Óptica Calvo

jueves, 23 de diciembre de 2010

Pues eso, ¡FELIZ NAVIDAD!

Mientras millones de personas pasan hambre, frío, sed, no tienen de nada,  otros están que lo tiran,  ¡es Navidad! Todo el mundo tiene que estar feliz por estas fechas, contento como si acabara de echar el polvo del siglo, de buen rollito y cantando villancicos,  ¡celebramos el nacimiento del hijo de Dios hace más de 2000 años! Si por mi fuera, borraba del calendario estas fiestas y a currar, salvo el 31, ¡ya vale de cachondeo!

No puedo con la Navidad, cada año lo llevo peor. En cuanto salga el careto del Borbón por la T.V., me iré a cagar, porque si por mi fuera, ese no gorroneaba más de los españoles. Como salga Zapatero, o político de cualquier tendencia, deseando felices fiestas, juro que pillo la botella de pacharán  sin contenido, así, borracho, me echo a dormir y no me entero de nada. Lo único bueno que tiene la Navidad es la paga extra, y eso quien pueda cobrarla, porque tal y como van las cosas, en unos meses España estará en "default", o lo que es lo mismo, quiebra económica del Estado. Por cierto, la quiebra moral la tenemos desde hace años.

¿Por qué tenemos que comer cordero, marisco, y demás viandas ésta noche?, ¡encima pagando más!, me niego, no es una noche especial, además, la creencia cristiana nos dice que debemos ser austeros y ayudar al prójimo, no darnos un atracón y terminar beodos.

Como estoy tan quemado con las Navidades de los cojones, he convocado a mis fantasmas para que me ayuden a terminar con tanta gilipollez, y los muy cabritos me han mandado un video de repuesta, ¿lo quereis ver?, ¡para cagarse!


Pues nada, que el agua siempre viaja en un río hacia el mar, así que yo no voy a ser menos.

¡Felices fiestas a todos!

Eso sí, os deseo de todo corazón que vuestros deseos para el 2011 se cumplan.

Miguel

P.D. La family está a su rollo, son pro-navidad



miércoles, 22 de diciembre de 2010

El instrumento del descubrimiento.

¡Buenos días!, ¡hoy es el día de la salud!

Siguiendo con el post publicado hace justo una semana, deciros que la cena navideña del C.O.I., del pasado viernes, estuvo muy bien.  La única queja es escuchar, ¡por enésima vez!, "tú no eres pelirrojo, Ana tampoco lo es, ¿de quien ha heredado tu hija el pelo?". 

Como me sentí muy a gusto, les voy a dedicar una chorrada. Espero que les guste.

Suintila  Sisenando era muy corto de vista, alcanzaba a ver la claridad y poco más. Trabajador de la O.N.C.E., vivía en piso alquilado con mujer y dos hijos. A través de un conocido, llegó a sus oidos una nueva terapia de recuperación de vista en personas casi ciegas. Por 3.000 € en el C.O.I., la baja visión pasaba a la historia. Además, tenía la ventaja de poder pagarlo en cómodos plazos, incluso por escrito se comprometían a devolver el dinero  si no quedabas satisfecho con los resultados.

Al C.O.I., estuvo nuestro hombre asistiendo durante 2 meses de lunes a viernes. La terapia era un conjunto de ejercicios visuales, combinado con una graduación resuelta por un método más intensivo. El resultado final era espectacular; el paciente podía ver formas, caras, borroso, eso sí, pero nada que ver con la tiniebla oscura que era el sentido de la vista antes, se abría así  un nuevo mundo ante él. El único pero de la terapia del C.O.I. era que recuperabas la vista de golpe, al final, no de forma gradual, causando gran impacto psicológico en los pacientes.

Como  casi todo en la vida, hay clientes que no terminan de estar contentos con los resultados. Suintila Sisenando era uno de ellos.

- Suintila Sisenando.- ¡Quiero que me devuelva mi dinero!, ¡ahora!, euro a euro, ¡esto es un timo!

- Directora.- Tranquilicese, se lo pido por favor - calmando al exaltado, con las  palmas de las manos abiertas, frente a él, mientras hablaba con tono de voz neutra.

- Suintila Sisenando.- ¡Esto es una mierda!, ¡quiero mi dinero!

- Directora.- Vamos a ver, ¿acaso no ha recuperado usted la vista? Antes necesitaba bastón para todo, ahora puede incluso prescindir de él. Con franqueza, me sorprende esta bronca, es la primera vez.

- Suintila Sisenando.- ¡Una puta mierda! 

Pasaron unos segundos que parecieron horas.

- Suintila Sisenando.- Antes yo era feliz, ahora quiero suicidarme. ¿Sabía usted que mi mujer es un troncho de 120 Kg, con un bigote que ni mi abuelo de joven?

- Directora.- No me diga eso, haga el favor. Lleva años casado con ella. Parece que hubiera descubierto la pólvora, es la excusa más tonta que he escuchado en mi vida.

- Suintila Sisenando.- Verá, yo, antes, cuando era joven y no veía, conocí a mi  esposa por el tacto. Palpando, descubrí una cintura estrecha, un cuerpo joven que a mi me gustaba, su piel, cuando la recorría con mis manos, era suave, ¡no esparto! Es verdad que luego todo cambia, pasan los años,  ya no nos tocábamos tanto, sí había notado que estaba más rellenita, pero entiendame, ahora la veo, ¿¡y qué veo!?, ¡¡un horror!!

La directora no sabía que decir, no quería meter la pata, estaba esperando que el cliente continuara.

- Suintila Sisenando.- Además, he descubierto que tengo un sólo huevo. El otro día me lo ví, ¡me quise morir!

- Directora.- ¡Hombre!, vamos a ver, ¿¡no querrá que me crea, que ahora es cuando ha descubierto que tiene un sólo testículo!?

- Suintila Sisenando.- ¡No me lo habían dicho!, ¡me han mentido todos estos años diciendo que los tenía un pelín pequeños, según lo normal!

- Directora.- No se me hunda, piense en lo bonito que ha descubierto, no sé, ahora puede ver los árboles, un río, las caras de sus hijos...

- Suintila Sisenando.- ¡Las caras de mis hijos!, claro, usted no lo sabe,  resulta que he descubierto que mis dos hijos, ¡uno es negro y el otro chino-filipino!, ¡¡soy un cornudo engañado!!, figúrese que el mayor ya está licenciado. Me lo habían ocultado, claro, soy huérfano, y la pécora de mi mujer no me había dicho nada, ¡ni toda la chusma, que es su familia!

El pobre Suintila Sisenando se puso a llorar a mares, la directora del C.O.I. se pellizcaba para que no se notara su sonrisa. El pobre desdichado, sacó un pañuelo de un bolsillo de su cazadora y se secó las lágrimas.

- Directora.- Mire Suintila, no le vamos a devolver el dinero. Si quisiéramos ser justos, le tendríamos que cobrar no 3.000, ni 6.000, sino ¡cientos de miles de €!, gracias a nosotros, usted ha descubierto la realidad, ¿¡o no!? Buenos días caballero 

Suintila no volvió más por allí, su recuerdo duró más que sus lágrimas, pero poco más. Al cabo de dos semanas, la directora leía en el periódico:

"Redacción Madrid:

S.S.T.T., de 55 años, residente en Madrid, casado y con dos hijos, lleva desaparecido desde hace 7días. La policía, después de analizar todas las pistas, ha cursado la orden de búsqueda internacional a la Interpol. El desaparecido, trabajador de la O.N.C.E., se le perdió la pista después de sacar todos los fondos que tenía en dos sucursales bancarias. Su mujer e hijos están destrozadas, jamás lo hubieran imaginado, se une a ello que ahora tiene un porvenir económico difícil, por no disponer de ingresos...."

S.S.T.T. hizo recordar a la directora que se trataba de Suintila Sisenando Tabernero Talavera. Un escalofrío recorrió toda su espalda. Dos días antes, había recibido una llamada anónima en la que  una voz de hombre chillona gritaba:  "¡¡Gracias!!, JAAAJAAAAAAAAA", y nada más, después la conexión se cortó. Pensó que sería un gilipollas integral gastando una broma.

El escalofrío de la directora era la prueba que había acertado. Suintila, gracias al tratamiento, descubrió que estaba "ciego", y, ahora que veía la vida REAL, ¡qué les den por culo a todos aquellos que se habían reído de él!, se había fugado al Brasil y allí había comenzado una nueva vida, con un mulatorro, en Río de Janeiro; aunque, ¿quien nos dice ahora, que ve más que antes, que no entre en una nueva "ceguera"?, eso el tiempo lo dirá.

JEJEEEJEEE, lo que puede cambiar la vida cuando se recupera la vista, más vale unas buenas gafas a tiempo que dejar pasar el tiempo por no querer ponértelas; hacer caso de la recomendación, no vaya a ser que os pase como a la chica del video.



¡Feliz día a todos!

Miguel





Etiquetas: , , ,

lunes, 20 de diciembre de 2010

El jamón, la Sofía Loren, y unas revistas.



Hace poco, en un encuentro por trabajo, hablando con dos italianos en Sevilla, surgió la siguiente conversación:

- ¿A cuanto está el jamón de bellota?

- No lo sé, como mínimo a 100 EUROS el kilo - respondí yo, mientras mi boca se llenaba de saliva.

- ¿Lo has probado?

- No, no he tenido oportunidad.

El otro se espantó al oir el precio; su cara era una traducción de la frase: "eso es carísimo,  ¡hay que estar muy loco o ser muy rico para comprarlo!".  Aquella cara de sorpresa me causó un poco de ternura, y  la ternura abrió el baúl de los recuerdos, así que le dije:

- Luigi, quanto potrebbe costare il prosciutto della Sofia Loren, quando era una giovane magra che stava per mangiarla?

- Cosa???

- Le gambe, Luigi, le gambe!!

- Ahh!! non lo so, JEJEEEEE, tu sai un po...

A ver, al pan, pan, y al vino, vino. Para mi es un lujo estratosférico, pero si lo vale será porque se paga, ¿no?, pues eso. 

Dije Sofia Loren porque hablando de jamones recordé a mi padre, cuyo mito erótico cuando era joven  era la moza en cuestión. A causa de unas fotos de ella, tuvo una  anécdota  muy cachonda cuando estaba haciendo la mili. A ver que os parece.

Mi padre era militroncho cuando Eisenhower visitó España. Un par de semanas antes de aquel evento, la primera que un dirigente extranjero visitaba la España del General Franco (¡y nada menos que el presidente de los E.E.U.U.), estaba el cuartel revolucionado. Se suprimieron todos  los permisos. No había alma que no tuviera el culete prieto. Recuerda mi padre, que algunos decian que incluso podría venir una guerra.

Mi progenitor tenía guardado como oro en paño unos recortes de la Sofia Loren. Eran unas fotos en blanco y negro, y mostraba a la diva en traje de baño. En una inspección, el sargento se las pilló, y allí, en ropa interior, delante de todo el barracón, empezó el interrogatorio.

- Sargento.- Chico (se nombraban por el apellido), ¿me puede explicar que son estas fotos?

- Mi padre.- ¡Sí, mi sargento!, ¡son fotos de Sofia Loren, mi sargento! - mientras, el resto de la compañía empezó a murmurar.

- Sargento.- ¡¡Silencio!!, ¡se me tira ahora mismo al suelo soldado!, ¡me va a hacer flexiones  hasta que me salgan canas en los huevos!, ¡¡al suelo!!

Así que mi pobre padre se tiró al suelo y empezó a hacer flexiones. El sargento miró las fotos con desprecio y las tiró, cayendo en frente de mi padre. Recuerda mi padre que el suelo estaba frío como un témpano de hielo, y que aquellas fotos, las cuales hacía semanas que no veía, le provocaron que el tercer "pié" se animara. Con aquello así, no tuvo más remedio que dejar de cumplir las órdenes del superior.

- Sargento.- ¿¡Qué coño hace Chico!?, ¡no le he ordenado que pare!

- Mi padre.- Mi sargento, no puedo... verá, las fotos, el frío, ¿me entiende?- Otra vez murmullo en todo el barracón.

- Sargento.- ¡Silencio todos!, ¿qué me quiere decir?

- Mi padre.- Mi sargento, estoy empalmado - en eso que se giró y dió fe ante todos, provocando risas acaloradas entre los allí presentes, cuenta que incluso escuchó aplausos. El sargento sonrió, recogió las fotos del suelo, y mirándolas, dijo, con todo más amable:

- Sargento.- Desde luego, estos jamones, estos bazokas (por las tetas) sí son armas, y no la mierda que nos han regalado los americanos. Anda, váyase a duchar y hágalo con agua fría. 

Y al final, el sargento le devolvió las fotos, y desde aquel día le empezó a tratar de otra manera, surgiendo incluso una amistad que perduró durante años.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

- Ana.- A ver, el rollazo que acabas de contarme, que seguro que te lo has inventado, ¿es porque te he pillado estas revistas de Interviú guardadas debajo del colchón?

- Miguel.- No ha colado, ¿no?, ¿me pongo a hacer flexiones?

- Ana.- ¿Tú que crees?

Llevo días planchando a destajo, ¡joder!, ¿como os pasais las mujeres?, menos mal que no ha encontrado las Lib que tengo...¡ostras!, ¡ay!, las había guardado donde se guardan los pañales, ¡y hoy Ana tenía pensado ir a comprar porque no había! ¡Me acabo de cagar encima!

Besines.

Miguel














viernes, 17 de diciembre de 2010

La apuesta.



- ¡Buenos días su hijoputísima! - Decía con voz ronca el ayudante de cámara del Diablo, mientras se inclinaba ante el Rey del Lado Oscuro.

- ¿¡Quién osa molestarme!?

- La competencia ha enviado un emisario a hablar con su gracia majestad del mal, ¿puede verle?

Según los entendidos, la última vez que eso ocurrió fue cuando Adán mordió la manzana que Eva le había enseñado. 

- No me ha gustado el tono de tu voz, creo que tendré que castigarte por ello.

- Sí, su gran hijoputísima.

- ¡Hazlo pasar de una maldita vez!

El emisario era mujer. Había tomado prestado el cuerpo de Pilar Rubio. Su única vestimenta era una túnica transparente. Estando ya en presencia del Maligno, se  levantó la ropa y enseñó su cuerpo desnudo. El Diablo se puso berraco.

- ¿Te envían para provocarme?, cariño, te podría matar de placer; por aquí han pasado las mujeres más hermosas. Tienes un jefe patético, yo que tú me quedaba aquí, seguro que lo pasarías bien, ¿te gusta que te azoten en el culete?

- Me envían para hacerle una proposición. 

- ¿Una proposición?, ¿deshonesta?

La enviada se quitó la túnica y la tiró al suelo, quedando la prenda convertida en polvo en menos de un segundo. Con paso firme se acercó a su interlocutor manteniendo contacto visual en todo momento. Acercando un pecho a la boca de él, le dijo con voz suave:

- Mi jefe le propone lo siguiente: si consigues sacarme leche de cualquiera de mis pechos, renuncia a luchar contigo. Tienes dos pechos, derecha e izquierda, están a tu disposición.

- ¿Ahora me tuteas?, ¿tú no sabes con quién te la juegas?

El diablo tenía los bajos apuntando al cielo, le salía fuego por las orejas, la iba a dejar exhausta allí mismo... pero no pensaba hacerlo a lo bruto, lo haría tranquilo, tenía todo el tiempo del mundo. Cogió primero el pecho derecho, le dió un lametón, el pezón se puso tieso, luego suaves mordisquitos y los pechos se pusieron turgentes, así durante un rato, hasta que al final enganchó el pezón y empezó a chupar, y chupó y chupó y nada salió. No le importó, había otro. Con el izquierdo repitió la operación, ¡un fracaso!, de allí no salía nada, salvo gemidos de la enviada, que imploraba que siguiera. El Mal estallaba en bajos deseos, pero un reto era un reto, y pasó de succionar a moder, incluso a meterse las tetas en toda la boca. No hubo manera.

Al final, El Diablo dijo:

- Has ganado, te felicito. En toda mi existencia he conseguido lo que siempre me he propuesto. He sacado leche de mujeres ancianas con las tetas resecas, incluso  he sacado leche de sítios que no eran pezón,  contigo no he podido, ¡dime ahora mismo el secreto!

- ¡Has perdido!, firma aquí  con tu sangre para sellarlo. 

El diablo lo hizo, y lanzó un grito aterrador.

- Ahora el porqué. Has chupado los pezones de un hombre, y como bien sabes, de un hombre no sale leche.

- ¿¡Pero... si tienes el cuerpo de una mujer que levantaría el ánimo a un muerto!?

- Milagros de CORPORACIÓN DERMOESTÉTICA.

¡¡¡JAAAJAAAAAA!!!

Y ahora que lo pienso, tal vez el enviado era el mismo Dios, eso suponiendo que Dios sea hombre y el Diablo también; ummmmm, no sé, demasiado listo Dios para ser hombre, y demasiado tonto el Diablo para ser el Diablo verdadero, ¡ay, me estoy metiendo en arenas movedizas!

"Vecino de la Cueva", esto te lo dedico a ti.... espera, que me hago hasta el paseillo mientras te lo dedico, JEEJEEE.

¡Feliz fin de semana a todos!

Miguel





miércoles, 15 de diciembre de 2010

Los anillos de Miguel y un recuerdo.

Antes de nada, el famoso Gañán 1, ¡un gran amigo!,   ¡se ha animado a tener bitácora propia! , ¡bienvenido a la Blogsfera!  La dirección de su blog es: http://elvecinodelacueva.blogspot.com/

¿Alguien conoce algún remedio para levantar cuerpo y ánimo?, ¡estoy sin resuello!, ¡no valgo naaaaa!, vamos, vamos, fijaros como estaré, que si me propusiera una noche loca de lujuria y perversión la jamona de Pilar Rubio le diría que no, que no tengo el cuerpo para asaltos. Si pudiera, me metería en la cama y no me levantaría de ella hasta que hubieran pasado los Reyes Magos.

El próximo viernes tenemos  la primera cena de Navidad de compromiso. Me apetece una mierda ir. Es con los compañeros de Master de Ana, los profesores, la directora, la subdirectora, no sé si la secretaria, y las parejas de algunas de las compis; un poco más y se apunta hasta el fontanero que hace las "ñapas" en el C.O.I. Porque estoy casado con Ana para lo bueno y para lo malo, que de no ser así ya me pueden estar esperando (y también porque corro el riesgo que Ana me corte los huevos).

En esos actos sociales, que me apete ir lo mismo que si me explotaran un grano en el culo, llevo siempre preparado algunos temas recurrentes para pasar la noche. Este año estoy pensando en hablar del crecimiento de mi anillo, que al igual que Saturno, tengo alrededor de mi cintura. El anillo en cuestión está formado por sebo, que de un tiempo a esta parte se ha ido expandiendo, con el efecto inversamente proporcional de mi ego disminuido a los cascos de los caballos. ¡Como es posible que mi lorza crezca si yo no la doy combustible para ello!, ¡¡aggggggg!!, ¡me aprietan los jodidos pantalones y cualquier prenda que me ponga me queda como el culo! Os lo pido por favor, ¡darme algunos consejos!, ¿qué me pongo para que no parezca una bola con un donut alrededor? Necesito que alguien de la cena me haga de pañuelo mientras  le doy la brasa, no sé, tal vez la directora ¿creeis que es buena idea?

Y ahora el recuerdo. Esto ocurrió en los tiempos en los que la mayoría de los coches no tenían ni dirección asistida, ni aire acondicionado, ni nada de los lujos de hoy en día, todo era a base de fuerza muscular.

Resulta que era un sábado en Talavera, más o menos como ahora, y quería mi primo que saliera con él a la cena de Navidad que los amiguetes hacían por tradición. Como es habitual en mi, no me apetecía nada. Dije que no, que prefería no salir y que me disculpara antes los demás. Èl insistió. No cambié de parecer.  Esto  sucedió  antes de ir a comer, y después de haber echado los surcos con la mulilla para sembrar los ajos.

Por la tarde, cuando ya mi padre había sembrado los ajos,  regresó mi primo con novedades. Había quedado con las amigas después de la cena de los amigos, y ellas le habían dicho que me dijera que,  en caso de  no asistir  la reunión,  mejor no volviera a pisar tierras  de Ébora, porque me tirarian al río Tajo con una piedra atada al cuello. Eran capaces, ¡vaya!, además, que mi ego subió hasta la estratosfera. Al final, después de hacerme mucho de rogar, porque me encanta hacerme de rogar, dije que sí.

La cena bien. Hasta las trancas de cochinillo, de sopa castellana, de buenas tapas y postre contundente. Para rebajarlo nada mejor que tomarse un par de pacharanes, ¡elixir de Dioses!, además de digestivo para deshacer todo lo engullido con anterioridad.

Las amigas nos esperaban en el garito de siempre. Allí acudimos la cuadrilla de gañanes a encontrarnos con ellas, y no nos equivocamos, ¡a la primera!, a pesar de ir "empapados" en alcohol. Unos cubatitas, unos bailecitos, lo típico en estos casos que no sepais ya. Al tercer cubata decidí que la velada había tocado a su fin y que era hora de recogerse, así que empezé a darle la tabarra a mi primo para que me llevara a casa. Otras veces había resultado, pero en esa ocasión no sé que hice mal que me mandó a paseo. Al final se decidió a llevarme una de las amigas.

- Yo te llevo. ¿Has ido ya al servicio?

- (¡ostras!, ¡eso es una indirecta de si he comprado condones!). No, ahora mismo pensaba ir, espera que son un par de minutos.

De golpe me había animado. Esa noche estaba que lo tiraba, ¡compre condones de sabores! (¡a precio de oro, ojito!).

De camino a mi casa ella se desvió. Yo no hubiera elegido aquel sítio. Con la cantidad de campo que había, y no se le ocurrió otra cosa que aparcar pegando a la tapia del cementerio, ¡encima por el lado del copiloto, no podia escapar!

Me las prometía muy felices, pero.... Miguelín, ese que había comprado condones de fresa, se tuvo que tragar durante dos horas el desahogo de la pobre muchacha, que estaba echa unos zorros porque no tenía hombre que la amara, que la dijera cosas bonitas, que la abrazara cuando estaba triste, que lo estaba, que la diera besos de amor, esos que dicen que te hacen volar, en una palabra, se quejaba que su amor no la hacía caso, y aquella desazón la traía por la calle de la amargura.

Yo nací con dos orejas a cada lado,  las cuales no sirven para escuchar más allá de mis ventosidades y de soportar mis gafas. Viendo a la pobre amiga con tanta tristeza, no se me ocurrió otra cosa que sacar uno de los condones de antro a precio de joyería (ante la sorpresa de ella,) a la cual se le iluminaron los ojos; incluso empezó a sonreir de forma extraña, sí, sí, es más, parecía hasta pícara la figura dibujada por su boca, y cuando ya por fin había borrado la tristeza de su rostro, hinché con todos mis fuerzas el condón hasta que estalló, ¡PUM!, sonó como un tapón al salir de una botella de cava agitada, ¡JAAJAAAA!, ¡empezé a reir a carcajadas! Actué así porque un amigo está para animar al otro cuando sea necesario, ¡y qué mejor forma de animarlo que hacerlo reir!

A ella no la hizo ninguna gracia, ¡encima se enfadó!, arrancó el coche y me llevó a casa. Lo único que salió de su boca fue una especie de gruñido al despedirse. ¡Estaba alucinado!, ¡sólo quería que sonriera! ¿qué hice mal?

Así que, desde entonces, yo también en estas fechas me dedico a dar la paliza a quien se ponga por delante. Como ahora.



No me odieis.

Miguel.

lunes, 13 de diciembre de 2010

El descanso.

¡Buenos días!

¿Os acordais de esa canción que decía?

No estaba muerto, que estaba de parranda....

JAAAJAAA, bueno, lo que se dice de parranda yo no he estado, simplemente es un exceso de actividades diversas que me obligan a soltar un poco el pié del acelerador, so pena que mi motor me diera algún susto. Hay momentos en la vida que uno está tan ocupado, que tiene que ir dejando algunas cosas para poder hacer bien lo que tenga entre manos; yo ahora estoy en ese momento.

¿Se acuerda alguien de mi hija Claudia? En el otro blog hay una sección de ella, con fotos y algún video, en éste todavía no he puesto nada. Sigue igual de pelirroja, pero no se parece en nada al bebé de entonces, ahora es un TE-RRE-MO-TO. Como antes no había sido padre, estoy asombrado al ver que un bebé, que todavía no tiene 21 meses, mande tanto sobre nosotros y tenga el conocimiento que tiene. Digo yo que habrá salido a su madre, porque yo era un niño tontorrón y bobalicón, más encantador  entonces que  ahora de adulto, pero vamos, más tonto que una mata de habas.

Os voy a poner un ejemplo:

Aunque su madre está hasta los ovarios de nosotros, porque dice que tanto ruido la molesta mucho con sus estudios (está la pobre echa polvo, el jodido Master la tiene absorbida), Claudia y yo lo pasamos  en grande con un juego muy tonto. En el pasillo, o en la cocina, cada uno se coloca en un extremo. Los dos empezamos a la vez a contar, "uno, dos... y tres", y en esto que Claudia sale corriendo hacia mi, cuando llega ella abre los brazos y yo la cojo por la cintura, levantándola y poniendola cabeza abajo y los piés hacia arriba. Así nos podemos tirar hasta que yo diga basta.

El otro día yo quise cambiarlo un poco. En vez de estar erguido me puso sentado. No sé muy bien como pasó, el caso es que me dió una patada en el "carné de padre", y claro, me quejé,  porque es parte delicada que no soporta golpes, y ante mi grito, va mi niña y pregunta, mientras me señalaba en la parte golpeada:

- ¿Pupa?

- Sí hija, sí, ¡vaya patada!, pero no pasa nada, JAAJAAA, ¿ves?, me estoy riendo, JAAAJAAAA.

¿A que no sabeis lo que hizo?, ¡me dió otra patada!, ¡¡más fuerte!!, y al rato, cuando estaba a punto de cogerla e irme al rastro a venderla, que encima se había escondido y no la encontraba, va y me dice:

- ¿Ahora, sí pupa?

- Siiiiiiii, ¡te mato!

Y la muy hija de su madre empezó a reirse tanto que hasta se atragantó.

¡Desde luego, vaya con los niños!

Feliz lunes a todos.

Hoy tampoco volveré a pasar por vuestros blogs. Salgo de viaje a las 9:30 y regresaré a la noche.

¡Besazos!

Miguel










jueves, 2 de diciembre de 2010

Sueño del viernes 19.

¡Hola a todos!

La próxima semana son festivos el lunes y el miércoles en España. El martes no tendré que trabajar, pues la empresa me ha dado el puente, ¡estoy más contento!  Por cierto, mañana tampoco podré pasar a visitaros, estaré fuera de Madrid todo el día por motivos de trabajo.

Quiero despedir la serie de sueños con  algo más real. No siempre tengo sueños extraños, porque no siempre ceno como un lobo hambriento. 

Era la última noche que pasaría fuera de casa. Al día siguiente regresaba al hogar, y como empezaba a tener problemas para abrocharme los pantalones, esos que cuando viajé al norte me entraban sin problemas,  la última jornada decidí que haría una cena ligerita. A parte del misterio de los pantalones encogidos, había pillado un catarro y no era plan de salir a pasear por la playa, y luego acudir a que Leire nos cebara, definitivamente no, por eso decidí tomarme algo en el hotel y luego a la cama, a soñar con cosas bonitas.

Estaba el bar del hotel abarrotado de clientes. Por el idioma deducí  que había alemanes, ingleses e italianos. Me arrimé a dos parroquianos que estaban hablando en euskera. Al saludarles en castellano, cambiaron de idioma y continuaron en español. Hablaban de la Real Sociedad. Pedí una txakoli para beber y un cuarto de tortilla de patatas. Al meter el tenedor en aquella obra de arte culinaria, uno de ellos me dijo:

- Yo le aconsejo que se pida una pintxo de atún con tomate. Aquí lo hacen de maravilla.

- Pues mire, le voy a hacer caso; pero luego no pediré más, con su permiso, y no es porque no me guste, porque en cuestiónes de yantar ustedes son catedráticos, es porque  ya no me entran los pantalones y mi mujer me regaña porque me estoy poniendo como un rombo.

Los dos se echaron a reir, y uno de ellos preguntó:

- ¿Está aquí por trabajo?

Terminé de masticar un trozo de tortilla. Di un sorbo a la copa de txakolí, cogí aire y contesté.

- Sí. He estado toda la semana. Mañana regreso. 

Hablamos un poquito más, y ellos continuaron con su conversación y yo con mi tortilla, mientras pedía otro vinito y el pintxo recomendado.

Aquello me sentó como el Apiretal a Claudia. El resfriado parecía que había  incluso mermado,  mi estomágo y alma estaban satisfechos. Llamé a mi compañero por el móvil, estaba en San Sebastían, con un familiar. Le deseé buenas noches y me despedí de él hasta el día siguiente.

Subí a la habitación, encendí el televisor y busqué una emisora de radio con música pop. No me duché, tomé un baño con sales. Con la cabeza seca, afeitado y mi pijama  de seda me metí al "sobre". Esa noche no leería periódicos, ni revistas, ni vería canales de T.V. que hablaran de política, economía o del pedorreo patrio, ¡basta! No recuerdo el tiempo que pasó, me dormí con la música puesta.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------


En un plató de T.V. aplaude el público, fingiendo que lo hacen con entusiasmo. La rearlidad es otra; están algo más animados porque hace un rato que se han comido un bocadillo de fiambre. Aplauden cuando un  empleado  del plató ordena hacerlo, levantando los brazos,  a modo de arenga, siendo esa la señal para que todos golpeen las palmas de sus manos al mismo tiempo. Unos segundos después de inciado el fuerte aplauso, aparece Él,  el famoso presentador, el Rey de las Ondas Catódicas.

- Buenas noches a todos. Estamos una noche más aquí, con nuestros colaboradores habituales, con todos ustedes que nos siguen, ¡muchas gracias por estar ahí!, en la que haremos la entrevista semanal a un personaje anónimo, gris, a un pringaete más de la calle, un ser anodino, no es famoso, no se le conocen hijos secretos, no se ha enrollado con ninguna mujer u hombre conocido, no se ha operado, tiene lorzas y no se echa cremas, ¡un fuerte aplauso para Toribio Macias Pajas!

Por la T.V. no se ve al público aplaudir, pero se escuchan fuertes aplausos, incluso alguna voz femenina, chillona y estridente, atraviesa el sonido de los aplausos con la frase: "¡Tori, Tori, Tori!".

- Buenas noches Toribio.

- Buenas noches nos dé Dios.

- ¿Está cómodo?, ¿nervioso?, usted tranquilo, como si estuviera en el campo con las ovejas.

- Un poco nervioso sí estoy, y bueno, si usted lo dice, me tomaré al público como ovejas, aunque yo creo que aquellas dan más producto que todas esas que están ahí sentadas.

El regidor ordena que entre un plano general del público. Se supone que tendrían que estar enfadados. Se ve a algunas chavalitas tetonas en primera fila, a varios bostezar, otro que se está metiendo el dedo en la nariz hasta la primera falange, y el resto como si asistieran a un entierro.

- ¡Toribio!, ¡es usted un cachondo! Bien, empezemos. Díganos Toribio, usted que es  pastor...  tendrá poca coyunda, imaginamos, tanto tiempo fuera....

- ¿Qué es coyunda?

- Bueno Toribio, ya estamos fuera del horario infantil, aún sí  nos pueden multar,  usted me entiendo, ¿no?, tener encuentros sexuales con una mujer...

- ¿Follar?

- ¡Ay Toribio!, siiii, vamos  a ver, tengo entendido que usted tiene mujer y 3 hijos. También sabemos que pasa semanas enteras fuera de casa, en la soledad de los prados, con la única compañía de su rebaño de ovejas y su perro pastor. Imaginamos que en la soledad de la noche, o del día, usted parece un hombre fuerte, ¿me entiende, no?, le entrarán ganas deeee..... ¡eso!

- ¿Eso es malo?, imagino que a usted le pasaría lo mismo, a esas señoras y señores que están ahí sentados también. Si me entran ganas me desahogo.

- ¡Ahí quería yo llegar! Cuentenos, es tan estrecho como dicen por ahí, ¡estamos impacientes!

- ¿Estrecho?, no le entiendo, yo soy muy burro, ¿sabe usted?, que me quiere preguntar, ¿que si me hago gayolas?

El público es un sonora carcajada, ha salido de su sopor de golpe, la noche promete y las audiencias empiezan a dispararse, algún directivo empieza a notar un picor en la puta del miembro o en el culo, o en ambos a la vez. 

El famoso presentador sonrie, sus blancos dientes destellean. Se cruza de piernas, sonriendo, le dice a Toribio con voz de predicador:

- JEJEEE,  Toribio, ¡es usted tremendo!, hombre, eso es normal, pero digo yo, que habiendo otra cosa, que no sea uno mismo...

- A ver, sigo sin entenderle. Yo, cuando me voy al campo con el rebaño, me llevo el portátil.  También me llevo mi móvil de última generación, y un cacharrito muy pequeño, que lo enchufo al portátil y tengo banda ancha de internet. Gracias a él, y por un programa que me instaló uno de mis hijos, ellos me tienen controlado todo el rato vía satélite. Fíjese lo útiles que esos sofwares (quiso decir software), ¡tan modernos!, que hay otro programa instalado que me dice donde están los mejores pastos, el tiempo que  tardaré en llegar, por dónde debo de ir para tardar menos, ¡una maravilla!

- ¡Caramba!, nos deja usted de piedra. Ya, pero lo que el pueblo quiere saber es como hace usted para quitarse la calentura, ¿me entiende?

- ¡Joder!, ¡tan listo para algunas cosas y tan tonto para otras! Si me entra un calentón, en el internete hay páginas guarrillas que sirven para esos menesteres. Miré, a esa señora rubia (mientras apuntaba con el dedo a una de las colaboradoras), esa de las tetorras que no caben en el traje,  la he visto en internet en un par de videos, en la que ella, toda ufana, se las comía dobladas, incluso en uno de ellos  le salía todo  el engrudo por la  comisura de la boca. Aquel otro de allí, ese que está al final, sí, usted, pues también le he visto desnudo, mientras un negro le rompía la puerta de atrás, ¡madre del amor hermoso!, ¿qué comeran esos negritos para tener esas longanizas!, ¡ah! y la otra también, JAAAJAAA, bueno, imagino que todos los colaboradores sabrán que circulan videos de ellos por la red, todos haciendo cosas "normales", ¡qué yo no lo critico!, cada uno tiene que ganarse la vida, ¡yo me la gano de pastor!

El público se ha puesto en pié, silba, grita, los colaboradores y colaboradoras están indignados, uno de ellos se ha levantado y se dirige desafiante a Toribio, como queriéndole pegar; la de las tetas operadas, que son todas, están que se tiran de los pelos, una dice que es metira, otra  que es un montaje, todas que es un hijoputa, el entrevistano no es más que un pastor cazurro que se tirará a las ovejas, un ignorante, ¡se acaba de convertir aquello en el despelote padre!

Los directivos de la cadena se han corrido varias veces en los pantalones, ¡han batido records!

Han pasado 10 minutos, el presentador ha mediado para que aquella tangana no fuera a más, Toribio no se ha levantado, está sentado todo serio, tiene las manos juntas y las apoya en su estómago.

- ¡Toribio!, hombreeee, hay cosas y cosas, ¡se ha pasado usted!

- ¿Sabe lo que le digo?, que todos estos lo que necesitan es que los lleven derechos, ¡son como un rebaño de ovejas sin civilizar!, ay, me traigo a Canelo, mi perro, y a bocados las pone más tiesos que una vela. Por cierto, que de tonto no tengo un pelo, no meto el churro en "bujero" de ovejas ni  otros animales, y además, eso no le importa a nadie, ¿o acaso  le importa a toda España que usted, cuando vino a entrevistarme al campo, y después de ponerse morado a migas, le entró cagalera y tuvo que aliviarse detrás de una zarza?, bueno, a lo mejor sí, mire, lo grabé con mi móvil de última generación, aquí lo tengo para que todo el mundo lo vea.

Y en esos momentos, toda España pudo ver al famoso presentador, con los pantalones bajados, echando un ñordo de dimensiones colosales, y después, al terminar y comprobar que papel no había, todo apurado, preguntó:

"Y ahora, ¿con qué me limpio?"

Escuchándose la voz del pastor que respondía:

"Con una piedra, ¡hombre de Dios!, ¡con una piedra!".

La mitad de la población del pais, todos pegados al T.V., estallaron en risas, JAAAAJAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA. 

Al pastor le faltó decir:

"Quien se limpia el culo con una piedra, o quita pelos, o deja mierda". JAAJAAAAAAAA.

¡Feliz fin de semana y puente!

Miguel






miércoles, 1 de diciembre de 2010

Sueño del jueves 18.

 NOTA: Me ha salido otro post larguiiiiiiiisimo. El comienzo es un sueño, escrito en negrita, lo que viene después son las consecuencias al despertarme.


- Ana.- ¡Ufff! He leído, o escuchado, ahora no recuerdo, que los españoles están empezando a emigrar. La cosa está peor de lo que dice la ministra Salgado.

- Yo.- Ya te digo. Argentina es uno de los destinos más solicitados. La mayoría son ingenieros, arquitectos, personas muy cualificadas, que cansadas de estar en el paro en España, con el futuro muy oscuro, terminan por emigrar. La historia se repite como hace 40 años.

La verdad, hay días que me voy a casa aterrado. Hecho cuentas, las hecha la empresa, veo  lo mal que están  los sectores económicos en los que trabajamos, ya sabes las empresas que son,  ¡nadie lo diría! (conocemos de primera mano lo que se cuece en los sectores de prensa, libros, revistas, etc. automoción y metal-mecánica), y, viendo lo que viene encima, me entra desasosiego. A veces me falta el aire, ufffff, ¡y todavía hay personas que creen que esto es una conspiración de unos cuantos malvados, y que estamos regulín, pero vamos, que muy bien!, ¡¡te cagas!! 

- Ana.- Me estás asustando.... ¡a ver si algún día te da un yuyu!

- Yo.- No quisiera, pero la cosa está muy mala. Estoy seguro que si el Sr. Zapatero dimitiera y convocara elecciones anticipadas,  terminando el PSOE en el ostracismo, mejoraríamos. El mayor problema de España no es el PSOE, es Zapatero. ZP será el presidente de quienes lo hayan votado, porque yo no me siento representado por él, es un cáncer, por favor, ¡ qué se vaya ya! Pese a quien pese, llámase bancos, llámase especuladores, llámase como quiera, no quieren a Zapatero, y, como estamos en la puta ruína, están especulando a ganar a lo bestia jodiéndonos a todos. Sí a todos. Bueno, mejor dicho, a los pringaos que somos el 95 % del país y que juntos no hacemos ni la mitad de la pasta que tiene el 5 % restante, ¡siempre pierden los índios!, ¡siempre perdemos los mismos!

Cruzando el río, eso que los políticos llaman "centro", me encuentro un PP que es para echarlos también a los lobos. Lo votaré porque los "Dioses" que nos gobiernan quieren que manden, y si no tenemos trabajo no tenemos futuro, y aunque me resisto a bajar los brazos, a veces me pueden las consecuencias, y como me siento estafado por ZP, que en su día lo voté, quiero que entren los otros, esos, que encontraron en su día un país arruinado y lo conviertieron en un ejemplo, esos, que, lo hicieron bien, pero otras cosas lo hicieron terriblemente mal, y, las consecuencias de ahora también son por sus políticas económicas de entonces.

La economia, que es una ciencia epistolar, en dónde la única Ley verdadera de la Economía Capitalista es el money, la pasta, el dinero en cristiano,  que establece las relaciones entre personas con el fin de obtener un bien material, ciencia árida e impredecible, pero en la que todos opinamos, como en el fútbol, es por lo que te voy a dar mi opinión particular.  Lo siento,  me tengo que desahogar.

- Ana.- No pongas excusas. Vengo viendo desde el principio que me vas a poner la cabeza como un bombo.

- Yo.- El PP, mientras gobernó, se hinchó a fomentar en España la construcción de pisos. El resto de sectores económicos le importó tres pepinos. En España hay una Ley que no falla: "cuando la construcción funciona, funciona la economía". Construir era el chollo para 3 sectores:

a) Gobierno nacional, gobierno autonómico y gobierno local. Los tributos que se pagan depende del valor del inmueble. Los ayuntamientos encontraron una mina de oro "robando" terreno rústico por dos duros y luego recalificándolo como suelo urbano o residencial. Se multiplicaba el valor del suelo por 10 o más, y por ende los beneficios obtenidos por los ayuntamientos (y demás administraciones) vía impuestos. No entraré a discutir aquí los beneficios obtenidos, vía chanchullos, por hacer apaños para construir tal o cual empresa (están pringandos  políticos de todos los partidos y tendencias). De aquellos beneficios, una parte se devolvía a la ciudadanía vía parques, infraestructuras, etc. etc., parte se invertía bien, y parte se derrochaba.

b) Bancos. No entiendo como no hay banqueros en la cárcel, o como no ha saltado ninguno por los aires por ponerle una bomba en el culo, ¿no te parece raro?, ¡ah amiga!, son los gestores del dinero, del bueno y del malo. Ellos fueron la criatura de lo que vino después.

Los bancos, que son avariciosos por naturaleza, vieron que podían forrarse a base de financiar pisitos a particulares, ayuntamientos y constructoras. La gran mayoría de la población española se empeñó de por vida por comprar una chabola a precio del Palacio del Vaticano. Nosotros no, porque recuerda que hacíamos números y alucinábamos en colores.

Los bancos financiaban sin preocuparse de los riesgos, pensando que de por vida aquello aumentaría, que no pasaría nada. Ya sabes, al final pasó, y cuanto más alto se sube, más fuerte es el tortazo.

c) El resto de sectores económicos del país (industria, turismo y agricultura), fue perdiendo competitividad con el resto del mundo, principalmente por:

Entrada de España en el EURO. Directamente nos subieron, ¡por todo el morro!, los precios un 30 %, mientras que los salarios se mantenían igual, haciéndonos más pobres; pero, como nos creíamos ricos, ya que el trabajo no faltaba y el banco nos "regalaba" la pasta a interés bajo sin mayores problemas, cada vez nos entrampábamos más, no ahorrando nada,  y ni aún así, que aun queriendo ahorrar, bastante costaba llegar a fin de mes. Con el abandono de la peseta, las empresas españolas dejaron de ser competitivas, simplemente éramos más caros que el resto de países del este de Europa, que Francia, que Alemania, que Italia, por no hablar de China o la India.  Cuando  PESETA era nuestra moneda, en casos de crisis el Banco de España podía devaluarla, haciéndonos de golpe más pobres, pero también más competitivos. Con la E.U. y el EURO eso pasó a la historia.

En España se calcula que el 80 % de las empresas son microempresas. Las multinacionales europeas se fueron del país por lo antes descrito; las multinacionales españolas hicieron lo mismo, y el resto, casi todos, aguantaron como pudieron, reduciendo su margen de beneficio, e inviertiendo en mejorar su material productivo, ¿como hicieron ésto?, muy sencillo, y a ver si lo entiendo algunos, EMPEÑÁNDOSE, como los curritos, hasta las trancas con los bancos.

En el año 2007 empezó a flojear el trabajo, se avecinaba el desastre. Bueno, lo veíamos casi todos, porque nuestro muy adorable presidente Zapatero decía que estábamos que te cagas de bien, a punto de adelantar a Francia y que Alemania era gobernada por una fracasada. Venga, a gastar, total, somos un país de multimillonarios.

Llegó la crisis, QUE LA PROVOCARON LOS BANCOS, desde E.E.U.U. Automáticamente, para los bancos, todos, empezamos a ser sospechosos de ser morosos en potencia. Lo primero que hicieron fue quitar las "líneas de descuento de las empresas". Voy a intentar sintetizar un poco para que lo entiendas. En España, entre empresas se suele cobrar entre 90 - 180 días (por cierto, la Ley que obliga a cobrar en un plazo máximo de 85 días, pero nadie la cumple, empezando por la Administración, y como ejemplo nuestro alcalde Gallardón). Las empresas, para pagar a proveedores y trabajadores, negociaban con el banco los pagarés, letras, pagos confirmados, etc. etc. para adelantar ese pago, pagando un interés al banco a cambio de recibir el dinero antes de la fecha de vencimiento. Si te cierran la "línea de descuento", o te la disminuyen, de golpe te has descapitalizado, si encima no vendes, estás arruinado, y, como los más expuestos eran las constructores, quiebras a chorro, y detrás todos los autónomos y pequeñas empresas, y detrás un chorro de currantes al paro, y después se paró todo, porque el resto de sectores iba a remolque del consumo  (encima la Administración es la que peor paga) que cayó en picado. Resumiendo: pasamos de ser ricos por tener "dinero en el aire" a ser más pobres que una rata porque descubrimos que sólo teníamos trampas con el banco.

Los grandes prebostes en estos casos lo tienen claro. Hay que bajar los sueldos de los obreretes y pringaetes al máximo. Disminuir los impuestos para que se mueva la riqueza , y, si es preciso, aprender a chuparla y tragarse todo el semen que salga. Lo que no se debe tocar son los bancos, a esos hay que ayudarles como sea. Además, si no les mola nada quien manda, pues eso, a tomar por saco y a poner a otro que les gusten más; pero mira tú por donde ZP dice que no, que él sólo se enfrenta a todo, y que si los demás se joden, la culpa será de otros. Sí, presidente, de otros, pero tuya también, ¡vete ya que no te quieren joder!

Así que en España estamos con un paro que ronda los 5 millones de personas. Con unos sueldos miserables comparados con un francés, un alemán, un italiano o un inglés. Somos unos de los países menos competitivos, porque a pesar de ganar una mierda, y pagar todo  al mismo precio (comida, servicios, etc.) como los ciudadanos de los países antes nombrados,  los productos que fabricamos son MAS CAROS que los hechos en Alemania, por ejemplo, ¿por qué?, porque en España existen normas locales, provinciales, autonómicas, centrales, etc. etc. etc., y lo que vale para el Reino de Taifa de Madrid no vale para el Estado Catalán, y así nos va, porque tenemos muchos empresarios que sólo han sabido vivir de los réditos, porque tenemos unos sindicatos que velan sólo por "sus" intereses, porque tenemos unos políticos que entre ellos se "entienden" y los demás que arreen, porque tenemos un sistema educativo que se ha convertido en una fábrica de parados analfabetos, en dónde se ha enseñado que siendo un peón que trabaja a destajo gana más que un ingeniero en una fábrica, ahora ni el ingeniero ni el peón tienen trabajo, no fomentando absolutamente nada la FP.

Como no me voy a preocupar, si encima la gente no es capaz de salir a calle y gritar a los cuatro vientos que basta ya, ¡tendremos que llegar a un conflicto armado para que algunos se enteren de una puta vez!

El país está quebrado y tocado de muerte. Antes de 6 meses vendrá la Comunidad Europea y el F.M.I. y seremos intervenidos.

Menos mal que nos queda el fútbol.

- Ana.- ¡JODER!

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

vaya torito, ay torito guapo, tiene botines, y no va descalzooooo..
 
(es el teléfono móvil que me despierta de mi sueño, con un politono de El Fary, JAAAJAAAAA, ¡un grande!)

Al intentar apagarlo se me ha caído al suelo. Al final lo apago. Es de noche en Zarautz y el cielo está  gris. Tengo la cabeza a punto de estallar, necesito un gelocatil. El estómago también lo tengo revuelto. Otra vez Leire nos convenció, nos pica diciendo a mi compañero y a mi que  somos unos madrileños con estómago pequeño, y claro, para no variar,   cenamos otra vez a lo bestia. Hoy me voy a tomar dos cafés.

Después de  terminar de desayunar, lavarme los dientes, pasar por el trono, tomarme el gelocatil, estoy esperando en el recibidor del hotel a mi compañero de fatigas, con un periódico y varias revistas bajo el brazo.

- Compañero.- Perdona, me he retrasado un poco y ya sé que vamos apretado para estar en ***** a las 9:30. ¡Gracias!, ya veo que me has comprado el periódico. ¿Qué veo?, ¡has comprado además 3 revistas!

- Yo.- Sí, mira, el Interviú, el Man, y el FHM. 

Mi compañero mira de reojo las señoritas en ropa ligera de las portadas, luego me  mira a mi todo sorprendido.

- Yo.- No te quiero aburrir con el sueño que he tenido anoche. No se me ocurrió otra cosa que leerme, después de la cena que nos metimos entre pecho y espalda, El Economista y el El Confidencial. Tengo que "desintoxicarme" de la economía y la jodida crisis. Lo único que se me ha ocurrido es ver jamonas.

- Compañero.- JAAAJAAAA. Vale, vale, bueno, yo también estoy muy intoxicado, así que tú conduces y yo las veo.

- Yo.- ¡Qué jodio eres!

Pues nada, que si alguien ha llegado hasta aquí, espero que no necesite un gelocatil.

¡Besos!

Miguel






lunes, 29 de noviembre de 2010

La historia de Premeditación.

Estaban una vez un padre y una hija, hablando de su cosas, cuando:

- Hija.- Papá, ¿por qué me pusisteis el nombre de Premeditación?, ahora que soy mayor de edad , podría cambiármelo, y no sería por falta de ganas, ¡es muy feo!

- Padre.- Hija mía, ahora que ya eres mayor de edad, tienes todo el derecho a saber el motivo de llamarte Premeditación.

Nosotros te engendramos un sábado. Habíamos ido al cine a ver "Oficial y Cabellero". Para mi gusto la película es de las que se dejan ver, para el gusto de tu madre es una obra maestra del romanticismo.

Por la noche, recordando la película, tu madre se puso tontorrona. Si no comes yogures terminas por no comprarlos, lo mismo pasa con los condones. Como no había... no compraba... y para un día que había, no tenía. Tu madre me dijo que sólo hacía un par días que el "tomate" se había marchado, así que me convenció. Mientras estábamos en la faena...

- Hija.- ¡¡Papá!!

- Padre.- A ver, ¿me vas a dejar contarlo sí o no?

Como te decía; cuando estábamos en ello, recordé que no eran un par de días el dato real, eran un par de semanas. No pude dar marcha atrás, tu madre me hizo la tenaza y el resto te lo puedes imaginar. Tampoco me importó, antes o después tenía que pasar.

Se quedó embarazada, ¡se ve que los espermatozoides también se animaron con la película! El embarazo normal, sin problemas, ¡muy contentos los dos y la familia!

LLegó el día de Todos los Santos y tu madre se puso de parto, con 15 días de adelanto. Empezaron las contraciones a sentirse cada 10 minutos. Naturalmente, fuimos al hospital. Allí estaría una hora y la mandaron  de nuevo a casa, a esperar porque no dilataba. Fue entrar por la puerta y "romper aguas", menos mal que tu madre supo mantener la calma, porque yo me puse como si me hubiera fumado un kilo de marihuana, nada de nervios, tontito del todo y sin saber que hacer. Gracias a que hubo suerte y pillamos un taxi, el cual, padre de familia numerosa estuvo el corto camino a la maternidad dándole a tu madre el ritmo de la respiración, se pudo hacer como nos habían explicado en las clases de maternidad.

El parto fue rapidísimo, ya estabas asomando por la ventana. 30 minutos y entraste a éste mundo llorando a moco tendido. Como decía tu abuelo, naciste con premeditación y se te hizo con alevosía.

Al día siguiente había que ir al Registro Civil para apuntarte. Yo no quería dejar a tu madre ni a ti solitas ni por un segundo. Se ofreció el abuelo Tiburcio. Tu nombre estaba decidido, te llamarías María, a secas. A tu abuelo Tiburcio no le gustaba, él deseaba, ¡y mira que era pesado!, que te llamaras Angustias, como su madre.

El abuelo Tiburcio hizo los deberes a medias. No sabemos si fue en un arranque de cabreo, de mala leche, de gracieta infantil, o todo junto, que decidió llamarte:

Premeditación María de Todos los Santos. 

Así que si quieres quejarte a alguien, ya sabes, vete al abuelo Tiburcio. 

- Hija.- A buenas horas, se murió hace 5 años.

- Padre.- Bueno, tu madre y yo se lo echamos en cara cientos y cientos de veces; pero al final, total, si te hicimos con premeditación y alevosía, naciste con premeditación, en el día de Todos los Santos... pues eso, que tienes un nombre descriptivo.

- Hija.- No sé, no me convence, cualquier día de estos me lo cambio.

JAAJAAAA, ¡conozco 3 casos que el abuelo ha cambiado el nombre previsto de la nieta o nieto en el Registro Civil! No me negareis que es de ser un poquito cabroncetes.

¡Feliz lunes!

Miguel



viernes, 26 de noviembre de 2010

Sueño del miércoles 17.

Hay una bloguera  que me ha metido en un pequeño lío. Dice en su bitácora que no lo ha cerrado porque yo le dije que no lo hiciera. Creo,  mocetona, que cualquiera que te conozca te hubiera dicho lo mismo.

Voy a dedicarla la tontá  de hoy.

Antes que se me olvide, la vuelvo a decir lo mismo que ayer: no se puede pretender intentar hacer todo. Yo soy un ejemplo de ello. Ultimamente escribo muy poco (no por falta de inspiración, porque podría escribir a diario), y tardo muchísimo en visitar a algunos amig@s bloguer@s (eso es lo peor), no es por falta de ganas, es por falta de tiempo, y prefiero mil veces no perder las ganas por querer ganar al tiempo, que emplear mucho tiempo y perder las ganas. No sé si me he explicado bien.

El post anterior no era ninguna locura. La letra en negrita era un sueño, y lo que venía después era la reacción al despertarme. Salió un churro, que le vamos a hacer, uno no es de letras y así salen las cosas (por no hablar de talento, que el mio es suma cero, ¡no como las putas grasas que se me acumulan en las lorzas!, ¡de eso ando sobrado).

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

- Buenos días.

- Auuuuuupa.

(¡Anda!, ¡ahora resulta que San Pedro es vasco!, ¡chachi!, entonces... ¡aquí se comerá de maravilla!)

- No sé si estoy en el Cielo o en el Infierno, deduzco que estoy en el cielo porque usted lleva una chapita a la solapa que dice: "San Pedro".

- Vamos a ver.... ummmm.... Miguel Ángel Chico, muerto por atracón de acelgas.... ummmm.... veo que se apostó a que era capaz de comerse 2 Kg. de acelgas hervidas de una sentada, aja, ¡vaya!, estaban contaminadas por pesticidas y le provocó una reacción en cadena, con muerte por atranco intestinal.

- Ya decía yo que tenía un gustillo raro, y eso que llevaban otro kilogramo de chorizo para darles sabor.

- ¿Le gustaría volver a la anterior vida?

- ¿Hay aquí churris buenas, alcohol a punta pala, comida de cinco estrellas y no se trabaja?

- Hay según hayas dado. Aquí tanto hiciste tanto recibes. Así de fácil.

- Lo anterior era una broma. Deseo volver. Soy muy joven, mi hija no ha cumplido todavía los dos años, es el maldito estrés, que me saca el bobo que llevo dentro.

- EJEM, EJEM. ¿Joven?, vas camino de cumplir 20 tacos en cada pata, bueno, los hay más viejos.

- ¡Un chavalín!, me queda toda la vida por delante, ¡no he visto el mundo ni por un agujero!

- Bueno, vale. ¿Se acuerda de sus abuelos muertos?

- (¡¿A qué viene eso ahora?!) Muy poco. Es el tiempo, que ha ido borrando sus caras, sus gestos, ¡y me apena reconocerlo! Me da rabia que ellos, que me quisieron, que estuvieron ahí, ahora sólo sean un simple recuerdo.

- ¿Se acuerda de sus padres?

- ¡Qué pregunta más tonta!, ¡claro que me acuerdo!, si ellos se han quedado allí, vivos, y yo aquí muerto.

- Bueno, eso lo dicen todos. Lo que no hayas hecho en vida, no esperes que te lo devuelvan de muerto. Muchos han querido ser avariciosos, y luego cuando han estirado la pata, y han venido aquí, han tenido lo contrario, han visto que por no dar antes ahora reciben menos. Miguel Ángel, si quieres volver tendrás que dar más.

- Siiiiiiii,  ¡por mis muertos!, ¡¡lo dareeeeeeee!!, ¡porelamordedios!

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

PIRUPIRUPIRU (es el teléfono de la habitación del hotel, que me despierta de mi sueño)

- Señor, son las 7:30 de la mañana. Buenos días.

- Gracias Aitziber.

(¡Joder que sueño!, ¡¡para una vez que pido una ensalada va y me sienta mal!! Si ya lo dice mi padre: "lo verde para las vacas")

Después de darme una ducha, llamé a mi madre, y luego a Ana, y recordé los tiempos  de cuando era pequeño y visitaba a mis abuelos. Tal vez ellos, donde quiera que estén, me estaban enviando un mensaje a través de sueños; o simplemente era eso, sueños que traen recuerdos (yo prefiero lo primero).
¡Feliz fin de semana para todos!

Miguel





miércoles, 24 de noviembre de 2010

Sueño del martes 16.

Portero de Blogger.- ¿Eh, eh?, ¿a dónde va usted caballerete?

Yo.- Pueeeeeeesss...  a escribir alguna parida, ¡oiga!, ¿¡qué hace!?

Portero de Blogger.- No sé si dejarle pasar. Lleva unos cuantos días que no se conecta a escribir, encima, ¡a estas horas!, pero si Miguel Ángel Chico no se pierde "Física o Química", ¡se lo pasa tate poniendo a caldo a todos los actores!

Yo.- Pues sí, pero verá, resulta que Ana está estudiando, y como la peque duerme y no me deja poner el televisor del salón, porque dice que la molesta; y como no me apetece verlo en la tele de la cocina, porque yo soy de sillón, no de silla, pues entonces tenía dos opciones: o irme a dormir, o irme a limpiar las telerañas y el polvo del blog. He elegido la segunda. Si me hubiera ido a la cama me hubiera puesto a pensar en las noticias que hemos visto mientras cenábamos, y, ¡no me hubiera dormido!

Portero de Blogger.- Bueno, que no me entere yo que tiene el blog desatendido por tanto tiempo, ¿eh?. Por cierto, para dormir bien lo mejor es hacer el amor y luego una duchita con agua tibia.

Yo.- Muy bien, bueno voy a ver si hago algo (¡será mamonazo!).

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

- ¿Qué haces?

- Chupar un Chupa Chups. Es de vainilla y chocolate. Me gusta chuparlo como lo hago ahora, con los labios entreabiertos, a modo de tenazas que apresan al caramelo, mientras,  con la punta de la lengua le doy suaves toquecitos, para derretirlo despacito, porque se derrite, es el calor de mi boca, mancha mis labios, mancha mi lengua, ¡uy!, hasta me he manchado una comisura, ¿lo ves?

No dejes de mirarme, sé que te gusta, lo veo en tus ojos, antes y ahora, mientras lo giro dentro, con los labios cerrados, está apresado, ummmm, está delicioso, ¿sabías que la mezcla de vainilla y chocolate dicen que es afrodisiaca?

aivaaaaaa, no he podido evitarlo, ahora que lo he sacado al exterior, como si te enseñara un trofeo, un pequeño hilillo de saliva lo acompaña, mi boca es una fuente amor.

- ¿Puede chuparlo yo también?

- Si no te da asco....

- Me da envidia no ser el caramelo. Si fuera pez chico, querría que tú me comieras con esa boca. ¡venga!,  ¡dame el maldito caramelo!, que yo también quiero quererlo, chuparlo me refiero, y sentir en mi boca lo que en mi cuerpo siento, ¡qué me derrito como el caramelo! 

Ya lo tengo, ¡te ha costado dármelo!, ¡ay ansiosa!, da agua al sediento, no hagas como haces conmigo, ¿ves?, ahora el caramelo está dentro de la parte de mi cuerpo que dice "te quiero", si quieres tenerlo, tendrás que quitármelo, y sin manos, que ya te he dicho que quiero ser pez chico devorado por tu cuerpo.

- Anda, tonto, junta tus labios con los mios, y comparte, que yo también me derrito....

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

PIRUPIRUPIRU.

Me despierto sobresaltado y me caigo de la cama, es el maldito teléfono de la habitación.

- Pronto.

Quien está al otro lado duda en responder por unos instantes.

- Señor, son las 7:30. ¡Buenos días!

- ¡Ah!, gracias, gracias, muchas gracias (¿por qué porras he contestado en italiano?)

Más tarde, desayunando.

- ¿Has dormido bien Miguel Ángel?

- Così, così (¡y dale con el italiano!, ¡joder!, no debería haberme puesto a leer el libro de Gianfranco...).

- Yo bastante mal. Estuve viendo un debate en la ETBSAT, muy bueno, ¿lo viste?

- No. 

- Pues eso, que lo estuve viendo y me gustó. Luego tardé mucho en dormirme. No se puede dar vueltas cuando uno quiere caer en los brazos de Morfeo.

- Anoche nos pusimos como un choto con dos madres. Cenamos demasiado. Tardé en dormirme porque me puse a pensar en el dentado del eólico. Si te das cuenta no es diente según norma II DIN 3972, es más chato y más ancho en la base; claro, la sección más resistente debe ser la de la base...

- JAAJAAAA, ya sé, estuviste leyendo el libro de Bianco y has soñado con dentados, JAAAAAA!!!

- JEEJE, siiiii, con dentados, con dentados, bueno, vamos a la tarea.

¡Encanto de volver por aquí! Sigo muy liado, a ver si poco a poco vuelvo a la rutina.

Miguel