooooooo!!!

    ¡Un abrazo muy grande!

    Miguel

    ResponderEliminar
  7. De verdad hiciste eso? que par de huevos, yo sería imposible de darle un martillazo, jajaja pobre. El padre soltaría la pasta, pero el disgusto del pobre niño sería mayusculo.Creo que el problema ahí son los padres que no les contralan. A mi sobrino no le dejan jugar con maquinitas ni ordenador más de un tiempo establecido, y si se pasa se le quita y punto, y si llora y patalea, ya se le pasará, pero muchos padres por no "aguantarles" no hacen lo que deben hacer.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Alex!

    NOOOOOOOO, es una historia inventada. Ha salido de una conversación que escuché hace unos meses el bus 57, donde una madre contaba que le rompió a propósito a su hijo una Notebook.

    El texto es una queja mía, porque me parece excesivo, a veces, la penetración en los niños de las nuevas tecnologías (aunque coincido que el problema parte de los padres).

    ¡Otro para ti!

    Miguel

    ResponderEliminar
  9. no te veía yo a tí... con martillo en mano...
    jajajajajajjajajaaja
    pero qué cierto es!!! nada que ver con los tiempos de nuestra infancia eh!!

    Un besazoooo!!! Achuchones pa tus princesas!!!

    ResponderEliminar
  10. ¿va en serio?? ¿hiciste eso?? no me lo puedo creer!!!

    Miguel,se te está yendo la pinza???? jajajjajaja

    como una chota......

    ResponderEliminar
  11. Hay veces que romperia el ordenador por que ni hijo vive en la habltación...
    Buena historia Miguel!
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. SENSACIONES.

    ¡Hola Sensaciones!

    JAAAJAAAAA!!!! yo tampoco me veo, pero no es por falta de ganas!!!

    JO, nada que ver, mecachis!!

    ¡Un besazo!

    CONXA:

    ¡Hola Conxa!

    QUE NOOOOOOOOOO!!!! lo he dico 3 comentarios más arriba, te digo lo mismo que a Alex.

    JAAAA!!! en eso sí te doy la razón, estoy como una chota!

    ¡Un besazo!

    EURICE:

    ¡Hola Eurice!

    Pues nada, amenázalo, JAAAA!!!

    ¡Muchas gracias!

    ¡Un besazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  13. ¡qué diferencia la niñez de ahora con la de antes, no? ¿Será que ahora somos más sociables que antes? mira que ponernos a hablar con gente de todas partes del mundo como si hubiésemos ido juntos a la escuela!
    Pienso que cada época tiene sus cosas buenas, los niños eso sí, deberían estar mejor supervisados para que no se olviden de estirar las piernas, todo el tiempo frente a una pantalla es perjudicial.

    Besos, Miguel: me ha encantado tu post.

    ResponderEliminar
  14. Hola.. ya te extrañaba.. jjaja. y ahora dime.. lo hiciste?.. no lo creo.. pero la historia me ha encantado..

    Un besote de buenas noches..

    ResponderEliminar
  15. Cada edad tiene su cosa y comprarle a los niños cosas que con esa edad no deben tener pues no me parece...Al menos tal y como lo cuentas esta la mar de divertido..un abrazo...

    ResponderEliminar
  16. Algo drástica la solución, pero efectiva al fin, pobre chico, jajajajaja!!

    Ay Miguel, vos no vas a ir al cielo, jajajaja!!

    BESOTES AMIGO!

    ResponderEliminar
  17. BLANCA MIOSI:

    ¡Hola Blanca!

    No sé, virtualmente sí, pero luego en realidad no, porque tendemos a encerrarnos en nuestra habitación, y conectarnos con el ordenador al exterior.

    No digo que ahora sea mejor que antes, solamente me quejo de algunas cosas que no me gustan, y una es que hay demasiada tecnología para edades tempranas. Por ejemplo, a Claudia le entretiene más un cacho papel que un juguete con lucecitas, voces y demás; y es porque el papel le hace imaginar cosas, eso se está perdiendo.

    ¡Un besazo!

    BALOVEGA:

    ¡Hola Balovega!

    JAJAAAA!!! No, no, escuché algo parecido en el 57 y de ahí ha partido la historia.

    ¡Un besazo, me alegro que te haya gustado!

    ALIJODOS:

    ¡Hola Alijodos!

    JAAAAAAZAA!!! ¡Que importante es que nos echemos unas risas!, y .... ¡hacer reir a los niños!

    ¡Un abrazo muy grande!

    STANLEY KOWALSKY:

    ¡Hola Stanley!

    ¿Tú crees?, ¡JO!, JAAAJAAA!!

    ¡Un gran abrazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  18. Que altruista...llevarle a casa el notebook...jejeje. No puedo con el Pacharán, me empalaga
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Por fin te encuentro...me explico, llegué a tu blog a través del de Olivia, me gustaron tus batallitas y lo leía a menudo, pero iespaña dejó de funcionar y hasta que ayer, por un comentario en el de calvarian, te encontré.
    Lo que cuentas de Pedrito...pues es que hoy en día muchos hijos son únicos, ya no se puede jugar en la calle como antes...yo me dedicaba a patinar delante de mi casa, en la carretera.
    Tanis

    ResponderEliminar
  20. Una de mis hijas se llama Claudia y la otra Patricia, admirador de Roma que es uno...
    Yo lo de "interne" lo hago a saltos, pero si engancha.... yo solo sigo algunos blog....

    ResponderEliminar
  21. CALVARIAN:

    ¡Hola Calvarian!

    Para gusto los colores, JAAAAA!!!

    ¡Un abrazo!

    TANIS:

    ¡GRACIAS!

    Pero me gustaría que hubieras dejado un enlace, o un e-mail para darle las gracias, si vienes otra vez por aquí, deja algo, no un "anónimo".

    ¡Un beso!

    TEMUJIN:

    ¡Hola Temujin!

    JAAAAA!!! yo sólo tengo una, pero si fuera a por otra vendría otra niña, vengo de una larga descendencia de varones que "fabrican" hembras, JAAAA!

    Imagino que harás como yo, cuando engancha demasiado desconectas. Por cierto, ¡gracias!, porque acabas de dedicarme un piropo ("yo sólo sigo algunos blogs...").

    ¡Un abrazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  22. eso es verdad o ficción? porque vamos, soy yo la madre y después de que te cargues el notebook te quito el martillo y te lo estrello en la cabeza... pero flojito, no sea que se me tire el resto de la familia al cuello, jejje

    ResponderEliminar
  23. Gracias Miguel por el hermoso comentario que me dejaste.

    BESOTES QUERIDO AMIGO!

    ResponderEliminar
  24. Hola!!! me alegra verte! me he hecho seguidora para estar al tanto de las acutalizaciones, aunque tu sueles hacerlo a menudo, jejeje. Yo no acualizo mucho, y me meto poco a mi rinconcito la verdad...es que ahroa ando mas liadita con mi otro blog, el de manualidades, si quieres visitalo www.masquefieltro.com Alli no menciono a Olivia, jeje. Bueno guapo, veo que Ana tiene santa paciencia contigo, jejeje...si es que, al final eres un cacho de pan, porque esta claro que donde esten Ana y Claudia uqe se quite todo lo demás, ;-). Besos!

    ResponderEliminar
  25. Entiendo la moraleja, cari... ¡Pero no creo que fueras capaz!. Y ahora leyendo lo de Ana que quería quedarse con el notebook del pobre pedrito, entiendo pq Aznar no nos devuelve el Tribunal Constitucional, jajaja


    Bezos

    ResponderEliminar
  26. Pero si dejo un email lo va a ver todo el mundo, y eso no quiero...
    Tanis

    ResponderEliminar
  27. Buen relato, simpático y con moraleja. Desde luego, dadas las circunstancias, la solución "salomónica" fue la más acertada, ale, se acabaron los problemas.
    Por cierto, Expósito Expósito no será el protagonista de "Mi planeta de chocolate", no puede ser una casualidad.
    Un placer esta visita.

    ResponderEliminar
  28. SOL:

    ¡Hola guapetona!

    FICCION. Lo he explicado más arriba, parte de una conversación que escuché en un autobús, en donde una madre aplicó un métido muy similiar porque estaba hasta los ovarios del cachorro, y del uso del cachorro por el niño, JAAAAAA!!!

    ¡Un beso!

    STANLEY KOWALSKY:

    ¡Hola Stanley!

    Te lo digo de todo corazón!!

    ¡Un fortísimo abrazo!

    OLIVIA:

    ¡Hola Olivia!

    TE VEO MUY BIEN. Bueno, tranquila, anda que no es trabajo llevar dos blogs. Me pasaré, ya lo verás!!

    ¡Un besazo!

    TANIS:

    Bueno, pues si quieres enviarme algún e-mail, más que nada para darte las gracias, el del blog es:

    salvadorajimenez@gmail.com

    ¡Un beso!

    THIAGO:

    ¡Hola Thiago!

    CLARO QUE NO... con la de otro, con Claudia te juro por mis muertos que sí, como se pase... se va a cagar!!!

    Con respecto al Tribunal Constitucional, no lo he entendido ;)

    ¡Un abrazo!

    MERCEDES:

    ¡Hola Mercedes!

    Está basado en una conversación real, JAAAAA!!! y sí, muerto el perro, muerta la rabia.

    Nooo, no conozco el libro, me han salido esos dos apellidos porque sí, voy a buscar el libro...

    ¡Un besazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  29. Tenemos que hablar seriamente Miguel ...pero que muy seriamente. Asi que te vas de viaje y solo entras a comentar a Winnie? aghhhhh, la insana envidia y los celos me corroen,ja,ja,ja,ja.
    Tomo nota Miguel, estaté atento que mi venganza será terrible ;)
    Buen viaje amiguete(parezco Torrente,ja,ja,ja)
    Eso que vayas con cuidado ah y no bebas ;)

    ResponderEliminar

Por favor, educación ante todo. Gracias.